Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

febrero 2009

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28  

« La confianza se mide en kilómetros | Inicio | Música con Ñ »

26 enero, 2007 - 17:49

Cinezilla

Cinezilla

BLOG INVITADO: CINEZILLA

  • Dirección: cinezilla.wordpress.com
  • Autor: " Somos Jap y Griffin, ángel y demonio consejeros del crítico cinematográfico estándar, rodeados de una hueste de pequeños critiquillos que tratan de confundir la mente del sufrido espectador para que termine yendo a ver a una sala de cine justo lo contrario de lo que había pensado en un principio..."
  • Descripción: " Un espacio vertical de pensamiento oblicuo destinado a verter todas las impresiones (casi siempre nefastas) que nos han producido las películas que vemos. Como somos demasiado vagos para mandarle un correo a los responsables de los engendros (o prodigios) cinematográficos que pasan por delante de nuestros ojos, nos desahogamos en Cinezilla..."

La 'peli' de hoy

Taxi_driverDirección: Martin Scorsese
País: EE.UU.
Año: 1976
Actores: Robert De Niro, Jodie Foster, Albert Brooks, Cybill Shepherd, Harvey Kietel y Peter Boyle.
Guión: Paul Schrader
Música: Bernard Herrmann
Fotografía: Michael Chapman
Duración: 110 min.

Vayamos por un momento al año 1976, y a un lugar concreto, Nueva York. Una ciudad que por el día es un ajetreo de ejecutivos y agentes de bolsa, pero que por las noches se convierte en un cúmulo de criminalidad, sexo, neones y oscuridad, pero sobre todo frialdad. Ahí es donde aparece el protagonista, Travis Bickle, ex-combatiente de Vietnam y mentalmente desequilibrado, que cada noche con su taxi ve esta degradación urbana; observa y analiza a la gente, mientras reflexiona qué hacer con su vida. Partiendo desde este punto podríamos pensar en una peli decente y poco más, pero el espectador queda impregnado de ese ambiente, y la identificación con su protagonista es casi perfecta, sin mencionar las reflexiones que se pueden extraer de ella, de manera global y sobre todo personal. Es por eso (y mucho más) que seguramente, junto con el Padrino (I y II) sea la mejor película de la década de los 70, al menos en mi opinión. La elección de un taxista como protagonista es la esencia del mensaje de la película y no es casualidad, refleja la soledad de una persona en una ciudad repleta de gente, y con miles de historias y secretos a sus espaldas.

La peli podríamos dividirla en tres partes. En la primera parte se nos muestra el mundo desde los ojos de un joven taxista neoyorquino, con magníficas escenas de Nueva York rodadas con una delicadeza por su director que dan ganas de rememorar. Travis está obsesionado con cambiar el mundo, no deja de pensar en la “suciedad” que encuentra en la ciudad y quiere hacer algo (“un día llegará una lluvia de verdad que barrerá la porquería de las calles”). En la segunda parte hay un punto de inflexión, necesario para la visión completa del personaje, pero que no afecta al argumento final. Estoy hablando de cuando conoce a Betsy. Travis se enamora perdidamente de ella, la busca, hace todo lo posible por conseguir que se fije en él, pero comete un error, la idealiza. Aquí es cuando el espectador se encariña con el personaje, porque a (casi) todos nos ha podido pasar una situación parecida. Encuentras a una persona de la que te enamoras, y crees que es perfecta, más de lo que es en realidad, amoldándola incluso a tu propia personalidad. Pese a ser una película (ojo, la IMDB la califica de Thriller) urbana y alejada de los clásicos, cuenta con esta parte un poco romántica, que en ningún momento llega a ser empalagosa, sino mucho más realista que cualquier película personal, y pese a que no me suelen gustar las películas con este tipo de tramas, en esta me encantó, seguramente por familiarizarme tanto con su protagonista. El final…bueno, el final es historia del cine, y seguramente por eso se ha convertido en un clásico. No desvelaré esta parte de la trama pero hay escenas que creo que no se me borrarán de la retina. Entre ellas, la del espejo, vacilándose a si mismo con un arma en la mano, o la escena final, en la que Travis comete esa heroicidad que ni busca ni merece condecoración alguna, por ser una mezcla entre buen corazón, insensatez y una pizca de egoísmo. Porque durante la película, el protagonista intenta probarse a sí mismo, ver de lo que es capaz, desafiar a lo políticamente correcto e intentar diferenciarse de los demás.

Analizando aspectos fuera de su guión, la película está magistralmente dirigida, con escenas y planos inolvidables para el espectador y que es absolutamente arriesgada. Muchos directores tendrían que aprender sobre Scorsese por la forma de contar la trama y lo arriesgado de su película (magnífico guión de Paul Schrader). Trata temas como la prostitución de menores, y es una crítica enorme a Nueva York, eso sin contar las opiniones de su protagonista sobre el mundo que le rodea, que pueden resultar más crudas que cualquiera de sus escenas. Que por cierto, el recurso de la voz en off, en esta película está en los momentos oportunos y creo que era necesario para contar la historia desde un punto de vista más subjetivo. Pero si hay algo que destacar de esta cinta es Robert De Niro, en mi opinión, el mejor papel de su vida. Me creí el personaje desde el primer minuto, sus defectos (que son muchos) y sus virtudes, su mirada dice un mundo sobre lo que está viendo y a partir del momento en el que se rapa el pelo es una delicia verle actuar. He visto pocas actuaciones mejores en mi vida. Sobre los demás, Peter Boyle genial en su pequeño papel (delirante la conversación entre él y Travis, en la que le suelta un rollazo sobre filosofía barata sin sentido y se queda más ancho que largo) y la, por aquel entonces, jovencísima Jodie Foster, que ya apuntaba maneras por aquella época, y menudas maneras. La banda sonora, perfecta.

La película afortunadamente ha llevado genial el paso del tiempo y, ni se hace pesada, ni parece como de otra época. En algunos sentidos parece que sea de nueva factura, pese a que ya hace más de 30 años de su estreno en cines. Y aunque pueda parecer un tópico (que de hecho lo es), ya no se hacen películas así, tan arriesgadas y sobrecogedoras, porque desgraciadamente, el cine (que no olvidemos que es un arte) está falto de ideas nuevas y originales.

Para la historia del cine quedará el momento en el espejo (que es parte de la escena que vemos en la imagen) con el “are you talking to me?” parodiado hasta la saciedad por cómicos de todo el mundo. La película estuvo nominada a cuatro Oscars, (entre ellos mejor actor y mejor actriz de reparto para Jodie Foster), y obtuvo la Palma de Oro en el Festival de Cannes, además de otros 17 galardones.

Un par de curiosidades, Scorsese hace un cameo en la película, interpretando a un marido irritado, sentado en el taxi de Travis. Robert de Niro, para preparar su papel, trabajó como taxista durante un mes doce horas diarias. Además estudió las enfermedades mentales. Por cierto, Scorsese dijo que la escena más importante de la película es cuando Travis está hablando con Betsy por teléfono, en la que a mitad de conversación la cámara se aleja poco a poco. Scorsese explica que ese movimiento de cámara intenta reflejar lo patética de la conversación, por lo que la cámara se aleja para no tener que escuchar las palabras de Travis.

Lo mejor, la historia y la actuación de De Niro, inolvidable. Pegas yo no le pondría ninguna, salvo que se acabe (lo siento, pero es una de mis películas favoritas). Si no la habéis visto os estáis perdiendo una maravilla del cine y si la habéis visto pero con esta crítica os han entrado ganas de volver a verla, es muy recomendable, quizás la veáis desde otra perspectiva.

Os dejo con una frase que podría resumir esta magnífica película:

“On every street in every city, there’s a nobody who dreams of being a somebody”.

En cada calle de cada ciudad, hay un don nadie que sueña con ser alguien

Comentarios

Nos hemos mudado a http://cinezilla.net/

A mí también me gusta el cine, y sobre todo las historias que se transforman en clásicos.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00d83512e79f69e2

Listed below are links to weblogs that reference Cinezilla:

Prisacom S.A. - Ribera del Sena S/N - Edificio APOT - Madrid [España]