Joaquin Roy

Autoimagen y realidad de la integración latinoamericana

Por: | 10 de febrero de 2013

En Europa y América Latina los procesos de integración regional han estado reflejados en la primera década del nuevo siglo según el prisma apropiado que se ha aplicado a su observación. Resulta verdaderamente intrigante el contraste entre tres ángulos diferentes y complementarios. Por un lado, subsiste el entramado compuesto por los anhelos históricos, las ambiciones documentadas y también por las frustraciones reconocidas. MERCOSUR, la Comunidad Andina y el Sistema Centroamericano (SICA) son ejemplos de institucionalidad declarada, con ansias de personalidad internacional. Sin embargo, el contraste con la Unión Europea es palpable. En segundo lugar surge la apariencia mostrada por una autoevaluación de índole gubernamental que ha persistido como positiva a ambas orillas del Atlántico, pero con mayor ahínco si cabe en América Latina. En tercer término se revela la realidad palpable, sujeta a inspección y comentario. Si en la actualidad existen dudas en Europa sobre la supervivencia de la supranacionalidad, en América apenas es un atisbo.  

El resultado del contraste notable de la combinación de estas tres dimensiones, al explorarlas en Latinoamérica, no puede considerase como negativo, ni como positivo, sino simplemente como realista. Usando la metáfora del vaso medio lleno o medio vacío, desde un ángulo ambicioso pudiera decirse que el balance de la integración latinoamericana es decepcionante. Desde otra perspectiva, puede aducirse que el panorama pudiera ser peor, huérfano de alternativas con expectativas de progreso. Pero aún en ese caso no puede justificarse el silencio sobre las limitaciones y sus causas profundas. Este diagnóstico provisional debe aceptarse como una vía apropiada para tener una idea más aproximada sobre el origen de donde proviene el concepto de integración en Europa y en América, cómo el modelo de la UE se ha implantado, adaptado o rechazado en América Latina, y cuál puede ser el retrato a mediano y largo plazo.

            Para captar una descripción de los anhelos históricos y la apariencia autoconstruida nada mejor que examinar la parafernalia de la Cumbre de la recién creada Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe (CELAC) celebrada recientemente en Santiago de Chile.Todo el protocolo y el guión seguido a rajatabla contribuyeron a la reflejar el retrato que se intentaba proyectar. La Unión Europea estaba dualmente representada por su presidente Herman Van Rompuy, emanando su dimensión originariamente intergubernamental, y por la Comisión, liderada por José Manuel Durao Barroso, reflejando su innata naturaleza supranacional, como guardiana de los Tratados. Celac-3

Replicando el formato de la recepción del Premio Nobel de la Paz en Oslo, ambos dirigentes ofrecieron sendas declaraciones públicas. Aunque el presidente del Parlamento no estuvo presente, como sí lo hizo en la ceremonia del premio, el papel del legislativo europeo protagonizó la celebración de la paralela Asamblea Parlamentaria de EUROLAT en conjunción con representaciones variadas de entes similares de América Latina, aunque de poderes y legitimidad diferentes.  Ahora bien, nótese que en cuanto cabe a la soberanía plenamente compartida, es la Comisión la entidad negociadora, un aspecto ausente en los sistemas latinoamericanos, huérfanos de unas políticas comunes plenas.

Mientras tanto, recuérdese que las limitaciones institucionales del Sistema Centroamericano se reflejan en la identificación de los signatarios del Acuerdo, todo un éxito tanto para el istmo como para Bruselas. La Comisión Europea (sin más) y cinco Estados centroamericanos, son nombrados uno por uno, y mantienen la vigencia efectiva del Acuerdo a ratificación individual.   

La CELAC se presentaba liderada, aunque fuera pro-tempore, por el presidente chileno Sebastián Piñera,  quien había recibido la batuta de Venezuela (inspiradora del nuevo ente), y ahora la entregaba a Cuba, liderada por Raúl Castro, un detalle entre simbólico y objetivo de cuestionamiento por lo que refleja de variedad ideológica de un sistema que utiliza la palabra “integración”  de forma muy diferente a la empleada por la UE, donde se exige la doble condición de democracia liberal y economía de mercado. La variedad de membresía de CELAC se volvía a replicar en la celebración de su propia cumbre justamente cuando se clausuraba el cónclave EU-Latinoamérica/Caribe. La asistencia de los mandatarios (aunque con ausencias) al plenario y a una cena ofrecida por Piñera en el Palacio de la Moneda, Castro-body-andando con foto de familia nocturna, reflejó fielmente el puntilloso protocolo de igualdad. Toda una excepción en el elenco de la Cumbre, Raúl Castro llegó acompañado de un caballero no identificado por la prensa (que parece su nieto Raul Dominguez Castro, que actua en todas partes como guardaespaldas) que llevaba una maleta “attaché”. El oficial militar que los escoltó hasta Piñera no pidió examinar su contenido. Las medidas de seguridad estaban de sobra justificadas, debido a las amenazas contra el dirigente cubana en territorio chileno.     Castro-body-front

El propio Piñera ya habia dramatizado en conferencia de prensa la orfandad institucional de CELAC. En una declaración excepcional, al ser preguntado sobre la potencial competencia con la OEA, el mandatario chileno fue contundente, legalmente adecuado y probablemente poco diplomático, cuando contestó que eran dos entes totalmente distintos. No solamente diferían en membresía (CELAC se ha calificado como una OEA sin Estados Unidos y Canadá), sino en esencia. CELAC no tiene tratado, instituciones, sede o presupuesto. Pero la UE, siempre respetuosa con los reclamos latinoamericanos de personalidad, ha aceptado el traspaso del papel que antes tenía el Grupo de Río al nuevo ente.

Hay 5 Comentarios

LO MEJOR Y LO PEOR DE LAS ECONOMIAS EMERGENTES - En un momento en que la Eurozona y España requieren del Comercio Exterior como nunca, les exponemos gráficamente el estado de las Economías Mundiales y el riesgo de colapso y burbuja de las principales Economías - http://www.miguelangeldiez.com/2013/02/06/situacion-economias-emergentes

PARA CUANDO ESTOS LATINOMARICAS SALGAN DEL ARMARIO…

Latinoamerica tiene que ser mas escuchada! pásate por http://www.mexicomola.com/

Una vez dominada la península y nuestras colonias en Sudamérica, España declara la guerra a Canada para proteger a nuestros aliados ingleses.
En clave interna, el partido comunista lucha por no perder su posición hegemónica.
Tu país necesita tu ayuda en un nuevo juego de estrategia militar, economía y política online. Registrate gratis en [ http://cut07.tk/b5M ] desde tu navegador.

El mostrador es el primer diario digital de Chile. infórmate desde una mirada fuera del duopolio de copesa y el mercurio. Periodistas comprometidos con la noticia.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Joaquín Roy es Catedrático Jean Monnet “ad personam” de Integración Europea y Director del Centro de la Unión Europea de la Universidad de Miami. Es Licenciado en Derecho (Universidad de Barcelona) y Doctor por la Georgetown University (Washington DC). Nacido en Barcelona, reside en Estados Unidos desde la administración Johnson.

Eskup

Archivo

abril 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal