Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

febrero 2009

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28  

« En el ojo del huracán | Inicio | David de Ugarte y el poder de las redes »

24 agosto, 2007 - 11:44

Conductas políticas para la participación ciudadana

A ti, profesional de la política, representante de la voluntad popular o gestor de servicios públicos, que crees que la democracia es algo más que votar cada tantos años, que sueñas con un sistema en el que la política sea algo más que una reyerta entre partidos, que deseas ser útil a tu sociedad y que anhelas que esa sociedad conceda legitimidad al trabajo de los políticos, a ti, aspirante a político 2.0, ofrezco este dodecálogo de conductas para la participación ciudadana.

Administraciones en red

BLOG INVITADO: Administraciones en red

  • Dirección: http://eadminblog.net/
  • Autor: Iñaki Ortiz y Alorza
  • Descripción: "Espacio para el encuentro e intercambio de experiencias, conocimientos y opiniones útiles para poner a las Administraciones Públicas en la red."

Y a ti, lector –mon semblable, mon frère!- emplazo a que corrijas, completes y aumentes esta peculiar carta  a los Reyes Magos.

  1. Participación significa compartir el poder. No te metas si no estás dispuesto a llegar hasta el final. Dar información no es dar participación. Recoger información no es dar participación. La participación tiene que ver con tomar decisiones. Ten presente que sólo se establece una sociedad civil fuerte cuando se abren los procesos de decisión a la participación ciudadana.
  2. Escucha, escucha, escucha. Es muy probable que ya exista una conversación acerca del asunto que te ocupa. Si la conversación ya existe, entérate bien de qué se está diciendo y de quiénes son los protagonistas en esa red de diálogo. Tranquilidad: internet es un enorme locutorio dotado de herramientas para la escucha: Technorati, BlogSearch, Del.ici.ous...
  3. Si la conversación ya existe, es mejor que no trates de iniciarla (ya existe, ¿recuerdas?), de monopolizarla (¿para qué reducir su diversidad?), ni de capitalizarla (no podrás). Confórmate con entrar en ella. Con el tiempo, tal vez te conviertas en un nodo significativo de la red conversacional.
  4. Cuando no existe la conversación, pregúntate si merece la pena iniciarla. Si hasta ahora no ha sido interesante para la gente, ¿qué puedes hacer para que el asunto se vuelva sexy? La gente participa en aquello que le resulta cercano, habitual, fácil, natural, morboso y que ofrece algo que ganar.
  5. Enlaza, enlaza, enlaza. Entra en las conversaciones de los demás. No seas la cabeza de todas las conversaciones. Baja a las cabañas, escala los claustros y deja en todas partes buen recuerdo de ti. No hay mejor forma de lograr que alguien se interese en el asunto que tú propones que demostrando que tú te interesas por los asuntos que proponen los demás.
  6. Ábrete al mundo. Piensa que, en una conversación, una institución no es un interlocutor. La conversación es un asunto de personas. Tendrás que arriesgar. Tendrás que realizar afirmaciones provisionales y rectificar. Tendrás que mostrar algunas filias y fobias. Sé transparente. Enséñanos tu friki interior.
  7. La actitud lo es todo en una relación entre personas. Derrocha actitud. Demuestra humor, aguante, elegancia, tolerancia, intensidad. Lidérate. Descártate. TuRn Up YouR R3D LighT, BaBy. Be hacker, my friend.
  8. No te preocupes demasiado por la cantidad de personas que participan, sino por la cantidad de buenas conversaciones que se establecen. Participar es un acto voluntario. Y no te preocupes mucho por cómo vas a impedir que una persona haga un mal uso del poder; preocúpate mejor por cómo vas a conseguir que muchísimas personas hagan un buen uso del poder. Las amenazas siempre son más evidentes que las ventajas, porque el cambio da miedo.
  9. Debes saber que no es tiempo de obediencia ciega, ni siquiera tuerta. Los participantes no quieren diluirse en un puré, sino diferenciarse en una ensalada. Si el proyecto colectivo no implica que mi individualidad se despliegue al máximo, no creo en él.
  10. Los ciudadanos adultos merecen ser tratados como tales. No seas paternal, ni maternal con ellos. Devuélveles la libertad y la responsabilidad. Deja en sus manos los asuntos que les atañen. Deja que se equivoquen por sí mismos. La participación implica respeto por los participantes.
  11. Los destinatarios de las políticas públicas pueden mejorar su diseño e implantación y, obviamente, hacerlas más acorde a sus deseos. Sin embargo, no esperes a corto plazo que los resultados sean magníficos. Al principio, lo importante es la cantidad. Valorar la participación puede matarla antes de nacer. El primer objetivo es generar una comunidad activa, dar pasos hacia una ciudadanía cívica.
  12. Y, por fin, actúa según estos tres principios: (1) La mala participación es contraproducente, porque siembra desconfianza y desánimo. (2) La ausencia de participación es aún peor que la mala participación. (3) Es peligroso hacer pasar como participación la mera manipulación.

Comentarios

Es verdad que las políticas públicas están adoptando la participación ciudadana como paradigma que nutre los procesos de decisión. Baste ver cuántos municipios en España han iniciado una Agenda 21 Local (proceso que combina sostenibilidad y participación) para ver que algo cambia en cuanto a la gestión pública.
Los técnicos municipales de los departamentos de participacición ciudadana son los principales artífices de esta nueva forma de ver la política.
Sin embargo una Agenda 21 (o cualquier otro proceso participativo) ha de ser "mimada" sobre todo cuando hay un cambio de gobierno en la entidad local (hablo de estas porque evidentemente son las más cercanas al ciudadano) ya que cualquier forma exclusivista de poder (el ejemplo más claro es dar la justa publicidad a los Planes Generales de Ordenación) genera en la población un sentimiento de rechazo y alimenta ese estudio reciente del CIS por el que un elevadísimo porcentaje de población cree que los políticos son corruptos y no cumplen su mandato.
La participación no es solo alabar las decisiones de tal o cual formación política, ir a las manifestaciones (que también). La participación va desde el mero hecho de estar informado hasta la implicación activa en la toma de decisiones.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341bfb1653ef00e54ed0940d8833

Listed below are links to weblogs that reference Conductas políticas para la participación ciudadana:

Prisacom S.A. - Ribera del Sena S/N - Edificio APOT - Madrid [España]