Autopsia

Autopsia

El blog “Autopsia” es una mirada. Sólo una mirada y las palabras que deja como rastro para volver.
No creo en la inocencia de la casualidad. Hoy es más fácil crear una nueva realidad a la que mirar que enfrentarse a la existente, por eso tenemos que “ver por los propios ojos”, aportar nuestra mirada y compartirla.

Marca España

Por: | 05 de abril de 2013

MARCA ESPAÑAMe llama la atención la idea de “Marca España” que tanto se oye últimamente, y que tanto se utiliza ante cualquier acontecimiento para justificar todo lo que se hace y lo que no se hace, la última para cuestionar la imputación de la Infanta Cristina en el caso Noos. “Marca España”, una nueva versión del viejo “Spain is different” con la idea de atraer a gente de fuera con el reclamo de lo que no somos, y para sacar al exterior algo procedente de España, pero que no es España.

España es diferente, cierto; y España es una marca, eso también es verdad. Y la diferencia de España está precisamente en su marca, en esa muesca que un día dejamos en la culata del tiempo justo antes de que terminara de pasar, y que como si fuera el gancho de un bucle nos hace desfilar por el mismo lugar una y otra vez, casi a la misma hora y por el lado de los siempre, que esperan pacientes para poner la zancadilla y hacernos caer.

España está marcada por ese pasado no borrado, por esa historia hecha presente que recuerda a todo el mundo y a toda voz quién tiene la razón y quién debe someterse a sus dictados. España está marcada por el silencio de aquellos que tuvieron que alimentarse con sus palabras no pronunciadas, y por la ausencia de quienes tuvieron que cavar con sus propias manos la tierra donde desaparecieron. Las mismas manos que poco a poco labraron el curso de los días para sembrar la semilla de la libertad, y luego recoger la cosecha de una democracia que muchos quisieron presentar como maná caído del cielo, como si hubiera surgido de la nada. 

España está marcada por el sin perdón de la memoria y la culpa del olvido para que nadie sepa de dónde vienen estos lodos, ni a donde nos llevan corriente arriba en el tiempo. 

España es transición sin transitar, el lugar perfecto para esconder el odio entre los dientes apretados de aquellos que no querían cambios ni dejar de llevarse el bocado, la tajada y el tajo. 

¿La marca España?

Sólo es hacer pasar una cosa por otra.  La verdadera España, ésta que ahora quieren arrinconar sin recursos ni oportunidades, no es una marca. La verdadera España es la historia de su gente, de toda su gente, no sólo de quienes contaron el cuento de la historia terminada. Es el relato de las personas que ahora se vuelven a marchar, de las que echan porque si no serían devoradas por esos dientes manchados por el sarro del odio que un día tragan y otro vomitan, como rumiantes insaciables.

Esa España prepotente y de gafas de sol en despachos a media luz ha echado ya  a muchos jóvenes, a gente que quiero, ha borrado sus caras de nuestra mirada y colocado pantallas táctiles entre nosotros. Y a la gente que queda la quiere con una sonrisa limosnera, a ver si así alguien siente lástima y les da algo y pueden llegar a un mañana del que también han sido desahuciados. 

Pero la ausencia no es soledad, y cada partida es un motivo más para luchar por borrar esa marca, una nueva razón para abrirle las puertas a quienes salieron de su tierra, una ilusión renovada para que España sea España y toda su gente, ya sin marcar.

El futuro está marcado en el reencuentro, de eso no hay duda, y ello requiere compartir. Pero todavía hay muchos aferrados a esa marca España que no quiere renunciar a sus privilegios y a su poder. Gente que prefieren arrastrar a la España marcada antes que desmarcarse de ella, por eso no es fácil el reto, y por ello no hemos de desfallecer, tampoco caer en sus trampas.

AC

Hay 10 Comentarios

La marca España está muy bien gracias a los emprendedores que dinamizan un mercado con nuevas ideas, productos e investigaciones; está muy mal por la intervención de los que se han burlado de nosotros, día a día, durante décadas. Algunos no serán pillados nunca y emerge sólo una parte de lo ocurrido:

http://escrisis.blogspot.com.es/2013/04/cristina-imputa-al-glamour-su.html

Tiempos difíciles que nos van a dejar marcados.

Una marca es el nombre de un producto que se vende. En esta vorágine de privatizaciones ¿no es obvio que lo que se quiere vender es el país? Y con nosotros dentro.

La Marca España es un invento de los que lan degradado y recluido. Los de siempre, los que quieren que sólo unos pocos sean los elegidos y el resto, como bien dices, a sonreir mansamente y agradecer unas migas de pan duro.
Saludos

Al igual que una máquina o un coche, la marca España tiene muchos componentes.
Muchas piezas, que juntas trasladan a la gente fuera de nuestras fronteras la idea de nuestro país, y también a las gentes de dentro.
Al igual que un coche, la marca España necesita una constante puesta al día, para estar siempre en un perfecto funcionamiento.
Uno de estos componentes y muy importantes son sus gentes.
La gente común y corriente, las amas de casa, los padres de familia, los niños, los ancianos, éstos ciudadanos anónimos son los principales valedores de la marca España.
Que hay que cuidar y dar lustre, porque son su vida presente y su futuro.
Otros elementos importantes también a cuidar es la carrocería, que se podría decir son las instituciones que contienen y acomodan la ciudadanía con su buen funcionamiento, racional y ordenado desde la equidad y la eficiencia.
La marca España también tiene el motor.
La iniciativa empresarial, la buena gestión económica, desde el control legal del estado, la supervisión de nuestros dineros para evitar la mala gestión.
El ordenamiento que permite el fluido vital del capital en el sentido correcto, evitando hemorragias inútiles.
Y por último, la marca España también tiene los elementos de guiado y seguridad, como el volante y los frenos.
La responsabilidad de ir en una dirección que nos lleve a las mejores opciones posibles, y no a ninguna parte.
El guiado correcto, evitando los barrancos y los choques indeseados, así como un control de la velocidad para poder frenar cuando haya curvas.
La marca España también es nuestra historia, lo que hemos sido y lo que somos.
Lo que ven en nosotros nuestros vecinos, y los valores naturales por los que somos admirados y en algunos casos envidiados.
La marca España depende de todos, pero de algunos depende más que de otros.
Según la valía de cada cual.
Lo que si es cierto, es que si el coche se precipita por el barranco, ahí vamos todos de eso que no quepa ninguna duda.

La marca España= chorizos, corrupción, dinvergüenzas, etc... ¿Cómo pretendemos que nadie invierta en nuestras empresas cuando nadie puede confiar en nosotros?

http://cocinarconciencia.blogspot.com.es/2013/04/ensalada-de-aguacate-y-mango-con.html

Tu país necesita tu ayuda en un nuevo juego de estrategia militar, economía y política online. Registrate en gratis en [ http://bit.ly/War1234 ] desde tu navegador.

La marca España, ¡vaya horterada!, si los embajadores que no nos representan en el exterior son los primeros que nos deslegitiman…

Los que hemos exportado (o intentado, al menos) durante más de una veintena de años, viajando por todo el mundo, alternando con representantes, clientes y proveedores, conviviendo con ellos y sus familias, comiendo su pan y bebiendo su vino, sabemos el valor real que tiene la pretendida "marca España": CERO. Corrijo: NEGATIVO. Afortunadamente para nuestra empresa, nuestra marca tenía aspecto de italiana, y el toponímico "Polinyà" (localidad de nuestra sede) es lo suficientemente poco "español" para salvarse de la terrorífica calificación de "producto español", marca que cierra automáticamente las puertas de cualquier mercado técnicamente avanzado a cualquier producto español. ¿Cuántas veces habré oído a un cliente fiel pronunciar la frase "su producto es de muy buena calidad: no parece español"? Sí, sí, que sigan con su "marca España" para sus chanchullos y sus pufos, que nosotros preferimos la marca "Made in EU".

http://www.newshub.es tiene 1.333.166 noticias en 42 categorias. tu que buscas ?

Afortunadamente, muchas marcas se van con el tiempo y la distancia también ayuda. A mí, la marca de España cada día se me nota menos, creo. O espero.

Excelente artículo (aunque lo de la negrita podría evitarse). Me quedo con lo de "el sin perdón de la memoria y la culpa del olvido". Tantos años presumiendo de transición por el mundo, y al final resulta que, como en la historia de Alicia, parece que no hicimos sino correr para quedarnos en el mismo sitio.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Miguel Lorente

Miguel Lorente Acosta . Aunque parezca extraño, soy Médico Forense, también Profesor de Medicina Legal de la Universidad de Granada, Especialista en Medicina Legal y Forense, y Máster en Bioética y Derecho Médico.
He trabajado en el análisis del ADN en identificación humana, el análisis forense de la Sábana Santa, y en el estudio de la violencia, de manera muy especial de la violencia de género, circunstancia que llevó a que me nombraran Delegado del Gobierno para la Violencia de Género en el Ministerio de Igualdad.

-->

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal