José Ignacio Torreblanca

El dilema de Podemos: ¿por abajo o por la izquierda?

Por: | 30 de marzo de 2015

Democracia real ya I
Los resultados de las recientes elecciones andaluzas han dejado a Podemos enfrentado a un agudo dilema. De cómo lo resuelva dependen su posibilidades de éxito: un acierto podría garantizar esa éxito, pero un error podría ser fatal y hacerle pagar un altísimo precio. ¿Cuál es ese dilema? Por sus orígenes y características, Podemos tiene dentro de sí dos posibles evoluciones, que conforman a su vez sus dos posibles estrategias de campaña.

La primera estrategia consiste en ser fiel a su diseño original, a aquello para lo que nació, es decir, a convertirse en un movimiento popular que represente a los de “abajo” frente a las élites políticas que han gobernado este país en los últimos 35 años (“la casta”). El objetivo de la llamada “nueva política” sería canalizar la ira contra los partidos tradicionales, grandes o pequeños, lograr representar a todos aquellos indignados con la corrupción y la desigualdad, acabar con el bipartidismo y, de paso, con el llamado “régimen del 78”.

Esa estrategia, maximalista, requiere un perfil ideológico bajo, es decir, desmarcarse de las etiquetas clásicas y, como ha señalado Pablo Iglesias más de una vez, lograr “ocupar la centralidad del tablero político”. Se trataría, en definitiva, de construir un partido de corte centrista que pudiera atraer tanto votantes del Partido Popular como del PSOE u otros. Podemos aspiraría a convertirse en un partido mayoritario en tanto en cuanto fuera capaz de representar y aglutinar los anhelos de un pueblo mayoritariamente harto de la política tradicional para el cual las etiquetas izquierda-derecha habrían dejado de funcionar o serían secundarias dado la profundidad de la crisis. En conclusión, ese Podemos aspiraría a ganar por “abajo”.

La segunda estrategia de Podemos consistiría en, aprovechando los errores del PSOE y de Izquierda Unida, convertirse en el partido hegemónico de la izquierda española para, desde ahí, plantar cara al Partido Popular y, aprovechando su agotamiento, lograr ganar las elecciones generales con una cómoda mayoría absoluta. No se trataría tanto de renunciar a la dimensión “popular” sino a compaginarla con una dimensión de izquierdas. Como hizo el PSOE de 1982, el objetivo sería conectar con el amplísimo número de españoles que se sitúan ideológicamente en el centro-izquierda y cuyas aspiraciones políticas son moderadas y fácilmente representables para un partido político que supiera jugar sus bazas con inteligencia. Desde este punto de vista, la combinación de la crisis económica y el rechazo al Partido Popular habrían abierto una oportunidad única para que la izquierda llegara al poder. Para ello sólo tendría que prometer un Estado interventor y redistribuidor que metiera en cintura a las empresas y a los más ricos y corrigiera las desigualdades, combatiera eficazmente la corrupción y garantizar una educación y sanidad públicas y universales. Se trataría, en definitiva, de aspirar a ganar por la izquierda.

Esta segunda estrategia, más posibilista que maximalista, obligaría a concentrar todos los recursos de Podemos en superar al PSOE: una vez convertido éste en tercera fuerza política, sus opciones serían tan pésimas (ser socio menor del PP o de Podemos) que hiciera lo que hiciera acabaría desapareciendo. Podemos aspiraría pues a hundir al PSOE y a IU y recoger los restos de sus respectivos naufragios. Sí, el bipartidismo no fenecería, y el régimen del 78 tampoco, pues Podemos tendría que moderarse bastante para lograr llegar hasta el centro y convertirse en un partido mayoritario. ¿Pero a qué partido le amarga el bipartidismo si consigue ser uno de los partidos?

Estas eran las opciones de Podemos antes de las elecciones andaluzas. En Andalucía, dado que la hegemonía del PSOE hacía que el régimen fuera “unipartidista” y de izquierdas, el juego estaba claro: sí o sí había que desbancar al PSOE, que en gran medida era el partido de los de abajo y, también, de la izquierda, o por lo menos mostrar su vulnerabilidad y dejarlo gravemente maltrecho.  Pero Podemos se ha mostrado incapaz de dañar nada más que superficialmente al PSOE: la aspiración a ser el partido hegemónico de la izquierda no parece tan fácil de lograr. Salvando el hecho de que el resto de Andalucía no es como España y que todavía quedan muchas elecciones por medio, lo cierto es que Podemos ha experimentado los límites de su estrategia de aglutinar al centro-izquierda.

Pero es que, además,  la irrupción de Ciudadanos, pone en cuestión la capacidad de Podemos de hegemonizar las aspiraciones de ese gran número de españoles indignados con la vieja política y partidarios de una nueva política que represente mejor a los de abajo y ponga en su sitio a los grandes. Precisamente porque Ciudadanos nace en el centro, ha necesitado muy poco tiempo para instalarse en ese espacio político y hacer una oferta atractiva para los que, desde abajo, quieren acabar con el bipartidismo. Así, Podemos podría muy bien encontrarse con la sorpresa de que para cuando lograra llegar al centro y representar a los de “abajo”, ese espacio ya estuviera ocupado. Podemos se encuentra pues ante un dilema muy agudo pues en estos momentos ninguna de las dos estrategias ofrece las suficientes certezas: elegir entre batir a un PSOE más duro de pelar de lo que se espera, incluso recabando la ayuda de Ciudadanos, y aunar a la izquierda o lanzarse a una contienda contra Ciudadanos aspirando a representar la nueva política no parecen opciones fáciles.

La gran evasion (fiscal)

Por: | 23 de marzo de 2015

Taxes-ugland-big

¿Ven ese edificio de cinco plantas? Se llama Ugland House, está en las Islas Caimán y en él están alojadas 15.000 empresas. Las Islas Caimán son el quinto centro financiero del mundo: recibieron el 18% de las inversiones que salieron de Brasil en 2014 y, sorpréndanse, las inversiones españolas en esa isla se han multiplicado por 89. Cerca de allí, en las Islas Vírgenes Británicas, hay registradas 850.000 sociedades, treinta por habitante.

Pero no toda la evasión fiscal ocurre en el Caribe. Seguro que saben lo que es un café irlandés, y habrán oído hablar del “bikini”, el famoso sándwich de jamón y queso, pero dudo que sepan lo que es un “doble irlandés” o un “sándwich holandés”. No son, lamentablemente comidas ni bebidas, sino prácticas de evasión fiscal (“optimización”, en el lenguaje eufemístico a uso) que utilizan las grandes empresas multinacionales para que pagar menos impuestos.

Seguir leyendo »

La insoportable levedad de la política exterior del Presidente Zapatero

Por: | 16 de marzo de 2015

Zapatero_epa--644x362No seré el primero en notar la sorprendente reaparición en la escena pública del ex José Luis Presidente Rodríguez Zapatero. Desde los enredos en el PSOE de Madrid a su encuentro con los líderes de Podemos o su polémica entrevista con Raúl Castro, la participación en el foro de Dajla o la visita a Guinea Ecuatorial, la pregunta que ha quedado en el aire es si se trata de una estrategia coordinada o de un cúmulo de casualidades. 

Desde el punto de vista de la rendición de cuentas exigible a un expresidente que se sienta en el Consejo de Estado hay poco que añadir al imprescindible artículo que publicó ayer Soledad Gallego-Díaz en este diario ("Las confusas actividades del último jarrón chino"): Zapatero debe aclarar si es un ciudadano privado haciendo negocios privados o un servidor público que echa una mano en buenas causas. 

Hasta ahora, Zapatero ha sostenido lo segundo, pero como han mostrado Sol Gallego Díaz y otros analistas (véase "Lobbistas en La Habana, de Juan Jesús Aznárez), existen dudas más que razonables sobre estas motivaciones, por lo que deberá dar las aclaraciones pertinentes. Pero quizá lo más interesante de esta reaparición de Zapatero es que proporciona una magnífica oportunidad para hablar de su legado en política exterior, algo de lo que no hablamos con frecuencia.

 

Seguir leyendo »

Ejercer tus derechos es arriesgado: mejor quédate en casa

Por: | 09 de marzo de 2015

Captura de pantalla 2015-03-08 21.49.52

Fuente: No Somos Delito

Confieso que no soy un experto en Derecho Penal, ni en legislación de orden público. Sin duda que es una materia muy complicada. Pero cuando 70 Catedráticos de Derecho Penal pertenecientes a 35 Universidades de este país firman un manifiesto conjunto en el que afirman que con el Proyecto de Ley de Seguridad Ciudadana que en estos momentos se está tramitando en el Congreso, "el Gobierno pretende restringir el derecho de reunión y manifestación", entonces, como mínimo, deberíamos para el reloj y preguntarnos qué está pasando.

El caso es que según los mejores penalistas de este país, el Gobierno está dando luz a un nuevo concepto de orden público en el que cualquier perturbación de la normalidad en la vía pública es considerada un delito sin entrar a considerar si esa alteración tiene lugar en el marco del ejercicio de libertades y derechos fundamentales que son fundamentales para la democracia.

 

Seguir leyendo »

Ruxit: Rusia dice adiós a Europa

Por: | 02 de marzo de 2015

Nemtsov

Primero fue "Grexit", el juego de palabras que aludía a una posible salida de Grecia del euro. Luego fue "Brexit", acuñado para referirse a la posible salida del Reino Unido de la Unión Europea. Ahora viene "Ruxit", un término que describe cómo la Rusia de Putin se ha ido alejando progresivamente del orden europeo y de sus principios y valores esenciales.

Muchos pensarán que el término es una ocurrencia surgida a raíz del asesinato del líder opositor Borís Nemtsov el pasado viernes. Pero no, aunque el asesinato de Nemtsov confirma la validez del concepto, su origen es anterior. Les recomiendo por ello que lean el artículo de mi colega Josef Janning, casualmente publicado el mismo día en el que matarían a Nemtsov, con el título "Ruxit is real: Russia's exit from Europe"

Seguir leyendo »

Venezuela: la nueva Cuba de la izquierda europea y latinoamericana

Por: | 23 de febrero de 2015

Captura de pantalla 2015-02-22 21.46.41Seguro que a muchos de ustedes les preocupa la lamentable situación que vive la oposición democrática venezolana, hostigada por un régimen cada vez más disparatado y enloquecido. La reciente detención del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, muestra la descomposición de un régimen que ya ni siquiera se molesta en guardar las apariencias respecto a la existencia de una mínima y formal separación de poderes.

Los excesos y abusos de los derechos humanos y las libertades democráticas son tan evidentes cuando se cumple un año de la detención del también opositor Leopoldo López que ya no pueden ser escondidos por el régimen, y en modo alguno justificados, como se ha venido haciendo tradicionalmente, remontándose a las desigualdades sociales, corrupción o injusticias de la Venezuela anterior a Chávez. Vean por ejemplo la página de Amnistía Internacional o de Human Rights Watch donde se dan cuenta de estas violaciones. No, la Venezuela que vemos hoy, donde se violan masivamente los derechos humanos de los opositores, no la construyeron los partidos tradicionales (AD y COPEI) sino que es el producto de las decisiones libremente tomadas por Chávez y su sucesor, Maduro.

Seguir leyendo »

Las diez violaciones del derecho internacional que Rusia perpetra en Ucrania

Por: | 18 de febrero de 2015

Texto tachado

Café Steiner les invita a compartir su café de este miércoles con la lectura de las lista de las normas de derecho internacional que Rusia ha violado y viola  en su anexión de Crimea y posterior instigación y apoyo a un movimiento secesionista en el Este de Ucrania. Pueden leer el texto completo en inglés, cortesía de Jean-Dominique Giuliani, Presidente la Fundación Robert Schuman, en “Russia, Ukraine and International Law” en European issues, nº 344, de 17 de febrero. Si las quieren en castellano, me he molestado en buscar las referencias originales. Son las siguientes.

Primero, artículo 2.4 (Capítulo I) de la Carta de las Naciones Unidas que dicen:

“Los Miembros de la Organización, en sus relaciones internacionales, se abstendrán de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado, o en cualquier otra forma incompatible con los propósitos de las Naciones Unidas”.

Seguir leyendo »

Tsipras se equivoca

Por: | 09 de febrero de 2015

Kesarini

Todos tenemos simpatía por el sufrimiento del pueblo griego, pero por eso es legítimo preguntarse si Alexis Tsipras está acertando en su estrategia y si esa estrategia contribuirá a aliviar o a empeorar la situación de los griegos. 

No se puede negociar desde la soberanía y el victimismo: porque ni Grecia es soberana para hacer lo que quiera (y ese es exactamente el problema y la condición de partida del problema y de su solución), ni tampoco es una víctima (si por eso se entiende que no tiene absolutamente ninguna responsabilidad en su situación).

La culpa, como la soberanía, está repartida así que lo que no tiene sentido es el doble juego que Tsipras sostiene: no quiero seguir pagando, dice, ni tampoco negociar las reformas que voy a hacer, pero mientras tanto solicita un crédito-puente. ¿Con cargo a qué?

Seguir leyendo »

Podemos arrebata el nacionalismo al PP

Por: | 02 de febrero de 2015

 

En el discurso pronunciado por Pablo Iglesias el sábado pasado en la Puerta del Sol fueron innumerables las referencias a la patria. "Hoy decimos patria con orgullo", "nuestra patria es la gente", "amamos a nuestro país", llegó a decir Pablo Iglesias. Las alusiones al pueblo, sabio y valiente, contra las élites corruptas y los poderes financieros internacionales fueron constantes. Pero la sorpresa ha venido con el clarísimo intento de disputar la noción de patria al PP a costa de la "marca España", acusando al PP de "vendepatrias" por su campaña de Marca España. "Nuestra patria no es una marca, nuestra patria es la gente. España no se vende", ha dicho indignado Iglesias. 

No se trata tanto de discutir sobre la marca España, que daría para mucho (o, más bien, para muy poco dado el poco armazón que la iniciativa ha tenido y lo mal gestionada que ha estado) sino de hacer notar cómo, poco a poco, Podemos va completando su giro hasta lo nacional-popular.

Seguir leyendo »

Podemos, el cambio del PSOE y la nueva mayoría del PP

Por: | 29 de enero de 2015

 

Me ha llamado la atención del vídeo donde Errejón convoca a la manifestación del día 31 ("La Marcha del Cambio") no sólo el guiño que supone la utilización de la palabra más exitosa de la historia electoral española ("El cambio", que llevó en 1982 a una amplísima mayoría absoluta), sino también la utilización del concepto de "una nueva mayoría" que fue el eslogan de la campaña del PP en 1996.

No se pierdan el vídeo de la campaña del PP en 1996, donde se reclama "una nueva mayoría que quiere llegar más lejos, que espera puertas abiertas, que sabe que son capaces, que ha luchado, que merece respeto y apoyo, que es lo justo y que es posible, que quiere ver el futuro con otros ojos, que piensa que el presente se puede cambiar. Una nueva etapa que nace hoy en la que todos podemos participar, una nueva etapa de progreso y optimismo para todos los españoles. La nueva mayoría que necesita un proyecto diferente, un gobierno limpio.

Seguir leyendo »

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro "¿Quién Gobierna en Europa?" (Madrid: Catarata) se ha publicado en mayo de 2014. Antes, publicó la "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). Todos los viernes en la edición impresa de EL PAÍS.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal