José Ignacio Torreblanca

Podemos, el cambio del PSOE y la nueva mayoría del PP

Por: | 29 de enero de 2015

 

Me ha llamado la atención del vídeo donde Errejón convoca a la manifestación del día 31 ("La Marcha del Cambio") no sólo el guiño que supone la utilización de la palabra más exitosa de la historia electoral española ("El cambio", que llevó en 1982 a una amplísima mayoría absoluta), sino también la utilización del concepto de "una nueva mayoría" que fue el eslogan de la campaña del PP en 1996.

No se pierdan el vídeo de la campaña del PP en 1996, donde se reclama "una nueva mayoría que quiere llegar más lejos, que espera puertas abiertas, que sabe que son capaces, que ha luchado, que merece respeto y apoyo, que es lo justo y que es posible, que quiere ver el futuro con otros ojos, que piensa que el presente se puede cambiar. Una nueva etapa que nace hoy en la que todos podemos participar, una nueva etapa de progreso y optimismo para todos los españoles. La nueva mayoría que necesita un proyecto diferente, un gobierno limpio.

  

Y ahora vean el vídeo del PSOE en 1982, un clásico en el que Felipe sólo sale para decir "Adelante". 

 

Sí, claro. En política está todo inventado. Cuanto más amplios sean los mensajes, más gente creerá en ellos. 

 

Grecia: pues sí, sí se puede

Por: | 25 de enero de 2015

Captura de pantalla 2015-01-26 07.19.09

Son las 21:53 y Syriza está  al borde de la mayoría absoluta. Los colegas de la redacción me piden una reacción rápida, así que allá voy, espero, de forma no muy desorganizada.

Primer mensaje. Set para Podemos. Sí se puede. No sabemos sí ocurrirá en España pero sí sabemos que es posible que un sistema de partidos del Sur de Europa colapse como consecuencia de la mala gestión de la crisis. Por qué y cómo lo ha hecho es, por supuesto, lo importante. Pero el hecho está ahí. ¿Mi lectura? Que si el inevitable ajuste económico no se distribuye adecuadamente en el tiempo y equitativamente en lo social, entonces no será sostenible.

Segundo mensaje. Los socialdemócratas pueden desaparecer. En el caso de Grecia, donde han quedado sextos, han llegado al borde de la extinción [¿por gobernar en coalición con el centro-derecha?]. ¿Lectura para España? Que nadie de nada por hecho: nadie tiene garantizada su existencia (que se lo digan a la UCD). El PSOE debería preocuparse de verdad.

Tercer mensaje. Vamos hacia un choque de populismos en Europa. El auge de la izquierda anti-reformas en el Sur de Europa deudor va en paralelo al auge de la derecha anti-solidaridad en el norte acreedor. En Alemania, en Finlandia, en Austria o en Suecia, la lectura de lo ocurrido en Grecia será de indignación por la falta de agradecimiento de los griegos y la negativa a alimentar chantajes. Un fenómeno puede alimentar a otro.

Cuarto y último mensaje. Ultima oportunidad para la coalición que gobierna Europa (centro-izquierda y centro-derecha clásico) para entender que o hay un gran pacto para que Europa funcione y crezca o el proyecto europeo está en serio riesgo. Merkel, Renzi y Hollande deberían convocar una reunión de urgencia y ponerse a hablar en serio.

¿Qué significan las elecciones en Grecia?

Por: | 25 de enero de 2015

  Captura de pantalla 2015-01-25 09.34.12

Composición del actual Parlamento griego

Grecia representa un caso ejemplar del desacoplamiento entre lo económico, lo político y lo social. Muestra hasta qué punto las políticas de austeridad pueden tener éxito (parcial) a la hora de controlar el déficit y mejorar la competitividad (vía la devaluación salarial) pero, a cambio, pueden dañar gravemente o destruir el sistema político que soporta dicha economía y dislocar profundamente la sociedad mediante la introducción de unos niveles de desigualdad que el Estado no puede corregir tanto por la falta de recursos presupuestarios como por los elevados niveles de desempleo.

Grecia muestra también de forma muy nítida los problemas de gobernanza que tiene la eurozona en comparación con otras economías avanzadas (EEUU, Japón, Reino Unido), que no tienen una moneda común. La unión monetaria se encuentra en una peligrosa tierra de nadie: los gobiernos ya no son autónomos para conducir la economía, pero tampoco han sido completamente sustituidos por instituciones supranacionales eficaces. En la UE, el Banco Central Europeo es la única institución verdaderamente federal en este momento, pero no puede por sí sólo empujar a toda la UE, especialmente mientras Berlín siga bloqueando la política fiscal.

Seguir leyendo »

Diferencias y similitudes entre Grecia y España

Por: | 19 de enero de 2015

  

Pablo Iglesias ha emitido este videomensaje en inglés caracterizando la elección griega como una elección entre dos únicas opciones, Merkel y Tsipras, y animando a los griegos a, en línea con su propio discurso después de las elecciones europeas, recuperar la soberanía, la democracia y los derechos sociales y comenzar así el proceso de liberación de los pueblos del sur de Europa.

Como estos días nos los vamos a pasar jugando a las siete diferencias y similitudes entre Grecia y España, quería aportar mi pequeño grano de arena con los datos del último Eurobarómetro disponible, cuyo campo se llevó a cabo en el mes de noviembre de 2014 y cuyo resultado están disponibles aquí ( Descargar Eb82_first_en)

Primero, griegos y españoles son los que peor evalúan el estado de sus respectivas economías. Sólo un 2 y un 3%, respectivamente, califican la situación de sus países como buenas, mientras que un 97 y 98% la califican como malas. Véase el contraste con Alemania donde el 78% piensa que la situación de su país es buena, o de los Países Bajos. Este gráfico lo dice todo sobre cómo Europa está rota en dos en cuanto a percepciones.

Captura de pantalla 2015-01-19 00.44.43
 

Pero en lo que se refiere al optimismo o pesimismo, la situación es distinta porque el 61% de los griegos piensa que lo peor de la crisis está todavía por llegar, mientras que sólo el 38% piensa que el país ha iniciado la senda de recuperación económica. En España, por el contrario, hay una división en dos bloques simétricos: el 48% piensa que lo peor ha pasado y el 48% que lo peor está por llegar. Los griegos son, a su vez, mayoritariamente pesimistas sobre el futuro de la UE (60% pesimista frente a 38% optimista) mientras que los españoles son todavía optimistas sobre su futuro (53% frente a 40%). 

Otro elemento importante es que el proyecto europeo está dejando ser un elemento central en la identidad de los griegos. Un 55% afirma no sentirse ciudadano europeo (la tasa más alta de toda Europa, incluso superior a la de los británicos, 49%). En esto, Grecia se diferencia de España, donde el sentimiento de identidad mayoritario es todavía muy pro-europeo (71% se siente europeo frente a 28%). 

Captura de pantalla 2015-01-19 00.37.22

 

Pero a mi juicio, uno de los datos más importantes, porque configurará el tipo de negociaciones que Tsipras podrá entablar con la Troika, se refiere a si los griegos desean, como consecuencia de las políticas de austeridad, tirar la toalla y marcharse de la eurozona. Lo que nos dice el Eurobarómetro, no se si a ustedes les sorprenderá, a mí desde luego que sí, es que a pesar de todo el sufrimiento de estos años, sólo el 35% de los ciudadanos griegos esté en contra de la eurozona mientras que un 63% esté todavía a favor. No se qué ocurriría si la pregunta fuera tan directa como "¿Es usted partidario de que Grecia salga de la eurozona"?, pero sospecho que ese porcentaje bajaría significativamente.

Esto confirma algo que los mismos líderes de Podemos han dicho en alguna ocasión hablando del euro y haciendo un paralelismo con la OTAN: no es lo mismo no entrar que salir, o en sus propios términos: no es lo mismo no subirse a un avión que bajarse de él en pleno vuelo. En eso, probablemente, sí que seamos todos iguales, en Grecia y en España. Pero esa conclusión de sentido común supone un desafío programático increíble para Syriza y para Podemos pues su programa propone recuperar la soberanía nacional pero, a su vez, nadie plantea romper el vínculo con la mayor fuente de limitación de esa soberanía.

Ese es el nudo gordiano de Podemos: el programa soberanista y el euro son esencialmente incompatibles pero llegar de A a B es completamente imposible hoy por hoy sin generar males mayores de los que se pretende conjurar. Así pues, aunque gane Tsipras su poder negociador será muy reducido: si no te puedes marchar y tampoco puedes hacer daño al otro, ¿qué bazas tienes para negociar?

 

Yo estuve en política y viví para contarlo

Por: | 14 de enero de 2015

Captura de pantalla 2015-01-02 19.36.22No es el verdadero título del libro, pero podría haberlo sido. También podría haberse llamado "Anotaciones de un insider tras su paso por La Moncloa" o, incluso, "Los pecados capitales de la política". Pero Carles Casajuana, el autor de "Las leyes del castillo", que ha obtenido el Premio Godó de Periodismo 2014, y que sirvió como principal asesor internacional de José Luis Rodríguez Zapatero entre 2004 y 2008, es un tipo enormemente sobrio y contenido a la vez que fino y mordaz.

Su libro tiene un mérito increíble, que es por lo que propondría este cambio de título. Porque lo usual tras cuatro años al lado del Presidente del Gobierno hubiera sido escribir un libro en tono "revelaciones" o, incluso, si me apuran, en modo "venganza". Pocos habrían podido resistir la tentación de llenar un libro de este tipo de chismorreos personales, ajustes de cuentas y aderezarlo con secretos de estado variados o jugosas anécdotas.

Otros, por el contrario, habrían escrito un libro "autobombo", haciéndose la pelota a sí mismos durante páginas y páginas mostrándonos cuán importante fueron para determinar la política del gobierno de turno y cuánto les debemos los demás mortales por sus enormes sacrificios y su inmensa sabiduría. ¿Se lo imaginan, verdad? “aquí estoy yo con Bush”, “aquí yo en Tokio”, “este Tratado lo concluí yo” y un largo etcétera.

Pero Carles Casajuana, por encima de su profesión diplomática y su afición a la escritura es alguien con una inteligencia extrema y una enorme capacidad de distanciarse de los acontecimientos y mirarlos irónicamente desde la lejanía (en realidad, Casajuana confirma que la ironía es la forma suprema de inteligencia).

 

Seguir leyendo »

 

A raíz del atentando contra Charlie Hebdo, estos días estamos hablando mucho de libertad de expresión y del derecho a la sátira política. Hay muchos que dicen que los musulmanes tienen poco sentido del humor y menos aprecio por la libertad de expresión pues no parecen aceptar fácilmente que se ridiculice su religión, su profeta y sus prácticas religiosas. Pero como señalaba en una anterior entrada (Caricaturas musulmanas) y tribuna en EL PAIS ("Para morirse de la risa"), la tolerancia es precisamente aceptar aquello que nos disgusta profundamente, incluso que nos asquea moralmente, no simplemente aquello con lo que estamos en desacuerdo.

La blasfemia ofende profundamente a los creyentes: no podemos pedirles que les guste, pero sí que su criterio de lo que es sagrado no limite nuestra libertad de expresión. A muchos les disgusta que se queme la bandera de su país, pero en Estados Unidos su quema está amparada por la libertad de expresión. Lo mismo debe ocurrir con la blasfemia o, por citar un ejemplo más cercano, las injurias a la Corona que supusieron en 2007 la orden de secuestro de la publicación El Jueves por parte del Juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo por considerarlas constitutivas de los delitos tipificados en los artículos 490.3 y 491 del Código Penal. ¿Hubiera ocurrido esto en Francia?

Si somos coherentes tenemos que entender que pedir a los demás que se resignen ante ofensas que hieren profundamente sus sentimientos implica estar dispuestos a aceptar ofensas parecidas o equivalentes. Ahí es donde entra el caso del video de Facu Díaz y el delito de "humillación a las víctimas del terrorismo" tipificado en el artículo 578 del Código Penal, que dice:

El enaltecimiento o la justificación por cualquier medio de expresión pública o difusión de los delitos comprendidos en los artículos 571 a 577 de este Código o de quienes hayan participado en su ejecución, o la realización de actos que entrañen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas de los delitos terroristas o de sus familiares se castigará con la pena de prisión de uno a dos años.

El video que abre esta entrada, publicado en La Tuerka el 29 de octubre de 2014 y autorizado por Facu Diaz, uno de sus presentadores y colaboradores, fue denunciado por la Asociación Dignidad y Justicia, una asociación creada en 2005 con el fin de promover medidas jurídicas y políticas que acabaran con ETA y presidida por Daniel Portero, hijo de Luis Portero García, fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, asesinado por ETA el 9 de octubre de 2000. Ante la denuncia, el Juez Gómez ha procedido a imputar a Facu Diaz y le ha citado a declarar el día 15. 

El autor se ha disculpado alegando que no intentó ofender a las víctimas y que si lo ha hecho pide disculpas (vean sus palabras, literalmente reproducidas aquí). Aunque entiendo que estas disculpas pueden servir para mejorar sus posibilidades de que la causa legal se archive creo que suponen una línea de defensa errónea. El vídeo puede gustar más o menos, ser más o menos oportuno o de peor o mejor gusto, pero en mi opinión es muy difícil sostener que enaltece el terrorismo o humilla a sus víctimas. Pero más allá del juicio sobre el video, sobre lo que debemos reflexionar es sobre la sociedad en la que viviríamos si los autores de vídeos como este pasaran dos años en la cárcel. Decir "Yo también soy Charlie" es fácil, lo difícil es aplicárselo a uno mismo. 

 
 

Caricaturas musulmanas en solidaridad con Charlie

Por: | 09 de enero de 2015

Captura de pantalla 2015-01-08 17.40.14Hoy viernes publico mi columna semanal en la edición impresa de ELPAIS con el título: "Es política, no religión". Desde mi punto de vista, el debate sobre las supuestas esencias violentas del Islam o la complicidad de los musulmanes con estos atentados es erróneo, tanto por razones de hecho (las principales víctimas de los yihadistas son musulmanas) como por razones políticas, pues ese tipo de discurso abre una vía para la confrontción entre sociedades en lugar de un espacio para intervenir políticamente.

Con las emociones desbordadas por los atentados, algo muy fácil de entender desde España a la luz de los atentados de Atocha en 2004, es natural dejarse llevar por la desesperanza. Pero pasado el shock, no deberemos dejarnos llevar por aquellos que quieren utilizar estos atentados para reafirmar principios excluyentes o xenófobos. 

Captura de pantalla 2015-01-08 17.57.25Por esa razón, me ha parecido particularmente útil la iniciativa de la Fundación Al Fanar de colgar en su web tanto algunas caricaturas aparecidas en medios de comunicación árabes o musulmames como por intentar traducir y resumir las condenas que en la prensa árabe y musulmana se han ido produciendo de estos hechos. 

De la prensa me quedo con la expresión de bochorno y vergüenza que muestra Al Quds o la crítica de Al Sharq al Awsat a quienes justifican o disculpan dichos atentados. También merece la pena el comentario de Jaled Sliki en Hespress hablando de la necesidad de la necesaria crítica de la razón islámica. Es cierto que muchos musulmanes no entienden que las religiones, sus símbolos o sus valores puedan ser ridiculizados y que se ofendan cuando se caricaturiza. Pero la respuesta no es, como se pretende a veces, pedir que celebren lo que consideran ofensas a su religión sino que las "toleren". La tolerancia consisten precisamente en eso, en resignarnos a convivir con aquello que nos produce disgusto moral y nos ofende. Sólo explicando que es precisamente la libertad de expresión la que  acaba permitiendo que se pueda practicar cualquier religión es como ganaremos la aceptación.

Seguir leyendo »

Lo nuevo y lo viejo de Podemos: debate con Iñigo Errejón

Por: | 05 de enero de 2015

 

Este es el vídeo de la conferencia inaugural de Iñigo Errejón en el Master sobre Política y Democracia de la UNED el 25 de noviembre de 2014. Creo que hizo una magnífica exposición explicando en qué consiste Podemos y por qué han sido capaces de lograr lo que han logrado. Recomiendo su visionado; aunque largo sin duda merece la pena. Como soy profesor de ese Master de la UNED, tuve la oportunidad de formularle un par de preguntas (en el minuto 59:45 está mi intervención y en el 1:13:20 está su respuesta). 

Iñigo Errejón es, sin duda, la mejor cabeza que tiene Podemos. Suya es toda la elaboración teórica que vincula los conceptos de hegemonía de Antonio Gramsci y la reformulación del populismo planteada por Ernesto Laclau. Pablo Iglesias también es un gran comunicador, pero precisamente en aras de la comunicación se ve obligado a repetir machaconamente las mismas consignas una y otra vez, lo que acaba por llevarle a simplificar excesivamente. Por el contrario, Errejón (como le ocurría a Pablo Iglesias antes de entrar en campaña permanent) puede todavía expresarse en intervenciones más largas y participar en debates de verdad. Por eso merece la pena esta conferencia.

Seguir leyendo »

Políticos y politólogos: quién no entiende qué

Por: | 24 de diciembre de 2014

Captura de pantalla 2014-12-23 19.43.57Tan cierto como la muerte y los impuestos es la Navidad, las reuniones familiares y las listas de libros. Iba a dejarles una lista de mis cinco libros del año pero he pensado que tendría más interés dejarles una reflexión sobre la política y los politólogos construida sobre la base de dos lecturas en cierto sentido antagónicas.

El primero es “La urna rota”, del Colectivo Politikon, publicado por Debate. Reivindicar este libro es puro corporativismo, sí, pero fundado. ¿Se acuerdan del “yo soy apolítico” o “yo paso de política”? Pues esta crisis ha puesto de relieve lo importante que es la política, tanto en su lado más noble, para mejorar la vida de la gente, como innoble, para mostrar hasta qué punto las miserias individuales pueden generar desastres colectivos. Con la crisis han venido, inevitablemente, los politólogos, esa especie científica de nombre raro que se presta a confusión (¿podólogo?). A lo largo de esta crisis, Politikon, pero también los integrantes de Agenda Pública o Piedras de Papel han puesto de relieve, uno, lo importante que es para una democracia tener un debate público de calidad y, dos, cuánto pueden aportar los politólogos al entendimiento de lo que nos ha ocurrido. Sobre ello ha reflexionado en tono irónico Fernando Vallespín (vean su columna del 12 de diciembre “Politólogos de guardia” en el Diario ELPAIS).

No entraré en las interioridades del libro porque ya lo he reseñado en Babelia (junto con otros dos libros, de Juan Carlos Monedero, “Curso urgente de política para gente decente” y “La Tercera República”, de Alberto Garzón, véase “La batalla de la izquierda: reforma o ruptura” en Babelia  de 1 de octubre de 2014). Simplemente diré que el libro me parece la herramienta más útil a la que un ciudadano puede tener acceso para entender lo que le ha pasado y le está pasando a España, es decir, la crisis política. La política, nos dice el Colectivo Politikon puede ser entendida, cambiada, mejorada, puesta al servicio de la gente. Eso sí, como todo en la vida, no hay soluciones mágicas: la política es la conciliación de intereses adversos y contradictorios, la canalización del conflicto político, de valores y de intereses, a través de las instituciones, la creación de reglas de juego para arbitrar esos conflictos. Todo el mundo es víctima de una institución política, bromeamos a veces los politólogos: aunque uno pase de la política, la política no pasa de uno.

Seguir leyendo »

 

Les presento a Deep Mind, una computadora capaz de aprender a jugar contra las computadoras mucho más rápido de lo que cualquier persona podría hacer. Deep Mind hace lo que usted y yo hacemos: observar patrones de conducta e intentar predecir cómo reaccionar. De momento Deep Mind se lo está pasando genial jugando a los juegos Arcade (vean en el video cómo aprende de rápido).

Digamos que Deep Mind es un adolescente feliz porque es capaz de derrotar a todas las maquinetas que nos hacían imposible la vida cuando teníamos doce o catorce años. El problema es que Deep Mind es tan increíblemente bueno y rápido aprendiendo que ha despertado algunas alarmas, entre ellas, significativamente, las de su propio creador, Shane Legg, que ha dicho que los avances en inteligencia artificial, si no se controlan bien, pueden convertirse en la amenaza número 1 para el ser humano en este siglo (parece broma pero no lo es). 

Seguir leyendo »

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro "¿Quién Gobierna en Europa?" (Madrid: Catarata) se ha publicado en mayo de 2014. Antes, publicó la "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). Todos los viernes en la edición impresa de EL PAÍS.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal