Ir a Planeta Futuro
Contrapuntos

Concluyen en Porto Alegre el Foro Social Temático y el Foro Mundial de Educación, iniciativas originadas en la agenda de movilizaciones del Foro Social Mundial, fundado a comienzos del 2001. Las diversas jornadas, talleres y debates promovidos desde el martes 24 de enero reunieron cerca de 20 mil personas. Mucho para un evento social con gran parte de sus actividades autogestionadas. Poco, quizás, para un movimiento que consiguió convocar más de 250 mil participantes algunos pocos años atrás.

Ha pasado más de una década desde el primer Foro Social Mundial y grandes controversias se ciernen sobre su futuro. Controversias que nacen de los diversos y no siempre coincidentes balances acerca de una iniciativa que surgiría como una provocativa reacción al Foro Económico Mundial de Davos, bajo el lema “otro mundo es posible”, y enseguida ganaría vuelo propio. El Foro Social Mundial ha sido, sin lugar a dudas, una de las más innovadoras y expresivas formas de movilización y lucha promovidas por organizaciones sociales y populares de todo el mundo durante los últimos años. Una plataforma para la formulación de alternativas creativas y progresistas a la crisis que viven nuestras sociedades.

FME paseataMarcha del Foro Social 2012, columna del Foro Mundial de Educación (Foto: Catálogo del FST 2012)

Seguir leyendo »

Recuerdos de un maestro

Por: | 21 de enero de 2012

Este sábado Montevideo brilla. El cielo parece ufanarse que el celeste es una invención puramente uruguaya. La Avenida 18 de Julio está casi vacía. Son más de las dos de la tarde y muchos han salido de vacaciones. Los que quedan, duermen la siesta, o se protegen del calor, bajo la sombra, al amparo de una brisa tenue que sopla en dirección a ese río inmenso que los uruguayos llaman mar.

Casi nunca vengo a Montevideo en verano y confieso que me resulta bastante más familiar con el frío gris del invierno. El sol cambia los colores de esta ciudad que es siempre bella, aunque a mi me seduce mucho más con la dulce melancolía, con esa digna nostalgia que habita en sus esquinas los días de humedad y escarcha.

Algo raro siento esta tarde que brilla bajo el sol del verano. Supongo que debe ser la ausencia de Hugo Rodríguez, mi amigo del alma, un maestro ejemplar, que falleció hace algunas semanas y que me enseñó a conocer esta ciudad.

Seguir leyendo »

Muertes silenciosas

Por: | 16 de enero de 2012

De la muerte de Aparecido Nunes casi nadie se enteró. Tampoco se dieron muchas explicaciones sobre las razones que la provocaron. El informe policial fue, como siempre en estos casos, breve e incompleto, ínfimo, como lo fueron los 16 años que tenía Aparecido Nunes cuando murió, aquella noche húmeda en la que la luna carecía de gracia y de poesía, allí, en la periferia de Recife, Estado de Pernambuco, Brasil, sexta potencia del planeta: “joven muerto asesinado sin causa aparente”.

La vida de Aparecido Nunes era igual a la de miles de jóvenes brasileños pobres. El color de su piel también. Trabajaba de aprendiz en un taller mecánico, estudiaba por la noche, le gustaba el fútbol y Minerva, una muchacha vecina de la que Aparecido se había enamorado y cuando sonreía le decía que era mucho más bonita que una diosa.

La vida de Aparecido Nunes terminó como termina la vida de miles de jóvenes brasileños que, como él, no han hecho otra cosa que comenzar a vivir.

Seguir leyendo »

La infancia, unas medallitas y aquella deuda postergada

Por: | 12 de enero de 2012

Para unos fue por la ausencia de noticias relevantes. Para otros, por la madurez política de la sociedad argentina. Quizás, por ambas cosas. Lo cierto es que la noticia se multiplicó en todos los medios de comunicación y dio origen a diversas cadenas de indignación y espanto: un conjunto de niños y niñas de un jardín de infantes llamado El Abuelito, situado en la periferia de Buenos Aires, había sido humillado.

El detonante fue un vídeo casero colgado en Youtube y grabado con un móvil por el padre de uno de los niños agredidos. En él se registran escenas de un acto escolar de fin de año, donde la directora de la escuela anuncia que a los niños y niñas cuyos padres no hubieran pagado la cuota del mes de noviembre no les harían entrega de las carpetas con los trabajos realizados ni los diplomas de final de curso. El vídeo muestra los pequeños subiendo al precario escenario a recibir sus trabajos, el diploma y una medallita recordatoria. Al bajar, los “deudores” son interceptados por una profesora que se los quita, mientras la directora advierte que con las cuotas de los padres se pagan los salarios de las docentes. Las imágenes de una maestra retirando la medallita del cuello de una niña y el llanto desconsolado de un pequeño que ha perdido su diploma, recorrieron el país.

La ira y el clamor se multiplicaron en pocas horas, tomando estado público y generándose una ola de apoyo a los padres y de saludable condena a la escuela.

 

Seguir leyendo »

Presentación - Los motivos de este blog

Por: | 11 de enero de 2012

Niñas haitianas

Durante los últimos años, la educación latinoamericana ha experimentado un impresionante conjunto de transformaciones.

Sin embargo, aunque la denuncia del crítico estado en el que se encuentra el  sistema escolar es uno de los temas más recurrentes en el debate público de todos los países de la región, el análisis de la política educativa suele estar relegado al campo académico, a los foros universitarios o a ámbitos técnicos y especializados. Los grandes medios de comunicación y, en particular, los representantes políticos, a pesar de que con frecuencia reconocen la importancia de la educación como un factor fundamental del desarrollo nacional y multiplican sus voces de alarma por la aparente pésima calidad de los centros escolares, pocas veces indagan en profundidad acerca de la naturaleza de los cambios ocurridos en el campo educativo, su complejidad, sus tensiones y, por cierto, su significativo dinamismo.

La situación no deja de ser curiosa: la educación, uno de los espacios sociales que más cambios ha sufrido en las últimas décadas, es vista de forma estática, casi anodina y de ella se perciben sólo algunos movimientos regresivos cuando se trata de denunciar que ha perdido algo que, supuestamente, alguna vez ha tenido. Parecería existir un cierto pasado heroico que le cabe a la educación y que el progreso, o el simple pasar de los años, ha perturbado y contaminado. De manera general, en Latinoamérica, los relatos públicos sobre la educación se basan en presunciones no siempre fundamentadas acerca de cómo era la realidad educativa en el pasado, sobre sus virtudes y ventajas, inclusive, sobre su supuesta excelencia, para contraponerla a un presente caótico y decadente en el que, de manera simplista, se mira con desconfianza todo lo que ocurre al interior de las instituciones escolares.

Se produce así un coctel interpretativo bastante cuestionable. Por un lado, se aprecia que casi todos los males que arrecian sobre las sociedades latinoamericanas son producto de la crisis educativa: violencia, pobreza, corrupción, desempleo, desigualdades, alto consumo de drogas, aumento del alcoholismo entre los jóvenes, ruptura de los vínculos familiares, debilidad de las instituciones democráticas y, claro, un persistente subdesarrollo. Por otro, a la educación se le atribuyen poderes curativos milagrosos: si las escuelas hicieran lo que deberían hacer, si nuestras universidades fueran como las de los países más avanzados, si nuestros profesores más cualificados y menos perezosos, si nuestros alumnos y alumnas más estudiosos y aplicados, entonces, Latinoamérica sería un paraíso en el que se combinarían de forma armónica las riquezas de la tierra, la potencia de la industria y los productos del trabajo con la inteligencia de la población, en una explosión de creatividad que nos permitiría recuperar el tiempo perdido, entrando de una vez por todas en el futuro.

Demasiado simple para ser verdad.

En efecto, el análisis reduccionista sobre la educación no suele ser otra cosa que un análisis simplista sobre el desarrollo. De tal forma, las limitaciones que evidencia una interpretación que oscila entra la redención y la condena, entre la salvación y el permanente reproche a todo lo que ocurre puertas adentro del sistema escolar, expresa las limitaciones con que frecuentemente nos encontramos para comprender por qué las sociedades latinoamericanas están como están y cómo han llegado hasta aquí. Siendo así, el análisis sobre la política educativa no puede reducirse a un asunto especializado o meramente técnico.

Este es uno de los motivos que anima CONTRAPUNTOS, un blog sobre las complejas relaciones entre educación y desarrollo en las sociedades latinoamericanas.

Desde este espacio, esperamos contribuir al necesario debate que genera toda interpretación sobre la política pública. A tal fin, nos concentraremos en el análisis de los complejos procesos que han marcado la expansión y el crecimiento de los sistemas educativos en esta región del mundo, sus contradicciones y potencialidades, sus dinámicas conservadoras y su no menos poderosa fuerza democrática. Latinoamérica se comprende mejor si se interpreta qué ha pasado durante los últimos años en sus sistemas escolares. La realidad latinoamericana se hace más legible si, en vez de simplemente condenar el trabajo cotidiano de quienes actúan en el sistema escolar, se reconocen allí las tensiones y el dinamismo de una realidad compleja y de forma alguna unidireccional.

La historia latinoamericana avanza, como en cualquier lugar del planeta, haciendo curvas, trazando surcos, construyendo laberintos, edificando obstáculos, inventado salidas. Es en la educación donde se teje el sinuoso camino del desarrollo, donde se inventa un horizonte que deviene en laberinto, un futuro que juega a las escondidas y se acerca dando saltos. El análisis de la educación, justamente por ello, contribuye a comprender la complejidad de cualquier sociedad; una cuestión central en Latinoamérica, donde las extraordinarias transformaciones de la educación pueden ayudarnos a comprender las dinámicas contradictorias y complejas que han marcado su desarrollo y definirán su futuro.

Menina - S Salgado

Entre tanto, CONTRAPUNTOS no aspira a ninguna neutralidad ni, mucho menos, a presentar una interpretación irrefutable acerca de las relaciones entre educación y desarrollo. Quizás uno de los efectos colaterales del simplismo con el que generalmente se analizan los procesos educativos, es que los especialistas en estos temas, las pocas veces en que son escuchados, son seducidos por la pretensión de realizar interpretaciones universales y totalizadoras, capaces de resumir el presunto consenso que existe acerca de la crisis de la escuela. Como debería ser obvio, la política educativa es siempre materia opinable y, por lo tanto, asunto de controversia, de debate, de confrontación, de acuerdos casi siempre inestables y numerosos interrogantes reactivos al bálsamo de cualquier  respuesta cómoda. La gravedad de la ausencia de análisis críticos sobre la política educativa no reside en la carencia de una interpretación válida y objetiva acerca de cómo funcionan nuestras sistemas escolares o de las relaciones entre educación y sociedad, sino en la ausencia de controversias, de disputas conceptuales, de confrontaciones ideológicas, de querellas públicas acerca de estas cuestiones. La educación de un pueblo remite a su pasado, a su presente y espeja su futuro, ¿cómo puede ser posible entonces que la educación sea un tema de consensos fáciles? ¿cómo es posible que podamos formular acerca de ella una interpretación unívoca y lineal? 

En muchos países de América Latina y del Caribe, la cultura popular ha desarrollado el contrapunto como una expresión musical, narrativa y poética. Así, dos o más artistas se dicen, cantan o cuentan cosas que confrontan realidades, sensaciones, visiones e interpretaciones sobre los más diversos asuntos. Lo importante en el contrapunto es no dejar de intervenir y en continuar siempre preguntando. En el contrapunto, la belleza reside en poder interrogar, en cuestionar, en no conformarse con la última estrofa y en seguir inventando respuestas a lo que se supone, ya todos sabemos.

(Desde Río de Janeiro)

Sobre el autor

Pablo Gentili

Pablo Gentili. Nació en Buenos Aires y desde hace más de 20 años ejerce la docencia y la investigación social en Río de Janeiro. Ha escrito diversos libros sobre reformas educativas en América Latina y ha sido uno de los fundadores del Foro Mundial de Educación, iniciativa del Foro Social Mundial. Es Secretario Ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) y profesor de la Universidad del Estado de Río de Janeiro (UERJ). Coordina el Núcleo de Política Educativa de la Universidad Metropolitana de la Educación y el Trabajo (UMET) y el Observatorio Latinoamericano de Políticas Educativas (UMET/FLACSO/UERJ).

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal