José Ignacio Torreblanca

El dilema de Podemos: ¿por abajo o por la izquierda?

Por: | 30 de marzo de 2015

Democracia real ya I
Los resultados de las recientes elecciones andaluzas han dejado a Podemos enfrentado a un agudo dilema. De cómo lo resuelva dependen su posibilidades de éxito: un acierto podría garantizar esa éxito, pero un error podría ser fatal y hacerle pagar un altísimo precio. ¿Cuál es ese dilema? Por sus orígenes y características, Podemos tiene dentro de sí dos posibles evoluciones, que conforman a su vez sus dos posibles estrategias de campaña.

La primera estrategia consiste en ser fiel a su diseño original, a aquello para lo que nació, es decir, a convertirse en un movimiento popular que represente a los de “abajo” frente a las élites políticas que han gobernado este país en los últimos 35 años (“la casta”). El objetivo de la llamada “nueva política” sería canalizar la ira contra los partidos tradicionales, grandes o pequeños, lograr representar a todos aquellos indignados con la corrupción y la desigualdad, acabar con el bipartidismo y, de paso, con el llamado “régimen del 78”.

Esa estrategia, maximalista, requiere un perfil ideológico bajo, es decir, desmarcarse de las etiquetas clásicas y, como ha señalado Pablo Iglesias más de una vez, lograr “ocupar la centralidad del tablero político”. Se trataría, en definitiva, de construir un partido de corte centrista que pudiera atraer tanto votantes del Partido Popular como del PSOE u otros. Podemos aspiraría a convertirse en un partido mayoritario en tanto en cuanto fuera capaz de representar y aglutinar los anhelos de un pueblo mayoritariamente harto de la política tradicional para el cual las etiquetas izquierda-derecha habrían dejado de funcionar o serían secundarias dado la profundidad de la crisis. En conclusión, ese Podemos aspiraría a ganar por “abajo”.

La segunda estrategia de Podemos consistiría en, aprovechando los errores del PSOE y de Izquierda Unida, convertirse en el partido hegemónico de la izquierda española para, desde ahí, plantar cara al Partido Popular y, aprovechando su agotamiento, lograr ganar las elecciones generales con una cómoda mayoría absoluta. No se trataría tanto de renunciar a la dimensión “popular” sino a compaginarla con una dimensión de izquierdas. Como hizo el PSOE de 1982, el objetivo sería conectar con el amplísimo número de españoles que se sitúan ideológicamente en el centro-izquierda y cuyas aspiraciones políticas son moderadas y fácilmente representables para un partido político que supiera jugar sus bazas con inteligencia. Desde este punto de vista, la combinación de la crisis económica y el rechazo al Partido Popular habrían abierto una oportunidad única para que la izquierda llegara al poder. Para ello sólo tendría que prometer un Estado interventor y redistribuidor que metiera en cintura a las empresas y a los más ricos y corrigiera las desigualdades, combatiera eficazmente la corrupción y garantizar una educación y sanidad públicas y universales. Se trataría, en definitiva, de aspirar a ganar por la izquierda.

Esta segunda estrategia, más posibilista que maximalista, obligaría a concentrar todos los recursos de Podemos en superar al PSOE: una vez convertido éste en tercera fuerza política, sus opciones serían tan pésimas (ser socio menor del PP o de Podemos) que hiciera lo que hiciera acabaría desapareciendo. Podemos aspiraría pues a hundir al PSOE y a IU y recoger los restos de sus respectivos naufragios. Sí, el bipartidismo no fenecería, y el régimen del 78 tampoco, pues Podemos tendría que moderarse bastante para lograr llegar hasta el centro y convertirse en un partido mayoritario. ¿Pero a qué partido le amarga el bipartidismo si consigue ser uno de los partidos?

Estas eran las opciones de Podemos antes de las elecciones andaluzas. En Andalucía, dado que la hegemonía del PSOE hacía que el régimen fuera “unipartidista” y de izquierdas, el juego estaba claro: sí o sí había que desbancar al PSOE, que en gran medida era el partido de los de abajo y, también, de la izquierda, o por lo menos mostrar su vulnerabilidad y dejarlo gravemente maltrecho.  Pero Podemos se ha mostrado incapaz de dañar nada más que superficialmente al PSOE: la aspiración a ser el partido hegemónico de la izquierda no parece tan fácil de lograr. Salvando el hecho de que el resto de Andalucía no es como España y que todavía quedan muchas elecciones por medio, lo cierto es que Podemos ha experimentado los límites de su estrategia de aglutinar al centro-izquierda.

Pero es que, además,  la irrupción de Ciudadanos, pone en cuestión la capacidad de Podemos de hegemonizar las aspiraciones de ese gran número de españoles indignados con la vieja política y partidarios de una nueva política que represente mejor a los de abajo y ponga en su sitio a los grandes. Precisamente porque Ciudadanos nace en el centro, ha necesitado muy poco tiempo para instalarse en ese espacio político y hacer una oferta atractiva para los que, desde abajo, quieren acabar con el bipartidismo. Así, Podemos podría muy bien encontrarse con la sorpresa de que para cuando lograra llegar al centro y representar a los de “abajo”, ese espacio ya estuviera ocupado. Podemos se encuentra pues ante un dilema muy agudo pues en estos momentos ninguna de las dos estrategias ofrece las suficientes certezas: elegir entre batir a un PSOE más duro de pelar de lo que se espera, incluso recabando la ayuda de Ciudadanos, y aunar a la izquierda o lanzarse a una contienda contra Ciudadanos aspirando a representar la nueva política no parecen opciones fáciles.

Hay 26 Comentarios

A propósito de la propaganda.


La propaganda siempre la asociamos con los regímenes totalitarios, nada mas lejos de la realidad, este es un fenómeno que ha sido puesto en marcha y desarrollado por los países democráticos, especialmente por EEUU. Los países totalitarios suelen emplear otros medios, digamos mas explícitos para controlar a la población, mientras que la propaganda es propia de los regímenes así llamados democráticos, hoy por hoy colonizados por lo que se ha dado en llamar capitalismo suicida o neoliberalismo. Uno de los principales instrumentos de la propaganda son los medios de comunicación de masas, entre el 80 y 90% de estos está en manos de seis o siete grandes emporios mediáticos y por tanto son estos los encargados de generar distribuir las noticias a nivel mundial.


Es ridículo y da muestra de la indigencia intelectual de que el Sr. Witness hace gala, cuando critica a Podemos su “propaganda”, esta formación que no tiene ni la estructura ni los medios físicos ni materiales que se requieren para tal fin, por muy avispados que sean sus miembros. Por el contrario son sus enemigos políticos los que poseen todos los medios a su alcance, desde las televisiones autonómicas hasta los grandes rotativos que incondicionalmente les apoyan, a ellos y a sus mecenas capitalistas. ¿Qué ha pasado entonces para el surgimiento de este fenómeno? El principal responsable de la aparición del Podemos (ya se ha dicho), ha sido el neoliberalismo y sus políticas suicidas ¿o es que acaso es culpable Pablo Iglesias de la crisis en España? No faltarán los que acusen también a Podemos de la crisis, cuando ha sido justo al contrario, la crisis es lo que ha producido el fenómenos Podemos. Habrá por tanto que pedir explicaciones a dios neoliberal por sus “hijos bastardos”.


Lo que ha sucedido en realidad es que la propaganda y los medios no han conseguido, dadas las circunstancias, mantener a los ciudadanos alejados de la toma de decisiones sobre los intereses comunes, que era algo reservado a una élite especializada (o casta), encargada de instrumentalizar los medios disponibles y los resortes democráticos. De manera que se ha pasado de una democracia pasiva a una democracia activa. A pesar del control absoluto de los medios, la casta política y los emporios mediáticos no han podido contener al rebaño. Ahora por supuesto la campaña mediática, la propaganda es el miedo; “Podemos-empeorar” es decir; estamos fatal pero el rebaño debe seguir votando a los de siempre porque aún las cosas puede ser peor si deciden votar a otros que, no tienen experiencia, no son élite, no son casta. Para que el menaje tenga un efecto extra, hay que echar abajo cualquier iniciativa que exista en sentido de revertir la situación. Por eso es de vital importancia que Syriza fracase o que Venezuela se hunda, para demostrar al mundo que las cosas, por muy mal que estén, no pueden ser de otra forma. Es decir, tenemos que seguir salvando a los bancos e instituciones privadas cuando con dinero público, entre otros grandes descubrimientos sobre el neoliberalismo hecho en los últimos años.


El rebaño está sin embargo saliendo de su perplejidad y del hipnotismo al que el capitalismo le había sometido y adquiriendo una cierta capacidad analítica. A pesar de ello hay que reconocer que la propaganda, como elemento de incalculable valor, está en manos privadas y por supuesto no descansa. Hay un trabajo frenético para colocar las noticias que interesan en el primer plano de la actualidad, literalmente en la primera página de todos los periódicos que dominan las industrias mediáticas. Así por ejemplo hemos descubierto que Venezuela existe, algo que no ocurría antes de Chavez. Ahora Venezuela es portada de todos los diarios. Si mañana cayese el gobierno de Maduro, inmediatamente dejaría de serlo independientemente de la situación de sus ciudadanos. Esto es lo que ocurrió en Libia, con Gaddafi vivo, Libia era noticia de portada en todos los diarios. Ríos de tinta corrieron en socorro del oprimido pueblo libio, y no menos en demonizar al líder Gaddafi. Hoy Gaddafi está muerto y Libia es un caos sin fin. El sufrimiento del pueblo y su situación extrema ha dejado de interesar y ya no aparece en ningún medio de comunicación. Es un ejemplo de libro de lo que es la propaganda puesta al servicio de unos fines concretos, que no son precisamente salvar a los libios.


La propaganda habla de Venezuela y pone el desabastecimiento como ejemplo de la situación de desamparo y pobreza. Nadie sin embargo parece plantearse la cuestión de por qué están desabastecidos los mercados. Como ocurre en Europa con Syriza, la guerra en Venezuela tiene muchos frentes, uno de estos es el económico. Muchos empresarios retienen ingentes cantidades de productos, como se descubrió en el estado de Zulia, habían sido retenidos en almacenes para crear desabastecimiento y crear la ilusión de escasez. Como si en Venezuela no hubiese capitalistas que, igual que dominan los medios de comunicación, dominan las mercancías y los productos básicos, como la mencionada Herrera CA del estado de Zula, que evidentemente fue sancionada.


Como hemos dicho los medios de comunicación de masas están en manos privadas. La forma más efectiva de la propaganda que estos promueven es vender como información, como simples noticias, lo que en realidad son estratégicos mecanismo de propaganda, de esta manera el rebaño no lo percibe como tal y su poder de penetración será mayor y más duradero. Lo que la propaganda hace con la información es “enfocar” un trozo de la realidad para que el espectador perciba esta realidad como un todo. La información es sobre todo un enfoque, un recorte de realidad que se nos muestra como la única verdad. El lenguaje propio periodístico es también un vehiculo de la propaganda haciéndonos ver que aquella porción enfocada es un “reflejo de la realidad” que se ha de presentar al espectador como un advenimiento divino, desprovisto de selección, encuadre, ángulo de enfoque, etc, sin otro inocente objetivo que el de informar, sin que nos demos cuenta de que lo que se hace es “dar forma” es decir manipular la realidad. En resumidas cuentas la función básica de la propaganda.

Witness, los mismos males y defectos que denuncias en los populistas bolivarianos, se dan en los demás países de su entorno. No hay ni más democracia ni más seguridad en ellos que la que puedas encontrar en ellos.
La mejor forma, en mi opinión, de demostrar lo equivocados que están los bolivarianos sería lograr que los países de alrededor tengan economías más potentes, sociedades más sanas, libres de la violencia y de la corrupción pero si hay que cambiar de régimen en Venezuela para obtener lo que hay en Honduras, Guatemala, El Salvador, Haití, México, Paraguay y demás países de por allí, la verdad es que no le encuentro ventajas.

¿Quién votó a los Kirchner?. ¿Quién los reeligió?. A lo mejor la culpa de que ganen las elecciones la tienen aquellos que son incapaces de formar una oposición clara y potente para hacerles frente en las urnas.
Pretender que la corrupción llegó a la Argentina con los Kirchner, olvidando el corralito y lo que hubo antes con De la Rua, Menem, Alfonsin, la dictadura genocida y todo lo anterior es simplemente hacerse trampas a uno mismo.
Los mismos problemas vienen de lejos y los Krichner pasarán a la historia como otros gobernantes argentinos que no solo no quisieron o no fueron capaces de solucionar los problemas que había sino que, además, los agravaron. Cosa que es una plaga en muchos otros países de la región.

El componente del discurso ideológico en que mejor se percibe la identidad de objetivos y de praxis entre Podemos (empeorar) y el chavismo aparece en cuanto la crítica periodística desmonta con argumentos sólidos y datos precisos la impostura del “socialismo del siglo XXI”. Esa verdadera obsesión por matar al mensajero, por silenciar al medio que revela la realidad contraria al trampantojo bolivariano pone en evidencia el escaso respeto por las libertades civiles tanto del régimen caribeño como de su sucursal hispana, aupada al primer plano de la actualidad por su uso constante del agit-prop más rancio, mezcla de ambigüedad calculada y demagogia populista. Es el mismo tipo comportamiento –que puede asimismo ser descubierto en la Corte de Putin y su pegajosa tela de araña desinformativa - que ha llevado a Venezuela a caer en el Indice de Libertad de Prensa 2015 de Reporteros sin Fronteras al puesto 137 de 180 países evaluados , netamente dentro del grupo de los países con la libertad de prensa más amenazada; no sólo está a más de cien posiciones por detrás de España sino que la puntuación que recibe le ha llevado a retroceder más de veinte puestos en un solo año (2014-2015) y más de cincuenta desde el año 2003. En esta degradación de la libertad, tiene importancia fundamental la restricción de los canales por los que la sociedad puede expresarse al margen de quienes ocupan el poder poítico; y es justamente ahí donde el telepredicador comato y su nomeklatura castiza no pueden por menos que mostrar el rejo antidemocrático bolivariano:


“La existencia de medios de comunicación privados ataca la libertad de expresión” (¡nada menos!).
http://www.elplural.com/2014/11/17/pablo-iglesias-en-esencia-la-existencia-de-medios-de-comunicacion-privados-ataca-la-libertad-de-expresion/


¿Cómo hurtar al ciudadano los datos que revelan la manera en que Venezuela, desde que Chávez accediera al poder, el número de homicidios se ha multiplicado por cinco (de cinco a veinticinco mil) y la inflación por tres (del veinte al sesenta por ciento), el índice de escasez alcanza un histórico casi 50% y el de pobreza un 48%, tres puntos por encima de lo que se encontrara Chávez? ¿Cómo controlar que el súbdito chavista se crea en el mejor de los mundos posibles en tanto la oligocracia bolivariana perpetúa la corrupción llevándola aún más allá de los bajos niveles en que se hallaba en el año 2000 (empeoramiento del 27 al 19 en el Índice de Corrupción de Transparency International) hasta situar a Venezuela entre los diez países más corruptos del mundo? La respuesta está, claro, en la explotación de la posición dominante del estado bolivariano (al igual que hace Putin en Rusia o haría Pablo I. en España siguiendo a sus mentores) y en el uso sitemático de la tergiversación y la agitación emocional de los instintos primarios, esos que convierten al patriotismo en una forma de encanallamiento.


Es el tipo de bruma propagandística que permite a algunos decir que todo retroceso socioeconómico procede de una conspiración extranjera entorno al precio del petrólero cuando lo cierto es que éste comenzó su senda descendente a mediados del año 2014 en tanto el empeoramiento de las condiciones de vida de los venezolanos tiene un inicio anterior; o que las sanciones impuestas al régimen chavista de Maduro, que se circunscriben a la limitación de los desplazamientos a cierto número de prebostes bolivarianos, son las causantes del deterioro interior de Venezuela. En fin, nada como la hemeroteca para revelar al sanedrín de Podemos (empeorar) tal como Chávez los trajo al mundo.

Como otros muchos simpatizantes socialistas, para mi también fue una alegría la aparición de Podemos y más tarde su entrada en el Parlamento Europeo. Pero a partir de ahí, tuve, tuvimos la impresión de que el equipo de P.I. y sus seguidores, se enaltecía como si hubieran descubierto la polvora. Había que despreciar, calumniar e insultar a todo lo que tuviera algo de socialista y según mi opinión esa fue la razón del "tropezón" en Andalucia del equipo de PI. Parecía que la consigna a eguir era quitar votos por todos los medios, digo bien por todos los medios al PSOE, a los otros ya les llegará su turno, deberían pensar Creo que así pensaron los dirigentes de Podemos y el resultado ahí está. Muchos ciudadanos de izquierda nos sentimos defraudados con vuestra política que da la sensación ser sobretodo antisocialista y nada de anti PP. Saludos.

ustedes son tontos?que quieren una copia del Kirchnerismo para su país?NO A PODEMOS !! antes que sea demasiado tarde.los han clonado de la bruja que tenemos los argentinos,no se busquen la ruina,aqui llevamos 15 años de padecer corrupción. Después no digan que nadie les aviso, democracia verdadera?? pamplinas.

Aló Oppenheimer. La gran esperanza blanca de Latinoamérica.


Sobre los países del cono sur americano sirve lo que diga EEUU porque ya sabemos que los demás países occidentales irán alineados detrás, como aplicados y buenos alumnos. Andrés Oppenheimer es el buque insignia del periodismo mediático para Latinoamérica con base de operaciones estratégicas terroristas en Miami. Desde la casa blanca se ve con recelo, por decirlo suavemente, la emancipación de las colonias de más allá de río Bravo. Con el advenimiento de la democracia en Latinoamérica, en un momento histórico depararon gobiernos como el de Lula, Evo Morales, o Chavez entre otros, que tenían como objetivo la emancipación de sus territorios y la optimización de los recursos en beneficio de sus países. Con éxito desigual, los avances que han conseguido en general estos países son un hecho irrefutable, sobre todo si tenemos en cuenta de la situación de donde venían. Millones de personas han abandonado la pobreza extrema, las universidades han abierto sus puertas a nuevos estudiantes, mientras la alfabetización de la población ha llegado a cotas muy altas. En muchos de estos países la derecha golpista se encuentra en la oposición y a pesar de los problemas por los que pasan estos, nadie sabe de donde sacan tantos recursos para atacar a los gobiernos que, legítimamente fueron votados en las urnas. Para estos lobos del capitalismo la democracia solo es un instrumento para llegar al poder, como hemos visto en los últimos años en Europa. Si en el poder son peligrosos y pueden vender al diablo los recursos de los países que gobiernan, en la oposición son aún más nocivos. Como no confían en que la democracia les den el voto suficiente para hacerse con las riendas del poder, utilizan la guerra mediática, puesto que controlan los resortes mundiales de este arma estratégica, para conseguir sus objetivos.


EEUU ha hecho las paces con Cuba, Andrés Oppenheimer deberá como otros muchos ir actualizando su retórica contra la isla. Esto está siendo algo muy divertido, oír lo que dicen y leer lo que escriben los que haces solo unos días demonizaban a los Castro, la dictadura terrible de Cuba ahora es le muy honorable gobierno de Cuba. La iniciativa de Obama cogió a todos con el pie cambiado y el sonrojo en las mejillas. Europa con prisas para desmontar su “posición común” que promocionara José María Aznar. Mientras en Cuba la política terrorista de Estados Unidos ha sido un fracaso en 50 años, Obama ha decidido cambiar el paso e intentarlo por otras vías indirectas. Venezuela, sin embargo, ha sido declarara como un peligro para la seguridad nacional en EEUU, un formalismo legal necesario para poder aplicar sanciones. Es una oportunidad histórica poder derrotar al gobierno bolivariano de Venezuela sin pasar por las urnas. Las sanciones vienen en ayuda de los problemas derivados de la bajada artificial del petróleo y, con la esperanza que esto dure lo suficiente para hacer caer al gobierno de Maduro Si no se llega al derrocamiento del gobierno al menos se prepara el terreno conflictivo necesario que pueda revertir el resultado en las urnas, rezando unos avemarías a la virgen también, que todo ayuda.


Según el tel-predicador mediático, Andrés Oppenheimer, que estoy seguro hará las delicias del ciudadano witness, en Latinoamérica solo hay un 10% de indígenas, dato que debe de llenar de esperanza al hombre blanco.

Hola Witness. Soy de los que pienso que a los ciudadanos españoles les trae al fresco lo de Cuba o Venezuela y creo que lo que puede dañar a Podemos delante de la opinión pública es que pongan negro sobre blanco lo que opinan sobre los temas que más les preocupa. Es decir como piensan defender la unidad de la nación española (si es que creen en ella o no). Como piensan abrir el periodo constituyente sin dar un golpe de estado contra la constitución. Como piensan defender el derecho a decidir de los ciudadanos españoles o si piensan que ese derecho no lo tenemos. Como piensan relanzar la economía, quiénes son los que van a crear las empresas y los puestos de trabajo que necesitamos. Cuáles son sus "nuevas" ideas para ganar nuevos mercados o cuál es su alternativa a la economía capitalista.

Pues yo al que realmente vi fracasar en Andalucía fue al PP y además de forma clamorosa. El resultado de Podemos fue bueno y más viendo el poco tiempo que tuvo para darse a conocer y lo flojita que era su líder allí.
Los que se empeñan en darle caña a Podemos con lo de Venezuela simplemente pinchan en hueso y le facilitan la tarea. Son las cosas de España las que realmente preocupan a la gente. Venezuela está muy lejos y no es ni mejor ni peor que sus vecinos. Algunos se olvidan que la gente viaja mucho hoy en día y conoce perfectamente lo que está pasando en la zona.

El dilema de Podemos es decidir que hacer en Andalucía y poderlo explicar a los que confían en ellos. Si apoyan la investidura de Susana Díaz, su discurso contra la casta y contra la corrupción, se habrá ido por el retrete y si no apoyan deberán arremangarse e ir al fondo.
Criticar es fácil y a ellos se les da muy bien pero ahora llega el momento de actuar, de presentar programas y de poder defender sus propuestas delante de la gente.
Será interesante ver que es para ellos la nación española, el derecho a decidir de los ciudadanos españoles, si el jihadismo es una amenaza para España y, si es así, cuales son sus planes para hacerle frente, su opinión sobre si hay que abrir las fronteras a los inmigrantes y si no hay que abrirlas que hacer para impedir que sean asaltadas y etc, etc, etc.

Don orin:
Subditos son quienes siguen a sus gobernantes no por sus resultados sino por alienantes constructos ideológicos que esclavizan a los individuos con las cadenas de la emoción suscitada por palabras tan hueras como "clase", "pueblo" o " partido". Podemos (empeorar) es el típico ejemplo de movimiento populista que cierra los ojos ante el resultado de las ideas políticas a las que se halla más estrechamente vinculado, las que encarna el chavismo en Venezuela:
http://www.elmundo.es/internacional/2015/02/05/54d3af3622601d37728b4571.html
Por otra parte, hoy se ha producido la noticia de un acuerdo para el levantamiento de las sanciones a Irán. ¡Pobres venezolanos! El petróleo va a estar por debajo de los 100 $ más tiempo del que podrán soportar los súbditos de Maduro.

Ciudadano Kane. Razón biológica.


Así es que ciudadanos. Pues yo diría que algunos son súbditos. Vasallos del reino de los neo-oligarcas y de la troika. Despojados de su noble condición ciudadanil y arrojados a la ignominia y al ostracismo, al foso de los cocodrilos neoliberales. Echados de sus casas. Desahuciados, mientras impotentes ven como se las quedan los fondos buitres. Hecho singular que no impide ver crecer su deuda, porque la apropiación de la vivienda por parte del acreedor no les exonera del deber sagrado de seguir pagando su deuda, en un alarde de cinismo neoliberal capaz de terminar con cualquier vestigio de ciudad, y por extensión de civilización. Todo esto les ocurre a los desahuciados cuando ellos habían contratado con avaladas promociones protegidas, confiados en la gestión honesta de las instituciones. Otros son echados de sus puestos de trabajo, o contratados por sueldos que no se corresponden con los niveles y los estándares de exigencia de la sociedad donde viven ¿Ciudadanos dice? Serán entonces ciudadanos sin casa y sin derecho a la calle donde poder manifestarse, porque eso es una cosa muy fea, propia de maleantes. Deben ser ciudadanos sin ciudad. ¿Y los jóvenes? Los ninis les llaman. Con titulación académica y masters, comiendo la sopa boba o huyendo del país como el que huye de la peste. Habría que preguntar a estos y a otros muchos, si se sienten ciudadanos de pleno derecho. Me temo que no y lo siento. También me temo que este es el germen del brote Podemos. Recuerde que ya Aristóteles advertía que no hay consenso sobre quién es ciudadano y quién no lo es, y añadía “el que es ciudadano en una democracia con frecuencia no lo es en una oligarquía”. Muchas democracias han perdido hasta el nombre. La gente pide más democracia, sin darse cuenta que ya entregaron la democracia a los oligarcas y pusieron sus resortes en manos de ilustrados liberales, dispuestos estos a necrosar el Estado antes de momificarlo. En otros Estados, ser ciudadano es un privilegio que no pueden alcanzar, mujeres, gays o árabes. Creo haberlo dicho ya, mientras los liberales no quierían ni ver en pintura interviniendo al Estado en sus negocios, los neoliberales simplemente quieren que el estado intervenga pero en su beneficio. El Estado a su servicio, y la democracia también. A si es que déjese usted de tanta pedantería empalagosa y déjeme a mí con mi gente.


Gente es un término entrañable que me agrada. No digo pueblo que tiene otras connotaciones, ni tampoco peña que suena inerte y castrense. Gente es un conjunto de personas, de individuos de la especie humana. Sin más atributo que su propio Ser. Ser-vivo que respira. Ser-en-el-mundo, o Ser-arrojado-al-mundo. Ser-arrojado-a-la-ciudad. Lo que no significa que se tenga que convertir en un ciudadano, como parte del mobiliario de la ciudad, unido a ella por un cordón umbilical.


Lo que cualquier organismo vivo quiere, ya lo dije, es mejorar su existencia o conservarla al menos, y esto no tiene nada que ver con la ideología, aunque alguien podría decir que el modo de vida de las hormigas, o de las abejas atiende a un modelo comunista. Se admite entonces que conviva una explicación ad hoc, de los fenómenos biológicos interpretados en clave ideológica. Mejorar o conservar aquello que se tiene a veces no es posible porque el nicho biológico se degrada debido a factores ecológicos, exógenos y materiales que invaden el medio impidiendo la cohesión celular. Estrés ambiental y toxinas provocan replicantes sin control, lo que los mercados llaman burbujas. Estas burbujas crecen como el cáncer produciendo una metástasis en los Estados, que los individuos tienen que solventar con la dura quimioterapia. De entre los mecanismo de defensa, el sistema inmune produce sustancias como el chavismo en Venezuela o como Podemos en España. Son fenómenos a fin de cuentas, que fueron provocados por el cáncer del neoliberalismo desenfrenado, valga la redundancia. Donde hay un sistema capitalista neoliberal, tarde o temprano termina surgiendo un Podemos. Es al Neoliberalismo al que hay que pedirle explicaciones. Nada hay que temer porque la naturaleza es sabia. No es esta una razón ilustrada, es una razón biológica.

Espero una gran coalición de cambio entre Podemos y C's

Don orin:


“La gente” no es un cuerpo único y sólido, una especie de divinidad totémica que reúne todos los atributos y posee una única conciencia congelada por la descripción apriorística del salvapatrias de turno. La diversidad de individuos multiplica las opiniones y dispersa las intenciones personales en una inabarcable amplitud de circunstancias. La utilización de nombres colectivos como “pueblo” o “gente”, “nación” bien puede valer para el apresuramiento de un pensamiento mínimo pero no para la descripción de la sociedad en cuanto que ámbito de convivencia de ciudadanos concretos. Hay diversidad de partidos porque hay diversidad de opiniones, talentos y biografías; también porque la ignorancia de cuanto constituye la realidad adquiere una variedad de formas y grados. Un servidor no sabe qué quiere la gente, sabe lo que él quiere como ciudadano y también cómo la experiencia acumulada a lo largo de los años depara ejemplos de mal gobierno y formas extremas de alienación por presión abrumadora de un entorno coercitivo. A un servidor, por supuesto, le importa –y también a tantos otros que conoce- si las ideas del posible gobernante van o no encaminadas a favorecer la libertad y el respeto a los derechos civiles, a promover la prosperidad sin interferir en los deseos y esfuerzos de cada cuál y a gestionar con eficacia el Estado. Sobre todo cuando la categoría se hace ejemplo, cabe decir con claridad sí o no: derechas e izquierdas; centrismo y chavismo. Algunos habrá que prefieran renunciar a su singularidad crítica para subsumirse en la comodidad de la masa que sigue al líder en cuanto reciben los halagos zalameros del demagogo pero ha habido tantos casos de cosificación semejante que han acabado en desastre, catástrofe o incluso holocausto que hasta la menor mención de un referente mesiánico debería servir para que los más conscientes expusieran con claridad el peligro de ese estado de enajenación que provoca el discurso y la comunión populista.


Pero aun suponiendo que cupiera tratar a los ciudadanos como “la gente”, “el pueblo” o… “la peña”, hasta en esa abatida consideración del grupo como parroquia o movimiento es posible distinguir aquello que causa estragos indeseables de aquello otro que ofrece resultados en términos de concordia y riqueza, lo peor de lo mejor. Por tal razón ese “lo que quiere la gente” no puede permanecer en la ignorancia voluntaria de lo que el chavismo y su sucursal hispana, Podemos (empeorar), acarrea ni abstraerse de cuanto los líderes del podemismo han elogiado como referente, asesorado como partícipes, aprovechado como fuente de financiación y utilizado como propaganda justo hasta el momento en que tal vínculo transatlántico dejó de convenir al marketing televisivo. El telepredicador comato, el becario absentista y el defraudador profesoral han logrado aglutinar, con su apelación a la Utopía socialista y al discurso milenarista (ese que apela a una Edad Dorada, igualitaria y edénica, justo el que ilusionaba a los seguidores de Gioachino da Fiore o de los taboristas en la Edad Media), a cuantos habían perdido al marxismo fracasado y a la patria de los soviets como referentes o númenes laicos, es cierto, pero esa vuelta a lo peor de los pasados siglos como amenaza latente no ofrece otra conquista que el retorno del miedo a la revolución mostrenca y a la agit-prop desenfrenada, no por casualidad con la misma fórmula antiliberal y leninista que ha prosperado en Venezuela hasta la degeneración de la convivencia a costa del bienestar, la democracia y el progreso. Violencia quintiplicada, escasez rampante, pobreza en aumento para todos excepto para la nomeklatura del régimen, corrupción sin mesura, libertades menguantes…constituyen la carta de presentación del “socialismo del siglo XXI” que los chicos de Podemos (empeorar) pretenden sea aceptada por los ciudadanos dentro de un sobre cerrado en el que luce, con caligrafía perfecta de rotulado televisivo, un “¡Felicidades!” seductor: pura filfa para incautos.

Cuidado y no les pase a los españoles lo que a los venezolanos: que hartos de los gobiernos anteriores se echaron al río probando suerte con un gobierno forajido. Y así les luce el pelo. Tenemos un pueblo sumido en la miseria.Escasez en los mercados y en las farmacias, incluso en medicamentos de vida o muerte. En el país del petróleo, tú no encuentras ni siquiera jabón, cepillos de dientes, desodorante, artículos de limpieza hogareña, pañales para bebés, bombillas, Baterias y neumáticos para los coches. (Desaparecieron las factorías y agencias automovilísticas). ¿Para qué seguir la letanía? ¿Eso es lo que queréis los españoles con el catamañanas de Iglesias?

Como cualquier otro partido político, Podemos le puede contar a los ciudadanos diferentes películas, buscando el voto de unos u otros. Lo importante es valorar si el contenido de la película de Podemos, Valorar si el proyecto de Podemos es creíble y viable y que modelo de sociedad surgirá de él. Valorar si las propuestas de Podemos son creíbles y viables. Podemos dice que quiere hacer muchos cambios pero aún no tiene claro cuales, ni cómo lograrlos. Sus líderes dicen que quieren abrir un proceso constituyente, es decir crear una nueva Constitución, pero no tienen claro el contenido de la misma. Por ejemplo, cuando se les pregunta si república o monarquía, dicen que lo que decida la ciudadanía. O sea una constitución a la carta, o sea el caos.


En mi opinión, lo que debemos de analizar no es cuál será la estrategia que utilicen los líderes de Podemos para intentar atraer votos, sino si Podemos puede tener capacidad para cosas como generar estabilidad política en España, crear riqueza y generar empleo. Podemos y sus propuestas son un claro elemento desestabilizador de la sociedad española. Si España fuera como Venezuela, un país rico en hidrocarburos, Podemos podría tener capacidad para crear riqueza, empleo y mejorar la vida de los ciudadanos, invirtiendo adecuadamente recursos públicos obtenidos de la exportación de dichos hidrocarburos. Pero la economía española depende de muchos y diferentes actores, nacionales e internacionales, con cuyo apoyo hasta ahora Podemos no cuenta. ¿Si ganara Podemos quien iba a generar empleo en España? El comunismo internacional, oligarcas rusos, China, los griegos, Syriza, los árabes, Marruecos, ¿Quién? Si podrían expropiar tierras en Andalucía, ¿Pero quién iba luego a comercializar y comprar sus productos? ¿Marruecos, principal competidor de España?


Decir que Podemos quiere representar el centro político, ideológico, de la sociedad española es una completa falacia, el centro puede que esté a favor de reformar aspectos de la Constitución del 78, por ejemplo, todo lo concerniente al Título II, pero no está a favor de abrir un proceso constituyente que tal como está el actual reparto de poderes conduciría al caos, a un continuo desacuerdo, por ejemplo, ¿Qué pasaría con el denominado Concierto Económico del País Vasco?

Podemos había ganado antes de presentarse a las elecciones en Andalucía. Han conseguido en poco tiempo, en cuanto a la jefatura del estado que abdique el rey. Han arrebatado el discurso pp psoe, psoe pp; tuya mía, mía tuya, o izquierda derecha, derecha izquierda. Los muchachos han centrado el discurso donde querían tenerlo, arriba abajo. Que es a lo que hoy juegan todos. A la gente le importa poco si el político se siente de derechas o de izquierda, eso puede quedar para la tertulia. A la gente le importa lo que el político hará para mejorar su vida o, acaso, no perjudicarla más, en el peor de los casos. En segundo lugar la corrupción. Lo de Venezuela Sr. Witness, importa poco o nada. Mientras desde la casta histérica se ataca a Venezuela por ser el eje central de la unión de países del cono sur americano y el caribe, Amnistía Internacional y la ONU siguen reclamando a España que extradite a los 17 imputados franquistas que reclaman desde Argentina. El eurodiputado Javier Couso, hermano de José Couso periodista que asesinara en Bagdad el ejército norteamericano junto al también hijo de conocido político Julio Anguita, Julio Anguita Parrado y cuyos crímenes siguen impunes. Como digo el eurodiputado Javier Couso a manifestado lo que otros no son capaces de verbalizar porque están en aquello de arriba abajo, que Venezuela no es una dictadura, que hay un intento para nada discreto, en desestabilizar Venezuela y bombardear la base de los cimiento de la unión de países sudamericanos, o que Felipe Gonzalez defiende los intereses de la casta más rancia de Venezuela, la casta de los Carlos Andrés Perez, que dios lo tenga en su gloria.


Si Podemos hubiese estado en política desde el 78, es muy posible que ya tuvieran un expediente delictivo criminal como el resto de partidos, pero como no es el caso, hay que buscar bajo las piedras los contratos de Monedero o de Iñigo Errejón para hacer en lo posible que se parezcan más a ellos, a la casta. Esto sería como decirle a la gente, miren ustedes yo soy un sinvergüenza pero estos de Podemos son como yo. Como no hay manera humana de defender la honrabilidad propia, hay que atacar como sea y desgastar la del rival.


Lo que más me divierte de "la cocina" y el trasiego de votantes de un lado a otro del espectro político nacional, es suponer que los votantes son entes estáticos. Nadie tiene en cuenta que ciudadanos se incorporan cada día a su mayoría de edad entrando a formar parte de eso que llaman el "caladero de votos" mientras que otros, y aunque a Christine Lagarde le cueste creerlo, se mueren y dejan de ir a las urnas. Todos los jóvenes de 25 años que hay en el caladero, no han conocido la transición, aunque se van enterando poco a poco de lo que fue aquella timba.

Gane quien gane, gana Podemos.

Don Jose Ignacio no entiendo muy bien la primera estrategia cuando Ud habla de la centralidad de Podemos, creo que eso ahora lo llaman un Oximoron o una contradicción que decia la filosofia, en cuanto a la segunda estrategia por ahora no la colmado sus espectativas en Andalucia que es verdad que un regimen que lleva mas de treinta años por muy corrupto que sea no es facil de desbancar creo que por ahi puede tener opciones. Antes de las elecciones en Grecia algunos opinaron que el trionfo de Siryzas podria ser un favor o un lastre para Podemos, todavia es pronto pero creo que va a ser mas lastre que favor pues sin ser gonierno se ven las cosas de una manera y de forma muy distinta cuando se tiene responsabilidad de gobierno y se debe hacer no lo que se quiere sino lo que se puede y te dejan hacer
Jose Luis Espargebra Meco un español desde Buenos Aires

Según los cálculos acertados hechos por Javier Ayuso en este periódico, sobre cómo se han expresado los votantes y a dónde han ido esos votos, la respuesta es que Podemos es un partido de izquierdas, pero también recoge votos del PP, de los indignados del PP, que también los hay.
Veamos: El PSOE, que dice haber ganado las elecciones, habiéndose estancado en escaños y habiendo perdido 120.000 votos, cuando la participación ha sido mayor que las anteriores elecciones, nos lleva a pensar que sin extrapolar los datos de Andalucía, Podemos puede llegar a ser una fuerza de bisagra muy importante en las próximas generales. El PP está en caída por el desgaste de gobernar y por la personalidad de Rajoy y su forma de hacer las cosas, empobreciendo a la población. Un gobierno de derechas durante 8 años es mucha tortura, lo comprobamos con Aznar. La corrupción influye, pero menos en la ideología de derechas, lo ven natural.
Por otro lado, el único que cree que va a ganar las elecciones Podemos es Pablo Iglesias, aunque es normal que piense así. Bien, según Ayuso, Podemos se ha llevado los 120.000 votos del PSOE en Andalucía, más 137.000 votos del PP, el resto, hasta medio millón perdido, se los llevó Ciudadanos, y de IU se llevó lo que les falta ahora que tenían de las anteriores elecciones, además de parte de los indecisos.
Cuanto más vaya la gente a votar más gana Podemos. Eso sin tener estructurado el partido y sin tener ninguna experiencia de gobierno en nada, ni siquiera un ayuntamiento. Lo que nos lleva a pensar que Podemos podría dar un vuelco a las expectativas del PSOE y del PP en estas elecciones de mayo y en las próximas de noviembre, cuando ya vayan cogiendo experiencia de gobierno.
El problema que tendrá Podemos es que nunca ganará unas elecciones para poder gobernar en solitario, en el ámbito general. No será un Syriza español. Además la indignación, de la que se alimenta Podemos, es pasajera, podrá durar seis años, diez, pero los votantes suelen volver a su cauce, teniendo en cuenta que Bruselas no deja gobernar como un partido como Podemos quisiera. Le pasa a Syriza y le pasaría a Podemos.
Ciudadanos es un partido de centro-derecha que también recoge los votos indignados de, por ejemplo, los preferentistas o similares, que antes votaron al PP y que, así, castigan a Rajoy. Ciudadanos puede crecer pero sin grandes alharacas.
Los demás partidos, IU, UPyD, Vox, etc. como dicen los catalanes, que vayan plegando.

Los resultados andaluces para Podemos se comprenden mal, aqui tenemos el caso de JTB . Se hacen deducciones sobre presupuestos falsos. Primero 15 escaños son un muy buen resultado para un partido que tiene menos de un año de vida y ha triplicado sus apoyos en Andalucia. No se ven como bueno porque las encuestas pronosticaban mas, pero la formulacion de las preguntas en las encuestas dependen de quien las manda a hacer y de los objetivos que desean que esas encuestas den, hay encuestas mas precisas pero cuestan mas y por tanto no siempre sirven a los partidos para afilar sus modos de actuacion. Segundo, Podemos obtuvo 600 000 votos solo con la marca, no tenia estructurada su direccion y mucho menos su infraestructura, las diferencias en dinero empleado son enormes con los partidos del bipartidismo y el dinero es fundamental en ganar, no es todo, pero es muy importante, la mayoria de las personas votan con los sentimientos y no con el razonamiento. El poco tiempo actua contra Podemos y esa fue la segunda motivacion de Susana para adelantar las elecciones, despues de validarse ella como una marca y quizas como un activo.
Tercero , el objetivo esta claro para Podemos si quiere ganar las elecciones generales, debe proyectarse desde el centro, los de abajo contra las elites , el material para trabajar desde ese punto, es mas que suficiente para arrinconar a los partidos tradicionales, pero Podemos enfrenta un problema de legitimidad de sus lideres, que lleva tiempo y educacion, es el caso de TR que viene de la extrema izquierda y enfrenta un proceso de reeducacion y ese siempre tiene un costo, pero se aprende , ademas que Iglesias ha decidido darle personalidad a sus barones e intervenir personalmente lo estrictamente necesario, a diferencia de lo que hizo Rajoy que le salio mal debido a que lo hizo demasiado tarde y a la marca PP se desvanece a pasos acelerados o Rivera que le salio bien , debido a que el es la marca de Ciudadano y a la falta de marca de su adversario ideologico el PP, recoge los beneficios. Pero lo que le salio bien a Rivera en estas elecciones es su debilidad , el ha recogido muchos oportunistas en su partido que estaran a su lado mientras les convenga, si el rumbo cambia lo abandonaran. Para tener lo que ha logrado en tan poco tiempo Rivera ha hecho muchas concesiones que con el tiempo iran explotando.Es decir, el analisis de este articulo esta basado en presupuestos equivocados, en un enfoque academico superado a estas alturas, que no logra “leer” los signos del ambiente politico andaluz y español.

La estrecha vinculación de Podemos (empeorar) con el chavismo limita el crecimiento natural del movimiento de los bolivarianos hispanos al ámbito de la extrema izquierda. La cercanía temporal de los indicios que vinculan a Pablo I. y su círculo de poder castizo con el “socialismo del siglo XXI” convierte además todo intento de disimulo propagandístico o de camaleonismo programático en sospechoso para cualquiera que no esté por completo desinformado sobre la raíz profunda del discurso podemista. Esta es, en parte, la causa del relativo fracaso obtenido por Podemos (empeorar) en las elecciones andaluzas. A pesar de la abundancia y dimensión de los casos de corrupción del PSOE andaluz, a pesar de la explotación del recuerdo de las dificultades atravesadas durante estos años de crisis, a pesar del disgusto de los votantes populares con los incumplimientos del programa del PP (por otra parte, justificados) y con los escándalos de la propia derecha (menos relevantes que los del socialismo pero aun así dañinos para el crédito de la formación popular), Podemos (empeorar) no ha podido ocupar el espacio de centro que le hubiera permitido allegar simpatías – y, sobre todo, votos- de ambos lados del espectro político; se ha limitado a fagocitar a IU y, junto con los herederos del viejo comunismo, a alcanzar apenas el techo electoral –y sobre todo sociológico- de los veinte diputados que IU obtuviera en su mejor día.


La famosa “ventana de oportunidad”, abierta con la crisis económica y los escándalos de corrupción, con la movilización generada por el movimiento “indignado” y con la novedad publicitaria de los líderes bolivarianos se ha ido cerrando poco a poco al paso de la revelación de la auténtica naturaleza, oportunista y opaca, fraudulenta y trasnochada, del liderazgo podemista; un proceso que no han podido parar –y acaso han contribuido a acelerar- tanto la calculada indefinición de las propuestas de Podemos (empeorar) como la insustancial demagogia de los discursos del sanedrín televisivo-complutense. Muy pocos españoles habrá, entre los que deciden racionalmente su voto, que no pongan en la balanza con la que ponderan su decisión la magnitud catastrófica de la administración chavista en el mismo plato que ocupa Podemos (empeorar); sólo los muy despistados o los desaforadamente nostálgicos de aquella caduca izquierda decimonónica pseudoprogresista pueden a estas alturas confundir la apariencia juvenil de los líderes podemistas con un impulso nuevo hacia la modernidad y la regeneración.


Ciudadanos, en cambio, carece de esas rémoras. La imagen perfectamente impoluta de sus líderes, su largo currículo de oposición al rancio discurso soberanista en Cataluña (postura antiparticularista coherente con una interpretación sincrónica con el siglo en que vivimos), su pragmatismo programático, sin duda identificable con un social-liberalismo equilibrado, lejano a cualquier dogmatismo ideológico o soflama emocional de bandería, su europeísmo natural, tan distante del obtuso deseo podemista de “latinoamericanizar a Europa”, son activos políticos apenas empañados por la inexperiencia gestora de Rivera y los suyos. De hecho, el único verdadero peligro que pudiera limitar el crecimiento de este partido de centro-izquierda sería la vinculación explícita con alguno de las dos organizaciones que han venido alternándose en el poder en los últimos años. Ciudadanos, para seguir creciendo, debe saber que no puede convertirse en simple sostenedor de gobiernos en minoría sino que debe perseverar en el papel de fuerza activa en favor de la limpieza pública y las administraciones sensatas; papel que le permitiría ir consolidando una estructura nacional bregada en el control y la enunciación de alternativas de gestión hasta que llegara el día en que pudiera asumir con solvencia la vocación de partido de gobierno.

La ciudadanía tenemos nuestras necesidades particulares que pasan por mejorar de cara al futuro, a partir de consensos que nos permitan compartir el espacio público con la dignidad y el decoro que nos merecemos como personas hombres y mujeres.
Sabiendo que nada es gratis, y que cada cual tira de la manta por su lado, para tratar de sacar la mayor renta posible mientras les dejen las circunstancias.
Otra cosa que sabemos es el siglo en que vivimos, y las cotas sociales alcanzadas, que se pueden estropear muy fácilmente, igual que se pueden mejorar a poco que se ponga un mínimo de interés en controlar el despilfarro y la impunidad con la que se malversa el dinero público por gestores irresponsables.
Pero sin experimentos ni atrasos, con calidad, con justicia, con profesionalidad, con conocimiento, con equipos de gente capacitada y solvente.
Con calidad y nivel.
Mejorando lo que tenemos logrado, y sabiendo que en esta sociedad todo el mundo es necesario.
Pero dentro de un orden responsable, y no con privilegios heredados de siglos atrás.
Que aquello eran otras circunstancias, y pintaban otros intereses, desde niveles de ignorancia mayores, donde se daba por sentado que las élites eran hereditarias.
Y la pobreza de la gente también.
Defendiéndose los privilegios heredados a capa y espada como un derecho natural, y además bendecido por todas las jerarquías.
Se busca justicia y transparencia, no inquisición.
Parada la evolución en el tiempo por intereses privados y de fuerza mayor, ya que para gobernar además de saber hay que valer y dar ejemplo.
Pues ahora todo el mundo lleva en el bolsillo un teléfono y la información vuela al instante.
O sea, que se ha de estar el doble de preparados si es que queremos llegar a algún sitio, pues no estamos solos, ni aislados del resto del mundo.
Así que para pasar el listón que permita a un partido estar en la raya de salida, tendrá que demostrar que sirve para gestionar los intereses del país que es España.
España de hoy.
Entender lo que representa el comercio, la industria, los mercados, la fuerza bancaria, empresarial, social, el trabajo, la justicia social, la administración del estado en todas sus variables.
Y el futuro que nos espera navegando a la par del resto del mundo civilizado.
Eso por lo menos, y con nota.

La cocina de Torreblanca. Profesión de Fe.


Podemos está en boca de todos. Sesudos analistas de la política nacional hacen grandes esfuerzos por demostrar lo indemostrable, que una formación política que apenas cuenta con un año de vida, es ya acreedora de derrotas imaginarias en el campo de batalla político, a cual mas imaginativa, desde su derrota en Andalucía por la izquierda, hasta que son ya casta por abajo. Se les juzga, no ya como si llevase en el panorama político desde el 78, sino con una exigencia en sus expectativas, programas, y miembros sean o no candidatos, que no aguantarían un minuto la comparación cualquier otra formación del panorama nacional. Sin apenas tiempo para preparar los candidatos y la campaña en Andalucía, mientras todos sus oponentes tienen ya una experiencia y rodaje en el panorama político, Podemos ha cosechado, nada más y nada menos que más de 1/3 de los votos del partido más votado y mas de la mitad del segundo más votado. Unas organizaciones PSOE y PP con una maquinaria electora, una arquitectura, una membresía y un clientelismo consolidado en todo el territorio. Esto en vez un fracaso se me antoja un éxito rotundo inimaginable hace solo una año en este país. Hoy, claro, las cosas se ven distintas, porque a Podemos se le juzga, no por los votos contantes y sonantes salidos casi de la nada y conseguidos en tiempo record, sino por las proyecciones en las encuestas.
En mi opinión lo más importante que ha conseguido Podemos es que ha cambiado el discurso de la política nacional de manera total. Hoy oyes hablar a la gente del PSOE o del PP y sin mucho esfuerzo uno puede reconocer los mensajes de programa que ha venido lanzando Podemos desde su aparición. La revolución ha sido total y para los partidos, las elecciones en Andalucía solo deberían hacer confirmar los peores presagios y mal hará quien no lo quiera ver así. De hecho los partidos ya están reaccionando y veremos más reacciones ante lo que se avecina, porque la tendencia es lo que importa. De Podemos no se conoce su techo electoral las especulaciones y el miedo son libres. Los cocineros políticos se afanan en maquillar lo que es una realidad inapelable. Los avances de esta formación política que nación con el 15M son tan abrumadores que debería ser un sonrojo para todos los que auguraban a estos perroflautas no más de un puñados de papeletas en las urnas cuando se les convidó a dejar las calles y presentarse a las elecciones porque eso decían, es lo que hacen los demócratas.

El camino a captar votos del PP se lo ha cerrado, al menos de momento, Ciudadanos, pero en cuanto a la competencia con el PSOE, eso no es más que el primer asalto en el mejor feudo de este partido y con la ventaja del manejo de los tiempos cuando Podemos todavía no está asentado, a lo que hay que adjuntar el éxito de la estrategia del miedo y la incertidumbre, esta real, sobre cómo pueden ir las cosas en cuestiones como la relación Grecia-Europa, que puede dar pistas sobre las expectativas de fuerzas de izquierdas (Podemos lo es) gobernando estados machacados por la antidemocracia propia de la UE. En cualquier caso, son tiempos en que los antiguos sistemas de predicción han perdido completamente fiabilidad. En mi Comunidad Autónoma, con el cambio climático, los de la metereología no daban una predicción acertada durante una larga temporada, hasta que se estabilizaron un poco las cosas y construyeron un nuevo algoritmo. Pues el política en España está pasando lo mismo. Mejor no jugar mucho a profeta.

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal