Art Basel cierra una de sus mejores ediciones en décadas

Por: | 22 de junio de 2015

ARTBASEL2015_MEG_10_074

Ayer cerró Art Basel, la gran cita del arte y los dineros del mundo. Y ya hay quien asegura que ha sido la mejor edición en la última década. Y por mejor se entiende la de mayores ventas. “Estamos muy contentos”, apunta Isabel Mignoni, directora de la Galería Elvira González. “Han asistido los mejores coleccionistas y esta cita continúa siendo una de las más importantes a nivel comercial. Participamos desde hace 15 años y ha sido una feria muy buena”. Un optimismo que llega también a Liste, la hermana pequeña de Art Basel, donde Pedro Maisterra, codirector de Maisterravalbuena, muestra su felicidad. “Hemos vendido obras importantes de Dan Shaw-Town y varias piezas de B. Wurtz. Estamos felices”.

Elvira González Una escultura de Juan Muñoz en el estand de Elvira González. © Art Basel.

La alegría se derrama como un bálsamo por la feria suiza y las cifras que se han conocido son muy elevadas. Detrás de los grandes números hay, también, cambios. El certamen ha recuperado la presencia y la fuerza del arte moderno y de postguerra. Mucho tienen que ver los resultados mareantes de las últimas subastas en Nueva York y Londres. Llegan nuevos coleccionistas a este segmento del mercado a la búsqueda de grandes trofeos y la feria ha reaccionado. La zona derecha de la planta baja se ha reformado por entero para dar mejor acomodo a las galerías que venden obra fechada, sobre todo, entre 1900 y 1970. Y en esos espacios se han visto algunas piezas de museo.

La galería Helly Nahmad colgó un excelso rothko, Untitled (Yellow, Orange, Yellow, Light Orange) datado en 1955, un año en el que pintor solo produjo 22 obras. Lo que añade más interés a la pieza. La tela se vendió en subasta en Sotheby’s el pasado mes de noviembre procedente de la colección de los magnates Bunny y Paul Mellon por 36,6 millones de dólares (32,1 millones de euros). Ahora el marchante neoyorkino la revendía —por un precio sin revelar— en Basilea. En el mismo estand se pudieron contemplar varios óleos de Picasso que abarcan desde los años 30 a los 70. Cuatro décadas de producción. Incluso hubo una versión de Les Femmes d’Alger (Versión C), 28 Décembre, 1954 por la que se pidieron 16 millones de dólares (14 millones de euros). Otra variación de ese tema se subastó en mayo en Christie’s por 140 millones de dólares: la obra más cara vendida nunca en una puja pública.

Helly Nahmad
Varios picassos en la galería Helly Nahmad. © Art Basel.

Muy cerca, en la galería muniquesa Thomas, se vendían trabajos de Chagall, Beuys, Max Beckmann y, sobre todo, una interesante pieza de Ernst Ludwig Kirchner. Un retrato fechado en 1922 de Ludwig Schames, su principal marchante. ¿El precio? 3,8 millones de euros.

Pero lejos de los maestros clásicos, ya se pueden dar los nombres de algunos de los ganadores en esta feria de la vanidad, el arte y el dinero que siempre es Art Basel. La galería Pace —una de las más poderosas del mundo— ha vendido todas las obras de Robert Rauschenberg (artista al que representan desde hace pocos meses) que llevaba a Suiza. Trabajos de los años ochenta y noventa valorados entre 450.000 y un millón de dólares. Esta última cantidad se pagó por Untitled (Salvage), un acrílico sobre lienzo de 1984.

Pace Gallery Dos visitantes en el estand de Pace Gallery. Al fondo, una pieza de Robert Rauschenberg. © Art Basel.

Otro de los superventas ha sido el alemán Thomas Schütte. En su contabilidad, la galería Skarstedt remataba la escultura en acero Grober Geist Nr.6 (1998) por unos cinco millones de dólares (4,4 millones de euros) mientras que la neoyorquina Mnuchin vendía Vater Staat, dressed (2010) por 1,6 millones de dólares (1,4 millones de euros). Tampoco le fue mal al trabajo de Louise Bourgeois, que vendía varias esculturas por encima de los dos millones de dólares.

Seguir leyendo »

El Museo Thyssen no devolverá el 'pissarro' expoliado por los nazis

Por: | 11 de junio de 2015

Apertura Pissarro

El Museo Thyssen-Bornemisza parece que ha ganado la batalla final. Tras diez años de litigio, un juez federal de Los Ángeles ha desestimado una demanda que pretendía recuperar una pintura del maestro impresionista Camille Pissarro, Rue St. Honoré, aprés-midi. Effet de pluie (Calle St. Honoré por la tarde. Efecto de lluvia), que desde finales de 1992 cuelga en las paredes de la institución madrileña.

La obra, fechada en 1897, perteneció en su día a Lilly Cassirer, una acaudalada mujer judía que se vio obligada a desprenderse de la tela en 1939 por una cantidad ínfima (360 dólares) para conseguir un visado que la sacara del país y huir de una muerte casi segura en algún campo de concentración nazi.

El cuadro fue adquirido en 1976 por el Barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza y casi tres décadas después, en 2000, fue descubierto por casualidad en la primera planta del museo por Claude Cassirer, nieto de Lilly. Cinco años más tarde, la familia demandaba en los tribunales californianos a España y al museo exigiendo su restitución. Entonces, contaron su historia.

Seguir leyendo »

La polémica ‘Virgen negra’ de Chris Ofili se vende en Christie’s

Por: | 09 de junio de 2015

Apetura Ofilli

Es un viejo conocido del mundo arte de finales de los años 90. Quien tenga memoria para estas cosas recodará como el alcalde de Nueva York, en aquellos tiempos el muy devoto Rudy Giuliani, estaba realmente enfadado por una muestra que se celebraba en el Museo de Brooklyn. Era octubre de 1999 y el publicista y coleccionista inglés Charles Saatchi promocionaba con una ambiciosa exposición en la ciudad neoyorkina el famoso movimiento Young British Artists (YBAs), que el mismo impulsó. De entre el conjunto de obras, que Giuliani no dudó en calificar de algo “enfermizo”, hubo una que le enfadó especialmente. Era la imagen de una Virgen María negra pintada a partir de excrementos de elefante y que estaba rodeada por un collage de imágenes sacadas de revistas pornográficas. El autor de la obra, el británico Chris Ofili, ganador del premio Turner, la había titulado The Holy Virgin Mary (La Santa Virgen María). Escandalizado, el alcalde intentó cerrar la muestra retirando los fondos al museo. Pero un juez federal evitó el dislate.

A pesar del ruido, o gracias a él, la obra fue adquirida por David Walsh, un coleccionista y emprendedor australiano quien se había convertido en millonario gracias a un sistema para acertar en diversos juegos de azar. Con el tiempo, Walsh se ha vuelto muy popular en el circuito artístico por su museo subterráneo (Museum of Old and New Art) en Tasmania (Australia), que mezcla arte conceptual con momias egipcias o antigüedades griegas. Un síntoma de lo que para algunos significa hoy coleccionar.

Pero ahora David Walsh ha decidido poner en valor una de las obras más representativas, junto con el tiburón en formaldehido de Damien Hirst, de aquellos jóvenes artistas británicos. La Santa Virgen María se subasta el próximo 30 de junio en la puja de arte contemporáneo y de postguerra de Christie’s en Londres. El precio que maneja la sala es de 2,3 millones de dólares (unos dos millones de euros) y según The New York Times la pieza sale con un valor mínimo garantizado, lo cual significa que en la práctica ya está vendida. Veremos por cuánto. De momento, la obra más cara adjudica en subasta del artista fue Orgena, una pintura de 1998 que encontró comprador en junio de 2010 por 2,8 millones de dólares.

 

Foto: cortesía Christie's y MONA.

Cuando coleccionar rima con especular

Por: | 03 de junio de 2015

Apertura especulación 1
En el principio fue el verbo y después, la palabra. En el mercado del arte, el verbo y la palabra coinciden: “especular”. Nunca en la historia del arte se había jugado tanto y tan fuerte con los precios de las obras. Se vende casi tan rápido como se compra. Durante mucho tiempo funcionó la regla no escrita de que al menos una pieza debía guardarse entre tres y cinco años antes de ser revendida. Sin embargo, ahora, un nuevo tipo de coleccionista (flipping, en terminología inglesa), o de comprador a secas, impulsado por la especulación como seña de identidad, ha desbaratado ese principio. El análisis lento y minucioso de lo ocurrido en las multimillonarias subastas de mayo revela la intensidad de este fenómeno.

Apertura Especulación 3

En las subastas de arte del mes de mayo, las tres (Phillips, Christie's y Sotheby's) grandes firmas del sector vendieron obra por valor de 2.400 millones de euros, la cifra más alta de la historia.

El mes pasado, Christie’s, Sotheby’s y Phillips vendieron 2.700 millones de dólares (2.400 millones de euros) en arte en solo 30 días. La cifra más elevada de la historia para un mes de subastas. Pero si analizamos los datos veremos como entre los lotes que lograron el precio más elevado (por encima de 1,5 millones de dólares) unos 13 habían cambiado de manos por lo menos una vez en los últimos tres años. El cálculo procede de la agencia Bloomberg, que cita a la consultora estadounidense Skate Art Market Research. Esto supone un aumento del 54% respecto al año pasado. Es más, en las dos semanas que duraron las subastas se vendieron 221 obras que superaron de forma individual 1,5 millones de dólares. En mayo de 2007, cuando el mercado del arte alcanzó su anterior máximo, solo cuatro piezas habían podido superar esa cantidad.

Apertura especulación 4La rápida reventa de las obras afecta tanto a artistas emergentes como consagrados. En la foto, dos operarios cuelgan una obra de Gerhard Richter.

La especulación ha llegado a todos los segmentos del arte contemporáneo. Da igual que sean artistas emergentes que consagrados. Del treintañero danés Danh Vo al octogenario alemán Gerhard Richter
. Los especuladores no hacen distingos. Y la preocupación se extiende, incluso entre quienes tienen fama acreditada de vender tan veloz como compran. “Enajenar cualquier cosa muy rápido o en gran cantidad al mismo tiempo no es bueno, y [esta práctica] necesita ser regulada por organismos relacionados con el mundo del arte para manejar el caos que provoca el exceso de especulación”, apunta por correo electrónico el coleccionista estadounidense y emprendedor tecnológico Stefan Simchowitz, quien, paradójicamente, algunos señalan como el prototipo de flipper de nuestros días.

Seguir leyendo »

Las víctimas de la inequidad

Por: | 21 de mayo de 2015

Apertura desigualdad buena
Alberto Ovalle (nombre falso de una persona real) duerme tres horas al día. Tiene dos trabajos.
Uno comienza al alba, otro cuando se cierra la noche. Por la mañana, de ocho a once, conduce el autobús de un centro de ancianos; por la noche, de ocho a tres de la madrugaba, vigila unas oficinas de lujo a las afueras de Madrid. Gana 1.100 euros, tiene 35 años y hace siete que llegó de Santo Domingo. Nunca ha oído hablar del economista francés Thomas Piketty, ni de su superventas El capital en el siglo XXI. Pero siente la inequidad. “Quiero estudiar ingeniería industrial. Sería una salida”, relata.

Es difícil hablar con Piketty. Convertido en el economista más célebre del planeta encuentra un hueco mientras viaja. Tengo clara la pregunta. “¿Puede su libro cambiar la vida de Santiago?” “¡Creo que las ideas transforman las sociedades!”, exclama. ¿Aunque piensen diferente? “Mi libro no es un libro para la izquierda o la derecha; es para todos aquellos que leen libros y que creen que temas como las rentas y la riqueza; la deuda pública y el capital privado; las tasas de crecimiento y los tipos de interés son demasiado importantes para dejarlos en manos de un pequeño grupo de expertos”.

Apertura Inequidad

Ningún texto económico en los últimos 30 años había calado tanto. Incluso Barack Obama ha advertido en el discurso del estado de la Unión del peligro que representa la desigualdad. Imposible obviarlo cuando el economista Emmanuel Saez ha descubierto que las 160.000 familias más ricas de Estados Unidos acumulan tanto dinero como las 145 millones más pobres. Un mazazo al sueño americano y su postulado esencial de que cualquiera —con esfuerzo— puede llegar lejos en la vida. En el empeño por recuperar el “capitalismo de la clase media” Obama subía el salario mínimo y lanzaba una pregunta. “¿Aceptaremos que solo a unos pocos les vaya bien?” Algunos creen inevitable este trágala. “Las sociedades occidentales están envejeciendo rápidamente y los ancianos no lideran protestas ni revueltas”, reflexiona Tyler Cowen, autor del libro Average is over (Se acabó la medianía), que cartografía un mundo fracturado entre una élite que ha ganado con la gran recesión y el resto que debe sobrevivir en el universo precario.

Seguir leyendo »

Las empresas abandonan sus colecciones de arte contemporáneo

Por: | 18 de mayo de 2015

Centro Botín
“Toda vida es un proceso de demolición”.
Esta frase del escritor Francis Scott Fitgerald acude, veloz, cuando converso con Nimfa Bisbe, directora de la colección de arte contemporáneo de la Fundación Bancaria La Caixa.

Trato de averiguar qué ha sucedido con las colecciones de las empresas privadas durante estos inacabables años de crisis. Recuerdo que la del banco estadounidense Lehman Brothers fue vendida al mejor postor. El mismo destino compartieron los fondos de Afinsa y Forum Filatélico, ambas enlodadas en un fraude piramidal que asfixió el futuro de miles de personas. También sé que la implosión del ladrillo obligó a subastar en Londres los estupendos chillida, kapoor y baselitz de la promotora española Urvasco. O que el NRB Bank alemán vendió en noviembre pasado dos warhol por 121 millones de euros. Oscuros presagios.

Joseph Beuys, VEGAP, Barcelona, 2015 'Se cuenta detrás del hueso. Espacio de dólor'. 1983. Planchas de plomo, hierro y anillas de plata. La primera obra que la Caixa adquirió para su colección de arte contemporáneo.

Seguir leyendo »

Giacometti y Picasso suman 287 millones de euros a una subasta histórica

Por: | 12 de mayo de 2015

Apertura Picasso

Ni una sola silla libre. Ni un hueco. Los asistentes con el teléfono móvil en la mano grababan un momento único en la historia del arte y los dineros. En la mítica sala del Rockefeller Plaza de Nueva York, la casa de subastas Christie’s volvía a repetir el milagro de los panes y los peces.

Cuando se pensaba que el mercado del arte se daría un respiro tras los precios de vértigo en los que lleva emborrachado desde hace un par de años, una pintura fechada en 1955 de Picasso, Les femmes d’Alger (Version O), se convertía en la obra más cara vendida nunca en subasta. Un comprador anónimo ha pagado 179.365.000 dólares (160.675.000 euros) por una tela que reinterpreta el conocido cuadro de 1834 de Eugène Delacroix, Mujeres de Argel

La última vez que el picasso salió al mercado fue en noviembre de 1997, cuando se vendió en Christie's por 31,9 millones de dólares. Fue adquirido por un coleccionista de Arabia Saudí que lo ha tenido guardado en su residencia de Londres.

Delacroix
'Mujeres de Argel', de Eugène Delacroix. Obra que reinterpreta Picasso en 'Les Femmes d’Alger (Version ‘O’)'.

De esta forma desbancaba del ranking de la obra más costosa al tríptico Three Studies of Lucian Freud (Tres estudios de Lucian Freud), que fue rematado en noviembre de 2013, también en Christie’s, por 142,4 millones de dólares. Esa fue la cifra que pagó por los tres lienzos Elaine Pascal Wynn, exmujer del magnate de los casinos Steve Wynn.

Bacon
'Three Studies of Lucian Freud' de Francis Bacon. Hasta la venta de 'Les femmes d'Alger', de Picasso, era la obra de arte más cara de la historia rematada en subasta.

Seguir leyendo »

La aristocracia inglesa le hace un roto al patrimonio del país

Por: | 04 de mayo de 2015

Castle Howard with Atlas Fountain [-® Mike Kipling] (Small)
Es una sangría que no cesa
, y desde hace un par de años se ha intensificado. Los vertiginosos precios que maneja el mercado del arte (solo hay que ver las subastas que preparan Christie’s y Sotheby’s para este mes de mayo) han provocado que grandes colecciones aristocráticas inglesas se deshagan de algunos de sus mejores tesoros, casi siempre pinturas de Maestros Antiguos.

La pérdida de obras es tan grande en el país (algunas fuentes cifran en 30.000 los objetos artísticos que pierde Inglaterra al año) que influyentes medios de comunicación, como el rotativo The Guardian, ya han pedido un cambio de legislación para bloquear esta fuga. El problema es que Londres, junto con Nueva York, es el gran centro del comercio de arte del planeta. Por lo que cualquier norma restrictiva iría contra sus propios intereses económicos. De momento, la legislación inglesa permite a la Administración un tiempo de unos seis meses para frenar la marcha de una pieza al extranjero. En ese lapso debe igualar el precio de venta y ejercer su derecho de compra. Sin embargo conseguir fondos públicos y privados para “salvar” pinturas antiguas de las manos de compradores foráneos es, estos días, casi, una quimera. De ahí la magnitud de la pérdida.

Castle Howard - Venice, View of the Grand Canal
Belloto pintó esta 'veduta' de Venecia con solo 16 años. La familia Howard vende la tela por entre 3,1 y 4,7 millones de euros. Foto: Sotheby's.

El conde de Derby, informa The Art Newspaper, está vendiendo dos pinturas de Bernardo Bellotto (1721-1780) por unos 20,5 millones de libras (27,7 millones de euros al cambio actual).
Se trata de una transacción privada a través de Christie’s y lo más factible es que acaben en alguna colección estadounidense. Los cuadros (La fortaleza de Königstein vista desde el sur y La Fortaleza de Königstein vista desde el norte) fueron un encargo de Augusto II de Sajonia y habían permanecido en la familia durante más de 200 años.

Seguir leyendo »

Leonardo y Modigliani revelan el lado oscuro del mercado del arte

Por: | 21 de abril de 2015

Salvatore Mundi
Esta historia es la evidencia de que el mercado del arte tiene un lado oscuro. En la trama participan Leonardo da Vinci (1452-1519), Amedeo Modigliani (1884-1920), un multimillonario ruso, un marchante suizo, cientos de millones de euros y un presunto fraude a través del blanqueo de capitales. La acción, como muchos se podrían imaginar, transcurre en dos paraísos fiscales: Suiza y el Principado de Mónaco.

Hace unos meses medio mundo (este blog también) contaba la historia de la venta del Salvator Mundi. La pintura había sido recientemente atribuida a Leonardo da Vinci y había ido a parar a manos de un coleccionista privado por entre 75 y 80 millones de dólares (de 70 a 83,2 millones de euros al cambio actual). Hasta ahora poco más se sabía.

 



La tabla de álamo, a pesar de su deficiente estado de conservación, mostraba una gran calidad.
Sobre todo en la destreza a la hora de concebir el orbe que sostiene Cristo, el trabajo sobre el pelo y esa languidez, tan leonardesca, aunque bastante deteriorada, del rostro y ese sfumato de los ojos. Todos estos elementos habían convencido a alguien que tenía sentido pagar semejante cifra.

Seguir leyendo »

Barceló bucea en sus últimas pinturas

Por: | 16 de abril de 2015

Miquel Barceló

Desde hace algunos años, las imágenes en las pinturas de Miquel Barceló (Felanitx, Mallorca, 1957) se diluyen. Cada vez tienen menos peso. Hay que reconocerle al artista el don de la inconformidad. Siempre busca caminos nuevos. A veces acierta. Otras, no. Pero en todo momento intenta viajar hacia delante. “Poco sentido tiene hacer lo que ya se ha hecho”, suele decir. En esta penúltima reinvención de su trabajo ha mirado al mar y le ha devuelto, cómplice, 17 obras. Desde el 25 de abril, las muestra en Thaddaeus Ropac, su nueva galería parisina tras el cierre de la mítica Yvon Lambert.

Thaddaeus es uno de los marchantes europeos más potentes y auténtico nombre fuerte del mercado del arte. Allí coincidirá, por cierto, con  el pintor alemán Anselm Kiefer, una de las principales influencias de Barceló cuando empezó a sonar allá por los años ochenta del siglo pasado gracias a sus precoz (tenía 24 años) selección para la Documenta VII de Kassel de Rudi Fuchs. Junto a él, pocos se acordarán, también estaba prevista la incorporación de otro español, Carlos Franco, pero al final no cuajó el entendimiento entre comisario y artista.

Seguir leyendo »

Con arte y sonante

Sobre el blog

En un mundo de liquidez casi ilimitada, en el que los bancos centrales dan al botón de imprimir billetes a la misma velocidad que Billy el Niño desenfundaba su revolver, los ahorradores (que hoy en día somos todos) han redescubierto el valor de los activos tangibles y limitados.
O sea, que empiezan y acaban. Metales preciosos, arte contemporáneo, antigüedades, vinos, coches de colección, diamantes. Bienes que a su escasez y potencial económico aportan su carácter material. Bienes con arte y sonantes.

Sobre el autor

Miguel Ángel García Vega

Periodista y modesto coleccionista de arte contemporáneo, Miguel Ángel García Vega lleva más de 15 años escribiendo en EL PAÍS. A veces de finanzas, a veces de sociedad, a veces de arte, pero siempre conectando la vida y los números. Este blog quiere ser una piedra de Rosetta con el que entender el universo de los bienes tangibles, que en ocasiones parece, como el mundo, ancho y ajeno.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal