José Ignacio Torreblanca

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

Europeísmo impaciente

Por: | 28 de febrero de 2014

2014-02-27 19.32.31
Hemos sido muchos los que, a raíz de su llegada al Gobierno en noviembre de 2011, hemos criticado el perfil de Mario Monti como representante de una generación de europeos que han preferido hacer política presentándose como técnicos independientes, defensores de un interés general abstracto definido no mediante el juego partidista sino por encima de los partidos. En cierto sentido, pese a las diferencias entre ellos, tanto el populismo y la tecnocracia son dos caras de la misma moneda: los dos son expresiones de una reacción contra la política y los partidos tradicionales, consideradas agotadas e incapaces.

Sin embargo, en una tribuna publicada el miércoles en este diario (“Europa contra la demagogia”), Mario Monti muestra una cara diferente, una cara ya intuida en su libro con Sylvie Goulard sobre la democracia en Europa. Me quedo con tres afirmaciones que suponen un cambio radical en el discurso europeo que tradicionalmente venimos escuchando en boca de los partidos tradicionales y del europeísmo clásico.

Primero, Monti habla de la necesidad de “acabar con el terrible desperdicio de una generación entera”, lo que supone reconocer que la salida de la crisis, aunque se esté produciendo, requiere de medidas que asegurar que todos y no sólo unos pocos salgan de la crisis, especialmente los más jóvenes. Si queremos renovar el proyecto europeo y asegurar su supervivencia, debemos evitar que ese proyecto sea visto como exclusivo de una generación y excluyente de otra.

Seguir leyendo »

Tu bazuka es ilegal

Por: | 26 de febrero de 2014

Bazuca
Con la sentencia del Tribunal Constitucional alemán ya disponible en inglés [ Descargar 2014_Federal Constitutional Court_Decision ECB], Café Steiner retoma el análisis aquí expuesto hace dos semanas sobre lo que significa Karlsruhe. Anticipo una conclusión preocupante: a menos de 100 días de las elecciones europeas, dos de las instituciones más prestigiosas de Alemania, el Tribunal Constitucional (BVerfG) y el Banco Central (Bundesbank) plantean un cuestionamiento frontal e integral de la actuación del Banco Central Europeo (BCE), al que acusan de violar el Tratado de la Unión Europea. Estamos ante una crisis política y constitucional soterrada, pero de primera magnitud. ¿Por qué?

Porque entre los observadores existe una unanimidad casi completa en torno al hecho de que si el euro se ha salvado es, además de por las decisiones políticas tomadas por los líderes europeos en Junio de 2012, porque el BCE adoptó en septiembre de 2012 un programa de compra de deuda de los Estados miembros de la zona euro que disuadió a los mercados de seguir especulando contra el euro. Créanme, dijo Mario Draghi, “el BCE hará lo que sea necesario para salvar el euro, y será suficiente”.

Pero para el Banco Central alemán y para su Tribunal Constitucional alemán, el programa en cuestión, llamado OMT (Outright Monetary Transactions) es ilegal ya que viola el artículo 123 del Tratado sobre el Funcionamiento de la Unión Europea que prohíbe expresamente que el BCE financie los déficits de los Estados miembros comprándoles deuda.

 Las dos instituciones (BVerfG y Bundesbank) niegan con toda rotundidad el argumento que usa el BCE para justificar su actuación: que las diferencias en las primas de riesgo de los Estados muestran que política monetaria ha dejado de funcionar. Esas diferencias, dicen, reflejan que cada Estado tiene políticas fiscales diferentes, presupuestos nacionales diferentes y gobiernos nacionales diferentes que toman decisiones más o menos acertadas. Intervenir comprando deuda supondría avalar unas políticas económicas erróneas, dicen.

Seguir leyendo »

Los socialistas ganarían las europeas

Por: | 24 de febrero de 2014

Captura de pantalla 2014-02-23 22.29.16

Captura de pantalla 2014-02-23 22.29.09

 

Este es el titular que se desprende del gráfico que abre esta entrada, extraído de la web Poll Watch 2014, que se presentó el miércoles pasado en Bruselas. La web trabaja sobre sondeos, donde se han realizado, y estimaciones, donde estos no están disponibles.

Según estos datos, los socialistas obtendrían 217 escaños frente a 200 los populares cuando en las anteriores elecciones (2004), los socialistas lograron 194 escaños y los populares 275. ¿Victoria socialista, cuestionamiento de las políticas de austeridad y apertura de una nueva era en Bruselas con el socialista alemán Martin Schulz al frente de la Comisión Europea? No tan rápido.

 

Seguir leyendo »

Las fronteras calientes de Europa

Por: | 19 de febrero de 2014

Captura de pantalla 2014-02-18 17.11.13

¿Son muchos los 30.000 inmigrantes que estarían esperando para saltar la valla en Ceuta o Melilla? Esa pregunta se ha suscitado a raíz del informe policial al que ha tenido acceso el Diario ELPAIS.

La respuesta es: depende del color del cristal con el que se mire. Según los datos de la Agencia FRONTEXen el último trimestre de 2013 las fronteras de la Unión Europea registraron 42.000 entradas ilegales. Eso sitúa el acumulado anual de entradas ilegales en unas 90.000 personas. [Fuente: Descargar FRAN_Q3_2013]

Son cifras importantes porque, como pasa en España, las entradas ilegales alarman a la opinión pública. Pero según las estimaciones de FRONTEX, los inmigrantes que utilizaron un visado turístico para entrar en la UE y, una vez expirado, quedarse fueron tres veces mas, 326.000. Así pues, las entradas ilegales son un problema, pero menor comparado con las entradas legales que se convierten en ilegales.

Pero el verdadero drama está en el asilo, refugiados de conflictos varios, encabezados por Siria y seguidos por Eritrea: con 340.000 solicitudes de asilo, casi cuatriplicaron las entradas ilegales. De todos ellos, los estados de la UE lograron “devolver” a sus países a unos 160.000. Por tanto, en el último año del que tenemos datos, las entradas totalizaron 756.000 personas, y las devoluciones 160.000 (un 21%).

 

Seguir leyendo »

Carta abierta a un euroesceptico

Por: | 17 de febrero de 2014

Carta
Me envían Francisco Sosa Wagner, eurodiputado (UPyD) y Mercedes Fuertes, Catedrática de la Universida de León, su libro “Cartas a un euroescéptico” (Marcial Pons 2013). El libro es un intento de contrarrestar los lugares comunes del euroescepticismo valiéndose de la excusa de un lector imaginario al que se le dirigen cinco cartas.

En la primera, se presenta lo que podríamos denominar “el problema de escala” y, en paralelo, “el problema de diseño”: los estados-nación europeos no pueden por sí solos asegurar el bienestar de los ciudadanos hoy en día ya que carecen de la capacidad real de gobernar la economía de forma eficaz, independiente y legítima democráticamente. La soberanía, ese viejo invento que siempre tuvo más de ficción que de realidad es hoy, una quimera.

En su segunda carta hablan de los beneficios de la integración para un español medio. Desde el régimen de derechos y libertades a los programas ERASMUS pasando por los fondos de cohesión o la seguridad alimentaria, los autores hacen visibles los beneficios que la integración trae a los autores.

En su tercera carta se centran en los mitos relacionados con el coste de Europa: que si es una burocracia enorme y costosa, que si está sojuzgada por los lobbies o que Bruselas es el paraíso del descontrol presupuestario y el derroche.  Con datos en la mano, demuestran que no lo son.

Seguir leyendo »

Karlsruhe

Por: | 12 de febrero de 2014

Captura de pantalla 2014-02-11 23.31.28
Ciudad que alberga la institución de moda: el Bundesverfassungsgericht o Tribunal Constitucional alemán, que nos tiene en vilo durante toda la crisis del euro con sus sentencias sobre si las decisiones clave adoptadas para salvar el euro son constitucionales o no.

Si puede decir esa palabra (Bundesverfassungsgericht) de corrido, entonces no tenga duda: será admitido en los mejores salones de la vida política europea. Merece la pena invertir algo de tiempo en decirlo bien pues la alternativa, Karlsruhe, es igualmente atrangantosa (si me permiten el palabro), aunque es una salida elegante: “Karlsruhe ha dicho”, “lo que Karlsruhe quiere decir”, etc, también puede servir para darse algo de postín.

No se si alguno de ustedes ha tenido la oportunidad de visitar dicha ciudad, pero en principio parecería una urbe amable. Su mismo nombre, el “Reposo de Carlos”, algo así como nuestro Yuste cacereño donde se retirara nuestro Emperador Carlos, es una invitación a la paz y tranquilidad.  Y según las descripciones habituales, se trata de una de la ciudades más soleadas y cálidas de Alemania. El mismo tribunal parece inofensivo: como es típico en la arquitectura de la Alemania Federal, todo son cristales y sencilleces, para abundar en la idea de un poder sencillo, cercano y transparente.

 

Seguir leyendo »

Elecciones europeas: en clave nacional por exceso de oferta

Por: | 10 de febrero de 2014

Captura de pantalla 2014-02-09 23.19.37
Los socialistas anunciarán hoy que Elena Valenciano será la cabeza de lista del PSOE para las europeas: se van despejando pues  las incertidumbres sobre los cabeza de lista de los partidos para las próximas elecciones europeos. ¿Quién será por el PP? Como en tantas otras ocasiones nos preguntaremos si estas elecciones tratarán sobre Europa o en el fondo de lo que se hablará es de la política nacional. ¿Votarán los electores por más o menos Europa, o decidirán si castigar con su voto al Gobierno por mal gobierno, al PSOE por mala oposición, o a los dos por las dos cosas?

Si clasificamos a los partidos políticos españoles, además de en razón de sus preferencias ideológicas (eje izquierda y derecha), en razón de sus preferencias sobre Europa (más o menos Europa), veremos que todos los partidos políticos españoles son muy europeístas. Por tanto, si de lo que se trata es de votar a favor de más o menos Europa, el votante mediano español no tiene muchos incentivos para participar: gane quien gane, ese partido defenderá bien las preferencias europeístas del cuerpo electoral.

El gráfico que abre esta entrada (obtenido de la aplicación Euprofiler, que evalúa las posiciones de los partidos políticos europeos) es la explicación más sencilla de por qué a usted, como a muchos otros millones de ciudadanos, no le interesan mucho las próximas elecciones europeas. Dicho de otra forma: ese gráfico explica por qué muchos electores prefieren utilizar el voto en las europeas como un instrumento para castigar o premiar a los partidos nacionales, en lugar de para elegir “más o menos” Europa o, alternativamente, como a veces nos quieren hacer creer, una Europa “más de izquierdas o más de derechas”.

Seguir leyendo »

Manifiesto por una democracia global

Por: | 05 de febrero de 2014

Captura de pantalla 2014-02-05 01.01.16
El pasado jueves 30 se presentó en Science-Po, la Facultad de Ciencias Políticas de París, el “Manifiesto por una Democracia Global”. En el panel de la presentación estuvieron Boutros Boutros Ghali, ex Secretario General de la ONU, Pascal Lamy, ex Secretario General de la OMC y Fernando Iglesias, el Presidente del Consejo del Movimiento Federal Mundial y Vicepresidente de la Organización No-Gubernamental “Democracia Global”, una organización independiente y pluralista con sede en Buenos Aires cuyo objetivo es “impulsar la democracia global promoviendo la existencia de instituciones democráticas a nivel continental, internacional y mundial”.

El manifiesto dice acusa a la política de ir con el reloj retrasado con respecto a las transformaciones tecnológicas y económicas. “La economía se ha globalizado”, dice “pero las instituciones políticas y la democracia, no”.  Las instituciones internacionales no son ni eficaces ni democráticas, lamentan, y las nacionales, aunque democráticas (no siempre) están vaciadas de contenido y capacidad de acción.

El orden actual, concluyen sus autores, de es  capaz de lograr que los avances científico-tecnológicos, productos y económicos lleguen a toda la humanidad. Al contrario, sostienen: “asistimos al aumento de las desigualdades sociales, del calentamiento global y de la proliferación nuclear”.

¿Qué propone el manifiesto? Algo en teoría muy sencillo: reconocer que la gestión de una economía global requiere instituciones globales, no meros acuerdos intergubernamentales, frágiles y fragmentarios por naturaleza. Esas instituciones, que deberán ocuparse de la no proliferación, la equidad y la sostenibilidad, deben ser eficaces y, a la vez, democráticas.

Se trata tanto de democratizar la globalización como de globalizar la democracia, lo que requiere instituciones democráticas regionales (especialmente jurídicas, pero también parlamentarias). Pero este proceso, advierte, no puede ser gestionado ni liderado por las élites actuales, sino por un proceso político abierto a todos los ciudadanos.  Como señalan los autores del manifiesto, “no queremos ser mundialmente gobernados por quienes sólo han sido elegidos para hacerlo a nivel nacional, ni por organismos inter-nacionales que no nos representan adecuadamente”. Por eso, democracia global trabaja “en la construcción de espacios políticos supranacionales”

El manifiesto convoca “a todos los seres humanos a participar de la constitución de una democracia global”. “Compartimos”, dicen, “el creciente rechazo a seguir siendo gobernados por poderes políticos y económicos sobre cuyas resoluciones no tenemos influencia”. Y concluyen: “reivindicamos nuestro derecho a participar de las decisiones globales fundamentales que afectan nuestras vidas. Queremos ser ciudadanos del mundo y no sus meros habitantes”.

Puede que sea una utopía, pero es una bella utopía, les invito a sumarse.

 

Estados Unidos tiene ciberpesadillas

Por: | 03 de febrero de 2014

Captura de pantalla 2014-02-03 00.27.02
Hay un trabajo que nadie en su sano juicio debería querer: el de James R. Clapper, Director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos. Él es el responsable de coordinar a todas las agencias de inteligencia de seguridad del país, recabar todos sus análisis de riesgos y amenazas e informar al Presidente y al Congreso de cuáles serán los mayores riesgos que el país enfrentará en 2014.

¿Quieren saber cómo se ve el mundo desde el escritorio del Sr. Clapper? Pues lean el informe adjunto, que resume y condensa en 31 páginas todo aquellos que desvela a EEUU. Se llama “Worlwide Threat Assessment of the Intelligence Community” y se presentó el día 29 de enero en el Comité de Inteligencia del Senado. Descargar Clapper

El informe cubre tanto cuestiones temáticas como geográficas. Si el orden de presentación les parece relevante, y lo es, seguramente se sorprenderán de saber que para la comunidad de inteligencia de EEUU, la ciberseguridad es un problema mayor que la proliferación de armas nucleares.

Es la ciberseguridad lo que abre el informe, y donde se espera que los desafíos se incrementen a lo largo de 2014. ¿Por qué? Por lo que el informe denomina la “convergencia de tendencias críticas”. ¿Qué quiere decir esto? Qué los riesgos de la ciberseguridad afectan a gobiernos, empresas y a ciudadanos.

La vida económica, política y social está migrando a Internet a una velocidad vertiginosa, lo que está incrementando las vulnerabilidades, muchas de ellas entrecruzadas, a ataques provenientes de gobiernos, operadores económicos, terroristas. El masivo ataque sufrido en marzo de 2013 por Corea del Sur, que bloqueó tres cadenas de televisión, cinco de los seis bancos más importantes y desconectó 30.000 ordenadores ha marcado un antes y un después. Por dos razones: primero, y más obvio, por su importancia; segundo, por la impunidad con la que se realizó y la dificultad en establecer el origen geográfico y autores.

 

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal