José Ignacio Torreblanca

La necesidad de romper el bucle euro-mediterráneo

Por: | 13 de abril de 2015

270px-Palau_Reial_PedralbesHoy se reúnen en el Palacio de Pedralbes en Barcelona 23 ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea con sus homólogos de la vecindad sur. En nuestra vecindad sur viven 200 millones de personas (casi la mitad de los 500 millones de la UE), pero sin embargo la diferencia de renta es de 13 a 1 entre ambas riberas. Tampoco el comercio es muy significativo, pues esa relación comercial sólo significa el 1% de los intercambios exteriores de la UE.  Como sabemos, es una región donde no prende fácilmente la democracia ni la libertad de prensa y que desde la primavera árabe está atravesada por conflictos de primer orden en un número importante de países. A fecha de hoy, para desgracia de ambas partes, los flujos que dominan la relación son de carácter negativo y de seguridad: la inmigración ilegal y terrorismo ocupan casi toda la agenda, que debería ser mucho más amplia.

Desde hace más de una década (recuerden que la UE lanzó en 2003 su política de vecindad), esa relación está atascada: las reformas políticas y económicas están estancadas cuando no en franco retroceso o sometidas a intensas  tensiones. Francia intentó, en 2008, resetear esa relación e impulsarla mediante la Unión por el Mediterráneo (UpM). Y después de la primera árabe, en 2011, la Comisión Europea lo volvió a intentar con un nuevo conjunto de políticas e incentivos. Pero sin éxito, puesto que a pesar de las políticas de mea culpa y el intento (sincero) de comenzar desde cero, la nueva relación no pudo ver la luz ante el desbordamiento violento de los procesos de cambio cuando no de su estancamiento o abierto retroceso.

Ahora lo está intentando otra vez: la Comisión Juncker se planteó revisar esa relación en su primer año de mandado, y ha otorgado a esa tarea prioridad estratégica (junto con la revisión del partenariado oriental, el hermano gemelo de la política euro-mediterránea, que también ha desencarrilado estrepitosamente en Ucrania).

Europa y sus socios deben buscar la manera de romper el bucle en el que se encuentra su relación y que hace que su agenda sea fundamentalmente negativa y defensiva. Esa relación necesita un giro estratégico y mental de 180º grados.

Viene a la mente lo que Estados Unidos ha logrado con México en las dos últimas décadas mediante una combinación de acuerdos comerciales y de cooperación en flujos migratorios que han facilitado el despegue económico de México: sin lograr resolver todos los problemas, han logrado encauzar una complicadísima relación dentro de un marco en el que ambas partes puedan beneficiarse y sentar las progresas de un progreso mutuo y acompañado. ¿Por qué Europa no puede lograr algo así en su vecindad?

Un pacto entre Rivera e Iglesias para regenerar la democracia

Por: | 08 de abril de 2015

Captura de pantalla 2015-04-08 00.24.00
Aunque verde por la primavera, Andalucía se ha teñido de líneas rojas: las que tanto Podemos como Ciudadanos quieren fijar a Susana Díaz. Destaca entre ellas la exigencia de la renuncia de Manuel Chaves y José Antonio Griñán, expresidentes de la Junta de Andalucía, de sus escaños en el Congreso de los Diputados y en el Senado, respectivamente. ¿Es una exigencia justificada? ¿Razonable? Unos defienden esta exigencia como la única prueba de que las cosas van a cambiar; otros consideran que es una exigencia que Susana Díaz no podría aceptar. i Que cada uno lo juzgue por sí mismo.

Mi opinión personal es que sería una pena que tanto Podemos como Ciudadanos se centraran exclusivamente en esa cuestión y perdieran así una oportunidad de oro para forzar a un cambio en profundidad en Andalucía, que entiendo que es la motivación principal de sus votantes.

Entiendo que Pablo Iglesias y Albert Rivera sea vean como rivales. ¿Pero no sería una gran noticia que los dos se reunieran y pactaran las líneas rojas que de verdad van a exigir a Susana Díaz y a todos los cargos y gobiernos que desde aquí a las generales sean la lista más votada y quieran contar, como mínimo, con su abstención? Sin duda sería un mensaje importante para todo el electorado, y para el resto de los políticos que se presenten a elecciones.

El escándalo de los ERE, como el de los cursos de formación, ha demostrado que Andalucía necesita una ley de transparencia de verdad, un Parlamento que sea capaz de fiscalizar al Gobierno, un Tribunal de Cuentas independiente y una televisión pública de calidad que no esté controlada por el Gobierno.

Todo lo que le falla a nuestra democracia, en Andalucía y en otros sitios, se resume en un problema de controles: las mayorías se controlan a sí mismas, capturan las instancias independientes que tienen que controlarlas y ningunean a las minorías.

Pero imaginemos por un momento que Iglesias y Rivera, Podemos y Ciudadanos, pactaran un paquete de medidas en favor de la transparencia, anti-corrupción, de regeneración democrática, que impidiera utilizar el empleo público para premiar a los amigos y las instituciones para mantenerse en el poder en lugar de servir a los ciudadanos. ¿No sería ese un triunfo de la nueva política y una señal de que los nuevos partidos han sabido conectar con las demandas mayoritarias de los electores?

Llámenme ingenuo y soñador, pero una reunión entre Iglesias y Rivera sería una buena idea. Puede que a largo plazo, sea lo que el PSOE y el PP  necesiten: que alguien les ponga las líneas rojas (esta vez sí), que ellos mismos no han sabido ponerse.

* José Ignacio Torreblanca es autor de "Asaltar los cielos: Podemos o la Política después de la crisis" (Ediotrial Debate, 2015)

El dilema de Podemos: ¿por abajo o por la izquierda?

Por: | 30 de marzo de 2015

Democracia real ya I
Los resultados de las recientes elecciones andaluzas han dejado a Podemos enfrentado a un agudo dilema. De cómo lo resuelva dependen su posibilidades de éxito: un acierto podría garantizar esa éxito, pero un error podría ser fatal y hacerle pagar un altísimo precio. ¿Cuál es ese dilema? Por sus orígenes y características, Podemos tiene dentro de sí dos posibles evoluciones, que conforman a su vez sus dos posibles estrategias de campaña.

La primera estrategia consiste en ser fiel a su diseño original, a aquello para lo que nació, es decir, a convertirse en un movimiento popular que represente a los de “abajo” frente a las élites políticas que han gobernado este país en los últimos 35 años (“la casta”). El objetivo de la llamada “nueva política” sería canalizar la ira contra los partidos tradicionales, grandes o pequeños, lograr representar a todos aquellos indignados con la corrupción y la desigualdad, acabar con el bipartidismo y, de paso, con el llamado “régimen del 78”.

Seguir leyendo »

La gran evasion (fiscal)

Por: | 23 de marzo de 2015

Taxes-ugland-big

¿Ven ese edificio de cinco plantas? Se llama Ugland House, está en las Islas Caimán y en él están alojadas 15.000 empresas. Las Islas Caimán son el quinto centro financiero del mundo: recibieron el 18% de las inversiones que salieron de Brasil en 2014 y, sorpréndanse, las inversiones españolas en esa isla se han multiplicado por 89. Cerca de allí, en las Islas Vírgenes Británicas, hay registradas 850.000 sociedades, treinta por habitante.

Pero no toda la evasión fiscal ocurre en el Caribe. Seguro que saben lo que es un café irlandés, y habrán oído hablar del “bikini”, el famoso sándwich de jamón y queso, pero dudo que sepan lo que es un “doble irlandés” o un “sándwich holandés”. No son, lamentablemente comidas ni bebidas, sino prácticas de evasión fiscal (“optimización”, en el lenguaje eufemístico a uso) que utilizan las grandes empresas multinacionales para que pagar menos impuestos.

Seguir leyendo »

La insoportable levedad de la política exterior del Presidente Zapatero

Por: | 16 de marzo de 2015

Zapatero_epa--644x362No seré el primero en notar la sorprendente reaparición en la escena pública del ex José Luis Presidente Rodríguez Zapatero. Desde los enredos en el PSOE de Madrid a su encuentro con los líderes de Podemos o su polémica entrevista con Raúl Castro, la participación en el foro de Dajla o la visita a Guinea Ecuatorial, la pregunta que ha quedado en el aire es si se trata de una estrategia coordinada o de un cúmulo de casualidades. 

Desde el punto de vista de la rendición de cuentas exigible a un expresidente que se sienta en el Consejo de Estado hay poco que añadir al imprescindible artículo que publicó ayer Soledad Gallego-Díaz en este diario ("Las confusas actividades del último jarrón chino"): Zapatero debe aclarar si es un ciudadano privado haciendo negocios privados o un servidor público que echa una mano en buenas causas. 

Hasta ahora, Zapatero ha sostenido lo segundo, pero como han mostrado Sol Gallego Díaz y otros analistas (véase "Lobbistas en La Habana, de Juan Jesús Aznárez), existen dudas más que razonables sobre estas motivaciones, por lo que deberá dar las aclaraciones pertinentes. Pero quizá lo más interesante de esta reaparición de Zapatero es que proporciona una magnífica oportunidad para hablar de su legado en política exterior, algo de lo que no hablamos con frecuencia.

 

Seguir leyendo »

Ejercer tus derechos es arriesgado: mejor quédate en casa

Por: | 09 de marzo de 2015

Captura de pantalla 2015-03-08 21.49.52

Fuente: No Somos Delito

Confieso que no soy un experto en Derecho Penal, ni en legislación de orden público. Sin duda que es una materia muy complicada. Pero cuando 70 Catedráticos de Derecho Penal pertenecientes a 35 Universidades de este país firman un manifiesto conjunto en el que afirman que con el Proyecto de Ley de Seguridad Ciudadana que en estos momentos se está tramitando en el Congreso, "el Gobierno pretende restringir el derecho de reunión y manifestación", entonces, como mínimo, deberíamos para el reloj y preguntarnos qué está pasando.

El caso es que según los mejores penalistas de este país, el Gobierno está dando luz a un nuevo concepto de orden público en el que cualquier perturbación de la normalidad en la vía pública es considerada un delito sin entrar a considerar si esa alteración tiene lugar en el marco del ejercicio de libertades y derechos fundamentales que son fundamentales para la democracia.

 

Seguir leyendo »

Ruxit: Rusia dice adiós a Europa

Por: | 02 de marzo de 2015

Nemtsov

Primero fue "Grexit", el juego de palabras que aludía a una posible salida de Grecia del euro. Luego fue "Brexit", acuñado para referirse a la posible salida del Reino Unido de la Unión Europea. Ahora viene "Ruxit", un término que describe cómo la Rusia de Putin se ha ido alejando progresivamente del orden europeo y de sus principios y valores esenciales.

Muchos pensarán que el término es una ocurrencia surgida a raíz del asesinato del líder opositor Borís Nemtsov el pasado viernes. Pero no, aunque el asesinato de Nemtsov confirma la validez del concepto, su origen es anterior. Les recomiendo por ello que lean el artículo de mi colega Josef Janning, casualmente publicado el mismo día en el que matarían a Nemtsov, con el título "Ruxit is real: Russia's exit from Europe"

Seguir leyendo »

Venezuela: la nueva Cuba de la izquierda europea y latinoamericana

Por: | 23 de febrero de 2015

Captura de pantalla 2015-02-22 21.46.41Seguro que a muchos de ustedes les preocupa la lamentable situación que vive la oposición democrática venezolana, hostigada por un régimen cada vez más disparatado y enloquecido. La reciente detención del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, muestra la descomposición de un régimen que ya ni siquiera se molesta en guardar las apariencias respecto a la existencia de una mínima y formal separación de poderes.

Los excesos y abusos de los derechos humanos y las libertades democráticas son tan evidentes cuando se cumple un año de la detención del también opositor Leopoldo López que ya no pueden ser escondidos por el régimen, y en modo alguno justificados, como se ha venido haciendo tradicionalmente, remontándose a las desigualdades sociales, corrupción o injusticias de la Venezuela anterior a Chávez. Vean por ejemplo la página de Amnistía Internacional o de Human Rights Watch donde se dan cuenta de estas violaciones. No, la Venezuela que vemos hoy, donde se violan masivamente los derechos humanos de los opositores, no la construyeron los partidos tradicionales (AD y COPEI) sino que es el producto de las decisiones libremente tomadas por Chávez y su sucesor, Maduro.

Seguir leyendo »

Las diez violaciones del derecho internacional que Rusia perpetra en Ucrania

Por: | 18 de febrero de 2015

Texto tachado

Café Steiner les invita a compartir su café de este miércoles con la lectura de las lista de las normas de derecho internacional que Rusia ha violado y viola  en su anexión de Crimea y posterior instigación y apoyo a un movimiento secesionista en el Este de Ucrania. Pueden leer el texto completo en inglés, cortesía de Jean-Dominique Giuliani, Presidente la Fundación Robert Schuman, en “Russia, Ukraine and International Law” en European issues, nº 344, de 17 de febrero. Si las quieren en castellano, me he molestado en buscar las referencias originales. Son las siguientes.

Primero, artículo 2.4 (Capítulo I) de la Carta de las Naciones Unidas que dicen:

“Los Miembros de la Organización, en sus relaciones internacionales, se abstendrán de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado, o en cualquier otra forma incompatible con los propósitos de las Naciones Unidas”.

Seguir leyendo »

Tsipras se equivoca

Por: | 09 de febrero de 2015

Kesarini

Todos tenemos simpatía por el sufrimiento del pueblo griego, pero por eso es legítimo preguntarse si Alexis Tsipras está acertando en su estrategia y si esa estrategia contribuirá a aliviar o a empeorar la situación de los griegos. 

No se puede negociar desde la soberanía y el victimismo: porque ni Grecia es soberana para hacer lo que quiera (y ese es exactamente el problema y la condición de partida del problema y de su solución), ni tampoco es una víctima (si por eso se entiende que no tiene absolutamente ninguna responsabilidad en su situación).

La culpa, como la soberanía, está repartida así que lo que no tiene sentido es el doble juego que Tsipras sostiene: no quiero seguir pagando, dice, ni tampoco negociar las reformas que voy a hacer, pero mientras tanto solicita un crédito-puente. ¿Con cargo a qué?

Seguir leyendo »

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro "¿Quién Gobierna en Europa?" (Madrid: Catarata) se ha publicado en mayo de 2014. Antes, publicó la "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). Todos los viernes en la edición impresa de EL PAÍS.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal