Ir a Planeta Futuro
Contrapuntos

Los ricos y su pobre opinión sobre la escuela pública

Por: | 17 de febrero de 2013

El 12 de febrero, El País publicó una interesante entrevista con David Wright, director de la Organización Internacional de Comisiones de Valores. La conversación, mantenida con David Fernández Díaz, se centraba en los efectos de la crisis mundial en los mercados bursátiles, así como en la necesidad de promover un mayor control, regulación y transparencia en el sistema financiero internacional. Wright, un destacado experto con muchos años de experiencia en la materia, expuso allí su contundente opinión contra los “megalómanos” que administran o deben controlar las instituciones bancarias que acaban yendo a la quiebra o generando enormes pérdidas a los cofres públicos. Lo más peculiar de la nota, sin embargo, se resumía en el título escogido y en una de las propuestas realizadas por el entrevistado: “En la escuela se debe enseñar qué es el dinero”. Desde el punto de vista de Wright, “en la escuela se enseñan muchas cosas: gimnasia, manualidades, religión... También deberían explicar qué es el dinero y por qué es importante”.

No deja de ser curioso que, cada vez que se debe entablar una conversación sobre algún aspecto complejo o crítico en nuestras vidas, la educación se haga presente en una doble dimensión: como causa del problema y como su redentora solución. Esto suele ser así y no debería sorprendernos que ocurra. Lo interesante de la afirmación de Wright es que identifica el origen de la crisis financiera internacional y la megalomanía de los hombres de negocios, en una supuesta falta de conocimientos sobre el valor ético del uso y del control del dinero. Si la crisis es producto de la ignorancia, nace en la escuela, institución que no ha transmitido los saberes necesarios para actuar honesta, transparente y solidariamente con el patrimonio de las personas o de los estados. En la educación se pierde el tiempo con cosas como la “gimnasia”, las “manualidades” y la “religión”, dejándose de lado asuntos tan importantes como los son los relativos a la preservación del capital económico que los individuos y las sociedades disponen.

Más allá que los contenidos mencionados por Wright suelan tener poquísima o ninguna importancia en las escuelas reales, sirven a los efectos de ridiculizar lo que ocurre cotidianamente en los centros educativos y, de pasada, cargarse a los maestros que nada saben acerca de nada y, claro, mucho menos qué hacer con el dinero y cómo cuidarlo. Al interminable inventario de responsabilidades que se le atribuyen a la escuela, ahora se suma su incapacidad para prevenir las irregularidades e inmoralidades que han dado origen a las crisis económicas que hemos estado viviendo.

Aprender a ahorrar

La pobre y limitada opinión de Wright acerca de la escuela, de sus funciones y de su potencial transformador, coincide con la que poseen buena parte de los empresarios y dueños de las grandes fortunas en América Latina. En efecto, tres cuestiones pueden observarse cuando se analiza qué dicen y qué hacen los hombres de negocios latinoamericanos en el campo educativo:

1. Atribuyen a la educación, particularmente a la escuela pública, la causa de todos los males que viven nuestras sociedades.

2. Afirman tener alternativas para la crisis de la educación y expresan su deseo de llevarlas a la práctica, contribuyendo así con el desarrollo de sus países.

3. Aunque gran parte de ellos se ha formado en instituciones públicas de educación (en especial, en la universidad pública), nunca asocian el éxito que han tenido en la vida a las oportunidades recibidas ni a su formación escolar, sino a su inteligencia, su talento y su personalidad emprendedora.

El primer aspecto puede confirmarse con una rápida revisión de las intervenciones públicas que casi todos los empresarios o sus portavoces realizan cuando deben explicar por qué estamos como estamos: si hay violencia y sus propiedades están en peligro es porque la escuela no forma a los jóvenes en la cultura del trabajo; si hay desempleo, es porque la formación profesional es ineficiente y las instituciones educativas no transmiten las competencias que el mercado laboral exige; si hay pobreza, es porque la escuela no ha promovido la cultura emprendedora y productiva, difundiendo hábitos de vagancia que los maestros promueven viviendo de huelga en huelga; si hay corrupción, si hay desunión familiar, si los niños y jóvenes están contaminados por la falta de interés en su propio progreso, si vivimos en un permanente estado de abulia colectiva, si la gente no lee, si es engañada por los políticos, si tira papeles en la vía pública o si el Gran Hermano tiene el éxito que tiene, todo es por culpa de la mala educación y sus docentes. En suma, como dice Wright, en la escuela se pierde el tiempo con insignificancias y no se aprende lo que verdaderamente importa en la vida.

Así mismo, desde la perspectiva empresarial, la educación puede redimir a las sociedades de todos sus males. El problema reside en saber cómo. Y los hombres de negocios lo saben. Por este motivo, crean fundaciones que llevan sus nombres, apoyan organizaciones destinadas a promover el progreso educativo de la población más pobres e invierten en proyectos sociales y educativos que suelen disponer de un nada discreto marketing auto-adulatorio.

América Latina es la región más desigual del planeta y, por este motivo, tiene muchas personas muy pobres y algunas pocas muy pero muy ricas. Es el caso del mexicano Carlos Slim, la mayor fortuna del planeta, con más de 69.000 millones de dólares. Slim suele realizar diversas intervenciones públicas acerca de la importancia de la educación como base para la prosperidad económica. Por tal motivo, el desarrollo de proyectos educativos es uno de los objetivos fundamentales de la Fundación que lleva su nombre. Como sostiene en su último Informe de Actividades 2012, “La Fundación Carlos Slim considera que el impulso a las actividades educativas y la formación de capital humano son prioritarios para el crecimiento del país, ya que constituyen soportes fundamentales para enfrentar de mejor manera el actual entorno de competencia y el proceso de globalización de los mercados”.

Entre otros proyectos, la fundación del hombre más rico del planeta, promueve la iniciativa “Ayúdame a Llegar”, destinada a distribuir bicicletas a niños, niñas y jóvenes que deben caminar más de dos horas para llegar a sus escuelas. 292.964 bicicletas fueron distribuidas a los futuros miembros de ese supuesto ejército de capital humano que se gesta en las zonas rurales mexicanas o en las violentas periferias urbanas empobrecidas y maltratadas. Se hace dinero siempre con buenas ideas. Se solucionan los grandes problemas nacionales también con el mismo recurso: ¿cómo nunca antes a nadie se le había ocurrido que si los niños y niñas mexicanos no llegan a la escuela, una bicicleta podría ayudarlos?

Sin embargo, el problema suele ser más complejo. Hay veces que los pequeños llegan a la escuela y no ven (en el sentido literal) qué escribe la maestra en el pizarrón. La Fundación Slim, para contribuir a solucionar este inconveniente, ha distribuido 127.750 gafas en el programa “Ver Bien para Aprender Mejor”. Además, la Fundación otorga varios miles de becas por año y ha donado más de 100 mil ordenadores.

Recientemente, Carlos Slim ha anunciado un acuerdo con la Kahn Academy para el desarrollo de cursos multimedia, disponibles en línea y destinados a la población de menores recursos. La iniciativa supondrá una inversión cercana a los 800 millones de dólares por parte de la Fundación. La Kahn Academy es una ONG norteamericana que se propone llevar la mejor educación a cualquier persona en cualquier lugar del mundo. Sin duda, un objetivo loable, que aspira alcanzar con una amplia secuencia de cursos virtuales en los más diversos campos de conocimiento. Nuevamente: ¿cómo nunca antes a nadie se le había ocurrido que era tan simple hacer que todos los seres humanos tengan acceso a la educación de calidad? Los cursos promovidos por su creador, Salman Kahn, son gratuitos, por lo que el aporte de la Fundación Slim se concentrará en promover el acceso a los cursos virtuales, “permitiendo a los maestros actualizarse constantemente a través de este material y esta plataforma”. Ciertamente, la internet es un negocio que Carlos Slim conoce muy bien, ya que comanda el mayor conglomerado de empresas de telecomunicaciones del mundo.

 

La Fundación Slim y la Kahn Academy sellan su acuerdo en México.

La propuesta pedagógica de la Kahn Academy también deslumbró a otro de los hombres más ricos del planeta, el brasileño Jorge Paulo Lemann, dueño del mayor holding de empresas cerveceras del mundo y con una fortuna estimada en 12.000 millones de dólares. Más pobre y menos ambicioso que Slim, Lemann traducirá al portugués algunas de las clases de Kahn y las hará llegar a 200 salas de clase, contribuyendo a revolucionar la educación de Brasil, país que dispone de más de 200 mil escuelas, 50 millones de alumnos y 2 millones de profesores. Lemann, a través de la Fundación que lleva su nombre, también contribuye a formar nuevos líderes para el mundo de los negocios, la educación y la gestión pública, otorgando becas para realizar estudios en diversas universidades norteamericanas. En los últimos seis años, cerca de 70 estudiantes se han visto beneficiados por esta magnífica oportunidad, aunque, si de lo que se trata es de formar una nueva élite, los discípulos de Lemann deberán tener algo de suerte, ya que existen en Brasil más de 6 millones de estudiantes universitarios y la matrícula de enseñanza superior no para de crecer, habiendo aumentado más de 80% en una década. El esfuerzo del empresario cervecero es loable, no obstante, a escala social, insignificante.

Eike Batista es el hombre más rico de Brasil y el séptimo del mundo. También se siente interpelado por la educación y comprometido con el cambio social. En numerosas entrevistas y presentaciones públicas ha dicho que es a la educación a quien debe su fortuna de más de 30.000 millones de dólares. La afirmación es de cierta forma perturbadora, ya que Batista no ha concluido su curso de ingeniería en la Universidad Técnica de Aachen, Alemania. En otras palabras, si a lo que se refiere es al aporte que un curso inconcluso de ingeniería le ha ofrecido, parece realmente bastante. ¿Cuál debería ser el tamaño de su fortuna si lo hubiera concluido? Más allá de esto, su contribución al desarrollo educativo nacional parece tan modesto como lo fue su dedicación al estudio: un proyecto de cine destinado a 4.600 estudiantes en las escuelas públicas alrededor de la Laguna Rodrigo de Freitas, la zona más noble de Río de Janeiro; el aporte a algunas ONGs extrajeras que realizan trabajo educativo en Brasil y la entrega de un cheque de algunos millones de dólares a la cantante Madonna para que realice en Brasil el mismo proyecto educativo que ha desarrollado en África.

Eike Batista puso de manifiesto una conmovedora sensibilidad social cuando su hijo Thor atropelló, con un modernísimo Mercedes SLR McLaren, a un joven trabajador que transitaba en bicicleta al borde de un camino, matándolo. En la oportunidad, Eike sostuvo que el joven atropellado podría haber causado la muerte de su hijo y la del amigo que lo acompañaba. Thor, actualmente, ha sido designado director de EBX Brasil, una de las empresas de Batista. Como su padre, no ha concluido su curso universitario y, más allá de esto, no se le conocen inclinaciones públicas hacia el desarrollo educativo nacional.

Los empresarios argentinos, aunque menos poderosos que sus pares mexicanos o brasileños, no dejan de interesarse y realizar su aporte para cambiar la educación en el país. Más tradicionalistas, suelen hacerlo por intermedio de sus mujeres. Es el caso de Bettina Bulgheroni, esposa de Alejandro Bulgheroni, el hombre más rico de la Argentina y dueño de una fortuna estimada en más de 5.000 millones de dólares. Su Fundación Educando tiene como objetivo desarrollar “programas de alfabetización y educación no formal destinados a las comunidades con menos oportunidades, para impulsar una mejora real en su calidad de vida y su desarrollo a través de la capacitación permanente”. Con una poco franciscana modestia, la empresaria sostiene en su página web: “Llegamos de la mano de la educación sin mediar frontera alguna y con un profundo respeto hacia cada cultura, a los jóvenes y adultos de todo nuestro país brindándoles la posibilidad de crecer y proyectarse a su comunidad”. Los jóvenes y adultos de todo el país a los que se refiere la Sra. Bulgheroni eran menos de mil en el año 2004 y 8 mil en el año 2010, último período informado en sus balances. Las donaciones y aportes recibidas por la Fundación fueron, en el año 2009, algo menos que 400 mil dólares.

 

Bettina Bulgheroni y Carlos Slim hablan de solidaridad y capital humano. Cerca del minuto 13' conversan sobre educación. Vale la pena la descripción que realiza Slim del programa "Ayúdame a llegar" que distribuye bicicletas a niños que deben caminar más de horas para llegar a la escuela. "Antes llegaban cansados, con pocas ganas (...). Ahora les damos bicicletas, se divierten en el camino, aprender a andar en bicicleta, disfrutan el viaje a la escuela, llegan con más gusto y energía (...)".

Otro millonario argentino, Gregorio Pérez Companc, dueño de una fortuna estimada en más de 1.500 millones de dólares, se ha destacado por su aporte generoso al desarrollo de la Universidad Austral, institución privada dependiente del Opus Dei, a quien el empresario donó buena parte de los recursos para la construcción de su Hospital Escuela. La esposa de Pérez Companc, María del Carmen “Munchi” Sundblad Beccar Varela, no tiene una fundación dedicada a la educación, sino una cadena de heladerías y un zoológico, lo que no deja de poner en evidencia su amor por los niños.

Un recorrido por el mundo empresarial latinoamericano no cambiaría mucho este panorama.  Los empresarios de la región desprecian la educación pública realmente existente, desarrollan proyectos caracterizados por el simplismo y la trivialidad, turbinados gracias al esfuerzo mediático con el que suelen divulgarlos. Así las cosas, se hacen diagnósticos precipitados y muchas veces infundados sobre la crisis educativa y sobre el supuestamente bajo aporte que realiza la escuela pública al desarrollo nacional. Contra eso, se proponen medidas redentoras y milagrosas, de nulo efecto democrático a escala social. Repartir gafas y traducir clases de matemática por internet no deja de ser necesario, pero pensar que esto contribuye a formar a los seres humanos que nuestros países necesitan para desarrollarse de manera justa, no puede ser otra cosa que una broma de mal gusto.

Parece más bien que a los empresarios latinoamericanos, la educación les aporta una coartada, un pre-texto para justificar sus beneficios y oportunidades en sociedades marcadas por la injusticia y la desigualdad. También, para explicar con un tono aparentemente comprometido, por qué millones de personas continúan viviendo en la miseria mientras sus fortunas no paran de crecer.

 

Desde Río de Janeiro

 

Hay 14 Comentarios

la educación pública es clave

¿A qué se refieren con la excelencia en educación? La investigación de la cultura organizativa (en la organización escolar esto se tiene en cuenta, así como en la organización de organizaciones escolares, en forma de sistema educativo) propuesta por Peters y Waterman permitía extraer la excelencia. En su sentido clásico se ha equiparado calidad con excelencia. Pero en el sentido social y crítico (porque estamos en un cambio de paradigma) la calidad no tiene sentido si no se incluye equidad, justicia y una imprescindible consideración del contexto. http://misterioeducacionyciencia.blogspot.com.es/2012/12/excelencia-educativa.html

La tendencia de los ricos a meter baza en la educación, sin plantearse en serio los problemas, también se está dando aquí. Ana Patricia Botín, la "heredera" del Banco de Santander, preside la Fundación "Empieza por educar" que es la franquicia española de la ultraliberal "Teach for all". Son socios de dicha sucursal española fundaciones relacionadas con grandes empresas: Fundación Marcelino Botín, Fundación Ramón Areces, Fundación la Caixa, Uría Menéndez, Deloitte, Deutsche Post – DHL, Fundación Barclays, McKinsey & Company, etc La administración educativa del PP, que ha recortado drásticamente las plantillas de los centros públicos, ve bien que esta ONG se meta en ellos para ayudar a alumnos con retraso educativo. La marea verde y los sindicatos progresistas hemos denunciado la iniciativa.

Muy interesante el análisis... desafortunadamente nuestra realidad va más allá y se complejiza cada vez más. Soy académica universitaria y lamento reconocer que vivo una micropolítica institucional muy similar a ésta, en el sentido de que las autoridades 'atienden' los problemas que ellos creen existen, sin embargo, los cambios no se ven. Considero que nos hacen falta verdaderos diagnósticos sobre la problemática y trabajar afusivamente la 'apatía' de quienes participamos en la educación..

pABLO, Si bien es cierto los comentarios de este artículo, tambien hay esfuerzos no tan de intervenciòn sino de participación educativa cerrando las brechas de inequidad, vea por ejemplo los resultados de la educación en concesión de BOgotá Colombia, una experiencia DEL 2001.

Le quiero hacer saber a la Sra. Bulgheroni, que en las provincias argentinas de CHACO,SALTA, FORMOSA, etc. existen comunidades nativas, totalmente abandonadas por los respectivos gobiernos. No solo no tienen educación, no tienen sanidad, no tienen que comer. Una ONG francesa se ocupaba de un grupo perteneciente a la etnia wichi,enviaba fondos de ayuda para ellos y oh, casualidad, no los recibían.Para averiguar que habia sucedido con dichos fondos,llegaron dos ciudadanas francesas que viajaron a la Pcia. de Salta, y allí fueron asesinadas. Mucho después nos enteramos de la verdad:no venían en plan de turismo, sino para conocer in situ, qué había sucedido con esos dineros enviados por la ONG francesa. Hasta el dia de hoy el gobernador Urtubey no ha dicho ni mu.

Veo complejo el asunto. Por un lado la vanalidad que se ha desatado en las redes y la "web" en general muestran un grave deterioro de la escritura del español. Por otro, los gobiernos acusan a determinados sectores (especialmente de la educación pública) de ser responsables del deterioro, siendo que el mismo sector público ha cedido a la "flexibilizacvión" irreflexiva y al deterioro de lña educación. Y, Finalmente, los propios períodicos (que deberían ser ejemplo de finura en este aspecto) atepellan el lenguaje en forma grave. Algunos periodistas, inclusive en el manejo de noticias, apenas, creen que escriben para si mismos y no para el público; que hoy es internacional.

aunque en ciertas cosas tienen razón http://t.co/YlG9S4dI

Yo soy mexicana, y lo que no dice este análisis, es que si bien se ha hecho inversión en tecnologías de la información en las escuelas públicas, se ha hecho a costa de tirar y regalar los libros de las bibliotecas para hacer espacio estas tecnologías. Actualmente, hay un programa de fomento a la lectura en la SEP. Lamentablemente muchas de las escuelas no cuentan con un espacio -o uno digno- para realizar esta labor prioritaria, a mi parecer, no cuentan con libros y no hay apoyo a las personas que participan en esta labor tan importante. Además, tampoco informa de las empresas que hacen negocio con la educación, al solicitar a los consumidores "redondeos" en las compras y/o donaciones con el solo afán de evadir impuestos al hacer donaciones con el dinero que aportan, como corderos, los consumidores.

Los "empresarios" tercermundistas que tienen "exito" y acumulan mucho dinero y bienes, generalmente son parasitos del sistema(nacional e internacional), que mas que crear empresas de trabajo, son "comerciantes" que logran apropiarse del mercado cautivo(o partes de el), asi tenemos "exportadores de fruta" que tienen poca produccion agricola, pero tienen en su poder "permisos de exportacion y carga, papeles que venden como "cupos" a los autenticos agricultores, obviamente tiene "tratos" con los gobiernos y multinacionales; obviamente la "educacion" es un estorbo, aparte que para los profesionales nacionales se ponen trabas, y se privilegia extranjeros, muchos de dudosa competencia.

El artículo no da ninguna razón por la que si quiera pensar que los que critican la educación pública puedan estar equivocados. Simplemente informa de que algunos lo opinan y milagrosamente deduce cómo se ha de calificar a tales personas por pensar tal cosa, sin demostrar previamente que estén equivocadas.

Es francamente indignante ver cómo desde el propio Ministerio se está preparando un ataque a la Educación pública que no tiene precedentes en toda la historia de esta supuesta democracia española... En unos tiempos en que los centros educativos públicos están pasando su peor momento, con aulas masificadas y clases sin profesores porque no llegan los sustitutos hasta pasados 10 días, la contra-reforma del ministro Wert va a constituir, sin duda, el golpe de gracia a nuestro ya de por sí deficiente sistema educativo público... Porque estamos claramente ante una reforma que no se ha planteado en ningún momento mejorar el actual modelo educativo, sino crear, sin más, un nuevo modelo ideológico de Educación, previamente cocinado en el laboratorio ideológico de una Fundación neoliberal y ultra -nacionalista española como es la FAES de JM Aznar, al igual que ha hecho con muchas de las políticas actuales y en diferente ámbitos que está aplicando el gobierno de Mariano Rajoy... Reflexiones al respecto en blog escrito en valencià... http://blocs.mesvilaweb.cat/node/view/id/235632 ... Mi blog integramente en valencià... http://blocs.mesvilaweb.cat/bloc/view/id/7237

Te leo poco (por mí, no por tí) pero siempre andas acertado. Muy buen post. Ahora es tiempo de responder y de hacer más preguntas aún

Muy bien planteada la columna Pablo. Sería interesante responder la pregunta: ¿Por qué millones de personas continúan viviendo en la miseria mientras la fortuna de los "Padrinos" no para de crecer?

Lo lamentable es que si se llega a responder, igual, los millones de personas que viven en la miseria no se enterarían.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Pablo Gentili

Pablo Gentili. Nació en Buenos Aires y desde hace más de 20 años ejerce la docencia y la investigación social en Río de Janeiro. Ha escrito diversos libros sobre reformas educativas en América Latina y ha sido uno de los fundadores del Foro Mundial de Educación, iniciativa del Foro Social Mundial. Es Secretario Ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) y profesor de la Universidad del Estado de Río de Janeiro (UERJ). Coordina el Núcleo de Política Educativa de la Universidad Metropolitana de la Educación y el Trabajo (UMET) y el Observatorio Latinoamericano de Políticas Educativas (UMET/FLACSO/UERJ).

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal