Decodificando historias latentes

Por: | 24 de junio de 2013

Todo va bien de Roberto Aguirrezabala

Una realidad paralela se sobrepone a la cotidianidad en el Mercado de la Ribera de Bilbao.

Hasta el 8 de julio en el concurrido Mercado de la Ribera de Bilbao conviven dos realidades distintas. Por un lado el tradicional bullicio de gente con prisas enfrascada en sus preocupaciones y por el otro las historias latentes, protagonizadas por una pareja de jóvenes que entre nieblas y persianas bajadas se materializan en los pasillos del mercado cuando está cerrado. Este segundo escenario es una especie de realidad paralela, como una capa que se sobrepone a la cotidianidad del mercado dando forma a una exposición, que se podría definir de fotografía expandida. El proyecto, bautizado Todo va bien, se articula alrededor de unos códigos QR repartidos por todo el mercado, que el público debe escanear a través de sus smartphones y tabletas para descubrir unas perturbadoras escenas que se superponen al espacio real. De hecho al revelar cada una de las seis instantáneas que componen la serie, en el lugar donde se encuentran, se puede notar cómo las tomas se adaptan exactamente al espacio real que se está observando.

Todo va bien de Roberto Aguirrezabala 4Producido en el marco de la convocatoria ArteShop 2013, organizada por Bilbao Ekintza y Bilbao Arte, Todo va bien es un proyecto realizado expresamente para el Mercado de la Ribera por Roberto Aguirrezabala. Este bilbaíno, que empezó su trayectoria en el ámbito del net.art, fue uno de los cuatro artistas que representaron España en la histórica exposición, net_condition comisariada en 1999 por Peter Weibel y Claudia Giannetti, en el ZKM de Karlsruhe (Alemania).

Desde 2010 Aguirrezabala investiga inéditos procesos fotográficos, donde juega en especial modo con el uso de las luces en proyectos híbridos, que se pueden ubicar entre el documental y la ficción y entre la performance y la narración, campos que ya exploró en sus obras para Internet. “No me interesa la tecnología como fin en sí misma. La utilizo con la intención de crear una situación que permita posicionarse de forma crítica. Por eso quiero que el espectador decodifique él mismo la fotografía, a priori oculta tras el código”, explica el artista al Silicio, refiriéndose a las imágenes de Todo va bien. En ellas dos actores, Izaskun Fernández e Iñaki Mayorcon, vestidos con ropa azul y roja, un guiño a los personajes de West Side Story, aparecen en una actitud que puede interpretarse como de lucha o defensa en contra de la amenaza, representada por una gran nube de humo o niebla que invade los pasillos y los puestos del mercado, materializándose como un personaje más de la escena. “El espectador nunca ve qué es lo que provoca el humo, pero lo entiende como un enemigo poderoso e inmaterial, totalmente incontrolable, que rodea todo el escenario y tiene una presencia indiscutible”, indica Aguirrezabala.

Todo-va-bien-de-Roberto-Aguirrezabala

Algunas instantáneas de la serie "Todo va bien" de Roberto Aguirrezabala.

Las imágenes establecen un diálogo directo con el espectador así como suele ocurrir con el fotoperiodismo. “Una línea recta atraviesa desde el fotógrafo que actúa como si fuera un espectador, los dos personajes formando un bloque, hasta el fondo de humo que es donde se genera el centro del conflicto. Sitúo al espectador del lado de los personajes y les vemos en acción enfrentándose al enemigo, que suponemos común a nosotros. Son imágenes surgidas del periodismo, pero con la ironía de estar escenografiadas”, añade Aguirrezabala para definir un trabajo que hace referencias al fotoperiodismo reciente. Un ejemplo de la relación del proyecto con la actualidad  es representado por el beso de una de las fotos que remite a una célebre imagen de las violentas manifestaciones de Vancouver a la salida de un partido de hockey.

Todo va bien de Roberto Aguirrezabala 3

"Todo va bien" de Roberto Aguirrezabala. El beso.

Todo va bien está concebido como una propuesta para explorar nuevas formas de difundir el arte en la actualidad utilizando las nuevas tecnologías. “Cuando los contextos convencionales del arte están en crisis, cuando el concepto de exposición se debilita, es el momento de encontrar otros modos de llegar a las personas, acercándose a su cotidianeidad y al centro de la sociedad”, indica Aguirrezabala. Su objetivo es situar el espectador en la posición de explorar dos tiempos simultáneamente. “Por un lado el tiempo actual del día de mercado con multitud de clientes recorriendo el espacio y por el otro, un segundo tiempo latente que esconde algo que sucedió anteriormente y que se encuentra a la espera de ser visto”, añade el artista con la intención de plasmar al mismo tiempo una crítica de la situación social y cultural y reflejar el descontento actual en el que vivimos.

Todo va bien de Roberto Aguirrezabala 45jpg

Los códigos QR de "Todo va bien" revelan unas historias latentes.

En su trabajo Aguirrezabala no oculta las referencias a Godard y Brecht. “Godard realizó una película con el mismo título en 1972, desde una mirada pesimista y desencantada hacia el ya desdibujado mayo del ‘68. Era una sociedad en crisis, pero acomodada e inactiva. No me centro tanto en el discurso político contemporáneo de la película de Godard, pero sí me sirve para reflexionar sobre la situación actual de crisis moral que vivimos. El proyecto trata de mostrar una postura irónica y crítica hacia nuestra actitud, también como artista, al no ver lo que tenemos delante nuestro. Obligo al espectador a tener que explorar las fotografías codificadas previamente en códigos QR y expuestas en el mismo sitio donde fueron creadas. Esto me permite trabajar con esa invisibilidad de la que hablo, mostrar lo que no podemos ver y se hace necesario posicionarse”, explica el artista. Aguirrezabala se centra en la parte más cerebral de la propuesta, apartando cualquier atisbo de emotividad y por este motivo los actores interpretan las acciones sin emociones, con distancia y neutralidad, en la misma línea de interpretación de los actores de Brecht, Godard o Hal Hartley.

El Mercado de la Ribera de Bilbao

El Mercado de la Ribera "...parecía una ciudad fantasma con calles desiertas, pero se notaba que la presencia estaba allí...".

Todo va bien enlaza con un trabajo anterior, Ensayo y Realidad de 2012, un proyecto de intervención en el espacio público, a través de las personas que lo habitan, que se centró también en el Mercado de la Ribera de Bilbao. “Descubrí un espacio con una enorme historia e infinidad de acontecimientos escondidos entre sus paredes. En varias ocasiones estuve prácticamente sólo dentro del edificio y me atrajo poderosamente el contraste entre la multitud que recorre los puestos durante el día y lo solitario que permanece durante la noche. Un día, recorriendo el mercado vacío con todos los puestos cerrados, las persianas bajadas, con fuertes contrastes de luz y todo en silencio, sentí que era un escenario perfecto. Podía estar ocurriendo algo, quizá algo invisible, inmaterial, pero real. Parecía una ciudad fantasma con calles desiertas, pero se notaba que la presencia estaba allí, escondida detrás de cualquier persiana. Fue entonces cuando surgió la idea de volver a fotografiar en el mercado, pero en esta ocasión necesitaba girar la cámara hacia el espacio interior del edificio”, indica Aguirrezabala recordando la génesis de Todo va bien.

Roberto Aguirrezabala Expedición

"Expedición" (2010) de Roberto Aguirrezabala Luz artificial en la construcción de un nuevo paisaje modificado.

Desde 2010 Roberto Aguirrezabala ha emprendido una trayectoria muy cercana al ámbito de la fotografía o quizás sería más correcto hablar de lo que hoy en día se define como post-fotografía. Tanto la luz como la niebla, en su estado natural o artificial, son elementos inmateriales que ha utilizado ya en diversos proyectos y en este caso toman un protagonismo especial, logrando convertirse en presencias escénicas autónomas. La niebla es presente en muchos de sus trabajos anteriores desde En la niebla (2010) hasta Entre volcanes (2011), un proyecto fotográfico que dirige la mirada sobre el territorio salvaje y árido de los volcanes de la isla de Sicilia y Stromboli y Expedición (2011), una serie que experimenta con la intervención de la luz artificial en la construcción de un nuevo paisaje modificado. “Esta reconstrucción del paisaje, aunque es sutil y con los mínimos elementos posibles, crea una escenografía narrativa a través de la cual podemos adentrarnos en el recorrido imaginario de una expedición de alpinistas”, explica Aguirrezabala.

Aguirrezabala - What you get

"what:you:get" (1999) de Roberto Aguirrezabala. Obra producida para la exposición "net_condition".

Como hemos adelantado anteriormente Aguirrezabala empezó su trayectoria como net.artista y al día de hoy seguimos considerando su trabajo una etapa pionera muy enriquecedora. Sus obras no han perdido ni un ápice de interés y están totalmente en sintonía con los tiempos a pesar de tener unos 15 años. Estamos convencidos de que Aguirrezabala ha anticipado de manera creativa lo que luego se popularizó como la web 2.0, realizando piezas inolvidables centradas en el tema de la identidad, las relaciones interpersonales y las dificultades de comunicación en la era de Internet. Obras para la red en las que se entremezclaban entornos de inteligencias artificial y procesos narrativos entre sesiones de chat, mensajes privados y alter egos virtuales con los que el artista obligaba el usuario a interactuar, aunque éste no llegaba casi nunca a entender con total certeza si se estaba relacionando con personas reales o robots.

Entre sus piezas de net.art más reconocidas se encuentran: what:you:get, una obra producida en 1999 para la exposición net_condition, Badplayer (2002) algo así como una red social ante litteram basada en sistemas de inteligencia artificial y Easyfriend (2006), a mitad entre una película cinematográfica interactiva y un ejemplo primerizo de cine expandido en la red.

TEMAS RELACIONADOS:
- Un artista en crisis y una periodista protagonizan la obra de Aguirrezabala (22 Jun 2006)

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El arte en la edad del silicio

Sobre el blog

El imprevisible universo de la creatividad basada en tecnologías digitales: net.art, media art, telepresencia, realidad aumentada. Estamos viviendo tiempos revolucionarios: las nuevas tecnologías han transformado el paradigma del arte, democratizando el proceso creativo e hibridizando el futuro.
“En las sociedades del siglo 21, el arte no se expondrá. Se difundirá”. La Société Anonyme.

Sobre los autores

Roberta Bosco y Stefano Caldana

, periodista especializada en arte contemporáneo y nuevos medios.

, periodista especializado en cultura digital.

Juntos escriben sobre temas de arte y cultura digital para CiberP@is, el suplemento dedicado a las nuevas tecnologías de El País y en otras secciones del diario.
Entre otros proyectos, han comisariado Conexión remota, una selección de net.art para la exposición Antagonismos. Casos de Estudio en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona y las exposiciones Digital Jam y Web as Canvas en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, para el festival Art Futura; London Calling para el Festival Sonar y Donkijote para Laboral Centro de Arte en Gijón. Son autores de Arte.red, una historia navegable subjetiva de la creación en Internet para El País Digital.

Eskup

Facebook

Buscar en El Arte en la Edad del Silicio

Recomendamos

Arco Bloggers

Arco Bloggers ARCO Bloggers es una experiencia editorial participativa online de Roberta Bosco y Stefano Caldana para ARCOmadrid 2013.

ARCO Bloggers es un proyecto experimental y un encuentro de bloggers y creadores de opinión en la red, que tendrá lugar en el marco del Foro de Expertos, durante la feria de arte contemporáneo ARCOmadrid 2013.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal