Apuntes científicos desde el MIT

Apuntes científicos desde el MIT

Este Blog empezó gracias a una beca para periodistas científicos en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Boston, donde pasé un año aprendiendo ciencia con el objetivo de contarla después. Ahora continúa desde Nueva York buscando reflexiones científicas en otras instituciones, laboratorios, conferencias, y conversando con cualquier investigador que se preste a compartir su conocimiento.

Dos tipos de eyaculación femenina, uno sí es pis

Por: | 19 de noviembre de 2013

Screen Shot 2013-11-16 at 11.09.08 AMHay dos tipos de eyaculación femenina.

La más común es justo la que pasa más desapercibida: en el momento del orgasmo la mayoría de mujeres segregan una especie de líquido traslúcido-blanquecino, que a menudo suele quedarse en el interior del canal vaginal y confundirse con la lubricación propia de la excitación genital.

No suele ser muy abundante, y sólo cuando la mujer está arriba o si tiene eyaculaciones más cuantiosas es cuando se aprecia mejor la descarga del fluido, saliendo generalmente a borbotones durante las contracciones del orgasmo.

Este líquido se segrega en las glándulas de Skene o “próstata femenina”, y contiene componentes parecidos al semen masculino como el antígeno prostático o PSA. Es el que corresponde a la columna “ejaculate” en la tabla superior.

Otra cosa diferente es el “squirting” o expulsión a chorro de masivas cantidades de líquido transparente, que se ha puesto tan de moda por influencia del cine porno.

Seguir leyendo »

Al grano con el Punto - G

Por: | 14 de noviembre de 2013

 

Screen Shot 2013-11-14 at 11.06.50 AM
La mayoría de personas que participaron en este concurso desconocen qué es el punto-G

Anoche participé en un programa de Catalunya Radio hablando sobre el Punto-G con Sylvia de Béjar y Venus O’Hara.

Es ciertamente un tema cansino y repetido hasta la saciedad. Pero por lo que veo en el resultado del test-concurso cuyo resultado parcial está sobre estas líneas, la mayoría de personas no saben todavía qué es fisiológicamente el punto-G.

Y por lo que conversamos anoche en el programa radiofónico, la curiosidad tanto de mujeres como de hombres es enorme y sin embargo su existencia está rodeada de mitos y desinformaciones. Así que me permito escribir un post repasando conceptos básicos alrededor del punto-G.

- En plan simple, ¿qué es el punto-G?

 

Seguir leyendo »

Qué es el bosón de Higgs, en plan sencillo

Por: | 05 de noviembre de 2013

En la escuela nos explicaron que los átomos están hechos de protones, neutrones y electrones.

Bien. Continúa siendo así. Salvo que a lo largo del siglo XX se fue descubriendo que los protones y los neutrones están hechos de unas partículas todavía más pequeñas llamadas quarks, y que a escala subatómica existen también otras partículas elementales como muones, bosones, neutrinos…

Los físicos clasifican todas estas partículas en dos grandes tipos: partículas de materia y partículas de fuerza.

- Las partículas de materia (fermiones) son, para entendernos y pidiendo desde ya perdón a los físicos, las que constituyen la parte “sólida” de los átomos. Estas son los quarks, neutrinos, el electrón, el muón, y el tau.

- Las partículas de fuerza (bosones) son justo las encargadas de transmitir fuerzas entre estas partículas “sólidas”. Por ejemplo el fotón estaría asociado a la fuerza electromagnética, el gluón a la fuerza nuclear fuerte que mantiene unidos a protones y neutrones en el centro del átomo, los bosones W y Z están asociados a la fuerza nuclear débil también dentro del núcleo atómico, y se especula que podría existir una partícula llamada gravitón que sería la responsable de la fuerza de la gravedad.

Standard modelToda esta comprensión a nivel subatómico sobre la estructura y leyes de la materia se fue conformando a lo largo del siglo XX, hasta ir construyendo el típico cuadro del “modelo estándar” que veis a vuestra derecha.

Todo iba encajando muy bien. Pero a principios de los años 60 había una enorme duda por explicar: ¿Por qué algunas partículas como el fotón no tenían masa, otras como el electrón poquísima, y algunos quarks mucha?

Podéis pensar “porque son más grandes!”, pero en realidad esta explicación no sirve a escalas suabtómicas. Hablar de tamaño o composición no tiene demasiado sentido a nivel cuántico. De hecho aunque así lo dibujemos, un quark no sería necesariamente más “grande” o “denso” que un electrón. La pregunta estaba abierta y era muy profunda: ¿Qué es lo que da masa a las partículas? ¿Qué es en realidad la masa? ¿Por qué un muón “pesa” muchísimo más que un neutrino?

Seguir leyendo »

Sonambulismo sexual

Por: | 26 de octubre de 2013

Screen Shot 2013-10-25 at 5.03.53 PM
John es un neoyorquino de unos 40 años a cuya esposa le ocurre una cosa muy curiosa: en ocasiones a media noche y estando claramente dormida empezaba a gemir, frotarse con actitud tremendamente libidinosa, e incluso en una especie de sonambulismo grita palabras obscenas.

A la mañana siguiente –o si se despierta en ese momento- dice no recordar nada, pero lo más curioso según John es que durante la actividad sexual cotidiana no suele utilizar expresiones tan fuertes como las que expresa dormida.

John reconoce que al principio no le parecía problemático e incluso le seguía la corriente, pero ahora está un poco más preocupado porque semanas atrás llegó a arañarle violentamente. 

Conociendónos y sabiendo que he escrito un libro sobre ciencia y sexo me pregunta si es algo habitual y si tiene alguna explicación. Le respondo que frecuente no es, pero que según la principal revisión de bibliografía cientifica sobre coductas sexuales anómalas durante el sueño, publicada en 2007 por especialistas en desórdenes del sueño, no es un caso aislado e incluso hay de mucho más preocupantes.

Screen Shot 2013-10-25 at 8.36.29 PMEntre los numerosos ejemplos discutidos en el artículo encontramos de inocentes como el de una mujer de 27 años que varias veces a la semana empezaba a gemir de placer a los 15-20 minutos de dormirse, el de otra de 26 años que en plena noche se desnudaba y empezaba a masturbarse y a gritar airadamente sin ser consciente de ello, o incluso graciosos como el de una chica que en ocasiones acariciaba y toqueteaba los genitales de su novio, él le seguía el juego, y cuando ella se despertaba le acusaba de forzarla mientras dormía.

En este fragmento de documental una mujer explica que dos años atrás había empezado a masturbarse esporádicamente algunas noches, y que en esos momentos le ocurría casi a diario. Según su marido en ocasiones ella se giraba como mostrándole lo que hacía y pensaba que estaba semidespierta. Lo curioso es que ni antes ni ahora ella solía practicar la masturbación.

En el artículo científico se documentan infinidad de casos de actividad sexual “suave” en un estado de sonambulismo, como hombres que estando dormidos tocan los pechos o las nalgas de sus parejas, otros que gimen, o que hacen movimientos pélvicos. Pero también se profundiza en esta sorprendente diferencia en el comportamiento sexual dormido respecto al de la vigilia:

Una mujer cuenta que su marido es mucho más cariñoso y tierno mientras duerme que estando despierto. A un hombre que siempre evitaba hacer el amor cuando su esposa menstruaba parecía no importarle cuando estaba dormido. Y una chica declaraba literalmente que su novio era “más agresivo y dominante durante el sleepsex", que “encontraba algunos aspectos del forcejeo y ´talking dirty´ más placenteros y kinky”, y que no le importaría que incorporara alguna de sus prácticas sexuales nocturnas a las relaciones conscientes cotidianas. De hecho en algunos casos el sleepsex no se concibe como un problema y la pareja se deja llevar, como la mujer que explica que su marido ronca mientras le hace el amor dormido.

Pero es justo decir que la mayoría de situaciones sí son molestas y problemáticas. La pérdida de control es absoluta como refleja el caso de un chico de 27 años que se rompió dos dedos cuando, estando dormido, intentó liberarse de los nudos con los que él mismo se había inmovilizado para intentar evitar la masturbación y eyaculación que le habían despertado casi a diario durante los últimos cinco años.

Screen Shot 2013-10-25 at 7.33.46 PMPero lo peor de todo son las situaciones donde se producen forcejeos o agresividad. El caso 2 del documental es el testimonio de un chico que intentó penetrar a su novia a pesar de que ella se negaba. En el artículo científico se documentan numerosos hombres que desgarran las ropas de sus parejas, incluso que inconscientemente han intentado abusar de sus propias hijas menores, o las hijas de sus parejas durmiendo en habitaciones diferentes. De hecho ha habido polémicos casos judiciales de violación donde el acusado ha sido absuelto por demostrarse que actuaba bajo una situación de sexomnia.

Existen infinidad de casos anecdóticos, y resulta significativo que no fue hasta mediados de los años 90 que se definió la sexsomnia como un tipo específico de parasomnia (conducta anormal durante el sueño como sonambulismo, comer compulsivo o ataques de terror) y se empezó a estudiar científicamente.

Los autores de la revisión científica explican que la etiología es muy diversa y que no existe una única causa, pero que por ejemplo observan que es mucho más común en hombres que mujeres, también entre los jóvenes y en personas que sufren sonambulismo o algún tipo de trastorno del sueño, y que en algunas ocasiones –importante; no siempre- existe algún trauma sexual en el pasado. Ven que suele suceder en estados de sueño muy profundo asociado a las fases REM, y que es más frecuente en períodos de gran cansancio o tras haber bebido más de la cuenta.

También han visto cuadros de sexomnia inducidos por drogas dopaminérgicas en enfermos de parkinson, o vinculados al síndrome de piernas inquietas (trastorno también asociado a niveles anómalos de dopamina). Se describen casos como el de una mujer de 32 años que desarrolló hipersexualidad nocturna 3 semanas después de que le operaran de una lesión cerebral en el lóbulo temporal inferior derecho que le causaba ataques epilépticos, y también se describen tratamientos farmacológicos que atenuan los sintomas. 

El tener erecciones los hombres y excitación genital las mujeres en momentos de sueño profundo, llegando incluso esporádicamente a orgasmos, entra dentro de lo normal especialmente en la juventud. De hecho para comprobar si la disfunción eréctil de un hombre es por causas físicas o psicológicas se puede untilizar un aparatito que mide los cambios de grosor del pene por la noche, pues si el organismo funciona correctamente se deben tener como mínimo tres erecciones nocturnas asociadas a fase REM. Pero la principal conclusión de la amplísima revisión bibliográfica publicada en la revista Sleep es que efectivamente existe un espectro mucho más diverso de conductas sexuales anómalas durante el sueño, y que en algunas ocasiones pueden ser problemáticas. ¿alguna experiencia a compartir? 

   Screen Shot 2013-04-13 at 4.47.21 PM*********

Contacto: pere@mit.edu / Twitter: @Perestupinya / Facebook Group

Web: www.pereestupinya.com / www.elladrondecerebros.com


 

La obesidad genera disfunción sexual

Por: | 17 de octubre de 2013

Habrás leído infinidad de veces que el sexo es bueno para la salud. Y sí; como actividad física no es tan eficiente como ir al gimnasio, pero cierto que el sexo activa el cuerpo, relaja, está asociado a mejor sistema inmune, menor presión sanguínea, aumenta la autoestima, y en definitiva seguro que una sexualidad satisfactoria mejora el bienestar físico y emocional. Pero éste no es el punto. El mensaje importante es que la salud es buena para el sexo

Screen Shot 2013-10-16 at 9.32.12 PMNo se trata tanto de tener sexo para estar más sanos (que también), sino de mantenernos sanos para tener mucho mejor sexo. Y si no fuéramos oficialmente tan recatados -especialmente en EEUU- las campañas de prevención contra la obesidad, diabetes, hipertensión o tabaquismo deberían incidir en que cualquier cosa que perjudique el sistema cardiovascular conlleva como primeros síntomas disfunción eréctil en hombres y pérdida de satisfacción sexual en mujeres. Para muchas personas esto sería una motivación más poderosa a cuidar su salud que el riesgo de enfermedades más graves.

Función sexual y sistema cardiovascular están íntimamente relacionadas, y si ves a un hombre resoplar tras subir unas escaleras confía que –condicionantes psicológicos aparte- seguramente tendrá erecciones menos frecuentes y turgentes que otro en plena forma.

De hecho actualmente cuando alguien de mediana edad acude al urólogo con problemas de erección sin motivo psicológico aparente, éste le recomienda un examen físico pues la disfunción eréctil se considera uno de los primeros síntomas de diabetes o problemas circulatorios. No olvidemos que una erección requiere vasodilatación arterial y llenado sanguíneo de muchísimos microcapilares, cuyas paredes internas son las primeras en notar que el sistema no funciona como es debido.

En la diabetes por ejemplo, los elevados niveles de azúcares en sangre generan disfunción endotelial (endurecimiento de las arterias que genera menor capacidad de vasodilatación), provocando problemas cardiovasculares pero antes disfunción eréctil (1, 2).   

Importante: esto también afecta a mujeres. El clítoris femenino tiene una estructura anatómica análoga al pene masculino, con la salvedad que sólo el glande está fuera y los cuerpos cavernosos quedan dentro. Y como el pene, el clítoris externo e interno también tienen una erección (se llenan de sangre y crecen de tamaño) en el momento de la excitación.

ClitorisDicha erección clitoriana no es imprescindible para tener sensibilidad y empezar un coito, pero sí es necesaria para alcanzar el máximo grado de placer. Dejando la parte mental a un lado, a nivel exclusivamente físico las mujeres también pueden sufrir una especie de “disfunción eréctil invisible” que conlleva menor sensibilidad, lubricación (asociada también a alteraciones hormonales) y mayor dificultad para alcanzar al orgasmo.

Obvio que la sexualidad va mucho más allá del poderío genital, y que el deseo, la sensualidad, el gozo en las caricias, la imaginación o el espíritu más kink no tienen por qué verse afectados por unos vasos sanguíneos más o menos flexibles. Pero sentirse sano refuerza la confianza y autoestima (algo asociado a sexo satisfactorio) y claramente da más vigor tanto corporal como genital. Sexus sanus in corpore sano.

Respecto a la obesidad, si tienes un ligero sobrepeso pero estás la mar de sanote o sanota, por el momento no vas a tener ningún problema. Hormonalmente incluso estarás mejor que personas con delgadez excesiva. Pero hay cantidad de bibliografía científica confirmando que la disfunción eréctil es más frecuente en hombres con obesidad, y que los pacientes que pierden peso mejoran significativamente su función sexual (review reciente).

Screen Shot 2013-10-16 at 12.05.39 PMEn una visión de salud más amplia, este otro artículo del Journal of Sexual Medicine encuentra una “fuerte correlación” entre el síndrome metabólico (grasa abdominal elevada, hipertensión, triglicéridos y colesterol altos, niveles prediabéticos de azúcar en sangre...) con la disfunción eréctil masculina, la pérdida de deseo (por deficiencia de andrógenos o hipogonadismo) y la disfunción sexual femenina.

Sin duda el sexo es bueno para la salud, pero lo que está clarísimo es que la salud es muy buena para el sexo. Un excelente motivo para cuidarse y mantenerse en forma. 

  Screen Shot 2013-04-13 at 4.47.21 PM*********

Contacto: pere@mit.edu / Twitter: @Perestupinya / Facebook Group

Web: www.pereestupinya.com / www.elladrondecerebros.com


Sobre el autor

Pere Estupinya

. Soy químico, bioquímico, y un omnívoro de la ciencia, que ya lleva cierto tiempo contándola como excusa para poder aprenderla.
Sígueme en Facebook o a través de mi web pereestupinya.com.

Libros

S=EX2 S=EX2
En esta nueva aventura científica que recorre desde laboratorios y congresos de medicina sexual hasta clubs de sadomasoquismo o de swingers, Pere Estupinyà nos ofrece la obra más original y completa que ningún autor hispanohablante haya escrito nunca sobre la ciencia de la sexualidad humana.

El ladrón de cerebros La ciencia es la aventura más apasionante que puedas emprender.
En El Ladrón de Cerebros, Pere Estupinyà se infiltra en los principales laboratorios y centros de investigación del mundo con el objetivo de robar el conocimiento de los verdaderos héroes del siglo XXI —los científicos— y compartirlo con sus lectores. El Ladrón de Cerebros

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal