El Palomero

Joder Andrés, esto no se hace

Por: EL PAÍS

18 oct 2009

Joder negro, estas cosas no se hacen a los amigos. Uno no se va de repente, sin avisar, un viernes por la noche cualquiera, dejándonos hechos polvo. Pero tampoco me debería extrañar. Lo tuyo nunca fue seguir un guión. Ni mucho menos ser políticamente correcto. Y es que, perdona que te lo diga ahora, pero siempre has sido un bicho raro. “Iturriaga, escucha, que es que yo con 10 años, iba en el autobús en Madrid, ¡y era el único negro!”, solías contarme año tras año en nuestras interminables comidas y cenas de gira por esos mundos de dios. Quizás te debió marcar esto, o quizás no, pero el caso es que nunca has sido un personaje “clasificable”. Por muchas razones. Desde las profesionales hasta las personales. Desde tu estilo de retransmitir los partidos hasta esas pajaritas que me llevabas y de las que te sentías tan orgulloso. ¡Y luego no querías que te reconociesen!.
Tío, Andrew, ¿ahora qué hacemos sin tí? La gente quiere saber cómo eras detrás de las cámaras, si era verdad que la vida puede ser maravillosa, de dónde sacabas los apodos, si estabas deprimido por lo de la Sexta y muchas cosas más. Porque no veas la que se ha montado. Algún homenaje y más de una declaración de esas que empiezan con “yo fuí muy amigo” te habrían molestado sobremanera, pues la hipocresía nunca la toleraste bien, pero me refiero sobre todo a Internet. Han hecho un montón de vídeos en tu memoria, algunos de ellos sentidos de verdad.Te hubiese encantado. O igual tampoco. Porque nunca supe muy bien cómo llevabas esto de la fama. Por un lado despotricabas de casi todo lo relacionado con ella. De los pelmazos que cuando pasabas te gritaban ¡tiki-taka!, o los que podían estar todo el partido gritando ¡Andrés, Andrés!, a pesar de verte con los auriculares puestos y hablando sin parar. De tenerte que parar cien veces a firmar autógrafos y sacarte fotos. Pero por otro lado, todos los que andábamos alrededor tuyo estábamos seguros de que en el fondo, te gustaba cantidad.
Y eso te pasaba con muchas cosas. Eras como algunos entrenadores, que dicen no leer la prensa pero saben todo lo que escribe. Las audiencias te daban igual pero te las sabías de memoria. Te daba supuestamente lo mismo hacer fútbol, baloncesto o petanca, como una vez dijiste en una rueda de prensa (¡olé tus huevos!) pero éramos capaces de discutir sobre cualquier tema baloncestístico con una pasión inaccesible para alguien que no sienta este deporte. Preconizabas un mensaje optimista con lo de que la vida puede ser maravillosa y a veces te costaba demasiado disfrutarla. Tampoco me extraña, pues la has pasado muy putas. Con tu salud, con tu separación, con no poder tener a tus hijos siempre a tu lado. Cuando te dijeron que no ibas a retransmitir más el fútbol en la Sexta te hiciste el duro. Pero estabas jodido. Muy jodido. Lo estuviste todo el Eurobasket de Polonia. Decías que te daba igual pero te sentiste engañado y maltratado. Aún así, no se te notó en antena. Y fuiste capaz de despedirte con una elegancia sobresaliente cuando el cuerpo te pedía dar un buen portazo.
Sabes que te voy a echar de menos. A tus cosas buenas y también a las que no eran tanto, porque reconoce que a veces eras un auténtico dolor de huevos. Quizás en todas estas dualidades estaba la razón de tu magnetismo. De tu capacidad para atraer la atención, para ser escuchado, para salirte con la tuya casi siempre en los viajes, para hacernos reír una y otra vez con “las cosas de Montes”.
No sé durante cuánto tiempo seguirás siendo noticia. Teniendo en cuenta los tiempos que corren, supongo que no mucho. Pero no te preocupes. Gente como César, Daimiel, Epi, el Lagarto o yo mismo te vamos a llevar con nosotros. Y no seremos los únicos. Tu amigo Mikel, mi hijo, también lo hará. Para él estás asociado para siempre a Tokio, donde conseguiste que nos cambiaran de hotel y nos llevasen al Park Hyatt de la película Lost in Translation. Allí, todos juntos, pasamos una de las mejores semanas de nuestras vidas, a pesar de tus dificultades para hacerte entender y que te trajesen el agua sin gas y con hielo, pero no el hielo en el agua, sino en un vaso aparte. ¡Cómo lloraba el viernes Mikel cuando se enteró!
Y es lo que te decía al principio. Estas cosas no se hacen, joder. Podías haber esperado, no sé, 30 añitos más, hasta el Mundial de baloncesto del 2038, donde nos habríamos retirado a lo grande cantando las excelencias de la selección española de los hijos de Gasol, Navarro, Calderón y compañía. Hubiese estado bien.
Un beso en la calva, compañero. Y sin que sirva de precedente y esta vez sin que me lo tengas que decir, lo reconozco públicamente: ¡Qué suerte he tenido de haberte conocido!












Hay 433 Comentarios

Se te hecha de menos en los partidos nba...Nunca serán lo mismo. Gracias por todo Andrés

Cuanta falta hace hoy mas que nunca gente como Andres, que transmita alegria, critica, ironía y humor a la vez, con la que esta cayendo.....Y como tu, palomero.... Salud y suerte!

Que pena que se haya ido Andrés, que pena que nos deja y os deja a vosotros, los amigos de television y demas medios de comunicación.[8|]

Pero después de esa experiencia, he aprendido más de un estado de calma de la mente.

* La búsqueda de la moda verde, para abrazar la vida verde.

man without money is no man at all

Yo lo soy y no me siento para nada como los suelen describir.

genial el post

Itu comentas: "No sé durante cuánto tiempo seguirás siendo noticia. Teniendo en cuenta los tiempos que corren, supongo que no mucho.". Noticia no se, pero te aseguro que casi un anyo después se le sigue echando de menos. El baloncesto ha perdido mucho. Erais el mejor trío (Epi, Montes y tu) desde los hermanos Marx. Se fue el jazz de la pista, el sabor del baloncesto... os quremos

Todavía lo leo y me emociona...

Falta u n mes y medio para que se cumpla el año de la marcha de Andrés. Itu, tus palabras suenan como tú suenas al escucharte: sinceras, amables (que no gratuitas) y llenas de cariño. Ha pasado casi un año y siguen sonando como ayer. No sé por qué tengo la sensación que el mejor homenaje que se le puede seguir tributando a este señor que nos acompañaba noches eternas de baloncesto americano es y sigue siendo escucharos a ti y a Epi. Pero (que no se nos enfade el del Barça) más escucharte a ti. Teníais una química especial, sobre todo por esas afabilidad y tendencia al chascarrillo inteligente y, a veces, sutil. Bravo por vosotros y felices los de este lado por seguir contando con gente como tú para hacernos compañía de calidad en este medio tan vacío. Un fortísimo abrazo desde Vigo.

La vitalidad, el entusiasmo y la profesionalidad que destilaba en cada retransmisión son un modelo para mí, a pesar de que trabajo en algo totalmente distinto. Ojalá que la otra vida, sea lo que sea, también pueda ser maravillosa...al menos para él.

No sé si ya no es noticia.Pero tanto tiempo después, yo sigo llevando a Andrés Montes dentro. Y cuando tengo un mal día, suelo repetirme... La vida puede ser maravillosa.Ni yo, ni una generación de personas que lo queríamos sin conocerlo, podremos olvidarlo mientras vivamos. Estoy segura :)

Tanto Andrés como tú Itu ponéis en los comentarios y las retransmisiones del basket algo que el resto de comentaristas no llegan a alcanzar, ¿será pasión, será sabiduría, será amor por este deporte? Sea lo que sea, esas retransmisiones quedan en nuestro recuerdo, y recordándolas Andrés siempre estará con nosotros. ¡¡¿O no es cierto que la vida puede ser maravillosa?!!

Montes no dejaba indiferente, o te encantaba o no lo soportabas. Yo al principio fuí de los segundos. Me costó acostumbrarme a sus comentarios en la NBA. Más tarde y con su pareja más estable Daimiel méjoraban los partidos que narraban. Cuando empezó con la selección ya estaba claro qeu era mi comentarista favorito y entonces fue con Itu con el que formó una gran combinación. Su despedida de la sexta me dio mucha pena, fue muy discreta, pero lo sentí. Muchas gracias por los buenos momentos, Andres. d.e.p.

Llego tarde y lo siento, pero he estado de viaje y me acabo de enterar de lo de Montes por un reportaje que le ha dedicado su colega Rovirosa de TV3. Me ha pillado desprevenido. Tengo ganas de llorar. Andrés, no se si eras una persona excepcional, una persona más o un superviviente, pero te aprecio mucho y te mando un abrazo donde estés.

Me ha encantado leerte, me has emocionado. La NBA siempre me recordará a Andrés y esas noches míticas con Daimiel. Le echaremos de menos. Grande y único Montes.Hoy he descubierto que sigues con el blog y estoy feliz, no me lo perderé ;)

Gracias Itu, un abrazo Andrés haya dónde estés.

Muy grande Itu, Con este artículo no te gana ni Jordan.

Ha pasado más de una semana y aún se me humedecen los ojos cuando leo cosas como las de Iturriaga. Como alguien ya ha comentado, escritas con el corazón. Hasta siempre Montes, te queremos!!!

Andrés, el Espartaco deportivo, el TomCruise del micrófono, la única persona que ha conseguido hablar de todos sin ofender a nadie (excepto a los que comemos lentejas sin echarle vinagre). Sin ti el fútbol ya no hace tiki taka, el basket no suena a ratatatatá, la vida ya no es tan maravillosa... Tú eras el jugón de los jugones y tu sonrisa lo demuestra. Porque tú encontraste las llaves de nuestros corazones amenizando el fútbol con fatatas, nos antenizastes con tus comentarios, nos enseñaste dónde estaba el oro. El oro estaba dentro de una persona menuda, con mente despejada y pajarita bien ceñida. Vaya crack, Salinas, vaya crack capitán Narváez, Epi, Itu... A todos tus detractores les crecerá la nariz por decir que no eras tan bueno, pero allá donde estés, ojalá puedas seguir poniendo esos motes maravillosos. Yo te homenajearé cada vez que cruce el paseo marítimo de la castellana con la música a tope: you are simply the best. Buen viaje Andrés. Nicker

No me lo pude, ni me lo puedo creer. Conocí al Sr. Montes viendo la NBA en el plus junto a Antoni Daimiel como muchos. Para que contar las muchas (muchisimas) madrugadas viendo y disfrutando las narraciones, comentarios, "prensa rosa", motes, guías turísticas, gastronómicas, musicales, etc, etc. Siempre serás grande en mi corazón.PD: Ánimo Itu, de uno que te sufrió como seguidor del Barça (yo sí te he visto jugar) y te viene disfrutando como comentarista.

El oro no estaba en Moscú no, pero tampoco en Polonia. Por una vez, se equivocó. Porque el oro se movía, porque el oro se llamaba Andrés Montes.Pero hay que seguir, que la vida (y en esto no te equivocastes nada) puede ser maravillosa.

Articulazo, Itu...gracias x mantener viva la llama del recuerdo...Hasta siempre Andrés...qué bueno eres Mc Grady!!!!

Nadie me hizo pasar tantas noches en vela como èl, llegando tarde a trabajar mas un dia, el verano pasado fui a norte, a coruña para ser mas exactos, y casualidades de la vida, pase por la churreria de bonilla, una de tantas frases miticas de este megacrak, a la que tantas veces hizo referencia. Espero que donde este tengan una gran tienda de pajaritas, para que siga llevandolas con el mismo estilo. Gracias Itu por poner letras a lo que sentimos muchos. Hasta siempre jugon

1 2 3 4 5 6 7 ... 17 18 Siguiente »

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef0168e4edc422970c

Listed below are links to weblogs that reference Joder Andrés, esto no se hace:

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

El palomerismo es toda una filosofía de vida que se basa, como la termodinámica, en tres principios. El de la eficiencia: “Mínimo esfuerzo, máximo rendimiento”. El del aprovechamiento. “Si alguien quiere hacer tu trabajo, hacerte un regalo o invitarte a comer, dejale”. Y el de la duda: “Desconfía de los que no dudan. La certeza es el principio de la tiranía”. A partir de ahí, a divertirse, que la seriedad es algo que ahora mismo, no nos podemos permitir.

Sobre el autor

Juanma López Iturriaga

Básicamente me considero un impostor. Engañé durante 14 años haciendo creer que era un buen jugador de baloncesto y llevo más de 30 años logrando que este periódico piense que merece la pena que escriba sobre lo que me dé la gana. Canales de televisión, emisoras de radio y publicaciones varias se cuentan entre mis víctimas, he logrado convencer a muchos lectores para que comprasen mis libros y a un montón de empresas que me llaman para impartir conferencias. Sé que algún día me descubrirán, pero mientras tanto, ¡que siga la fiesta!

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal