José Ignacio Torreblanca

Gorrones del desarrollo

Por: | 24 de octubre de 2011

Desarrollo1

Un gorrón es aquel que se beneficia de un bien público sin contribuir a su provisión. ¿Qué es un bien público? Un faro es un bien público: todos los barcos se benefician del servicio que presta independientemente de que contribuyan o no a su financiación. Los bienes públicos se caracterizan por la no rivalidad en el consumo y por la imposibilidad de exclusión. Esto quiere decir que la cantidad disponible del bien en cuestión no se ve afectada por el número de usuarios que lo disfrutan y que, además, es muy difícil o imposible excluir de su disfrute a aquellos que no han participado en su provisión. Como no se puede fijar un precio ni regular el consumo, el mercado carece de incentivos para proveer ese bien así que es el Estado el que tiene que encargarse de hacerlo. La defensa es un bien público. Pagues o no impuestos para sostener las Fuerzas Armadas, te beneficias igualmente de vivir en un país seguro. Lo mismo ocurre con la cooperación al desarrollo: pagues o no tu cuota, te beneficias igual de vivir en un mundo más equitativo.

 Pues bien, como se ve en el gráfico de arriba, Europa es el mayor donante de ayuda oficial al desarrollo del mundo, con casi 60.000 millones de dólares, una cantidad que duplica con creces a la ayuda estadounidense (25.000 millones de dólares). En este ámbito, parece evidente que Europa es una superpotencia. Esta generosidad europea es sin duda un motivo de orgullo, y una buena noticia en medio de tantas malas noticias sobre Europa. Pero, aquí viene el matiz, la buena fama de Europa esconde unas asimetrías considerables. Como se observa en el siguiente gráfico, en el barco europeo de la cooperación al desarrollo viajan algunos gorrones con nombre y apellidos.

Desarrollo2
Si trazamos una línea en torno al 0.7% de la RNB, que es el objetivo fijado por Naciones Unidas y al que se han comprometido los miembros de la UE, vemos que en el año 2009, sólo los escandinavos, Luxemburgo y los Países Bajos alcanzaban este umbral. Otros, entre los que se encuentra España, quedaban algo rezagados, situándose entre el 0.4 y 0.5%. Pero a quien desde luego hay que "felicitar" es a la Italia de Berlusconi, que pese a beneficiarse de un puesto de primera fila en los organismo internacionales (como el G-8) sólo saca pecho para protestar contra los inmigrantes que llegan a sus costas, pero no parece considerar que la ayuda al desarrollo sea una buena idea o que tenga relación alguna con los flujos de inmigración. Según el Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE Italia destinó en 2009 nada más que el 0.16% de su RNB a la ayuda al desarrollo. Premio pues para Italia, el perfecto polizón de la ayuda al desarrollo europea. Y premio también para Estados Unidos y Japón, que pese a su riqueza, miran para otro lado cuando se trata de la ayuda.

P.D. 25/10/2011. Un amable lector me envía esta información que complemente la entrada:

"The Italian ODA that is managed by the Ministry of Foreign Affairs faces a 51% cut in 2012. In 2012 it equals at 86 million euro down from 179 in 2011, 326 million in 2010 and 2009 and 732 million in 2008. In 2012 the Italian voluntary contributions to multilateral organizations will be zeroed (no financial resource available for any contribution to i.e. UNDP or UNFPA or WPF).

Otro lector me pregunta por la fuentes. Son OCDE / CAD para el primer gráfico y Eurostat para el segundo. 

Hay 14 Comentarios

No José Ignacio, no es una buena noticia. Es horrible, de verdad. Eso significa que Europa va depredando al mundo subdesarrollado como nadie. Bajo el barniz de la ayuda al desarrollo se esconde la más dura hipocresía, la cruel esclavitud de la deuda, la guerra y el hambre. Nada de orgullo. Vergüenza nos debería dar de ser los máximos responsables de tantos desmanes.

Excelente artículo!!

Estados Unidos es el mayor donante en términos cuantitativos pero, cuánto de este dinero reciben sus empresas adjudicándose proyectos que muchas veces hacen mas mal que bien (privatizacion agua Bolivia)? El dinero destinado al desarrollo vuelve por la misma senda y estos países con lo único que se quedan es con una deuda enorme que no pueden pagar. Posteriormente, canjearán deuda por el expolio de sus de recursos, etc.

No se trata de gastar más, sino de gastar mejor. La correlación entre ayuda al desarrollo y mundo equitativo: es más bien inexistente. Defender un mayor gasto, sin tener en cuenta beneficios-costes, es simple demagogia.

Estaria bien saber de donde salen los datos de estos graficos.....vamos , cual es la fuente.....

China, Arabia Saudi, Rusia, etc... son paises demasiado pobres para participar al desarrollo ? Pregunto, que me aclaren. ¿ Dónde van a parar los petro-dolares (aparte del bolsillo de las familias reales) ?

el artículo obvia las enormes cantidades en donaciones PRIVADAS que se hacen desde los EEUU a la cooperación, donde existe una verdadera tradición de filantropía por parte de los ciudadanos. La cooperación oficial suele funcionar peor porque se politiza, se convierte en un modus vivendi para espabilaos...

Yo definiría un gorrón como alguien que trabaja para un periódico y además trabaja como consejero para un Ministro de Exteriores. Ya que dispone de viajes, hoteles, comidas, etc a parte de un sueldo probablemente mayor al de cualquier esañolito de a pie.

Lo más interesante sería averiguar a dónde se destina el 0.3 que falta para ese 0.7 por ciento fijado por ONU, y que no "invierte" el gobierno en cooperación, seguramente Repsol y otras tantísimas empresas que operan con luz verde en las regiones a las que se destina la ayuda, tienen la respuesta. Insisto, éstos brazos humanitarios de los gobiernos son solamente otro negocio trasnacional que poco tiene que ver con la solidaridad.

2 gráficas = un artículo. Steiner, te propongo para otro artículo ' el consumismo de lectura en la web' ó algo así ...

Coincido plenamente con Javier. Soy intérprete y trabajo con muchas ONG y organismos parecidos. La verdad, no hacen mucho. Es una excusa para pagar sus viajes, ritmo de vida. Si un proyecto de la cooperación suiza, por ejemplo, no funciona, pues el funcionario de turno se pone a trabajar en otro proyecto. Les encantan financiar proyectos cuyo título mencione desarrollo, sostenibilidad, erradicación de la pobreza, mujer y desarrollo y otro bla,bla. Si los que trabajan en las ONG lo hicieran para empresas privadas, los despedirían ipso facto por ineptos e incompetentes.

Me sorprende que esto lo escrib alguien que sabe bien cómo funciona la Cooperación al Desarrollo, que no coopera, por cierto, en nada, en el aumento de la riqueza de los países beneficiarios. Quien sí se beneficia, y mucho, son los profesionales de la cooperación. Quienes hemos trabajado de cerca con ellos, con sus cochazos y sus pedazo de equipamientos, sabemos realmente quiénes son los gorrones al desarrollo. España debería avergonzarse de dar el dinero que da y no enorgullecerse de ello. Gracias a Dios, pronto habrá cambios (espero) y el dinero irá a parar a fines mejores.


La noción que se tiene sobre Cooperación al Desarrollo resulta limitada si se tiene en cuenta lo relevante que es en el ámbito internacional, y resulta pobre en contenido cuando de ella se habla. Se ha relegado para ser un término utilizado por las ONG’s, fundaciones y gobiernos sin que haya una verdadera atención al papel vital y necesario del individuo en la realización de la misma.
La Cooperación al Desarrollo está estrechamente vinculada al concepto actual de Globalización que se ha definido como la interacción, vinculación permanente y relaciones existentes entre los países y los individuos del planeta con el ánimo del establecimiento de la comunidad internacional que se alcanza a través de canales económicos, políticos, tecnológicos, culturales y sociales. Es un proceso que ha permitido que las fronteras entre los países del mundo se disipen, y ha logrado que la interacción entre las personas, potenciada entre otras por la evolución tecnológica y de las telecomunicaciones, nos permita ver y conocer, aún a distancia, las necesidades que padecen grupos o comunidades y reconociendo en ellas necesidades propias y problemas comunes.
Para Hegel la sociedad civil “es el momento en el que se da la unión entre singularidades y lo universal. Se traduce como el sistema de dependencia donde se pretenden cubrir las necesidades de todos y por tanto está asegurado el derecho y el bienestar de todos los individuos ”.
Esta definición, fundamento de la definición de Globalización, contiene el factor social que hoy ha quedado relegado por el avance de las tecnologías, las comunicaciones, y el fundamento meramente económico de la Globalización. Apartar el factor social es una contradicción en el mismo fundamento de la Globalización, puesto que sus efectos influyen profundamente en el ámbito social de los países, que es el más sensible y vulnerable en su estructura y es sobre el que se trabaja cuando se habla de Cooperación.
En el marco de la Globalización, la Cooperación al Desarrollo se presenta como la respuesta a problemas comunes como la pobreza, la desigualdad y la carencia de bienestar. Es una necesidad imperante de los países desarrollados y debería ser una exigencia de los países que se encuentran en situación de vulnerabilidad.
Sin embargo la Cooperación tiende a ser entendida como una ayuda, un acto unilateral bondadoso, de solidaridad que se ve representado en dinero, conocimiento, tecnología, etc., una idea que prolifera en la mente del ciudadano común cuando nos referimos a relaciones entre países desarrollados y no desarrollados. Contrario a esta concepción, Cooperación significa trabajo conjunto para un fin , definición que habría de complementarse con un trabajo común para la realización de varios fines y en diferentes direcciones. Es así como Cooperar al Desarrollo es una necesidad para países sin recursos y bajos niveles de bienestar en su población, es a su vez una necesidad esencial para quien decide activamente realizarla, es decir, instrumento de quien en aras de su propio bienestar y objetivos requieren Cooperar al Desarrollo de terceros.
La Cooperación es un instrumento que representa el beneficio mutuo de los países que participan en ella, es el camino conjunto para alcanzar un interés común, desarrollo en el país receptor y continuidad en el progreso del país emisor; debería ser un sistema de satisfacción de necesidades a través del establecimiento de relaciones justas y conscientes en aras de beneficio multilateral y no el sistema actual de aparentes donativos que en realidad están dirigidos a obtener beneficio unilateral.
El modelo de Cooperación internacional ideal es aquel que no va dirigido por una directriz económica sino por un sentido humano, ante todo de carácter comunitario, global, cultural, social y de progreso estandarizado y continuado. El proceso que se lleve a cabo en el marco de la Cooperación debe trascender al contexto cultural, político y económico, para actuar en coherencia con ellos, y tener la capacidad de rechazar lo que a nivel global puede ser éticamente aceptado.
Hemos de ser reflexivos con la situación mundial existente y analizar las acciones del pasado para actuar en el presente con consciencia del futuro, hacernos responsables de nuestras acciones como gobiernos, como sociedad y como ciudadanos.
Se ha abandonado el pensamiento comunitario global, se ha olvidado aquella premisa directriz de la justicia y el derecho: ceder el interés particular en beneficio del interés público, o mejor aún, trascender del interés individual al interés comunitario. Se han reemplazado por un mundo económicamente global, pero social y humanamente descompuesto.
Considero más adecuada y justa esta definición para Cooperación al Desarrollo: establecimiento de una red de relaciones institucionales y personales basada en principios de responsabilidad, solidaridad, respeto social y cultural a través de la cual se persigue un beneficio común.
Trabajar la Cooperación sin conciencia individual, en el erróneo concepto actual de Globalización, puede significar en el futuro un gran riesgo social, una Cooperación que se estanca en donaciones y que no trasciende a las necesidades reales. Una Cooperación temporal y sin vocación, inconsciente de necesidad común, se convertirá en una herramienta generadora de mas desigualdad, una herramienta utilitarista de las comunidades, instrumento camuflado en las relaciones internacionales imperantes sin ningún significado social.
Valdría la pena aterrizar estos conceptos y reflexionar sobre la clase de Cooperación que nosotros mismos nos prestamos, y sobre la Cooperación que pedimos a otros.

Italia es efectivamente un gorron si lo comparamos con paises de su entorno que donan mucho mas, como Espana, pero EEUU es el mayor donante del mundo en terminos cuantitativos (solo por detras de la sumas de las donaciones de los Miembros de la UE) y Japon se situa en parecidos terminos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal