Los diamantes brillan un 50% más caros

Por: | 21 de septiembre de 2012

Diamantes pinzas

Hay pocas industrias en el mundo que tengan tan mala reputación como la de los diamantes. A pulso se la ha ganado. Los presuntos manejos de De Beers para controlar el mercado, la procedencia más que dudosa de algunas gemas –como bien retrató la película Diamantes de Sangre– y la poco transparente forma de fijar los precios han cincelado esa imagen. Y como primera derivada financiera de todo esto, la revalorización de estas gemas se ha resentido en los últimos años.

 
Pero después del colapso bancario y de que Ben Bernanke –presidente de la Fed– le haya dado con fruición a la máquina de imprimir dólares, los diamantes han recuperado su brillo en los mercados. A esto se une la creciente demanda de China y, sobre todo, de la India, que ha empujado los precios casi un 50% desde comienzos de 2010. Por ponerle cifras concretas a este porcentaje, acorde con PolishedPrices, que reúne información de los principales mayoristas que trabajan en este mercado, los diamantes pulidos de gran calidad de cinco quilates –o sea, 1 gramo– han pasado de costar 100.000 dólares (76.800 euros) a 150.000 dólares (115.000 euros) en solo un año.

La demanda de diamantes se disparará en la próxima década

DIAMANTES

Una industria de humo y espejos
Detrás de todo este movimiento hay una vieja aspiración de esta industria, que hasta ahora no ha sido posible dar forma: crear instrumentos financieros que inviertan en estas gemas, pero sin necesidad de comprarlas físicamente. "Este sector" –reflexiona Charles Wyndham, fundador de PolishedPrices– "disfruta trabajando detrás del humo y los espejos, por eso los inversores, sabiamente, se muestran muy prudentes antes de invertir en él".

Y eso que hay contadas industrias donde sea tan fácil predecir la oferta e incentivar la demanda. Por el lado de la oferta hay que contar que se tardan unos ocho años entre que se descubre una mina y se consigue que alcance su máxima productividad, y esta se mantiene más o menos igual (salvo algún gran descubrimiento, lo que resulta muy raro) a lo largo de toda su vida útil. Ha habido, eso sí, algunas excepciones, recuerda Charles Wyndham, como la oleada de diamantes que llegaron de Angola a principios de los noventa (época, aunque no país, que retrata la película protagonizada por Leonardo DiCaprio) o, más recientemente, los que provenían de Zimbabue. Pero a largo plazo las variaciones en la oferta son insignificantes.

Diamantes pinzas II

Copyright © 2010 Rio Tinto.

A la espera de los ETF

El problema –además de la vida entre tinieblas de esta industria y la falta de transparencia, algo que es también achacable a otros mercados que no tienen tan mala fama, como el del trigo o el cacao– es que, como hemos visto, no existen instrumentos financieros a través de los cuales se pueda invertir en estas piedras preciosas. Se habla de que en el futuro se podrían lanzar ETF (fondos de inversión que cotizan diariamente), pero es algo que aún no tiene fecha.

Diamante III

Copyright © 2010 Rio Tinto.

Sin embargo, si se lograra que finalmente esos ETF vieran la luz, "las implicaciones serían enormes, ya que llevaría transparencia al sector y se crearía un círculo virtuoso que permitiría invertir a más personas ajenas a este mundo, lo cual haría crecer a toda la industria", concluye Wyndham. 

 

 

 

Hay 4 Comentarios

DIAMANTES DE INVERSIÓN

Como lo prometido es deuda, me dispongo a dar mi opinión sobre los denominados por algunos "diamantes de inversión".

Este tema, y a mi modo de en mi calidad d profesional del diamante, es más que sangrante. Si nos damos una vuelta por google y buscamos como palabra clave "diamantes de inversión", veremos multitud de páginas web que nos ofrecen tal producto. Pero quien tenga tentaciones de adquirir este producto como inversión conviene que se tenga en cuenta cuestiones más que evidentes:

1.- Los diamantes están gravados con el 21%. Lo fondos de inversión de renta fija, variable ....etc. NO salvo que se vendan.

2.- Los diamantes NO tienen una cotización oficial y por tanto no tienen un precio prefijado como por el contrario sí ocurre con el oro, pues cotiza las 24 oras del día en la bolsa de Londres.

3.- Los diamantes son FÁCILES de comprar y DIFÍCILES de vender cuando se necesita el dinero.

4.- Alguna web que vende este tipo de productos como inversión llevan margenes de entre el 25% y el 200%. Y sí, han leído bien, el 200% o más..

5.- Algunas páginas web prometen revalorizaciones anuales indicando que el precio no baja porque está controlado por determinadas multinacionales. Eso no solo es falso sino que una cosa es precio que se compren en Amberes, New York, Tel aviv o Hong Kong, y otra el altísimo precio que ponen en la web comparado con los precios a los que se pueden conseguir en las bolsas indicas. Es decir, si alguien adquiere diamantes como inversión y desea venderlos al cabo de un año muy posiblemente habrá perdido bastante más de la mitad.

6.- Si realmente desea este tipo de inversión, y se es un profesional (si no se es mejor olvidarse), hay que comprarlos directamente a los productores, y ello sin olvidar que se tendrá que pagar el Impuesto del Valor Añadido correspondiente.

7.- Los diamantes sirven para los amantes de la buena joyería, disfrutarlos, lucirlos y con el paso de los años dejar que sean nuestros hijos o nietos quienes los disfruten; amén de que los años sí podrán ir aminorando lo pagado pues éstos siempre tienen un valor y seguro que pasadas décadas el precio será mayor del pagado.

8.- Hoy día muchos diamantes se venden para ser lucidos en Anillos de Compromiso debido a su durabilidad, su brillo y por ser eternos. Es un regalo que representa mucho para una pareja y eligen los diamantes como representación del deseo del amor eterno.

Un saludos y espero que lo dicho sirva para quienes están pensando en este tipo de "inversiones".

CONTINUACION:

y por otro la realidad del consumo mundial, siendo que muchos mayoristas de diamantes en los últimos años se vieron obligados a vender por debajo de costo. De Beers no baja los precios, los mantiene altos a través del cierre temporal de minas, provocando escasez en los mercados y por tanto ajustando la oferta y la demanda. Es por tanto un monopolio que lideran las tres grandes multinacionales indicadas.

Ahora bien, ¿Es cierto que los Diamantes no bajan de precio?. Como miembro de la International Diamond Exchange puedo afirmar que tal creencia es un mito. La realidad de los últimos años ha demostrado que los precios se vinieron a bajo desde la crisis del 2008, recuperándose en el 2011 para posteriormente volver a caer de manera significativa. Existe una forma muy sutil para bajar los precios sin que prácticamente nadie (salvo los que estamos en el mercado) se enteren. Existe la lista RAPAPORT donde se fijan precios orientativos de los diamantes (esta lista es semanal). Los profesionales tenemos descuentos sobre estas listas. En momentos donde hay presión en la compra los descuentos son bajos y cuando hay más oferta que demanda los descuentos son mucho más altos. Actualmente como consecuencia de la recuperación la lista ha elevado diferentes calidades de diamantes.

A lo largo de estos años de crisis el mercado del consumo ha estado liderado por China y la India, pero lo grandes compradores tradicionales de joyas con diamantes en el mundo han sido siempre los americanos y europeos. Conviene igualmente indicar que si bien China es consumidor de Diamantes, no todos sus ciudadanos tienen acceso a ellos, sólo un porcentaje bajo se puede permitir el lujo de comprar un diamante. Por otro lado India es más consumidor de oro que de diamantes. El mercado más tradicional a nivel mundial en el consumo de diamantes está en los anillos de compromiso.

Hasta aquí la realidad de los mercados. Punto a parte es el tema de la INVERSIÓN en DIAMANES y que me voy a permitir poner un POST a continuación dedicado a este tema.

Coincido en gran medida con lo expuesto en este artículo escrito en el año 2012, pero hay una cosa que no es del todo exacta: la revalorización indicada.

Existen dos formas de entender el mercado de los diamantes. Una es desde el punto de vista de los grandes productores, véase DE BEERS, ALROSA, RIOTINTO, y otra desde la operativa diaria de los diamantes en las diferentes bolsas de diamantes existentes tales como Amberes, New York, Hong Kong, Bombay. Estas bolsas están más cerca del día a día pues palpan de manera directa la oferta y la demanda, sufriendo por un lado los precios que les imponen las multinacionales antes citadas a través de los SIGHTOLDER (75 empresas en todo el mundo con derecho exclusivo de compra a la Diamond Trade Company del Grupo De Beers)

Mas transparencia y control. No se puede disfrutar de un diamante pensando el sufrimiento que puede tener detrás.

Carla
www.lasbolaschinas.com

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Con arte y sonante

Sobre el blog

En un mundo de liquidez casi ilimitada, en el que los bancos centrales dan al botón de imprimir billetes a la misma velocidad que Billy el Niño desenfundaba su revolver, los ahorradores (que hoy en día somos todos) han redescubierto el valor de los activos tangibles y limitados.
O sea, que empiezan y acaban. Metales preciosos, arte contemporáneo, antigüedades, vinos, coches de colección, diamantes. Bienes que a su escasez y potencial económico aportan su carácter material. Bienes con arte y sonantes.

Sobre el autor

Miguel Ángel García Vega

Periodista y modesto coleccionista de arte contemporáneo, Miguel Ángel García Vega lleva más de 15 años escribiendo en EL PAÍS. A veces de finanzas, a veces de sociedad, a veces de arte, pero siempre conectando la vida y los números. Este blog quiere ser una piedra de Rosetta con el que entender el universo de los bienes tangibles, que en ocasiones parece, como el mundo, ancho y ajeno.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal