Facebook y la deconstrucción artística de una red social

Por: | 10 de septiembre de 2012

ʞooqǝɔɐɟ de Thomas Cheneseau y Systaime
Intervenciones que convierten los perfiles en algo parecido a jeroglíficos, una galería virtual y exposiciones físicas en centros de arte revolucionan la red social por excelencia.

Quizás Facebook sea práctico, entretenido y democrático en el sentido que todo el mundo, incluso los que no tienen ni una pizca de educación informática puedan desenvolverse elegantemente en sus meandros entre me gusta, toques y fechas de cumpleaños. Sin embargo no siempre se reflexiona lo suficiente sobre lo que la orwelliana maquinaria de Mr. Zuckerberg nos está ofreciendo. ¿Las redes sociales son realmente necesarias o la necesidad en estos tiempos de consumismo es tan sólo disponer de algo frívolo que antes no estaba? A esta y otras preguntas contestan algunos artistas de la escena digital, que aprovechan las nuevas tecnologías para realizar una crítica social y de las costumbres contemporáneas. Si hace unos años, los artistas utilizaron Google y los videojuegos como plataformas para su creatividad, ahora el que se encuentra en el ojo de huracán es Facebook. Por ello os proponemos algunos proyectos que se pueden interpretar como una deconstrucción artística de las omnipresentes redes sociales.

Intervención en Facebook de Glitchr a.k.a. Laimonas Zakas

El lituano Laimonas Zakas, mejor conocido como Glitchr, es quien por primero se ha convertido en una verdadera amenaza para la compañía de Zuckerberg. Zakas transforma las páginas de Facebook en algo incomprensible y abstracto, en un territorio de caos donde conviven secuencias de caracteres sin sentido y espacios erróneos y no funcionales.

Facebook por Glitchr a.k.a. Laimonas ZakasEn estos días, además de intervenir su perfil personal, Laimonas Zakas participa en la primera muestra de la Gallery Online, la galería en Facebook, recién lanzada por Ronen Shai y el irreverente net.artista francés Thomas Cheneseau. “La Gallery Online está concebida como un espacio donde cada mes se invitará un artista que actuará como administrador”, explica Thomas Cheneseau. La primera iniciativa del nuevo espacio virtual ha consistido en ceder las llaves, o mejor dicho, las contraseñas de la página a Zakas, permitiéndole todo tipo de intervenciones. A través de simples entradas diarias el artista lituano se está expresando con contribuciones gráficas que rompen los límites de lo posible, como el reciente icono de un caballo animado, realizado con un archivo en formato JPG, poniendo de manifiesto que también una página tan estática como Facebook puede siempre ofrecer un resquicio para lo imprevisible.

Su método de trabajo se parece de alguna manera al de un hacker, ya que consigue obtener resultados refrescantes e inesperados, a través del uso del sistema unicodes, un estándar de codificación que define los caracteres en base a números diseñados para facilitar la visualización de textos en distintos lenguajes. Parece increíble que con las estrictas políticas que aplica, Facebook no le haya aún bloqueado la cuenta, aunque “tuvo algunos problemas en diciembre 2011 cuando Glitchr fue dado de baja”, recuerda. “Luego gracias a las presiones de mis seguidores sobre la corporación de Facebook, me lo devolvieron”, continúa el artista, lo cual demuestra que por lo visto su trabajo en fin de cuentas acaba por resultar útil e interesante para la red social. En definitiva Zakas explota fallos y errores del mismo Facebook, que en realidad no tendrían que ser visibles y como el artista confirma, a menudo sus logros acaban desapareciendo ya que Facebook detecta los fallos y los corrige añadiendo un parche de programación.

Laimonas Zakas en el Jonas Mekas Visual Art Center de Vilna

Además de su intervención, que estará operativa en la Gallery Online hasta el 16 de septiembre, Zakas tiene una exposición individual, un solo show en el Jonas Mekas Visual Art Center de Vilna (Lituania) donde expone sus intervenciones en la red en forma de grandes impresiones y vídeo proyecciones de sus páginas web.

El propio Thomas Cheneseau, en colaboración con el net.artista francés Systaime, ha lanzado una página que desde el título, ʞooqǝɔɐɟ, el nombre de la célebre red social escrito con caracteres invertidos, sugiere que lo que se verá en ella no se parecerá para nada a lo habitual. Diariamente, en este espacio, van tomando forma las intervenciones de los dos creadores, que juegan con las iconografías de las redes sociales a través de imágenes gráficas y vídeo animaciones, cuya originalidad no puede pasar desapercibida.




Más o menos en la misma línea estética se sitúa el trabajo de la japonesa Sayuri Michima. Aunque proceda del otro lado del mundo, Michima demuestra que la sensación de limitación impuesta por la estricta flexibilidad que concede la plataforma Facebook a sus usuarios genera un malestar que cruza fronteras y culturas.

Facebook por Sayuri MichimaSu trabajo se asemeja de alguna manera al de Zakas Laimonas y su perfil en Facebook es otra vez un espacio imposible donde la funcionalidad original de la red social pierde de sentido. La interfaz y la ya limitada interactividad de los perfiles se transforman en una especie de haiku gráfico, que desprende por un lado una aproximación zen a las reglas impuestas por Facebook y por el otro una reflexión política, que a través de marcos y espacios sin sentido reclaman el derecho a la libertad de transformar la propia identidad social.

Trabajo de Sayuri Michima para galerías
Sayuri Michima
que ya tuvo problemas con la red de Zuckerberg, que en repetidas ocasiones ha bloqueado su cuenta, se formó como pintora. Tal y como se desprende de su página web, después de sus experimentaciones en Facebook ha trasladado su campo de acción al mundo real, replicando sus intervenciones minimalistas en la red en pinturas y dibujos, que luego expone en las galerías.

TEMAS RELACIONADOS:
- El net.art ha muerto, viva el net.art (14 May 2012)
- El rostro de las redes sociales (7 May 2012)
- Érase una vez Facebook (20 Ene 2012)

Hay 8 Comentarios

              ̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊              ̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊              ̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊              ̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊              ̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊              ̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊              ̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊              ̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊              ̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊              ̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊              ̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊              ̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊              ̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊              ̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊              ̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊              ̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊              ̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊              ̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̥̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊̊

Chorradas. Y vale ya de usar la palabra "deconstrucción" para explicar todas las majaderías que hace el personal.

04/08/2012 a las 23:15
http://eskup.elpais.com/1344114953-cf53ec972636e0d1ed282820cce50451
॰०्ंঃ্০৹ਂ਼੦ં૦ஂ ஃ்౦ంయౕ౦౧ಂ ಃ೦ം ഃ჻ᐧᐤᐝ ᴑ ᵒỌọ ິ                                                                                                                                                                                                                                       ☜๏̯͡๏﴿☝βαηүαηֻVĭηεѕֻ

Que horror

¿En serio se puede considerar esto arte?

La censura, siempre tan rápida; yo sólo veo homenajes y publicidad gratuita de Facebook por los artistas.

Antes de un año Facebook, reconducirá su nuevo planteamiento de red social. Aún así, sigue siendo la más extendida y va a ser difícil desbancarla, que no imposible.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El arte en la edad del silicio

Sobre el blog

El imprevisible universo de la creatividad basada en tecnologías digitales: net.art, media art, telepresencia, realidad aumentada. Estamos viviendo tiempos revolucionarios: las nuevas tecnologías han transformado el paradigma del arte, democratizando el proceso creativo e hibridizando el futuro.
“En las sociedades del siglo 21, el arte no se expondrá. Se difundirá”. La Société Anonyme.

Sobre los autores

Roberta Bosco y Stefano Caldana

, periodista especializada en arte contemporáneo y nuevos medios.

, periodista especializado en cultura digital.

Juntos escriben sobre temas de arte y cultura digital para CiberP@is, el suplemento dedicado a las nuevas tecnologías de El País y en otras secciones del diario.
Entre otros proyectos, han comisariado Conexión remota, una selección de net.art para la exposición Antagonismos. Casos de Estudio en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona y las exposiciones Digital Jam y Web as Canvas en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, para el festival Art Futura; London Calling para el Festival Sonar y Donkijote para Laboral Centro de Arte en Gijón. Son autores de Arte.red, una historia navegable subjetiva de la creación en Internet para El País Digital.

Eskup

Facebook

Buscar en El Arte en la Edad del Silicio

Recomendamos

Arco Bloggers

Arco Bloggers ARCO Bloggers es una experiencia editorial participativa online de Roberta Bosco y Stefano Caldana para ARCOmadrid 2013.

ARCO Bloggers es un proyecto experimental y un encuentro de bloggers y creadores de opinión en la red, que tendrá lugar en el marco del Foro de Expertos, durante la feria de arte contemporáneo ARCOmadrid 2013.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal