40 Aniversario
José Ignacio Torreblanca

Las consecuencias económicas del Excelgate

Por: | 22 de abril de 2013

Captura de pantalla 2013-04-22 a la(s) 00.18.34

¿Pudo un error en una hoja de cálculo haber destruido casi por completo la economía de Occidente?, se pregunta Paul Krugman en su tribuna “La depresión de Excel”. “¿Cuántos puestos de trabajo se han perdido por culpa de Rogoff y Reinhart”? inquiere Dean Baker en The Guardian .

El escándalo en torno al fallido trabajo académico de Reinhart y Rogoff sobre la el crecimiento y el endeudamiento ha vuelto a poner encima de la mesa las delgadas líneas que en muchas ocasiones separan el análisis económico de la ideología política (el texto original de Herdnon, Ash y Pollin, está aquí:  Does High Public Debt Consistently Stifle Economic Growth? A Critique of Reinhart and Rogoff)

El caso, que bien podríamos denominar como el “Excelgate” ( Descargar HAP-RR-GITD-code) ha dejado por lo suelos la reputación de Reinhart y Rogoff, dos hasta la fecha respetadísimos académicos por, entre muchos trabajos considerados de primera fila, su imprescindible estudio “Esta vez es distinto: ocho siglos de necedad financiera” sobre crisis de deuda, burbujas financieras y bancarrotas a lo largo de la historia.

Lean la entrada de Luis Garicano “El error de Reinhart y Rogoff” en el blog Nada es Gratis y se quedaran  boquiabiertos: casos que faltan, errores de codificación y mediciones mal ponderadas. “¿Cómo es posible”, se pregunta  Garicano, “que dos economistas de tanto prestigio cometieran errores tan de principiante como excluir del análisis precisamente los datos que desmentían su análisis  sobre las consecuencias de un endeudamiento excesivo?”

Sin duda que, como académicos, Reinhart y Rogoff han fallado estrepitosamente (vean aquí su respuesta). Si la academia debe contribuir al debate público con datos contrastados y análisis informados, este desde luego no ha sido el caso. Al contrario, el trabajo de Reinhart y Rogoff, citado en repetidas ocasiones por el Ministro alemán de Hacienda, Wolfgang Schäuble, para justificar las decisiones políticas de la eurozona, ha servido para reforzar los prejuicios en lugar de para desmonatarlos.

Por fortuna, tal y como está estructurado hoy el conocimiento, su error ha podido ser detectado por otros economistas y puesto al descubierto (para una versión resumida, véase Robert Pollin y Michael Ash “Why Reinhart and Rogoff are wrong about austerity”, Financial Times 18 abril 2013).

Sin embargo, detrás de todo ello queda una enorme preocupación: coincidiendo con la reunión de primavera del FMI, la impresión dominante entre los expertos es la de perplejidad. Pocos lo confiesan en público, pero la mayoría de los expertos no terminan de entender qué es lo que le está pasando a las economías avanzadas, que no despegan a pesar de tener tipo de interés sumamente bajos. “Los banqueros centrales vuelan a ciegas” concluía de forma alarmante Financial Times el pasado día 18.

No es la primera vez en la historia que la ceguera y necedad de unos políticos aferrados a modelos erróneos desencadena un conflicto. En su famoso estudio “Las consecuencias económicas de la paz”, Keynes avisó del suicidio que suponía hacer pagar reparaciones de guerra a Alemania, “Si aspiramos deliberadamente al empobrecimiento de la Europa central, la venganza, no dudo en predecirlo, no tardará”.

No pretendo trazar una analogía bélica con el actual empobrecimiento del sur de Europa, sino simplemente mostrar mi preocupación porque la política de austeridad genere tal nivel de resentimiento que, sin llegar a la guerra, haga el proyecto europeo inviable.

Hay 26 Comentarios

En realidad es solo otro ejemplo de la academia al servicio de los intereses politicos e ideologicos. Que suelen ser si no los think tanks?
Pero no teman, al igual que en los estudios que dudan de los efectos nocivos del tabaco (adivinen quien los patrocina), no faltaran los estudios que minimizaran los errores del excel y aseguraran que las conclusiones del estudio son correctisimas.

La inteligencia permite al ser humano decidir, elegir entre varias opciones, pero a veces la falta de argumentos que justifiquen la decisión hacen el proceso de toma de decisiones tremendamente complejo.
Cuando mayor es la mediocridad y la incompetencia de la persona que tiene que decidir mayor es la tendencia de esta a adoptar únicamente decisiones que pueda justificar con algún tipo de argumentos, por muy banales que estos sean.
Se dice que un factor causante de la quiebra de muchos bandos y por tanto de la crisis financiera fue la utilización de la ecuación Black Scholes por ejecutivos del sector bancario a la hora de adoptar decisiones sobre cosas como derivados, por tanto es posible que muchos dirigentes políticos decidan utilizando la calculadora.

FANTASTICO MATURIN. [..] La discusión entre austeridad y políticas expansivas es absurda, [..]. La austeridad no es incompatible con medidas expansivas o keynesianas y en el caso de España es obvio que en algunas partidas presupuestarias, es más que recomendable reducir el gasto. La discusión es en cuales y hasta que punto.

Maturin, el que se deban considerar o no los datos sobre Nueva Zelanda no entra dentro del terreno de lo subjetivo. Que decidan no ponderar por los años de todos los países tampoco entra dentro del terreno de lo subjetivo. Cuando yo dibujo esos datos en una tabla tengo dos ejes 'x', uno para déficit y otro para PIB, y un eje 'y' para el tiempo. Si lo que quiero es hacer un análisis estadístico de esos datos tengo que sacar la media de las TRES variables, ergo ponderar las medias aritméticas por años. Lo que han hecho R&R es estadísticamente una chapuza.

Es una cuestión de "excel-encia"

Es más bien la fe ciega en cálculos sobre poblaciones de datos poco fiables (fe), y la fe ciega en *expertos* no certificables,por parte de quienes tienen más influencia que conocimiento, más poder que capacidad de entendimiento y percepción, y mas relaciones que méritos.

La estupidez no tiene ni olor ni color.... El "common sense" de mi abuela valia mas q el de todos estos lumbreras....
Nadie verifica la hojas de calculo cuando son parte de una peoposicion tan importante?
Cuando presento unas potecciones en Excel, si me equivoco canta y mi Director financiero GRITA!!!!!
Q le esta pasando al mundo?

El error con Excel no es lo que cambia las conclusiones fundamentales [..] Lo que afecta más significativamente a los resultados es la elección de la muestra y la ponderación asignada a cada caso. Pero ahí entramos ya en el terreno de lo subjetivo: son defendibles tanto los argumentos de Pollin en contra de la ponderación de ciertos casos (e.g. Nueva Zelanda) como los de Rogoff a favor. Y, además, esa controversia no es en absoluto nueva. [..] Las conclusiones de Rogoff ya eran cuestionadas previamente por los economistas de las escuelas rivales y, por supuesto, las políticas de contención del defícit (correctas o no) se hubiesen aplicado exactamente igual. La cita que pone a la respuesta de Rogoff es incorrecta.

Un buen economista debe dominar las matemáticas que maneja, que no son ni mucho menos las más avanzadas. Y desde luego no existe un experto de excell, "la excell" es un programa para no expertos, software para manejar sin ser muy listos.
A lo mejor ese es el problema, "la excell" promete lo que no es.

¿No habrá un error previo en haber asumido sin más lo que publican unos señores por su supuesto prestigio? Parece que en ciencias (física, química, biología...) la comunidad de investigadores es un poco más exigente que en economía...

La pifia es desde luego sorprendente. Aunque aún más abultadas son las pifias que cometió el gobierno de ZP para justificar los AVEs y otras infraestructuras. No entiendo porque de esto no se habla... El caso es que las políticas de austeridad no es que no estén dando resultados, es que no se están llevando a cabo. No se si la austeridad es la solución o no. Lo que se es que se habla de austeridad en un momento donde la Reserva Federal y el BCE han multiplicado por 3 sus balances. ¿Donde está la austeridad? Lo que está claro es que la deuda no es pagable y personalmente creo que es mejor políticas expansivas que creen inflación que perjudicarían a Alemania un poco, pero salvarían del todo a España y compañía. Mejor dejar de pagar la deuda camuflandola con la inflación, que hacer default. De todas maneras esta política es compatible con la austeridad.

En el supuesto de que el error haya sido desinteresdo, a muchos les faltó tiempo para aceptarlo interesadamente sin contrastarlo. Y esto vuelve a dejar en evidencia la economía de base cataláctica, que tan eficazmente ha denunciado Karl Polanyi: más bien analíza como ganar dinero en una determinada situación que el verdadero funcionamiento de la economía. Y con esos economistas que no vieron venir la crisis ni cuando les mordía los tobillos, así nos va. Por otra parte, la economía no es aséptica: el problema de la UE no es de si las teorías económicas son ciertas o falsas, sino a los intereses económicos que en ellas se manifiestan. La inviabilidad del proyecto europeo, o al menos este, es la imposibilidad de democracia europeo por falta de la primera parte de la palabra, un demos, que por definición, debería ser capaz de unirse, pero al estar dividido ya da poco trabajo: está vencido.

Cuando una disciplina aspira al rango de ciencia, en muchos casos éste le viene dado a través del uso de las matemáticas. La física ha sido el representante canónico de lo que digo y también lo será muy probablemente la biología y la medicina en el sigo XXI. Sin embargo, en matemáticas no se puede concluir la tesis que uno quiere. Si la economía aspira al rango de ciencia, debe de dejar atrás de una vez por todas los argumentos apriorísticos y la carga ideológica que modula las tesis a gusto del consumidor, en este caso de los políticos.

Buenos días. La Economía es una ciencia social, no es Matemáticas, no es Física ni, desde luego, Química. Esto, que parece una obviedad, deja de serlo tras el run-run tipo 40 Principales del poder económico-financiero: sin embargo, por mucho que se repita una falsedad no se convierte en verdad. Lo que quiero decir es que cualquier economista honesto parte en su análisis de unas premisas teóricas que, se mire por donde se mire, siempre son fruto de abstracciones que contienen principios y aceptaciones normativas que el economista debe explicitar. Y lo "normativo" en economía es, desde mi punto de vista, más importante que lo "positivo", pues hace que los interesados puedan argumentar no sobre los resultados del análisis en cuestión, interesados o no, sino en cómo y bajo qué premisas se realiza el análsis, para luego entrar en el detalle de los resultados. Cualquiera con interés en economía se sabe el chiste del "¿cuánto quiere que dé, señor presidente?". En este caso, el correlacionar un porcentaje de deuda respecto del PIB con el crecimiento económico puede ser un análisis interesantísimo y aprovechable (de hecho lo es para cualquier empresa: conocer el grado de apalancamiento óptimo es fundamental para la dirección financiera); sin embargo, en el caso de países no lo es tanto porque, ¿de verdad que el "crecimiento" depende "sólo" del nivel de endeudamiento? En esta simplificación burda reside, en mi opinión, el fallo más grave del análisis. Si a esto último añadimos "tejemanejes" con los datos, ¡apága y vámonos!
PD: He puesto "crecimiento" entrecomillado porque ¿qué se entiende por crecimiento económico? ¿Tiene que ver con el nivel de bienestar? Cuando oigo hablar a nuestros políticos/empresarios/personas-con-poder-en-general, en el mejor de los casos no me queda claro de qué están hablando; en el peor de los casos, ¡me queda clarísimo!

CENSURA SOCIAL A Reinhart y Rogoff. Todos nos podemos equivocar. Pero hemos de ser jueces de nosotros mismo. Máxime cuando una decisión o un estudio de este tipo trae consecuencias para millones de ciudadanos. El agravante de este caso es la publicación en un número extraordinario para librarse de la contrastación de resultados por otros expertos. ¿GANAS DE COLOCARSE MEDALLAS Y MANTENER EL SECRETO?

Vale. Pudo ser un error. Pero la cuestión clave es a que esperan los halcones para cambiar el modelo. No creo que a los del Norte -alemanes y finlandeses- le interesen un Sur débil, por las catastróficas consecuencias políticas y económicas que pueden derivarse de continuar con esta política. Creo que la única solución, si se empicinan, es que los paises del Sur, liderados por Francia, exijan esta vez en serio, el cambio de rumbo o que amenacen con una ruptura del Euro, esta vez en serio, y la continuidad de los del Sur con el Euro. Sería una amenaza creíble y un reequilibrio de poderes que haga viable la Unión.

No sé nada de "alta" economía. Pero está clarísimo que los bancos españoles nos aprietan las tuercas a los ciudadanos porque a ellos se las aprietan también. No hay que ser economista para darse cuenta de esto. Pero cuidado porque si aprietan demasiado...

No existe la casualidad , todo es causa y efecto , no es malo lo que hemos vivido , sera peor los proxmos 20 años , este es el mundo de la aristocracia .

La disciplina del surrealismo económico hace ya tiempo que cotiza al alza. El comentado no es más que el último ejemplo de lo que esta modalidad económica es capaz.

Un "error" de este tipo entre técnicos avezados no es un error, sino una selección cuidadosa de datos para obtener un resultado premeditado (lo que los anglosajones denominan "cherry-picking").
Ya sea por ideología propia o por responder a grupos económico-políticos que buscaban su propio beneficio, "obtuvieron" los resultados que querían.
Y los políticos, ya sea porque fueran los impulsores del estudio o porque aprovecharan esos resultados para sus propios fines, los tomaron como ciencia definitiva.
Pero la ciencia definitiva no existe, al menos en la realidad. Este trabajo se incluye en lo que ahora se llama ciencia post-normal, en la que los datos son pocos, los resultados son elegidos "a dedo", no hay, ni se fomentan, y a veces ni se permiten otras investigaciones, la ideología y la avaricia reinan y los que pagan son los tontos de siempre, que confían en políticos corruptos y en científicos mentirosos.
Esto lo estamos viendo además en otras ramas de la ciencia y del conocimiento: la economía, la salud, la fraudulenta ciencia climática. En todas ellas mandan los programas de computadora, el alarmismo, los impuestos altísimos, y los resultados son siempre malos... para el pueblo común.

Respondiendo a JOSE CARLOS | 22/04/2013 10:13:25; en la entrada de Luis Garicano linkeada en el post de J.I.T podemos leer:
"Los Papers and Proceedings de la American Economic Association, el volumen de Mayo, no son sometidos a “refereeing”."

¡Y este es un paper citado ad nauseam! ¡Uno que no pasó por procesos de revisión! ¡Viva la ciencia económica!

Nota: estoy dando por bueno el dato del blog de Luis Garicano de que no paso por dicho proceso de revisión , pero visto lo visto tiene toda la pinta de ser cierto.

Desde mi punto de vista lo más escandaloso y preocupante es, como se menciona en el texto, que parece que no se puede (o quiere) separar el "análisis económico" de la ideología política. Peor todavía, que no se puede (o quiere) separar el "análisis" de la ideología política.

Otra muestra más de la incapacidad de aquellos que tienen que tomar decisiones: o bien sabían que ese estudio está, como poco, contaminado por datos sospechosos (vaya por Dios, equivocarse en aquellos datos que refuerzan nuestras tesis...) o son unos inútiles que no entendían realmente lo que estaban leyendo. Una maravilla vamos...

Pero ¿existen las casulaidades? Si "errores" como éste , se tienen en consideración para destruir el estado del bienestar y recortar derechos sociales , y en definitiva enviar a gran parte de la población a las condiciones de vida de hace 100 años , habrá que pensar que "quizás" haya "gente" interesada en que todo ello suceda. En definitiva , si alguien cree que los que poseen el poder económico iban a permitir que ese poder estuviera al alcance de muchos durante mucho tiempo , es que cree en las "casualidades" y se oilvida de que nunca ha dejado de existir la lucha de clases ( de los poderosos contra los débiles).

Muy "potito". Traducelo al inglés y mandaselo a los directores de los fondos de pensiones más importantes del mundo, que no comprarían deuda "sureuropea" ni aunque los metieses en una olla en aceite hirviendo. La burbuja inmobiliaria en USA creada por la FED con sus tipos ultrabajos y the "ownership society" de Bush y la copia barata a este lado del Atlántico, más costosísimas guerras, más fraude fiscal propiciado por los paraisos sociales, más una población que le gusta chupar del bote, es lo que ha destruido la economía de occidente, no una hoja de Excel.

Hoy es lunes y nos enfrentamos a otra semana de desaliento y desesperanza. Esto es un matrimonio donde ya no hay amor, ni sexo, ni nada. Donde cada uno piensa (para sí mismo) que ha llegado la hora de acabar con esto, calcula los costes de la ruptura e imagina los pasos a seguir. A veces el maltratado de esta relación se engaña, intenta pensar que el maltrato solo fue un desvío, que eso no volverá a suceder. O que es culpa suya.
Los franceses van por la quinta república, no es difícil pronunciar "la segunda UE".
No hay un liderazgo socialdemócrata transnacional capaz de unir a los 180 millones de europeos víctimas de esto, que puede ser un error en la argumentación y la demostración, pero que no lo es en las consecuencias: el empobrecimiento del sur es un hecho, la transferencia de dinero y personas capacitadas, también. La política no es ciencia, ni convicciones ni intenciones. La política son consecuencias. En esta partida es hora de limitar las pérdidas, dejar de pensar que la mano volverá a estar a nuestro favor.

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal