Ayuda al Estudiante

Ayuda al Estudiante

El ecosistema educativo tiene un triángulo esencial: estudiantes, padres y profesores. Lo demás es contexto. Si este se sitúa en el centro de gravedad, algo va mal. Los análisis sobre educación tienen un peligro casi invisible: la paralización fascinada por lo mal que estamos. Descalificar sin analizar es injusto y analizar sin proponer alternativas, estéril. Así que el propósito de este blog es claro: ayudar a estudiantes, padres y profesores a encontrar alternativas de mejora.

El producto pedagógico

Por: | 30 de enero de 2014

Alumnos en el laboratorio
AUTOR INVITADO: JUAN FRANCISCO MARTÍN DEL CASTILLO, doctor en Historia y profesor de Filosofía del Instituto Arguineguín, de Las Palmas de Gran Canaria.

 

La educación en España es un tema recurrente, que despierta enconados debates entre los distintos sectores de la opinión pública, habida cuenta los malos resultados arrojados por las pruebas, tanto nacionales como extranjeras, a las que ha sido sometido el sistema en los últimos años. En estas circunstancias, los responsables de la gestión del modelo educativo, tanto del gobierno central como de las autonomías, miran en dirección a la ciencia pedagógica en busca de soluciones o, por lo menos, de iniciativas de éxito que hagan menos visible el descalabro. Una de estas estrategias, que por ahora sólo ha sido acometida en soledad por la comunidad canaria, es la denominada evaluación por rúbricas competenciales. En realidad, es mucho más que lo alambicado de su nombre; es una completa redefinición de la enseñanza y el aprendizaje, así como una decidida apuesta por reubicar la figura del docente en ese peculiar entramado.

Los maestros y profesores, quizás por aquello de la obediencia debida, quizás por la candidez de su noble labor, quizás por no darse de bruces con lo institucional, rara vez someten a reflexión los dictados provenientes de los cuerpos teóricos de la Nueva Pedagogía. Y sucede así, casi sin caer en la cuenta, que son testigos y víctimas de teorías que comprometen seriamente, no sólo su trabajo diario, sino la esencia patrimonial de su necesaria tarea. El modelo competencial es uno de esos planteamientos de rabioso vanguardismo, al que nadie rechista, pero que, en su fondo y en su desarrollo aparente, rompe con una línea de tradición, hasta ahora incontestable, que situaba a la educación dentro de los márgenes del humanismo, el sentido común y la libertad del ejercicio profesional. 

Este modelo transforma la actividad docente en un proceso mecanizado, en un juego vacuo de correspondencias entre criterios, objetivos y las llamadas “situaciones de aprendizaje”. Como si fuera un manual de autoayuda, de esos que acompañan a los dispositivos electrónicos o a los muebles que ha de ensamblarse uno en casa, la rúbrica competencial, el paso adelante en el organigrama de las competencias básicas, distribuye y relaciona elementos de la evaluación con tal alegría y desparpajo que termina por olvidarse el componente esencial de la educación, las personas.

Tanto es así que el nuevo formato eclosiona en los productos pedagógicos. La participación del alumno en clase, una simple redacción, un comentario, los deberes hechos, incluso el denostado examen, todos y cada uno de ellos, a partir de ahora, serán denominados productos. Evidentemente, la capacidad de producción está en directa relación con el proceso evaluativo, es decir, cuantas más cosas haga el discente, más aplicado resulta y más cerca está del éxito académico. Lo que se persigue es hacer y no tanto saber. Es fácil colegir que la educación, así razonada, es una suma de pequeñas partes, un puzzle en el que las piezas en sí importan mucho más que el conjunto. Utilizando una imagen familiar, no importa que los árboles no dejen ver el bosque, ya que el objetivo es, justamente, la sucesión de árboles. Esta serie de metáforas, por las que pido humildemente disculpas, sólo tiene un destino: descubrir la iniquidad de semejante modelo.

Charla en un instituto
La cuestión que bulle tras estos ejemplos, la gran pregunta que tal vez alguno ya se haya hecho en la intimidad, y que convierte la enseñanza en una forja de inteligencias, es esta: ¿dónde está el conocimiento? ¿Qué ha pasado con la transmisión de saberes? Tristemente, han desaparecido. El conocimiento es caduco, discriminador y segregador de los individuos, y los saberes, qué decir, anquilosados, desfasados e inútiles en el desarrollo de los currículos. Interesa más que los alumnos manejen términos cotidianos que las leyes a las que obedecen estos. Me explico: lo que debe conseguir el profesor de Física y Química, y es únicamente una muestra, es que sus tutelados estén familiarizados con los fenómenos de la naturaleza, que sepan ordenarlos, describirlos y hasta detallarlos en una prueba objetiva si así se les solicita, pero que resuelvan un problema de cinemática, eso ni de lejos, porque tal cosa sería conocimiento, y lo que se busca, como quedó dicho, son productos. Por lo tanto, malos tiempos para el conocimiento y gratísimos para la ignorancia.

Y el docente, el otro protagonista de la educación, ¿qué ocurre con él? Tampoco es difícil imaginar qué ha de ocurrir con su figura. Abocada a la desaparición, como los conocimientos que ha transmitido desde hace siglos, arrastra penosamente por el espacio educativo la escuálida sombra de lo que fue. El profesor o, por mejor decir, el maestro menguante, ha mudado su noble profesión en la de un “recolector de productos”, un vulgar registrador intelectual, que hace de la nostalgia un consuelo. En el olvido se deposita la espaciosa labor del profesor en busca de la maduración del individuo, en la inspiración de una vocación o en el reconfortante descubrimiento de los talentos. Sólo se requiere de él una libreta en donde apuntar los registros de la mercancía pedagógica. Nada más.

Este es el panorama que la Nueva Pedagogía alienta en los claustros de la comunidad docente canaria. Un adoctrinamiento en toda regla que, además de suponer un seguro obstáculo a la libertad de cátedra, acaba con el sentido común. Sólo es cuestión de tiempo que el “producto pedagógico” desembarque en la península ibérica y, por este motivo, lanzo a los cuatro vientos esta pregunta que, en su fondo, es una advertencia: ¿quién parará los pies a este delirante discurso tecnocrático de la Nueva Pedagogía?

Me gustaría concluir con unas sabias palabras del maestro de historiadores Carlo M. Cipolla, incluidas en el brillante y divertido Allegro ma non troppo, sobre la arrogancia del estúpido burócrata: “Con la sonrisa en los labios, como si hiciese la cosa más natural del mundo, el estúpido aparecerá de improviso para echar a perder tus planes, destruir tu paz, complicarte la vida y el trabajo, hacerte perder dinero, tiempo, buen humor, apetito, productividad, y todo esto sin malicia, sin remordimientos y sin razón. Estúpidamente”.

 

 

Nota sobre el autor

 

Juan Francisco Martín Castillo (1964) es licenciado en Filosofía, doctor en Historia y profesor de Filosofía en Secundaria. Es autor de más de ochenta publicaciones, entre libros y artículos en revistas especializadas. Sus intereses prioritarios en la investigación son la historia del pensamiento canario y la historia científica y tecnológica.

Ha publicado en este blog el artículo La burbuja educativa: origen y necesidad de una reforma, y Por la superación de la ignorancia (a modo de posdata), una réplica a algunos comentarios suscitados por el artículo anterior. También publicó Al enseñar, proyectaba en sus alumnos lo mejor de sí mismo, un homenaje a su profesor Antonio de Béthencourt Massieu, dentro de la serie El mejor profesor de mi vida, en la que participaron los lectores.

 

 

Hay 3 Comentarios

Leía hace poco a la gran Tíscar Lara
¿Dónde y qué se enseña? Vs ¿Dónde y cómo se aprende?...


Pues bien estas dos preguntas me han hecho entender la diferencia entre el conocimiento y el aprendizaje.
Nuestro sistema educativo promueve el conocimiento y no el aprendizaje, de ahí el "gap" no sólo cualitativo en los resultados (Pisa), sino también cualitativo (competencias requeridas en el mundo real).

Totalmente de acuerdo con este post os dejo mis reflexiones hace unos días en Málaga.
http://blogdeconomiacharro.blogspot.com.es/2014/02/aades-son-ellosgente-como-tu-y-como-yo.html?m=1

Saludos ;)

Admito que leer "producto pedagógico" en la misma entrada me ha hecho torcer el gesto y los parrafos posteriores no me han ayudado a recuperarlo. De hecho he vuelto a la carga sobre una asociación similar de terminos que periodicamente me "machaca" desde que lo escuché (y realmente pensaba que no fue hace tanto): "Capital humano". Actualmente no está tan en boga, salvo por aquellos a quienes llega un "último coletazo". Para saber un poco más http://www.dw.de/capital-humano-la-aberraci%C3%B3n-ling%C3%BC%C3%ADstica-del-2004/a-1462353.
Asociar Producto a Pedagogía, es algo similar. Por no decir cliente en vez de alumno, como se hace recurrrentemente en los tan solicitados "programas de calidad" destinados a la obtención de un certificado por parte de los centros educativos. ¿Somos los profesores unos padefos?.


Lo que suele entenderse por educación consiste en la transmisión de teorías, modelos y paradigmas junto con los hechos y situaciones que los confirman, pero silenciando a menudo aquellos hechos y situaciones que no explican. Se fundamenta en la propagación de una concepción completa y cerrada del mundo, en la que no cabe nada nuevo.
El sistema educativo en su afán de transmitir una cierta visión del mundo, siempre la misma pero con distinto nivel de dificultad, recurre a las simplificaciones y las recetas, a la dosificación de pastillas de sabiduría que hay que asimilar, en dosis sucesivas y medidas. Y con ello eliminamos o adormecemos cualquier vestigio de singularidad que los estudiantes pudieran traer consigo.
http://www.otraspoliticas.com/educacion/saber-y-desconocer

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Carlos Arroyo

ha navegado profesionalmente entre las cuatro paredes de un aula, la redacción de EL PAÍS y la dirección del Instituto Universitario de Posgrado. Esa travesía le ha convencido de que educar bien a los hijos es saldar buena parte de la deuda con la vida. Es autor de Libro de Estilo Universitario y diversos libros de ayuda al estudiante.

Web: www.ayudaalestudiante.com
Correo: arroyocarlos@ayudaalestudiante.com

Libros

Soy estudiante y necesito ayuda

Soy estudiante y necesito ayuda

El éxito en los estudios no es solo cuestión de inteligencia, sino que está al alcance de la mano con apertura personal al cambio, hábitos adecuados, una mejora organizativa, una adecuada actitud en el aula, un buen método de trabajo intelectual y una elevada dosis de motivación. Más información.

100 cosas que debes hacer para mejorar como estudiante

100 cosas que debes hacer para mejorar como estudiante

Una guía rápida con consejos concretos, claros y ordenados sobre cómo aprovechar lo que te empuja y evitar lo qué te frena para alcanzar el éxito académico. Perfeccionarás tus técnicas, aprenderás a manejar actitudes y motivación para aprovechar las clases, y mejorarás tus habilidades de organización y planificación. Más información.

Archivo

junio 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal