José Ignacio Torreblanca

La guerra de Hillary

Por: | 10 de junio de 2016

Captura de pantalla 2016-06-10 08.59.02
En esa bandeja de entrada del correo electrónico que tantos disgustos ha dado últimamente a Hillary Clinton ha aparecido una buena noticia: su nominación como candidata demócrata. No solo es una excelente noticia que, ¡por fin!, una mujer compita por la magistratura más importante del mundo sino que, además, lo haga precisamente contra alguien como Donald Trump, que tan bien representa toda la casposa misoginia que increíblemente todavía nos rodea. Por todas y cada una de las críticas que se puedan hacer a la política estadounidense, y a la propia Hillary Clinton como arquetipo del establishment (eso sí, demócrata), no deja de ser relevante que ese sistema político haya roto dos inmensos techos, ofreciendo a sus electores primero un candidato negro y ahora una mujer, en dos elecciones consecutivas.

Hillary Clinton enfrenta un reto hercúleo: llevar a las urnas a la izquierda de su partido, muy movilizada en torno a Bernie Sanders, un contendiente muy serio que, elegantemente, tendría ahora que tirar la toalla y sumarse a la candidatura de Clinton, y, a la vez, moverse hacia el centro para así atraer los votos de aquellos republicanos moderados desencantados con el racismo populista y aislacionista de Donald Trump. Para ello tendrá que encontrar el tono adecuado en los dos temas que se han mostrado transversales hasta ahora en la campaña y que recogen preocupaciones legítimas de una gran mayoría de votantes: la desigualdad y la globalización.

Pero no nos engañemos. La campaña presidencial va a registrar un nivel de polarización brutal: con todo el conservadurismo, blanco, religioso y del interior movilizado y agitado por el dinero y los medios afines frente a los demócratas, representantes hoy más que nunca de un Estados Unidos abierto, plural, multiétnico y liberal en valores. Cuando en una sociedad todas las fracturas que estructuran la competición política (ideología, religión, identidad étnica, valores, etcétera) se solapan y caen del mismo lado, dividiendo a toda la población en dos mitades tan perfectas como incomunicadas, entonces el riesgo de tensión, bloqueo e incluso ruptura es muy grande. La Guerra Fría acabó, sí, pero da la impresión de que las guerras culturales no han hecho más que empezar.

Publicado en el diario ELPAIS el 9 de junio de 2016

 

Hay 4 Comentarios

Pues si que empieza "caliente" la campaña...

No entiendo por qué es una buena noticia que una mujer sea candidata a presidenta de los Estados Unidos. La conocida como discriminación positiva no creo que deba llegar a tanto. Sera una buena noticia si logra gobernar y dar soluciones a los problemas de ese país, y sobre todo si vuelve a posicionar a los Estados Unidos en el lugar que conviene a nivel internacional. Por el momento, lo que sabemos de H. Clinton es que ha sido una senadora irrelevante y una pésima Secretario de Estado.

Perdón, Sr. Torreblanca, me equivoqué en las dos semanas. Aquí viene el ataque hoy y desde Londres...

EXCLUSIVO: La amante de Bill Clinton - antes y después de su matrimonio - dice cómo 'bultos' Hillary con sus tobillos gruesos y pelos en los dedos de los pies maquinó para hacerla mentir en 60 minutos [progama periodistico de TV] sobre otros affaires de Bill

"Parece no haber límite a lo que Hillary puede hacer para destruir a sus enemigos percibidos," Dolly Kyle escribe en su nuevo libro bomba

Kyle comenzó a dormir con Bill Clinton después de la secundaria y su relación no terminó hasta que se trasladó a la Casa Blanca

'Billy era un adicto al sexo; Yo era una co-dependiente ", admite en sus memorias que arranca la cubierta a la poderosa pareja

Bill herido por la reivindicación de Wilt Chamberlain haberse acostado con 20.000 mujeres - "¡Eso es diez veces más que yo!" dijo a Dolly

Dolly dice Bill le dijo que él y Hillary - a quien llamó "La Guardiana": necesitamos tener un bebé 'para aparentar ser una pareja normal'

'Tenemos que hacer algo serio para restar atención a la forma de vida de la Guardiana,' dijo Bill, y Dolly le sugirió que él durmiese con Hillary

Cuando Dolly se reunió con Hillary - 28 may, 1974 - Hillary vistió una "cosa deforme, marrón, como un vestido que tenga por objeto ocultar sus bultos"

La prenda 'terminaba demasiado pronto para ocultar sus tobillos gordos y sus pantorrillas gruesas cubiertas de pelo negro '

'Las gruesas sandalias marrones no hicieron nada para ocultar sus anchos pies y el pelo en sus dedos de los pies ", dijo Dolly, y agregó que se sentía avergonzada y no podía dejar de mirar

http://www.dailymail.co.uk/news/article-3633977/Bill-Clinton-s-lover-Dolly-Kyle-tells-lumpy-Hillary-fat-ankles-hair-toes-schemed-LIE-60-Minutes-Bill-s-affairs.html

Magnifico articulo, Sr. Torreblanca. Es claro y conciso, y, además, expone claramente su orientación política. Permitame por favor hacer unas preguntas para esclarecimiento. Después de todo, la realidad no es tan simple como uno se imagina.

"precisamente contra alguien como Donald Trump, que tan bien representa toda la casposa misoginia que increíblemente todavía nos rodea." Espero que usted haya notado cuando escribía el articulo que "casposa misoginia" no es un hecho, es un insulto, y como no es un hecho, requiere por lo menos una pequeña prueba. ¿Nos podría usted explicar en qué basa su opinión, o es un mero insulto? Le recuerdo, "insultos pruebas no son".

"ofreciendo a sus electores primero un candidato negro y ahora una mujer" Me imagino que usted nota el racismo y sexismo en esa frase. El partido Demócrata ofreciendo candidatos en base a raza o sexo es la perfecta definición de lo que acusa usted a los Republicanos. Ts, ts, ts, Sr. Torreblanca.

"Hillary Clinton enfrenta un reto hercúleo" En ésto estamos de acuerdo. Hillary Clinton enfrenta un reto hercúleo en las investigaciones criminales del FBI por su uso criminal de un secreto servidor de correos privado y sin protección alguna. Según parece, la señora tenía problemas ingresando contraseñas por lo que dejaron el servidor en el sótano de su casa en New York sin contraseña y sin encripción de ningún tipo. Ayer salió a la luz que en sus correos expuso nombres de agentes secretos y misiones de la CIA en Pakistán. Qué nos guarda el futuro, solo la señora Clinton sabe, pero como muestra, correos super-secretos del presidente Obama.

"desencantados con el racismo populista y aislacionista de Donald Trump" Otra vez, Sr. Torreblanca: ¿racismo? ¿aislacionista? ¿En qué se basa usted? ¿Usted considera racista a Trump por sacar a la luz los crímenes cometidos por ilegales mexicanos en Usa? ¿O por su idea de construir una frontera que no permita obviarla? España tiene vallas en Ceuta y Melilla, y no leo que usted acuse a Zapatero o Rajoy de racistas o aislacionistas. Trump habló de suspender la entrada de musulmanes TEMPORALMENTE por no poderse investigar la identidad. Un "racista" así debería tener Europa... perdón, ya los tiene, y mucho más estrictos.

"polarización brutal: con todo el conservadurismo, blanco, religioso y del interior movilizado y agitado por el dinero y los medios afines frente a los demócratas, representantes hoy más que nunca de un Estados Unidos abierto, plural, multiétnico y liberal en valores." Vaya, esa frase cubre de todo. Vamos por partes y en orden reverso.

"hoy ... abierto, plural, multiétnico" ¿Me puede usted decir un año en que Usa no fue así? Desde los primeros años de la República, Usa fue abierta, plural y multiétnica, y no fue gracias a los Demócratas. ¿Todo lo que harán los Demócratas es "agitar por medios afines"? Eso será una sorpresa total para quienes estudiamos a Usa. Los demócratas hacen mucho más, desde hacer fraude electoral a atacar a los republicanos en las calles como puede usted constatar en los periódicos, televisión e Internet. "agitado por dinero" allí sí, eso si hacen los socialistas demócratas muy bien. Hasta el momento la señora Clinton ha gastado $62 millones en ataques televisivos contra Trump, y Trump ha gastado un gran total de $0 en atacar a la señora. Espere usted unas dos semanas para saber lo que es un ataque continuo, fuerte y a destruir. Va a ser un espectáculo.

"La Guerra Fría acabó, sí, pero da la impresión de que las guerras culturales no han hecho más que empezar." Está usted en lo cierto más que nunca, Sr. Torreblanca, más que nunca.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es Profesor de Ciencia Política en la UNED, director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations y columnista de EL PAIS desde junio de 2008. Su último libro “Asaltar los cielos: Podemos o la política después de la crisis” (Debate) se publico en abril de 2015. Ha publicado también "¿Quién Gobierna en Europa?" (Catarata, 2014) y "La fragmentación del poder europeo" (Madrid / Icaria-Política Exterior, 2011). En 2014 fue galardonado con el Premio Salvador de Madariaga de periodismo.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal