Apuntes científicos desde el MIT

Apuntes científicos desde el MIT

Este Blog empezó gracias a una beca para periodistas científicos en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Boston, donde pasé un año aprendiendo ciencia con el objetivo de contarla después. Ahora continúa desde Nueva York buscando reflexiones científicas en otras instituciones, laboratorios, conferencias, y conversando con cualquier investigador que se preste a compartir su conocimiento.

Quienes deben curarse son los homófobos, no los homosexuales

Por: | 20 de enero de 2014

Las opiniones del cardenal Fernando Sebastián diciendo que “la homosexualidad se puede normalizar con tratamiento” son, además de ofensivas, equivocadas y perjudiciales

Lo siguiente es traducción literal de un fragmento del artículo científico “Electric Aversion Therapy of Sexual Deviationspublicado por John Bancroft y Isaac Marks en 1968 en la revista científica Proceedings of the Royal Society of Medicine:

La terapia de aversión busca asociar estímulos nocivos a algún aspecto de conducta o actitud desviadas. Los primeros métodos fueron agentes químicos como la apomorfina usada para generar náuseas y vómitos. Con este método Morgensten et al (1965) trató a 13 travestis. 7 mostraron una gran mejora y 5 alguna. Recientemente la aversión eléctrica ha suplantado a la química porque es más segura, fácil de controlar y más precisa. (…) Los autores de este texto hemos utilizado aversión eléctrica en 40 pacientes masculinos: 16 homosexuales, 3 pederastas, 14 travestis y transexuales, 3 fetichistas y 4 sadomasoquistas. Este artículo es un informe preliminar de los resultados hasta la fecha”.

Si dicha introducción os escandaliza, atención a la parte metodológica:

Screen Shot 2014-01-19 at 5.33.32 PMlos shocks eléctricos se aplicaron en los brazos del paciente asociados a tres aspectos diferentes de la desviación sexual: 1- Durante el propio acto (Ejemplo: electroshock al travesti cuando se vestía de mujer). 2- Con fantasías desviadas (Ej.: al masoquista tan pronto señala la presencia de una fantasía masoquista en su mente). 3- Con respuesta eréctil a estímulos desviados (Ej.: al homosexual cuando empieza a tener una erección ante la foto de un hombre atractivo)”.

¿Resultados? Negativos! A pesar de ser voluntarios que deseaban con todas sus fuerzas cambiar de orientación sexual, ni con electroshocks los homosexuales dejaban de sentir atracción física por los hombres.

Y no se trata de un estudio aislado. En una búsqueda de literatura científica de la época –antes de la desclasificación de la homosexualidad como enfermedad mental- se pueden encontrar artículos como “Change in homosexual orientation” (1973), “A case of homosexuality treated by in vivo desensitization and assertive training” (1977), “Alternative behavioral approaches to the treatment of homosexuality” (1976)… todos sin “éxito”.

Las terapias de reorientación no funcionan”, me dijo tajante el propio John Bancroft en Julio de 2012, ya septuagenario, durante el congreso de la International Academy of Sex Research en Estoril (Portugal).

Bancroft fue director del Kinsey Institute, es autor de más de 200 artículos científicos, y se considera una referencia en el estudio de la sexualidad. Le pregunté cómo pudo haber realizado tales experimentos, y no dudó en definirlos como “el aspecto más embarazoso de su carrera”.

Me explicó que él empezó sus investigaciones en psiquiatría utilizando electroshocks para intentar revertir la pedofilia: se mostraban imágenes de infantes mientras se medía la reacción del pene, y si había principio de erección se suministraba una descarga eléctrica con el fin de que el individuo asociara el estímulo a una respuesta negativa.

Bancroft me explicó que en esa época la homosexualidad estaba mucho más estigmatizada, que a su consulta llegaban gays atormentados suplicándoles ayuda, que “científicamente entonces pensábamos que el comportamiento sexual se podía modificar más fácilmente”, y que por todo eso pensaron en aplicarlo a los gays que querían modificar su orientación sexual.

Insistió en que “ahora es algo ridículo y la terapia se basa en aceptarse, no en corregir”, pero defiende que en esa época pensaban que les estaban ayudando. “Y en realidad era todo lo contrario”, dijo asegurando que entre sus pacientes “empezamos a observar un enorme sufrimiento, depresiones, e incluso intentos de suicidio”.

Un inciso importante: Obvio que tenemos control sobre nuestro comportamiento, y un gay bajo presiones religiosas puede evitar tener relaciones con otros hombres. Pero no logrará cambiar sus deseos. Lo que todos los estudios siguiendo a pacientes en terapias psicológicas reparativas concluyen es que efectivamente alguien puede evitar comportarse como homosexual, pero no dejar de serlo. Y lo más importante: este proceso suele venir acompañado de un enorme daño psicológico.

Lo dicen infinidad de científicos, como Robert Spitzer de la Columbia University autor en 2002 de un estudio con 143 hombres y 57 mujeres que habían sido sometidos voluntariamente a terapias reparativas, o Ron Stall director en la Pittsburg University del centro de investigación en salud de LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales), autor del mayor estudio hasta la fecha sobre salud física y mental de homosexuales, y a quien también entrevisté durante la escritura de “S=EX2”.

Stall ofrece un dato que debería ser definitivo: los índices de depresión y suicidios son abrumadoramente mayores entre adolescentes gays viviendo en familias y entornos hostiles que no aceptan su homosexualidad, que entre los adolescentes que reciben comprensión y apoyo para aceptar su orientación sexual.

Si una madre o padre quiere lo mejor para su hijo homosexual, lo peor que puede hacer es seguir los nefastos consejos de quienes sugieran intentar corregir la tendencia sexual de su hijo. Porque además de no conseguirlo, le generarán muchísimo daño.

Lo perjudicial no es la homosexualidad sino la homofobia. Quienes deben cambiar son los homófobos, no los homosexuales. 

******** Sexsmall

Contacto: pere@mit.edu / Twitter: @Perestupinya / Facebook Group

Web: www.pereestupinya.com / www.elladrondecerebros.com

Hay 31 Comentarios

Hola, amigos. Camo en tantos otros temas, este se ha desbordado por su capcidad de poner a reaccionar a todo el mundo. Nos toca fibras tan sensibles que nos hacen vibrar fácilmente y emitir nuestras respuestas inevitables. Del derecho de los homosexuales a vivir su vida y a expresar sus inclinaciones afectivas se ha pasado al orgullo gay. ¿Orgullo por qué y de qué? Es como si una mariquita se sintiera orgullosa porque tiene pintas negras sobre fondo rojo. ¿No dicen que es tan natural? Me explico las reacciones tan extremas porque durante muchos años los homosexuales han sido tenidos como delincuentes, lo cual me parece horroroso. Pero de ahí a tratar de imponer modelos de comportamiento, parámetros sociales y códigos de conducta, me parece que hay un abismo. Lo de matrimonios gais me parece un absurdo; que lo llamen comunidad familiar, que le den todos los derechos del mundo, pero eso nada tiene que ver con el matrimonio. Permisible, admisible, respetable. De acuerdo. Pero nada más.

Me gusta mucho la escritura en la

¿Es la homosexualidad un comportamiento patológico? Si no pretendemos desentendernos de lo que significan las palabras ni reflexionar movidos por el prejuicio de la bandería o del interés, hemos de sujetarnos a lo que la serena reflexión sin tabúes ni corsés políticamente correctos nos depare.

Patológico es todo aquella disfunción de los sistemas orgánicos que acarree una alteración del propósito para el que biológicamente tales sistemas se constituyeron. Un ojo que pierda la capacidad de enfoque sufre una disfunción que limita su utilidad: ver el entorno; un corazón que no sea capaz de bombear, por cualquier motivo, sangre suficiente para mantener la actividad cotidiana, asimismo, padece una disfunción que le impide cumplir su cometido: impulsar la sangre, el medio de transporte de los metabolitos, a todo el cuerpo.Etcétera.

El sexo es la función biológica por la que se verifica la reproducción de lo especie humana; la sexualidad, la manera en que los individuos de la especie utilizan sus órganos genitales para obtener placer erótico. Desde el nacimiento, sólo dos tipos biológicos son necesarios para cumplir las tareas de reproducción: el varón y la mujer. Si, por mor de un unos determinados hábitos sistemáticos en la práctica de la sexualidad, el aparato reproductor masculino o el femenino no cumplen con su misión natural, entonces, a la manera del ojo miope o del corazón isquémico, adquieren un carácter disfuncional que, en términos estrictos, merecería el apelativo de patológico.

No es que las prácticas homosexuales esporádicas en sí mismas sean patológicas, reparemos en ello, como no lo son el celibato o la cópula infecunda, sino que la condición de homosexual, la negación sistemática de la funcionalidad reproductiva para transformar el deseo sexual en alteración del objetivo del coito, inutiliza todo un sistema orgánico desde su mismo fundamento biológico. En tal sentido, me caben pocas dudas de que la homosexualidad estricta tiene algunas características patológicas.

Ahora bien, ¿quiere ello decir que tal comportamiento sistemático limita las posibilidades de supervivencia o que menoscaba las de vivir una existencia plena? No necesariamente. Aquí intervienen aspectos psicológicos y sociológicos más generales, fuertemente influidos por el entorno. Grosso modo, se podría decir que cuanto más integrada, cuanto más adaptada al contexto social es una personalidad, tanto más madura y feliz es la vida de la persona. Un homosexual puede ser muy bien un individuo contento consigo mismo, útil a la sociedad y tolerante con quienes no participan de su condición. Ni más ni menos que un heterosexual. Y la viceversa es igualmente posible: un homosexual puede estar tan reprimido y amargado como un heterosexual, en según qué circunstancias, o causar tanto daño como cualquiera por actuar movido por el prejuicio o el extremo egoísmo, en estéril desequilibrio personal.

Lo que no acabo de comprender es por qué se utiliza el término “fobia” para referirse a la intolerancia contra los homosexuales. "Homo", en griego, quiere decir igual; "fobia" significa miedo. En otros contextos, el término podría tener cierto sentido (por ejemplo, cuando se habla de “islamofobia”) pero, ¿homofobia? : ¿miedo a lo igual? El que manifiesta aversión a los homosexuales en pocas ocasiones lo hace por miedo y, desde luego, tampoco porque adopte una posición de igualdad frente a quien recibe su deprecio; todo lo contrario. En realidad no sé si cabe o siquiera es conveniente separar la intolerancia contra los homosexuales de cualquier otro tipo de intolerancia dándole un nombre específico.

Pere Estupinya excelente artículo, ya que con bases científicas y comentarios de expertos en la materia muestras la realidad de aceptar la homosexualidad para vivir pleno y gozar de una salud mental fuera de los prejuicios que nos impone la sociedad.
En hora buena por ello y saludos desde México.

Todo dicho...JA!
www.youtube.com/watch?v=8WX4LgOKV9o

En pleno s¡glo XXI se necesita de gente POSMODERNA; si, POSMODERNA SIN T, entendida esta no como una determinación temporal (...) sino como un nuevo enfoque, una “actitud espiritual distinta" (wolfgang wels), a favor de la multiplicidad-plural entend¡endo la diversidad de la realidad.

Gracias, Pere. Conocía la mayor parte de la información que nos aportas, pero es más que probable que muchos de quienes entran a leerte la ignoraran, y aun se hayan llevado las manos a la cabeza ante ciertos métodos 'curativos'. Tal vez, hace unos años, ajenos a los intereses del poder de muchos, aplicado en este caso a procurar la orientación sexual 'adecuada', los profesionales de más de una ciencia -con total inocencia, en el mejor de los casos-, trataron de 'reorientar' a los individuos que, por idénticas razones, vivían triste y aun trágicamente su homosexualidad.
.
Personalmente, hace muchos, muchos años, siendo una adolescente, 'caí en la cuenta' de la gran estafa que era aquello de presentar al homosexual como fracaso, desvío de lo natural, enfermedad, vicio, etc., etc., y 'tuve que caer' en esa cuenta porque, aun no siendo religiosa mi familia -ya mi padre trataba la cuestión del homosexualismo de forma bien diferente a la de los más en aquel tremendo país de entonces-, la larga mano de la iglesia llegaba a los centros de enseñanza, incluidos los públicos, a los colegios mayores y a la universidad, lo que explica que, aunque poco, también durante la época más tierna de mi vida hubiera creído parte de esa serie de estúpidas y/o interesadas patrañas que, por una u otra razón, divulgaban ciertos poderes a través de instituciones diferentes.
.
Siempre fui heterosexual, como siempre estuve muy convencida, o desde muy joven, de que la relación sexual constituye algo tan esencial en la vida de cada persona, que los alumnos que me confiaban sus miedos ponían en marcha mi feroz decisión de convencerlos de por qué no debieran admitir la cuestión tal como andaba, sino que debieran luchar por hacer triunfar su elección, decisión, canalización instintiva, o instinto básico:-) -me daba igual, y me sigue dando, la 'causa' o razón de ser hetero, homo o bisexual-, porque, además, al hacerlo, socializaban un problema y ayudaban a que otros dejaran de soportar lo inadmisible.
.
Lo tremendo del momento actual es tener que volver a soportar el medievalismo fanático y ágrafo de la iglesia, aunque no solo, pronunciarse a voz en cuello sobre lo humano y lo divino, pero muy en especial sobre lo que, en principio, menos deben, o debieran, saber: la sexualidad.

La homosexualidad no es un asunto social, es un asunto biológico. El deseo sexual es un impulso que nada tiene que ver con el amor. Un caso muy significativo lo representa el onanismo, en el que el individuo se goza a si mismo. En los animales, en especial mamíferos, es común ver a un grupo de machos intentando copular con la misma hembra... lo que obliga a algunos machos impacientes a meterse mano unos a otros. De momento, no se sabe cuál es la mutación genética que conduce a esos actos ajenos a la reproducción de las especies. Es mas, hay, en ciertas especies, cambios de sexo en el mismo individuo, ya sea macho o hembra. Creo que ese cardenal, de nombre Fernando Sebastián, debiera de estudiar ciencias naturales y dejarse de tanto bla, bla. epistolar.

En fin Federico, debí decir que para mi salta a la vista que la principal función del aparato reproductor es reproductiva, si mis argumentos le parecen simples e hijos de la ignorancia, por favor se lo ruego desmientalos con algo mas que descalificaciones, sí conoce estudios recientes sobre las cau de la homosexualidad humana, le agraceria los links, como le dije mi interés es aprender. Espero enriquezca el debate n su argumentación.

Tiene mucho que ver el cristal por el que se mira, y duele a la luz de la cultura que nos alumbra hoy, el querer esconder la realidad de las personas detrás de sofismas, y de inventos trasnochados.
Lo de aplicar terapias con enchufes es de programas de fin de semana.
Las personas somos además de animales, o mamíferos, personas racionales, pensamos y tenemos intelecto.
Desde la más tierna infancia se nos esculpe la mente en la vida diaria desde el vientre materno, y por dentro nuestro la genética imprime el carácter, sin que nadie a propósito lo intente, sale solo.
Cada cual de una manera.
Lo impropio es la condena social, lo injusto es el desprecio y la descalificación de algo natural que existe desde que se tenga conciencia escrita.
Pintando una teoría moral hipócrita, en lugar de legislar desde el derecho de las personas, porque no dejan de ser personas por ser homosexuales.
Hombres y mujeres.
Regidos por la justicia, iguales ante la ley, y responsables socialmente, como todo el mundo.
No desnaturalizados, ni enfermos, ni locos ni locas.
Solo personas.
La pederastia es un delito, pero ser homosexual no lo es ni debiera serlo en ningún sitio.
Lo que choca es que alguien que debiera profesar desde su condición de religioso el sentimiento del consuelo de la Fe cristiana, del perdón, la compasión, o la justicia.
Se descuelgue como se hacía hace mil años, con la hoguera de la condena para quienes no se ajustan a la teoría diseñada desde postulados estrechos.
Lo de condenar a las personas que nacen con una diferencia del las personas llamadas normales no es de cristianos, ni de civilizados.
Cristo no lo habría hecho.

La sexualidad humana no tiene una función reproductiva. En cuanto la ciencia nos ha permitido follar sin procrear, lo hemos hecho. En todo el planeta, los actos sexuales con intención de tener hijos, son absolutamente minoritarios. ¿Cuántos polvos echa un heterosexual español en su vida, para tener hijos, y cuántos evitando tenerlos? La diferencia es abrumadora. Y eso es porque el objetivo de la sexualidad humana no es la reproducción. La reproducción es un efecto colateral.

Pues Ángel, si habla de aprender empieze por no usar los argumentos del tipo "salta a la vista", o esa simpleza de "la primera y principal función..", que son dignos de cualquier monja de primero. Y sobre la compración con la pederastia le digo lo mismo. A otro le cuenta que no hay investigación sobre la homosexualidad.., en fin, y eché usted un vistazo a los trabajos en biología y demás sobre este tipo de aspectos, por ejemplo sobre la sexualidad del resto de animales, y verá como sus ideas y apriorismos se caen al suelo. Pero vamos, que si deja de emplear simplezas falsas como esas de que algo salta a la vista o como decidir qué es la primera y principal función de algo ya dejaría de llegar a conclusiones tan absurdas.

Es inaudito que el clero siga siendo tan cazurro. El problema no es la homosexualidad, el problema es la homofobia.
El rechazo al homosexual gai o lesbiana es ni más ni menos que una proyección de la represión de uno mismo, de su parte homosexual. Los heterosexuales que sienten asco o rechazo hacia los homosexuales es porque tienen tan reprimida su homosexualidad que cuando afloran las pulsiones de deseo homosexual las perciben con asco. Es la cultura y la sociedad la que ha preparado este lío ¿por qué?La Iglesia Católica tiene mucha culpa de ello. Los homosexuales varones que no quieran enfrentar la vergüenza pública han tenido siempre esta salida. Como lo del celibato no se lo creen ni ellos descubrieron que los niños podían ser una opción. Solo los curas no homosexuales eran los que se tiraban a las beatas (actividad esta mucho más sana que la pederastia). Hablo de hace treinta años.
Sobre algo que se ha mencionado aquí, a saber, qué sentido evolutivo tiene la homosexualidad, si no es reproductiva, la tasa de mujeres que no se reproducen es del 20% y parece que ha sido así a lo largo de la historia. ¿qué sentido tiene que haya un excedente de cupo reproductivo? Por si alguien piensa que la vida sin reproducción no tiene sentido, aquí esstoy yo y puedo explicar todas las ventajas de no pasar por partos, lactancias y todo los problemas que acarrea la reproducción.Como la crianza a nivel global la han llevado siempre las mujeres, aunque en el último momento se apunten los varones que por una increíble evolución han llegado a desarrollar los mismos sentimientos hacia un bebé que una mujer, esto ha empezado a ocurrir antesdeayer. Los hombres no están preparados biológicamente para criar hijos, así que todos los últimos retratos de papá y bebé, monísimas, oye, son un salto cultural gigantesco. La realidad es que el oído femenino está adaptada al llanto del bebé, el tono agudo de la voz femenina es el que mejor oye el bebé. Espero que los padres de salvapinos tuvieran la imaginación de simular el tono de una mujer, sino salvapinos de bebé estuvo a punto de quedarse, no sé, muy mal. Se sentiría triste y solito porque no podía oír la voz de ninguno de sus padres.
De acuerdo con la intervención de Tatiana. Si usamos móviles porqué hablamos de nosotros como chimpancés. Una cosa es el comportamiento animal y otra el humano. Los simios y otros parientes cercanos (los bonobos) no disponen de neocórtex.

Hola a todos y todas. Entiendo que de lo que trata este artículo y los comentarios adjuntos es sobre tendencias sexuales, y no sobre si hay gente mejor o peor, alta o baja, rubia, morena o pelirroja, con mejores cualidades genéticas o con peores; ya que se entiende que de todo habrá en cada grupo, ¿no? Dicho esto, tampoco creo que estemos aquí para menospreciar a nadie, tenga la forma de pensar que tenga; tampoco para aplaudirle, claro. Entonces, ¿para qué estamos? probablemente, si lo centramos en el terreno científico, en mi opinión, estamos para hacernos preguntas. Os lanzo alguna por si alguien tiene las respuestas:
Creo que todos entendemos que tener relaciones sexuales y reproducirse pueden ir juntas o separadas, pero pongamos que una vez satisfechas tus relaciones sexuales de la manera que consideres más plena:
- ¿Cómo se debe sentir alguien que sabe que nunca va a tener un descendiente fruto de la combinación de genes de él y de su persona amada?
- ¿Cómo se puede sentir alguien que, si piensa reproducirse, lo va ha hacer en una probeta o con alguien que no le atrae lo más mínimo?
Y volviendo al tema de la Sociedad Humana:
¿Que debe defender una Sociedad Humana? ¿El bien del colectivo, es decir, de la Sociedad; o el bien individual?
¿Cómo es más eficiente defender la igualdad de derechos y oportunidades?¿es buena la llamada "discriminación positiva"?¿favorece al individuo por sus cualidades relevantes o por su condición específica?
En fin, que creo que es bueno desglosar los temas para ver si se llega científicamente a alguna conclusión.
Saludos.

Debe referirse el cardenal a la existencia en España, y promovida por Roma, del exorcismo para curar ese derecho a ser diferente. Esa practica ya no de curandero, sino mucho peor, de brujería y vudismo que tantos beneficios económicos les proporciona a los curas que gozan del permiso del vaticano (a cambio de ...) y a la propia Iglesia. Un Estado que permite tales practicas y tales personajes pagados con el erario público no puede llamarse moderno al estar tolerando practicas de la inquisición propias de la edad media.

Salvapinos, ser pelirrojo esta determinado por una mutación genetica que ya dura unos cuantos miles de años, lo interesante es que tu seguramente no te sientes marginado o agredido, u ofendido por saber esto, no necesitas que se reconozca tu normalidad para sentirte como tal. En el caso de la Homosexualidad esta practicamente cerrada toda puerta a investigación de los origenes de la homosexualidad para no herir suceptibilidades amparado en un respeto a la diversidad que en mi opinión linda en el absurdo.

Este tema, como tantos y tantos otros, no debería verse como un asunto moral. Es un tema científico, y como tal debe ser tratado. El problema es que el nivel científico de esta sociedad del siglo XXI es lamentable, con casi nula capacidad de crítica. (I) A estas alturas, aducir argumentos evolutivos para condenar la homosexualidad es lamentable. Si la homosexualidad fuera un fenómeno que pone en riesgo la supervivencia de la especie (jaja) no aparecería siquiera en culturas y ambientes en las que no concede ningún tipo de ventaja evolutiva, y donde te rebanan el cuello con la sola insinuación. (II) Sexualidad, sexo y reproducción, aunque ligados íntimamente en nuestra especie y en otras muchas, son conceptos distintos. Existe el sexo sin sexualidad y sin fin reproductivo alguno. La naturaleza está llena de ejemplos. Para desgracia de muchos, la ciencia ha propuesto varias teorías para tratar de explicar la homosexualidad, y todas ellas encajan perfectamente en nuestros modelos, tanto de evolución biológica como de evolución cultural. (III) Ser homosexual no significa ser estéril. Un homosexual aún puede reproducirse.

Es irritante que gente sin preparación alguna tenga tanta influencia. Es más irritante aún que encima se les promocione a cargos de mayor responsabilidad. Pero lo más irritante de todo es que seamos tan memos de aceptar sus opiniones como válidas y absolutas.

De acuerdo Federico con que hablar de NORMA puede prestarse a confución, yo estoy usando como referente la biología y salta a la vista que la primera y principal función del aparato genital femenino y masculino es la reproducción, para que esto se complete tiene que haber un impulso sexual (geneticamente predeterminado)dirigido al genero contrario, y si esto no existe algo no esta funcionando como debería creo que es razonable pensarlo, el por qué es otro asunto para el que hasta donde se no hay respuesta convincente.
Ya se que todo se puede relativizar y pretender que todo entra en la normalidad como refiere por ahi otro comentarista, de esta manera sería normal la pederastia y todas las parafilias que por cierto también son intratables, pero que a diferencia de la homosexualidad muchas veces transgreden los limites de la libertad del otro y necesitan ser reguladas legalmente. No creo tener la verdad, solo intento ver una parte del asunto y si estoy equivocado pues aprender.

Vamos a empezar a pensar en cuál es nuestro maldito sesgo para juzgar a los demás ya de una puta vez. Estoy hasta la gorra de las falacias (y esto va por el tal Ángel).

Hablar del sentido de la supervivencia reproductiva de la especie es rayano en el estúpido más absoluto cuando la población mundial supera ya los 7000 millones, cuando la tecnología y la medicina han avanzado como lo han hecho para que no nos mate una gripe y la gente físicamente más débil pueda tener una vida igual de digna que otra con más suerte genética. Según ese maravilloso razonamiento de nuestro amigo Ángel, cualquiera con una debilidad, cualquier discapacitado, y en resumen cualquier ser humano no susceptible de vivir en la Esparta helénica es un defecto de la naturaleza y debe entenderse a sí mismo como tal. A ver si se nos mete ya en la cabeza que la variedad cognitiva, racial, sexual y etc etc etc son valores que no van en detrimento de la noción de humanidad y solidaridad, que son los requisitos mínimos deseables para una integración lógica (y en el fondo los únicos que realmente importan). Y ya no hablemos de lo del enaltecimiento de la animalidad humana y el instinto cuando uno escribe desde un ordenador, embutido en fibras sintéticas y arropado por una sociedad en la que para coexistir los instintos se reprimen (no sé vds, pero una servidora no se mea en mitad de la calle). Si no reprimiese mis instintos más de uno habría sido ya arroyado por mi coche, pero no pasaría nada, verdad, al fin y al cabo son mis instintos naturales?
Vivimos en sociedades HUMANAS porque hemos superado a la naturaleza básica, porque la humanidad, en cuanto al desarrollo de la capacidad de raciocinio (aunque esté visto que no todos por igual) ha dejado atrás la evolución en términos animales, vivimos en ciudades, narices! Somos libres de elegir lo que hacemos con nuestras vidas y eso va desde no tener hijos, pasando por con quién nos acostamos hasta incluso el poder sacrificarnos por otros seres o suicidarnos (ya me dirán vds. lo evolutivo que es elegir racionalmente morir).

Basta ya de falacias e hipocresías, háganse el favor.

Soy pelirrojo, Angel, desde tu punto de vista ¿soy normal? Mis padres no lo son.

Hola Ariel, mi punto es que aceptar que algo pueda ser normal, o no, bajo la luz de la ciencia no rebaja la dignidad de la persona y si esto todos lo tenemos claro nadie debería sentirse lastimado, otra cosa es admitir que desgraciadamente no todo el mundo lo ve asi y por prudencia y respeto a los sentimientos de muchas personas uno no va por el mundo hablando de lo que sabe podría lastimarlos pero esta actitud tiene el lado de que cierra toda puerta a un aspecto de esta realidad y la condena al inmovilismo no por que sea un pundo cerrado para la ciencia más alla de toda duda sino por sacrificar la ciencia a la integración social o el bienestar de un grupo de personas y no digo que ahora mismo no sea lo más sabio solo digo que esto también tiene un precio y de eso no se habla pero a la larga los homosexuales terminaran pagando por ello, ahora mismo es casi imposible encontrar investigaciones sobre la homosexualidad.
De acuerdo en que somos seres conscientes y que hay muchas maneras de trabajar por la supervivencia de la especie, y de orientar nuestra vida para algo, pero eso no puede desconocer que hay una manera instintiva, muy primaria y geneticamente predeterminada que garantiza la reproducción humana y la perpetuación de la especie y y esto es un mecanismo que falla en la homosexualidad.
El día que podamos hablar libremente de esto sin que nadie se sienta ofendido también seran más libres los homosexuales, de la misma manera que un hetero no lo es del todo si le cuesta aceptar que ha tenido pulsiones homosexuales por poner un ejemplo. Un abrazo.

la sikiatria no ha curado nunca nada y esto es debido a que no es ciencia.no se ha probado jamas que exista ninguna enf mental y por supuesto esto incluye a la homosexualidad.que la sociedad no les influya ni les traumatize por la presion de la mayoria.no hagan daño y sean libres.la enf mental no es mas que el resultado de la intolerancia social que acosa a aquellos que son opuestos al prototipo social

Y por qué voy a pensar en la función reproductiva?, según eso todos los que no tienen hijos han fracasado, y supongo que usted pensará que eso no es cierto, luego vuelve a hablar de "desviación de la norma del comportamiento sexual de la especie", desviación de la norma, con lo que volvemos al principio, a la norma. Y cuál es esa norma?, habla de lo normal?, lo habitual?, de la mayoría?, por eso le puse el ejemplo de los zurdos, son menos, no sé si el diez o el cinco por ciento de la gente, pero eso no significa que no sean normales, que no entren dentro de la norma. Es que parece que habla de cifras cuando dice norma. A la vez lo mezcla con reproducción pero ahí también ve que hay mucha gente que no se reproduce y que no por eso se sale de ninguna norma. Esa norma a la que se refiere es así, se reproduce un número de gente, otros no.., la mayoría son diestros pero hay muchos zurdos, no veo ningún problema con ninguna norma. En todo caso habría que definir eso de la norma antes, precisamente esto sale a raíz de las palabras de un Cardenal, que también se saldría de esa norma suya al renunciar a reproducirse.

Hola Federico, el ser zurdo o derecho, es decir que predomine un hemisferio u otro no determina un menor desempeño o un obstaculo en la adaptación de una persona al medio, pero la homosexualidad es un fracaso adaptativo si piensas en la función reproductiva de la sexualidad, eso no significa esta persona no pueda vivir esto en paz o encontrar alternativas al asunto pero no deja de ser una desviación de la norma del comportamiento sexual de la especie.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Pere Estupinya

. Soy químico, bioquímico, y un omnívoro de la ciencia, que ya lleva cierto tiempo contándola como excusa para poder aprenderla.
Sígueme en Facebook o a través de mi web pereestupinya.com.

Libros

S=EX2 S=EX2
En esta nueva aventura científica que recorre desde laboratorios y congresos de medicina sexual hasta clubs de sadomasoquismo o de swingers, Pere Estupinyà nos ofrece la obra más original y completa que ningún autor hispanohablante haya escrito nunca sobre la ciencia de la sexualidad humana.

El ladrón de cerebros La ciencia es la aventura más apasionante que puedas emprender.
En El Ladrón de Cerebros, Pere Estupinyà se infiltra en los principales laboratorios y centros de investigación del mundo con el objetivo de robar el conocimiento de los verdaderos héroes del siglo XXI —los científicos— y compartirlo con sus lectores. El Ladrón de Cerebros

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal