El claroscuro de Zurbarán ilumina Bruselas

Por: | 26 de enero de 2014

San Lucas Zurbarán

En un año en el que El Greco parece acapararlo todo hay un genio del claroscuro que también ilumina la pintura: Zurbarán.

Bozar, el Palacio de Bellas Artes de Bruselas, lleva a sus salas una de las grandes exposiciones que se van a poder ver en Europa durante los próximos meses. A partir del 29 de enero y hasta el 25 de mayo, la institución belga presenta Zurbarán. Maestro del Siglo de Oro español. La muestra topografía la carrera de Francisco de Zurbarán (Fuente de Cantos, Badajoz, 1598-Madrid, 1664) a través de medio centenar de telas. Desde su producción cuando era un adolescente en Sevilla a sus óleos madrileños de madurez. Todo está ahí.

Es la exposición más importante del maestro extremeño fuera de España desde la retrospectiva de 1988, hace 26 años. Aquella propuesta, que después de Madrid (Prado) viajó a París (Louvre) y Nueva York (MoMA), supuso volver a dar vida al enorme talento del pintor barroco, cuya valía, en cierta forma, había quedado arrinconada durante años por la presencia de su amigo, y genio, Velázquez, y también, aunque en menor medida, por la figura de su coetáneo Murillo.

San Francisco de Asis
'San Fracisco de Asís en su tumba'. 1635. Óleo sobre lienzo. 204,9 x 113,35 cm. Milwaukee Art Museum (Estados Unidos). Insólita pintura en la que Zurbarán retrata de pie (¿muerto?) al santo.

Situado el pintor donde se merece, entre los grandes, Bozar pinta con trazos fuertes el diseño de la muestra.
De ello se ocupan Gabriele Finaldi, director adjunto de Conservación del Museo del Prado, y una de las mentes maravillosas de nuestro tiempo en el barroco español, e Ignacio Cano (comisario), conservador del Museo de Bellas Artes de Sevilla y referencia mundial en el pintor tenebrista.

Pero una exposición la construyen las obras que el visitante podrá ver y lo cierto es que el museo belga ha sabido negociar. Ha logrado préstamos bastante difíciles de conseguir, no solo de coleccionistas privados, y de algunas instituciones de primera línea (Museo del Prado, Museo Thyssen-Bornemisza, Museo de San Diego, National Gallery o Louvre), sino también de entidades religiosas, sobre todo francesas y españolas.

Por ejemplo, en la muestra se verá la Aparición del niño Jesús a San Antonio de Padua (1635-1640) que se descubrió en 2005 (ver imagen al final de la entrada) en la iglesia de Étréham, una ciudad de la normandía francesa. La procedencia de la tela no está muy clara, bien pudo haber sido un regalo a la orden religiosa del conde de Houdetot (1778-1859), político y coleccionista que atesoraba pintura española. Sin embargo, otras versiones miran al vicecónsul en Sevilla, Julian Willians, quien la habría donado a mediados del siglo XIX a la iglesia gala. Sea como fuere, la obra es muy Zurbarán, a pesar de que al principio se había atribuido equivocadamente a un pintor francés.

Cordero de Dios
'Agnus Dei' ('Cordero de Dios'). 1635-1640. Óleo sobre lienzo. 25,56 x 52,07 cm. Museo de San Diego (Estados Unidos). El Museo del Prado conserva dos versiones de esta obra. Zurbarán creó seis variantes.

En ese recorrido por la exposición (ordenada en apartados cronológicos) destaca otro préstamo: Virgen niña dormida (1655-1660). La tela procede de la Catedral de Jerez de la Frontera (Cádiz) y tras ser restaurada en 2011 ahora luce luminosa, como la concibió hace siglos el maestro. La obra (el Banco Santander atesora otra excelente versión) revela buena parte de ese misticismo, tan propio de los lienzos de Zurbarán, y una de las señas de identidad de su trabajo junto con el tratamiento de los volúmenes, los ropajes y la luz. Aunque quizá la cumbre de esa mirada mística sea el célebre Agnus Dei (Cordero de Dios), una de cuyas variantes (el Prado cobija dos de las seis que se conocen), la que pertenece al Museo de San Diego (Estados Unidos), también se expone en Bozar.


VIrgen niña dormida
Imagen del proceso de restauración de 'Virgen niña dorminada', que pertenece a la Catedral de Jerez de la Frontera (Cádiz). Foto: Ressur.

Desde luego, con esas 50 telas el visitante puede reconstruir con facilidad todo el universo del maestro. Su pintura religiosa de encargo, sobre todo procedente de monasterios dominicos y franciscanos, los motivos de santos y mártires y, a la vez, cómo se va, paso a paso, desprendiendo de esa influencia inicial tenebrista, tan de Caravaggio, para encontrar un lenguaje propio: ese naturalismo único que le lleva a dialogar con la esencia de los objetos. Por eso, incluso en los bodegones más humildes estalla todo su talento.

Taza de agua y rosa
'Una taza de agua y una rosa'. 1630. Óleo sobre lienzo. 21,2 x 30,1 cm. The National Gallery (Londres). Una muestra del talento de Zurbarán para captar la esencia de las pequeñas cosas.

Al fin y al cabo, como pintor de la contrarreforma crea obras que dibujan esa nueva actitud ante la música, la literatura o el teatro que comienza a extenderse por España después del Concilio de Trento (1545-1563) y que dan sentido al Siglo de Oro.

Pero en todo viaje siempre hay un punto de destino, y como una buena exposición no dejar de ser eso, un trayecto, quizá habría que detenerse un tiempo frente al lienzo (foto de apertura) San Lucas como pintor, ante Cristo en la Cruz (1650), que pertenece a la colección del Museo del Prado. Asegura Gabriele Finaldi que “es uno de los más complejos y extraordinario logros” del pintor. La historia narra que ese artista es el evangelista San Lucas, médico y pintor, y de quien los textos antiguos cuentan que retrató a la Virgen. Otros creen que es el propio Zurbarán el que se presenta en la tela. Sin embargo no se tienen noticias de retratos suyos. Además, inexplicablemente, la figura de Cristo mantiene una evidente desproporción y tal vez sugiere que es Zurbarán quien contempla su propia crucifixión. Da igual. Es la creación de un maestro en un tiempo que fue de oro para las artes. No en vano Felipe IV dijo de él que era "el pintor del rey, y el rey de los pintores".

Fray Jerónimo Pérez

'Fray Jerónimo Pérez'. 1632-1634. Óleo sobre lienzo. 192 x 122 cm. Museo de Bellas Artes de San Fernando (Madrid).

  San Antonio de Padua

Una de las pinturas de Zurbarán más importantes que han sido descubiertas no hace demasiado tiempo (2005) es este San Antonio de Padua, la cual pertenece a la iglesia francesa de Étréham. De forma errónea se había atribuido a un pintor francés.

 

Hay 3 Comentarios

Es la misma que la de Ferrara.

Alguien sabe si es la misma exposición, magnífica, que ha sido expuesta en Ferrara recientemente.

Grandes ejemplos de su maestría tenemos en el Museo de Bellas Artes de Sevilla, 40 o 50, una barbaridad menospreciada por el Estado, responsable de la pinacoteca que la mantiene bajo mínimos por no tener no tiene ni bar, y eso en Sevilla es casi pecado mortal. Lo mejor de Zurbarán es el legado que deja a los vanguardistas, sus erroneas perspectivas modernas, su influencia en Cezanne, Picasso y sobre todo como trata los fondos y como pinta las telas

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Con arte y sonante

Sobre el blog

En un mundo de liquidez casi ilimitada, en el que los bancos centrales dan al botón de imprimir billetes a la misma velocidad que Billy el Niño desenfundaba su revolver, los ahorradores (que hoy en día somos todos) han redescubierto el valor de los activos tangibles y limitados.
O sea, que empiezan y acaban. Metales preciosos, arte contemporáneo, antigüedades, vinos, coches de colección, diamantes. Bienes que a su escasez y potencial económico aportan su carácter material. Bienes con arte y sonantes.

Sobre el autor

Miguel Ángel García Vega

Periodista y modesto coleccionista de arte contemporáneo, Miguel Ángel García Vega lleva más de 15 años escribiendo en EL PAÍS. A veces de finanzas, a veces de sociedad, a veces de arte, pero siempre conectando la vida y los números. Este blog quiere ser una piedra de Rosetta con el que entender el universo de los bienes tangibles, que en ocasiones parece, como el mundo, ancho y ajeno.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal