40 Aniversario
José Ignacio Torreblanca

¿Por qué renunció Rajoy?

Por: | 22 de enero de 2016

Captura de pantalla 2016-01-22 12.04.42

La dimisión de Rajoy era inevitable. Aunque en el pasado hubo candidatos a presidente que no lograron la mayoría absoluta en la primera votación de investidura, ninguno había recibido una mayoría absoluta de votos negativos. Y tampoco nunca un candidato había fracasado a la hora de lograr las abstenciones necesarias para proclamarse presidente por mayoría simple en la segunda vuelta.

Esa doble mayoría absoluta contraria a su investidura resumió a la perfección la voluntad de la Cámara resultante de las elecciones del 20-D: acuerdo en que no debía haber un Gobierno monocolor del Partido Popular liderado por Mariano Rajoy, desconcierto total respecto a las alternativas.

Pero además de inevitable, su renuncia era lógica. Que en el más de un mes transcurrido desde las elecciones el presidente fuera incapaz de formular una oferta atractiva a sus potenciales socios dejaba en evidencia el agotamiento personal de un líder sin ideas, gastado por el tiempo, los escándalos de corrupción y la gestión de la crisis. La vaguedad de su oferta al PSOE, sumada a la inflexibilidad a la hora de negociar leyes clave para los socialistas como la educación o la seguridad ciudadana, puso de manifiesto su incapacidad de entender el veredicto de las urnas.

Que muchos dentro de su partido no le exigieran esa dimisión se debía más al miedo al vacío y las peleas sucesorias que a la fe en su capacidad de liderar al PP cuatro años más. Nadie en su entorno se atrevió a decirle que no gana las elecciones quien no puede gobernar. Pero Rajoy, con más años en política que todos los aspirantes a sucederle, terminó por entender que las había perdido. Su marcha hace posible que surja un nuevo líder en el PP que haga al PSOE una oferta de gobierno que no solo no lo destruya (¿incluyendo la vicepresidencia y las carteras de Interior, Sanidad y Educación?) sino que le permita enfrentar con éxito a Podemos dentro de cuatro años. Sin margen, sin ilusión, sin autoridad y sin liderazgo, Rajoy ha hecho lo que tenía que hacer. Después de él se abre un tiempo nuevo. @jitorreblanca escribiendo desde el futuro.

 

Publicada en la edición impresa del Diario ELPAIS, p.2, el miércoles 20 de enero de 2015

Hay 6 Comentarios

por un minimo de decencia que le quedaba!

Soldado que huye sirve para otra guerra ,soldado muerto no sirve para ninguna mas, tal ves esa sea la respuesta a su pregunta, en deporte se dice nadie entra derrotado a una cancha se ntra para dar pelea y tener opciones de ganar o perder pero no sabiendo con certeza que va a perder. Esperemos que hace Pedro Sanchez y el partido socialista y mas despues de la propuesta chantajista de Podemos, al menos hay que recatar que las exigencias de Pablo Iglesias las exprese claramente antes de cualquier acuerdo y no cuando ya esta todo hecho que es mucho mas peligroso
Jose Luis Espargebra Meco un español desde Buenos Aires

Eso del gobierno de coalición PP-PSOE sin Mariano es un cuento chino. Y un gobierno de PSOE-Ciudadanos con abstención del PP es un cuento chino-tártaro. El gobierno será del PP con abstención de PSOE y Ciudadanos y UN PACTO parlamentario para consensuar la cuestión catalana y la política laboral. Dependiendo de la marcha política, elecciones anticipadas o no.

No lo sé. La cuestión es saber si será bueno o malo para España.

Después de la propuesta de Pablo Iglesias, la cuestión es: ¿Quién es Pedro Sánchez, líder o títere de Pablo Iglesias?


El análisis de los resultados de las últimas elecciones generales, a pesar de que la suma de los votos de las cuatro sucursales de Podemos es muy similar a los votos obtenidos por el PSOE, conduce a pensar que Pedro Sánchez está en una clara situación de superioridad, de fuerza, de ventaja, respecto a Pablo Iglesias, entre otras cosas porque tiene más opciones. Dos de ellas claras: Una gran coalición con el Partido Popular, entrando o no Ciudadanos, o lograr formar Gobierno en coalición con Ciudadanos buscando la abstención del PP. Pablo Iglesias no lo ve así, y de forma aparentemente inesperada, metafóricamente hablando, le ha pedido matrimonio a Pedro Sánchez, y lo ha hecho no en privado como suelen ser estas cosas, sino en público, ante los medios de comunicación después de informar al Jefe del Estado, el rey Felipe VI. Lógicamente, no le ha ofrecido un matrimonio por amor sino uno de conveniencia, ofreciéndose como vicepresidente de un Gobierno de España presidido por Sánchez y exigiendo varias carteras, sin concretar ha dado a entender que serían los ministerios de Economía, Defensa, Interior, Justicia, y Asuntos Sociales.


Desde la entrada de Podemos en el mapa político español, cada día que pasa, está más claro que sectores de las elites dirigentes españolas, afines al PP, aunque no solo, una operación política para que Podemos, y en concreto su líder Pablo Iglesias, entre a formar parte del Gobierno de España, operación política que comenzó en 2011 con la convocatoria del denominado Movimiento del 15-M. Operación política, que como es bien conocido, cuenta con un fuerte apoyo mediático propagandístico, especialmente televisivo. Operación política financiada por el comunismo internacional y apoyada por putrefactos y corruptos sectores de la burguesía española que tienen vínculos e intereses comunes con el comunismo internacional y sus aliados en la esfera internacional, entre los que destaca y es de conocimiento público, Irán. Putrefactos sectores de la burguesía española que están canalizando el voto sobre el que ejercen influencia hacia Podemos.


Operación política de creación y apoyo a Podemos que hasta ahora está siendo un completo éxito. Hace cuatro años Podemos no existía, muchos de sus dirigentes eran unos apestados ideológicos en la sociedad española, integrados en partidos residuales de ideología comunista, hoy quieren ser parte imprescindible de una orquesta dirigida por un títere, Pedro Sánchez. Hoy exigen al PSOE casi la mitad de las carteras del Gobierno de España, y la aplicación de una serie de medidas en caso de formar un Gobierno de coalición. Medidas entre las que destacan dos. Primera, no ceder ante las exigencias de la Comisión Europea, en concreto sobre el cumplimiento del objetivo de déficit. Segunda, intentar reformar la Constitución del 78 abriendo un proceso Constituyente sin contar con el PP. Para ello, Pablo Iglesias ha propuesto la celebración de un referéndum consultivo para que la sociedad española se pronuncie sobre si quiere o no reformar la Constitución del 78. En caso de salir sí, piensa que ello sería suficiente para obligar a la derecha a aceptar la reforma constitucional. Es evidente que Pablo Iglesias es un político hábil, queda por saber si también es tan fuerte, políticamente hablando, como para lograr lo que exige y propone, o por el contrario es simplemente un líder político insensato e irresponsable.


En mi opinión, la principal incógnita que en este momento hay en la política española es la de ¿Es Pedro Sánchez realmente un títere como piensa Pablo Iglesias? Un títere elegido por el PSOE para que presida un Gobierno de España en el que las principales decisiones las tomen Pablo Iglesias y su gente. Podemos es el enemigo, un peligroso enemigo de la democracia española, tanto por su ideología como por sus intenciones. Un peligroso enemigo al servicio del comunismo internacional, cuyo secretario general Pablo Iglesias, que quiere ser vicepresidente del Gobierno de España, está en la nómina de Irán, un país que como mínimo tiene unas relaciones tensas con Occidente, relaciones que se pueden romper de un día para otro comenzando una nueva guerra. La entrada de Podemos en el Gobierno de España, siendo Pablo Iglesias vicepresidente, puede provocar que España se esté creando enemigos innecesarios y no deseados ni por la sociedad española ni por las elites dirigentes, algo que creo que deberían de tener en cuenta tanto el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, como los sectores de las elites dirigentes de la derecha española que apoyan a Podemos, antes de aceptar la formación de un Gobierno de coalición entre el POSE y Podemos.

Tal y como está la situación del PP, es difícil que gobierne Rajoy pero también lo es que gobierne otro/a del mismo partido; en un principio parece que realmente el problema de Rajoy es que no acaba de acatar el problema de la unidad de España y la intención de secesión de Cataluña, que puede diseminarse a otras comunidades autónomas, o sea el problema de los nacionalismos; no veo muy acertado que quisiera hacer un pacto con el partido socialista pero si con otros partidos de similar ideología como pueda ser Ciudadanos y hacer una propuesta de profundizar en el problema de Cataluña y esos posibles nacionalismos que comentaba, para lo cual debe escuchar las propuestas de la izquierda y tratar de hallar entre todos la solución más adecuada a este problema, no porque no haya problemas más acuciantes en España, sino porque si no se estudia éste puede que se agrave cada vez más.
En cuanto al posible pacto entre PSOE y Podemos, me dá la impresión que resulta algo inmaduro aún , igual que resultaría inmaduro que Pablo Iglesias se erigiese como vicepresidente en un pacto con los socialistas, no creo que estén preparados para gobernar, sí los veo luchadores y con capacidad para plantear cuestiones decisivas de la problemática del país , de las que se pueden tener en cuenta, pero les faltan años de estar sentados en los sillones de la cámara y conocer suficientemente bien el funcionamiento, asi como la reflexión, tan necesaria en el momento por el que está pasando España, está bien ser exigente y valiente para denunciar pero también, es muy importante reflexionar.

¿Dónde renunció Rajoy? ¿A qué renunció ? ¿Renunció a jugar esos juegos donde gana quien mas miente? Jamás! Eso lo lleva en la sangre! Rajoy nació mintiendo y no se ha movido ni un milímetro en el marco de su no-conciencia.

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados y no aparecerán en el blog hasta que el propietario los apruebe.

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal