José Ignacio Torreblanca

Gobiernos en la sombra

Por: | 19 de mayo de 2016

Captura de pantalla 2016-05-19 10.10.42

Tanto hemos sufrido por la opacidad que rechazamos todo lo que huela a cerrado y fuera de los focos. Consolémonos pensando que es un sano instinto, y no la pura ignorancia, el que explica el rechazo de ciudadanía, medios de comunicación (¡y hasta de los propios integrantes!) al “Gobierno en la sombra” nombrado por Pedro Sánchez. Porque la idea nada tiene que ver con la opacidad, como la propia publicidad dada a su nombramiento demuestra, sino con, una vez más, el intento de importar tarde y mal una institución que nos es ajena. Se trata en esta ocasión de la institución del shadow cabinet británico, que allí tiene una larga tradición, como su parlamentarismo.

Allí, esos gabinetes han servido para cohesionar a la oposición, arropar a su líder y facilitar su trabajo. Tienen sentido en un sistema bipartidista, donde solo un partido puede estar en el Gobierno y solo uno en la oposición, por lo que su utilidad en un sistema como el nuestro, que cada vez se aleja más del bipartidismo, no es muy alta. Y tienen aún más sentido en un sistema de distritos uninominales como el británico, no de listas cerradas y distritos con múltiples candidatos como el nuestro, ya que aquellos dan lugar a diputados con mucho peso político (si ganan muchas veces en su distrito) y mucha independencia (pues no le deben el puesto al secretario general del partido sino a sus votantes). De ahí que un gabinete en la sombra sea una manera de construir una coalición de notables que apoye al líder de la oposición.

Esos gabinetes implican la especialización de un diputado de la oposición en los temas de cada ministerio del Gobierno. Siguen al ministro responsable de un tema de forma pertinaz y contumaz, de ahí que se les describa como su sombra o espejo. Y si se llegan al Gobierno, es muy probable que ocupen su cartera, tanto por su peso político dentro del partido como por su experiencia previa. Nada de eso ocurre en España: el gobierno en la sombra de Pedro Sánchez revela precisamente la debilidad tanto de su grupo parlamentario como de su ejecutiva. No hay atajos para llegar al poder.
 

Hay 3 Comentarios

No le encuentro sentido que hayan hecho la foto en un campo de fútbol ¿quizás quieran decir que empiezan las jugadas? cualquiera sabe si aquí todo hay que tomárselo a risa, ya que si te lo tomas muy en serio vas a contracorriente ¿o no?

'Tanto hemos sufrido por la opacidad que rechazamos todo lo que huela a cerrado y fuera de los focos.'
Excelsa introducción la de su artículo, así que quedo a la espera de su denuncia y condena de las negociaciones de tratados de comercio a las que ni siquiera los diputados del parlamento europeo tienen acceso. Sea consecuente con sus palabras profesor y háblenos un poco acerca del TTIP. De no ser así -que no lo será, creo- esa maravillosa introducción no son más que palabras vacías de contenido, malabarismos de liberales bien alimentados por los que desde las cuevas y la opacidad total nos mantienen en estado de crisis permanente.

La ciudadanía ya no sabemos como actuar, después de votar ya una vez y ver como se nos refuta el resultado obtenido, porque los partidos políticos deciden no ponerse de acuerdo según los resultados.
Y nadie les puede obligar a consensuar sus opciones.
Que no es el caso de la ciudadanía.
Pues o votamos otra vez procurando otras alternativas, o nos quedamos con un gobierno de circunstancias para siempre jamás.
Si queremos mejorar de veras, hay que empezar a remozar otra vez todas las normas que tenemos para evitar el bochorno de ver la malversación campando como Pedro por su casa, sin que las normas lo impidan o los paraísos fiscales atiborrados de cuentas.
Que no pagan al fisco.
Todo con cargo al erario público.
Y así nos va, la deuda sobrepasa ya el tejado, a nombre de todo el mundo ciudadano.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal