Jugando con lienzos: reseña de Transistor

Por: | 26 de mayo de 2014

1

Las grandes palabras suelen escucharse en este tipo de reseñas, críticas o análisis (llámese como el lector convenga), ya que el denominado juego independiente es presuntamente la nueva punta de lanza del ocio electrónico. Cuando Supergiant Games sacó su primer trabajo para Xbox 360, no tardaron en llegar las opiniones laudatorias de parte de la prensa del videojuego y de centenares de blogs independientes, entre los que un servidor se incluye. En todos ellos, se hablaba de las bondades de esta nueva obra maestra, sin olvidar la subjetiva y engañosa palabra "arte" entre todos estos numerosos escritos.

El nuevo juego del estudio estadounidense Supergiant Games ha acaparado la atención del entorno del videojuego por continuar con su particular forma de plasmar la estética y el desarrollo narrativo que ya pudimos ver en su ópera prima: elementos que, lejos de considerarlos negativos, resultan poco innovadores por su continuidad en estos apartados. A todo esto, hay que añadir la falta de mejoras necesarias que ya observábamos en Bastion. Con estas premisas iniciales, nos sumergimos en el mundo de Transistor.

2

Transistor nos introduce en una historia misteriosa y oscura. Sin ningún tipo de explicación, el título nos pone en la piel de una heroína cuyo objetivo será hacer frente a multitud de peligrosos enemigos con la única ayuda de su espada parlante. A medida que avanzamos por sus escenarios, además de poder disfrutar de un verdadero deleite visual, iremos descubriendo la perturbadora historia que encierra Transistor.

Este planteamiento, que calca al de su anterior título, nos mete maravillosamente en el mundo que Transistor nos quiere presentar. Los conocimientos adquiridos gracias a Bastion han hecho que Supergiant Games llegue a perfeccionar su narrativa tan particular. Además, este juego recupera uno de los elementos que tan famoso hizo a su hermano mayor: el narrador. De todas formas, en esta ocasión no tenemos un narrador omnisciente como en el anterior título (más allá de spoilers y teorías de la conspiración sobre qué nivel de implicación tiene este en la narrativa de Bastion), sino que la voz que iremos escuchando a lo largo del título será la de nuestra propia espada. Esta leve diferencia supone un nuevo giro de tuerca dentro del juego, ya que nos abre horizontes muy distintos a los que plantearon con el juego protagonizado por The Kid.

3

Por como ha ido evolucionando el discurso con palabras de admiración hacia la obra de Supergiant Games, parece que solo tenemos buenas palabras para ellos. Y es que al nuevo título de la desarrolladora no se le pueden achacar grandes problemas más allá de volver a repetir los mismos fallos que con Bastion. Transistor tiene en su haber las mismas virtudes y defectos que su predecesor, separando de nuevo a Supergiant Games de la excelencia, siendo el punto central de estas citadas carencias la jugabilidad. Transistor vuelve a plantearnos un sistema de juego que, aunque entretenido y cumpliendo suficientemente con lo que se podría pedir de un juego como este, no llega al nivel de sus demás apartados. La obra de Supergiant Games destaca en su apartado artístico - estético y en su planteamiento comedido y filosófico de la narrativa. Por contra, su apartado jugable es el esperado de títulos de segunda clase en la escala de la corriente independiente (por llamar a este estilo de juegos de alguna forma) y no el de un juego con aspiraciones de obra maestra.

El planteamiento jugable presentado en Transistor está a medio camino entre un hack’n slash pausado y un juego por turnos muy limitado al más puro estilo Final Fantasy Tactics. Con esta extraña mescolanza, se consigue un sistema ciertamente innovador en algunos aspectos pero… aprendiz de mucho, maestro de nada. Transistor nos intenta convencer de manera poco acertada de que tenemos una amplia gama de posibilidades a la hora de poder enfrentar las diferentes batallas con sus dos sistemas de juego. Al final, nos acabaremos dando cuenta de que con un par de movimientos repetidos en el modo por turnos y un movimiento en el modo en tiempo real será suficiente para superar todos los desafíos.

En definitiva, nos encontramos con una secuela espiritual de Bastion a la altura de las circunstancias, mejorando escasos apartados de lo que pudimos ver con la primera obra de Supergiant Games. De todas formas, cuando se hacen dos títulos tan parejos y el primero, cuanto menos, es una obra maravillosa, el segundo no puede estar lejos de esta calificación.

 

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Aula de videojuegos

Sobre el blog

El Aula de Videojuegos es un proyecto académico surgido en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla. Su objetivo principal es fomentar un espacio multidisciplinar erigido sobre las diversas perspectivas teórico-prácticas concitadas en los últimos años alrededor del videojuego. Nuestros intereses combinan la praxis y el desarrollo de juegos con la reflexión crítica y el análisis de uno de los modos de expresión más apasionante de todos los tiempos.

Sobre los autores

Luis NavarreteLuis Navarrete. Profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla. El Aula de Videojuegos es un proyecto surgido en el marco de su asignatura Guión de Videojuegos, impartida en el Máster Universitario en Guión, Narrativa y Creatividad Audiovisual.@AdVNavarrete.

David AcostaDavid Acosta. Investigador en el área de Innovaciones Tecnológicas Audiovisuales en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla, CEO de la agencia de comunicación Innn, y un apasionado jugador y reflexionador en torno al mundo del videojuego.

J.J. VargasJ.J. Vargas. Profesor de la Universidad de Sevilla y crítico de videojuegos en prensa generalista. Actualmente estudia el videojuego desde una perspectiva antropológica y psicoanalítica, lo que explica que le ponga tan nervioso hablar con gamers como con detractores del medio.

Carlos RamírezCarlos Ramírez. Licenciado en Periodismo y Máster en Guion, Narrativa y Creatividad Audiovisual. Trabajo como guionista en la desarrolladora Revolution System Games. He escrito en Mundogamers, Marca Player, Giant Magazine y Pocket Invaders. @carlosRmrz.

Carlos G. GurpeguiCarlos G. Gurpegui. Alumno de Comunicación Audiovisual en la Universidad de Sevilla. Alumno encargado de Miscelánea en la revista académica LifePlay. Jugador desde hace años e interesado por las relaciones del videojuego con otros ámbitos como los juegos de rol y la literatura. @Gur_pegui.

Rafael Cruz DuránRafael Cruz Durán. Estudiante de Comunicación Audiovisual en la Universidad de Sevilla. Dedicado al videojuego en su faceta periodística en todo tipos de ventanas posibles. ¿Un juego? Shadow of the Colossus. ¿Un maestro? Tetsuya Mizuguchi. @RafaelCruzDuran.

Archivo

junio 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal