Autopsia

Autopsia

El blog “Autopsia” es una mirada. Sólo una mirada y las palabras que deja como rastro para volver.
No creo en la inocencia de la casualidad. Hoy es más fácil crear una nueva realidad a la que mirar que enfrentarse a la existente, por eso tenemos que “ver por los propios ojos”, aportar nuestra mirada y compartirla.

Tacones cercanos

Por: | 01 de febrero de 2013

TACONESLos posmachistas no necesitan mucho para poner el grito en el cielo, cualquier oportunidad es buena para defender la desigualdad y los privilegios de quienes duermen en la litera de arriba de nuestra cultura. Ahora han sido unas declaraciones de la coordinadora del Instituto de la Mujer de Huelva, Rosario Ballester, en las que relacionaba el uso de tacones por las mujeres con el maltrato.

Curiosamente, las voces que han clamado y que han aprovechado la ocasión para intentar presentar la igualdad y el feminismo como el producto de una mentes totalitarias que quieren uniformar la imagen de las mujeres y de los hombres, paradójicamente tomando como referencia la de los hombres, nada de faldas más abajo de Escocia, ni de pintalabios ni Rimmel en los hombres, que pueden dar reacción con la testosterona y para qué queremos más, son las mismas voces que callan y han callado históricamente para dejar que las cosas sigan su camino y que las mujeres sufran la discriminación en la sociedad y la violencia en casa.

La lucha de las mujeres ha sido por los Derechos Humanos. En todas las revoluciones y en todos los grandes logros de la humanidad en temas de derechos las mujeres han estado presentes y han sido protagonistas, desde las conocidas referencias a la Revolución Francesa, hasta las más cercanas a nuestros días, como han sido la lucha contra el racismo, la reivindicación por el respeto a la homosexualidad, la revolución de la Primavera Árabe… pero curiosamente, al final, una vez conseguidos esos grandes logros y derechos, la misma sociedad que las ha utilizado para alcanzarlos, luego se olvida de ellas y las encierra en el cuarto oscuro del hogar o de sus cuerpos cubiertos con la ropa y los prejuicios que la cultura ha diseñado en exclusiva para ellas. 

La situación se resume en dos grandes circunstancias:

  1. Las mujeres están en una posición de desigualdad respecto a los hombres y, en consecuencia, carecen de las mismas oportunidades para conseguir lo que ellos logran, o lo que es lo mismo, necesitan más esfuerzo y renunciar a más cosas para poder optar a esas oportunidades. 
  2. Por otra parte, aún estando en esa posición de inferioridad y sin las mimas posibilidades que los hombres, cuando deciden actuar en un determinado sentido y dirección carecen de la libertad para hacerlo, unas veces por los obstáculos que pone la cultura, y otras porque tienen que enfrentarse a toda una serie de críticas, ataques, rechazos… que hacen que muchas mujeres prefieran no iniciar ese camino. 

Y los tacones no andan muy lejos, es cierto que hoy las mujeres llevan tacones como parte de su libre elección, lo mismo que ocurre con la ropa, y si en esta hay una falda más corta o un escote más bajo, son ellas las que deciden. Pero no debemos olvidar que quien las va a juzgar por ello es una sociedad que mira a través de los ojos de los hombres para ver si la imagen encaja en lo que se espera de una mujer en según que circunstancias, y si no lo hace será cuestionada por ello… Recordemos sin ir más lejos, las críticas recibidas por la Ministra de Defensa, Carme Chacón, por el traje que vistió el día de la Pascua Militar.

Y llevar tacones hoy es una consecuencia de la libertad de las mujeres, pero no lo ha sido históricamente. Durante muchos siglos el canon de belleza pasaba porque las mujeres calzaran zapatos con tacones, y que su altura se elevara por encima de su grandeza, siempre empequeñecida por los “grandes hombres” que las acompañaban. Por eso no debe extrañarnos que haya quien critique el significado de determinadas costumbres hoy perfectamente integradas y aceptadas, como lo ha hecho Rosario Ballester, y tampoco debe sorprendernos que mientras las mujeres muestran tacones y plataformas sin problema, los hombres intenten compensar su bajeza de miras con calzas ocultas dentro de zapatos con truco para aparentar aquello que no son, como lo hacía el mismo Sarkozy.

Es el juego de las apariencias, a las mujeres se les critica por su falsedad al presentarse, vestirse, maquillarse y arreglarse como lo que no son, aun mostrando con claridad que no engañan a nadie con todos esos complementos y pinturas, mientras que a los hombres se les presupone sinceros y honestos, aunque escondan sus trucos bajo apariencias a la moda o en una personalidad afable que luego se desnuda en el hogar para mostrar sin tapujos la violencia.

Pero ya se sabe, las malas y mentirosas son ellas, si no que se lo digan al pobre Adán, que lo echaron del Paraíso por culpa de la perversidad de Eva, aunque sus descendientes se lo montan como Dios fuera del Edén.

Hay 16 Comentarios

Lydia Cacho, una periodista "con 2 tacones"... Ojalá pueda tener una larga vida. Mujeres así son las que se precisan ahora; hombres también.

http://vimeo.com/58476218

http://nuestraaparenterendicion.com/index.php?option=com_k2&view=item&id=1609:lydia-cacho-no-quiero-perder-al-cabeza&Itemid=152

http://www.fundacionlydiacacho.org/

Desde aquí, desde este espacio, doy la enhorabuena al periodico el MUNDO que el día de hoy, dedica un titular al asesinato ayer por su expareja. Triste y lamentablemente otros periódicos no se han echo eco de esta noticia. El titular es el siguiente: "UN POLICIA MATA A SU EX PAREJA TRAS LEVANTARSE SU ORDEN DE ALEJAMIENTO". Impecable, y riguroso el abordaje del periodista Rafael J. Alvarez. Un buen ejemplo de cómo se deben abordar este tipo de noticias.

Me parece increíble que en la actualidad existan ciertos penalistas que como un tal Daniel Varona Gómez, “¿Somos los españoles punitivos?: Actitudes punitivas y reforma penal en España”. Barcelona (2009). pp. 4 y ss. dicen cosas como estas en relacion a las reformas operadas por la LO 1/2004, en el actual Codigo Penal español:

“(l)as causas de esta lamentable situación pueden entenderse fácilmente a poco que se perciba que el
impulso real de la política criminal tiene que ver fundamentalmente con el establishment políticomediático, en el seno del cual se producen y alimentan políticas de gestos que atienden
meramente a la dimensión simbólica del Derecho penal, con objetivos a muy corto plazo. A modo de actores secundarios, ejercen un rol cada vez más destacado grupos sociales, como ciertas agrupaciones de víctimas o asociaciones feministas, entre otras, que impulsan dinámicas generadoras de una mayor intervención punitiva”...

Obviamente, este tipo de opiniones evidencian, en primer lugar, la falta de sensibilidad y empatia de su autor respecto a las victimas en general, directas y/o indirectas y, en segundo lugar la falta de interes y de formacion de su autor en materia de Violencia de Genero.

me parece que arrimar el ascua del tacon al maltrato ... cuanto le pagan por el articulo? si ha cobrado algo, haga el favor de devolverlo.
las que son maltratadas y realmente necesitan ayuda no merecen comentarios absurdos.
haga el favor. si es forense, dediquese a lo suyo.

Interesante artículo. A mi siempre me ha parecido que los tacones son el "velo" o el "burka" de las mujeres occidentales (dependiendo de que sean o no de aguja); una forma más de limitar la libertad de movimientos de las mujeres. Nada hay más incómodo que caminar con tacones; aunque algunas se empeñen en decir que "no hay nada más cómodo"... Es más que evidente que es muy incómodo y, en muchas ocasiones, hasta peligroso el uso de tacones; respecto a la supuesta libertad sobre su uso disiento sobre este particular, pues hoy en día en muchos gremios las mujeres se ven obligadas a llevar una determinada indumentaria que, tristemente, incluye los tacones, los vestidos y las faldas (vestuario femenino) como obligatorio: juezas, fiscales, políticas, etc. y lo que es más triste, muchas funcionarias que usan su libertad de usar zapatos y vestimenta más cómodos son cuestionadas por sus propios compañeros/as por no usar la correspondiente indumentaria femenina. ¿Libertad... de veras?

Por último, añado un link sobre la visión actual de una Universidad Pública que, realmente, no sé qué es lo que pretende plantear al final: ¿Está la UNED a favor de la actual legislación sobre V.G. o no? No me queda claro; en mi opinión se sigue sin comprender este problema. Lo más triste es que "usan" a una mujer de portavoz. ¿Cómo esperan acabar con un problema real que existe hoy y se cobra aún tantas vidas? ¿Con la despenalización tal vez?

NO lo entiendo.

No estaría de más que usted fuera a darles un curso D. Miguel.

Un Abrazo
http://teleuned.uned.es/teleuned2001/ConfVer.asp?IDApdo=5966&Fecha=16/04/2012^9:00:00

Muchas mujeres consiguen elevarse a una situación de poder mediante la seducción de un hombre. Es una situación cómoda en la que se mantienen en un segundo plano mientras pueden ejercer una potente influencia. Se da en todas las capas sociales y se considera respetable socialmente. De hecho es algo que les aumenta el prestigio social y a veces el profesional. Cuando un hombre usa como argumento su virilidad para actividades públicas y/o profesionales ¿qué valoración tiene?. ¿Un hombre puede resaltar de manera erótica su aspecto para ir al trabajo?, ¿puede abandonar el traje y la corbata y ponerse unas mallas que le "marquen"? ¿le permitirían ir a la oficina pintado como una mona? ¿ por qué no, en todo caso, si es algo que pudiera elegir libremente?
La erotización del aspecto personal para las relaciones formales de trabajo es lícita, pero siempre y cuando sea razonable en los dos sexos. Si de momento solo es aceptable, aunque se elija "libremente", en las mujeres es porque aún parece imposible disociar el concepto "mujer" del concepto "objeto-sexual". Llevar tacones es una barbaridad ortopédica y un signo de sometimiento convertido en belleza para justificarlo, como lo era vendarse los pies en oriente para ser bellas a los ojos de los hombres.
Dicho esto, me solidarizo con los hombres a los que les gustan lo tacones y no les criticaré cuando se los pongan.

Me parece una penoso que la prensa politizada como El País se empeñe en defender lo indefendible.

Le envío un enlace que tal vez le sea de utilidad

El día que Rajoy vaya al desfile militar con falda y nadie diga nada, hablamos de Carme Chacón. El día que Rubalcaba salga con laca en las uñas y los labios pintados de rojo chillón, le invito a unas cañas. El día que Zarkozy se ponga tacones, ocultos o no, y nadie se cachondee, le invito a una cena.

Otra perla que soltó la buena de doña Ballester es que la novela 50 sombras de grey es sintomático de maltrato a la mujer. Me parece nuevamente una majadería, al menos hasta que produzca algún tipo de evidencia medianamente convincente. Aun así, es bastante interesante ese fenómeno: millones de mujeres en los países occidentales excitándose sexualmente con la historia de una mujer sumisa y el macho alfa dominante y rico de toda la vida. Millones de mujeres comprando la segunda y tercera partes de la trilogía para seguir excitándose sexualmente con una historia de un hombre dominante y una mujer sumisa. Escrita por una mujer, y convertida en fenómeno editorial gracias a mujeres recomendándole el libro a otras mujeres. Verdaderamente fascinante. Me pregunto qué opina usted al respecto.

Es bastante paradójico que una persona con formación científica y jurídica se quede tan ancho al decir dice que a las mujeres se las presupone malas y mentirosas y a los hombres sinceros y honestos. La EVIDENCIA VERIFICABLE es que el sistema jurídico y policial vigente le asigna a la palabra de la mujer mayor valor que a la del hombre. Una denuncia de una mujer a un hombre se presupone veraz y, como tal, envía al hombre al calabozo AUNQUE NO HAYA NINGUN INDICIO AL RESPECTO. Su palabra basta. Repito, de acuerdo con la normativa vigente. En el caso opuesto, la palabra de un hombre ha de ir acompañada de indicios; sin ellos, la mujer no irá al calabozo (como es, por otro lado, lo normal en cualquier estado de derecho). La EVIDENCIA VERIFICABLE sugiere que es a las mujeres a las que se les presupone honestidad y sinceridad, a la vez que la maldad se le supone a los hombres. De nuevo, vive usted en el pasado. Un saludo.

Da usted, aun sin quererlo, un bellísimo ejemplo de lo que es vivir en el pasado. Llevar tacones hoy es una consecuencia de la libertad de las mujeres, dice. Y dice también que no lo ha sido históricamente. Podemos coger el presente, o podemos coger el pasado. ¿Con cuál se queda usted? Con el pasado, naturalmente. Pues el presente es el que es: a día de hoy las mujeres se ponen tacones cuando les da la gana, y no se los ponen cuando no les da. Relacionar los “taconazos” con la violencia machista se encuentra en algún punto intermedio entre la declaración desafortunada y la majadería delirante.

BRAVO SOS DE LO MEJORCITO QUE HAY EN LE PAÍSANUS
ENHORABUENA POR EL BLOG…
STOP HOMFOBIAS Y SEXISMOS DE ESTADO

Parece mentira los tiempos que corren pero en muchas de las cosas que están presentes dia a dia la mujer suele estar un peldaño por debajo que el hombre, pero tambien es cierto que algunas de ellas confunden lo que es igualdad con lo que no.

Una vez dominada la península y nuestras colonias en Sudamérica, España declara la guerra a Canada para proteger a nuestros aliados ingleses.
En clave interna, el partido comunista lucha por no perder su posición hegemónica.
Tu país necesita tu ayuda en un nuevo juego de estrategia militar, economía y política online. Registrate gratis en [ http://cut07.tk/b36 ] desde tu navegador.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Miguel Lorente

Miguel Lorente Acosta . Aunque parezca extraño, soy Médico Forense, también Profesor de Medicina Legal de la Universidad de Granada, Especialista en Medicina Legal y Forense, y Máster en Bioética y Derecho Médico.
He trabajado en el análisis del ADN en identificación humana, el análisis forense de la Sábana Santa, y en el estudio de la violencia, de manera muy especial de la violencia de género, circunstancia que llevó a que me nombraran Delegado del Gobierno para la Violencia de Género en el Ministerio de Igualdad.

-->

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal