Nueva Zelanda vende marisco por Internet en China

Por: | 09 de abril de 2014

Anécdotas para generar noticias son las que leemos estos días sobre el comercio electrónico de productos frescos en China. Yihaodian, el portal del que WalMart tiene una parte significativa del capital, batió el récord del mundo en velocidad de venta de leche hace poco. Los productores de carne estadounidenses están vendiendo sus productos online en China. En el mismo portal, TMall, en la sección de frescos ahora están promoviendo una promoción con New Zealand Trade and Enterprise (NZTE) permite comprar marisco de Nueva Zelanda y tenerlo en casa, en China, en 3 días. 

El proceso obvio y lógico, no por ello menos es menos impactante. La llegada del comercio electrónico a los perecederos es aún anecdótica y un aviso sobre cómo las cadenas de valor y distribución podrían cambiar y con ello los roles de los actores en las mismas. El importador normalmente ha venido siendo un agregador de demanda (y oferta) y financiador de toda la cadena. Acordeón del sistema y amortiguador de riesgos. Sigue siendo poderoso. Cuidar y mimar al importador aún es una de las tareas más importantes del exportador. 

A medida que el consumidor puede decidir directamente qué comprar, cuándo, de qué procedencia y a qué precio, y puede financiar la compra, está asumiendo adiciones de valor que antes procedían del importador. El distribuidor, el que conectaba con los clientes finales, se encuentra aquí con una oportunidad pues puede arbitrar y ayudar a que los consumidores ahorren desintermediando. Al menos, a nivel teórico. En la práctica el importador sigue teniendo un rol clave a nivel legal, fiscal y sanitario. Un rol más operativo y burocrático, menos estratégico. Un rol que solo sería cuestión de tiempo que desaparezca. Pero los importadores también pueden integrase verticalmente como distribuidores, aunque parece más complicado porque por naturaleza están especializados en una categoría de productos, en general.

Es es la transformación que se está produciendo. Lo impresionante de que el consumidor chino compre el marisco de Nueva Zelanda para tenerlo en tres días en su cazuela, es cómo podría cambiar la cadena de valor, y con ello la concepción actual del mundo a muchos niveles. Un escenario más que plausible y que debería caer casi por la fuerza de la gravedad. Pero no lo hará de manera tan rápida ni natural porque los intereses políticos, de grupos de presión, sanitarios, logísticos, las inercias... hacen verdaderamente difícil que el proceso pueda ir más deprisa. 

Avances importantes para vender online en China desde fuera

Por: | 08 de enero de 2014

El comercio electrónico en China es actualmente un coto privado donde los intentos de tirar la caña desde fuera apenas tienen eficiencia. Existen pero son residuales.  Sin embargo, es una realidad que no se puede ignorar el que no es viable tener un mercado de comercio electrónico aislado en China del resto del mundo. Esta autarquía no se puede aguantar porque siempre habrá intentos de arbitraje.

Para vender online en China desde fuera actualmente se recurre a soluciones imaginativas. A veces son los propios chinos los que compran y revenden productos importados. Incluso, con mercancías traídas en maletas. En otras ocasiones se apaña el pago como se puede, y el envío se arriesga a no pasar aduanas en compras de consumidores finales. Una aventura bastante impredecible, y, por tanto, arriesgada para cualquier plan de negocio.

Recientemente, se están produciendo avances importantes a tener en cuenta que nos han presentado las empresas que los lideran:

- En pago, el banco asociado con "la caixa" en China, BEA, ha sacado un mecanismo para que los chinos paguen con sus métodos y tarjetas habituales y la empresa reciba los cobros en su país y moneda de origen. Esto, que ya lo hacía alipay cross-border teóricamente sólo para servicios, sigue siendo bastante opaco.

- En logística y entrega ha surgido un portal autorizado por el gobierno: Kuajingtong. Este portal promete al vendedor tales ventajas aduaneras y fiscales, que resulta incomprensible e increíble pues en principio disfrutarían de una tarifa plana de aranceles que no encaja. No parece plausible que el propio Estado chino promulgue semejante coladero con la agresividad sanitaria, fiscal, comercial, que se demuestra en otros aspectos en sus aduanas.

En kuajingtong teóricamente podrás tener dos fórmulas.

a) express. Con envío a China directamente desde tu país de origen. Teóricamente aduana e inspección van por canal preferente. Sigue teniendo el problema del tiempo de entrega y el coste del envío.

b) FTZ (Zona de Libre Comercio de Shanghai). El almacenamiento se hace en la zona de libre comercio en pura consigna. Y se hacen las entregas desde allí.

En ambos casos, el proveedor extranjero recibiría sus ingresos en su moneda y país.

Estos avances, habrá que ver hasta que punto maduran y son utilizables. Por el momento, Kuajington (que además es una empreas del Estado chino) y BAE están promoviendo cada cual por su cuenta estos servicios y nosotros mismos estamos avanzando con ellos para ver qué hay de realidad tras las promesas.

Finaliza la primera misión digital de España a China

Por: | 14 de diciembre de 2013

Durante una semana 10 empresas, ya que una de las previstas no pudo formar parte del grupo, han estado en Shanghái descubriendo el panorama que tenemos en China en relación con a economía digital en una misión organizada por Adigital, red.es e ICEX. Mercachef, Ticketbis, Creafi Online Media, Roca Salvatella, QuieroApps, Seeketing, Rastreator, Mubiquo, Solostocks y Opensistemas formaban el grupo. Un viaje en el espacio, pero, imagino también, un viaje interior para personas que llevan un día a día ajetreado y para las que desbloquear la agenda una semana resulta complicado. En el mundo de la tecnología, en una semana pasan muchas cosas. Volverán los participantes al territorio exterior al Great Firewall chino con muchísimo trabajo acumulado que resolver antes de navidades y, esperemos, alguna idea nueva sacada de aquí. Para los que hemos podido compartir tiempo con ellos ha sido un viaje inverso, ya que estando en la centrifugadora china, perdemos perspectiva a veces de lo que está sucediendo en España en el tema digital.

En el ámbito de la economía digital, el gobierno chino ha sido un adelantado a su tiempo. Asumió desde el principio que era un área totalmente estratégica y, posiblemente acertó. La realidad es que hoy por hoy los dos polos de desarrollo digital a nivel mundial son básicamente China y Estados Unidos. En Europa, si acaso, formamos parte del polo estadounidense. Apostó China por tener su propia nube, aunque a costa de, a veces, no estar en la primera velocidad de los desarrollos. Así, ha conseguido tener colosos del mundo digital con una cultura empresarial que se nos hace extraña por su verticalidad y centralización en toma de decisiones.

En servicios, China está lejos de abrir del todo sus puertas al capital extranjero. La situación es muy asimétrica. En China, telecomunicaciones está en el epígrafe de actividades restringidas al capital extranjero, y el negocio editorial y de medios, en el de actividades prohibidas. Son áreas que afectan bastante al negocio digital. En las áreas permitidas, en la práctica hay cierta barrera por la necesidad de tener una persona jurídica que a fin de cuentas sea la que asuma la titularidad del proyecto en China. Bien con un socio doméstico o con una filial. Por esta razón, entrar en China no es solo traducir los servicios y adaptarlos, sino que puede requerir más. Al final, se trata de más coste.

Siendo cierto lo anterior, también es verdad que las dificultades a veces están sobrevaloradas y cabe distinguir entre estar en China y estar "en chino". Lo segundo podría ser un primer paso hacia lo primero y algunos de los participantes manifestaron su interés en darlo relativamente pronto. Estar en chino significa jugar en el ámbito del idioma, a nivel mundial, lo que incluye China continental, pero no necesariamente con el producto totalmente adaptado al mercado de China. Parece un primer paso lógico y más cercano a lo que tienen que afrontar estas empresas en sus proyectos al abordar mercados más cercanos.

En términos generales, y tras haber visto por encima los proyectos de las empresas que han venido en la expedición, tal vez un enfoque (además de las cuestiones más obvias de introspección para conocer ventajas competitivas y conocimiento del mercado y demás), podría ser:

1. Apertura en relación a la posición de la empresa en la cadena de valor. La empresa que en España es un marketplace, en China podría operar como consultora. La consultora en España, tal vez podría opera un proyecto concreto en China. Si no hay alternativas sólidas de entrada operativa, la venta del conocimiento, asumiendo que el conocimiento es muy perecedero, puede ser una alternativa útil.

Esto supone agilidad mental, flexibilidad y asunción de riesgos. Pero también, podría llevar a potenciales beneficios al conseguir encadenar relaciones con el mercado chino que, con su volumen, está llamado a tener impacto global también en economía digital.

2. Unión de fuerzas. Entre las empresas que venían, se podrían formar uniones temporales e incluso proyectos en común de acceso al mercado. Independientemente de que en otros mercados pudieran ser competidores.

3. Evitar pasos que no tengan un mínimo de solidez, respaldo y capacidad de aguante a medio plazo.

4. Ubicar algún tipo de "antena" en el mercado. Alguna cabeza de puente que pueda alimentar a la empresa de lo que en China sucede en su sector, y tal vez facilitarle el acceso a contactos y oportunidades.

5. Mirar, pero no obsesionarse por la competencia. Competidores, es obvio, hay muchos, pero si una empresa tiene una cartera de conocimientos o productos, hay otra forma de actuar que es compararse a sí misma a lo largo del tiempo. Mejorar, y no tratar de imitar en todo al que está al lado.

6. No adaptar en exceso el producto/servicio. Por más que haya quien diga que a los chinos les gusta A ó B, o "China es otro planeta", hay bastante mito al respecto. Es cierto que hay diferencias sustanciales en cosas concretas, pero siguen quedando cosas que son objetivamente (aunque sea como suma de subjetividades) buenas o malas. Hay productos que gustan casi universalmente. Por lo que, no necesariamente hay que cambiar tanto de cara a probar en China.

4. No obsesionarse por intentar estar en China como sea. Si no se encuentra una oportunidad clara, seguir cuidado el producto o servicio, y esperar a mejor ocasión.

La economía digital ya genera un volumen considerable de empleo. Hay empresas españolas en este área que tienen gente de talento muy destacable al y puede que consigan hacer cosas interesantes en el mercado chino más pronto que tarde. Ojalá nos llevemos pronto sorpresas positivas al respecto.

 

Primer evento del software de ecommerce Magento en China

Por: | 19 de noviembre de 2013

Ayer tuvo lugar el primer evento apoyado por Magento en China. MagentoCom 2013 fue un día de presentaciones sobre el estado del comercio electrónico en China donde básicamente participaron empresas interesadas en mejorar sus capacidades de distribución vía ecommerce en el mercado chino y proveedores de servicios especializados en las diferentes áreas: tecnología, logística, marketing, diseño, legal y contable, etc. El evento fue organizado por Bluecom partner "oro" de la empresa de software y una de las empresas que está liderando la cuestión en China. Nuestra empresa fue invitada también a participar.

Magento todavía no cuenta con una gran distribución en el mercado chino. De hecho, la mayor parte de las empresas que utilizan este software suelen ser marcas extranjeras. La plataforma, todavía no está al 100% preparada para el mercado chino, aunque sus carencias son cuestiones de detalle. Detalles importantes, no obstante, porque las dificultades para integrar Alipay pueden ser una barrera importante en el mercado chin donde este sistema de pagos tiene una cuota de mercado muy alta. Alipay pertenece al Grupo Alibaba, que promueve sus propias vías de comercio electrónico, aunque, en principio, debiera ser neutra como plataforma de pagos. Magento ahora mismo pertenece a eBay. Y PayPal, ni está ni se le espera en China.

En todo caso, dichos detalles no parecen frenar la capacidad operativa en la práctica de Magento en el mercado, lo que supone, seguramente, una segunda oportunidad para eBay en China. En su momento, eBay no consiguió imponerse ante TaoBao, en una dura batalla comercial donde participamos muchos. Yo mismo estuve trabajando en las oficinas de eBay en Shanghái durante mi vida anterior intentando promover como táctica de ventaja competitiva el "cross-border trade".

El Grupo Alibaba, que se ha metido en medio de la cadena de valor en la última milla, es un invitado -a veces- molesto a la cena de empresas grandes, que necesitan hacer un ejercicio de flexibilidad para aceptar lo que parece una imposición del mercado chino: vender en TMall o TaoBao. Por eso, cada vez más plantean simultáneamente, si no antes, el establecimiento de una página web de venta propia. De ahí que, parece, el camino se ha allanado un poco para soluciones como Magento.

Los retos que sigue habiendo son básicamente los clásicos:

- Falta de confianza. Hay todavía una gran desconfianza a comprar onine en China, sobre todo productos de valor.

- Problemas con la logística dé envíos. Las empresas logísticas todavía tienen una tasa de error bastante grande.

- Necesidad del cobro contra-reembolso. El Cash On Delivery (COD) es obligatorio en el mix de pagos de una tienda online que quiera alcanzar cierto volumen en China.

- La batalla de plataformas. Vender multiplataforma es muy complejo, y apostar a un caballo, mala estrategia para los grandes. De ahí el dilema.

El impacto que ya está teniendo en China el comercio electrónico es tan brutal que incluso lo están notando las grandes inmobiliarias con una inferior demanda a la hora de alquilar superficies comerciales. Un ejemplo claro son los mercados de electrónica. Puntos obligados de peregrinación para turistas geek. Incluso, Eric Schmidt, CEO de Google visitó uno en su último viaje a China. Estos mercados, al tener un público objetivo que coincide de pleno con el comprador online, están siendo los primeros en notar fuertemente cómo el comercio electrónico acaba impactando sobre las superficies comerciales.

Habiendo seguido las lógicas del gobierno chino en relación con Internet últimamente, la noticia de que suspende de forma experimental la censura a Internet en la zona de libre comercio de Shanghái suena de lo más inverosímil. Lógicamente, no puede desacartarse que sea cierto, pero resultaría sorprendente. Si se quiere competir con Hong Kong, como también se dice de este nuevo motor de desarrollo para Shanghái, no existe tal censura ( aunque censura, la hay en cierto grado en todos los países, incluido España).


Por otra parte, no cabe duda de que el Great Firewall chino sobre su Internet daña de forma severa su productividad. Convirtiendo la red en un inmenso jardín vallado, se impiden intercambios fluidos con el resto del mundo y se aísla de manera ligeramente autárquica su Red. Por ejemplo, siempre será más difícil a sus tiendas de comercio electrónico competir a nivel mundial. No pocas empresas ayudan a sus marcas a estar en facebook o twitter a marcas locales. La propia CCTV (la rtve china) lo hace.


Ha llovido ya mucho desde que el gobierno chino expulsó de su mercado a los jugadores extranjeros grandes que no se atuvieron a sus normas. En cuanto a los pequeños, a veces de manera más o menos arbitraria, se excluía a uno u otro site de su Internet. A veces, sencillmente, porque en el mismo servicio de hosting había caido otra página web por contenidos "inapropiados". Han llovido casos importantes en estos años, como el de Kim Dotcom o los de Snowden, la Primavera Árabe y wikileaks. Casos que aunque son diferentes, de uno u otro modo, tienen que ver con la soberanía de los Estados y su alta vulnerabilidad ante el uso y abuso de las Redes. También, con la soberanía de los ciudanos y uso y abuso de la Red por parte del Estado.


Han sucedido cosas en la Internet China a nivel social, como persecuciones a fugitivos vía microblogs, la reciente narración vía Weibo del juicio contra Bo Xilai (al parecer, bastante parcial), o los casos de accidentes de tren con amplio eco en las redes sociales. Y multitud de anécdotas y casos de opulentos relojes en brazos de líderes así como bastantes infidelidades de jueces y cargos políticos. Una Red que, si no es completamente abierta, como mínimo cabe decir que tiene cierta pluralidad. También, la incursión de Xiaomi e el mundo de los dispositivos.


El debate  sobre la censura aparentemente no ocupa, al menos en el sesgadísimo entorno del que teclea, un lugar destacado en las preocupaciones de una población que sigue en una inmensa mayoría en necesidades más básicas de su pirámide. El que China necesita mayor integración en las Redes para competir en su siguiente etapa de desarrollo seguramente es objetivamente cierto. Veremos si realmente se confirma esta noticia y la zona de libre comercio de Shanghai, sobre la que se están generando grandes expectativas, supone un paso tan firme en esa dirección.

China Red

Sobre el blog

La tecnología es clave para que continúe el desarrollo chino. Este espacio propone un seguimiento de la transformación productiva y social del gigante asiático.

Sobre el autor

Luis S. Galán, diez años enfocado al desarrollo social y empresarial aprovechando nuevas tecnologías. CEO de 2 Open.

Eskup

Archivo

abril 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal