Ir a Planeta Futuro
Contrapuntos

La infancia palestina y la evocación del Holocausto (3)

Por: | 03 de agosto de 2014

Iba a escribir. Decidí contarlo...

 

 Desde Buenos Aires

(*) Tercera de cinco notas sobre la infancia palestina.

 

Hay 16 Comentarios

Hola, amigos. El señor WITNESS confunde churras con merinas, como dicen en España, o, lo que es lo mismo, la velocidad con el tocino. Posiblemente yo no tenga ni idea de lo que hablo, pero sí alcanzo a entender que el señor Witness no toca el tema ni siquiera en la superficie. El hecho de que el Estado de Israel sea un Estado democrático ejemplar (cosa que habria que matizar un poco, por lo menos), no le da derecho a atacar a los palestinos en la forma tan cruel en que lo está haciendo. Estados Unidos es un país ejemplar en muchas cosas: su democracia, su desarrollo extraordinario, su apertura y su apoyo a la investigación y cuanto programa positivo para la humanidad exista. Pero al mismo tiempo es el país que ha cometido los actos de terrorismo más abominables y espantosos que registra la historia, como las bombas atómicas contra Hiroshima y Nagasaki y la cruel e inútil guerra de Vietnam, entre otras varias. Usted, amigo, no toca el punto clave de donde ha surgido el problema actual que es del siempre: la usurpación de la tierra palestina apoyada por las Naciones Unidas en forma completamente injusta. Y este litigio no ha terminado. Que a usted le gusten mucho las bonitas casas, los estupendos planes de desarrollo, el filantropismo judío, etc., etc., no le da derecho a justificar que los pobres se hundan más en su miseria bajo el pretexto de que son terroristas. Israel es un Estado terrorista, aunque sus armas sean mucho más sofisticadas y sus oficiales recuerden al general Montgomery.

Don Francisco:
Es bueno recordar que el Estado de Israel es la única democracia digna de tal nombre en la región.Israel es tan democrático que tiene elecciones periódicas, libertad de culto, libertad de prensa( por encima de cualquier país de la región y, por supuesto, muy por encima de cualquiera de las autocracias caribeñas tan del gusto de la izquierda hispana), un estado del bienestar de los más generosos del mundo (para todos los ciudadanos sin distinción), división de poderes (tal es así que políticos de primer nivel han sido juzgados y sentenciados) y, en suma, una estructura institucional inclusiva en la que participan todos los grupos étnico-culturales y religiosos del país (por ejemplo, la Knesset tiene un 10% de diputados musulmanes; en la Corte Suprema, un juez árabe y varias mujeres). Y no sólo eso sino que, en el Indice de Corrupción de Transparency International, está en mejor posición que algunos países europeos, la inmensa mayoría de los islámincos y, por supuesto, de cuantos la izquierda radical europea toma como referentes. En fin, que no tiene ud. ni idea de lo que dice y sus balbuceos despistados apenas le sirven para tapar que prefiere ud. mil veces a un terrorista de Hamás y a su antiamericanismo rancio que a un soldado del democrático y libre Estado de Israel. ¿Dónde está el ejemplo de un estado islámico que se le pueda parangonar? La suprema suerte de los palestinos sería que dejaran de combatir a Israel y aprendieran de su ejemplo de convivencia, de su laboriosidad, de su pujante cultura y de su capacidad para defender la libertad de evolucionar con los tiempos.

Hola, amigos. Es bueno recordar o es bueno saber: la tierra que ocupan los judíos de ISRAEL en la actualidad fue tierra palestina. De esa tierra, las resoluciones de los poderosos, a través de las NACIONES UNIDAS, fueron despojados cruelmente los palestinos. Era su tierra, era su tierra, era su tierra. ¿Es su tierra? Los judíos de ISRAEL no se contentaron con esa tierra robada a los PALESTINOS y siguieron conquistando más tierra para sus asentamientos. Los palestinos se defendieron y lo siguen haciendo. El terrorismo de los ricos se llama GUERRA. El terror de los pobres se llama TERRORISMO. Contra ese terrorismo, el señor BUSH declaró una guerra preventiva que les costó miles de millones de dólares, miles de vidas, incalculalbles daños a la tierra, al medio ambiente, a los mares, al clima, a la humanidad. Nadie se los ha cobrado. Ahí sigue el señor BUSH, feliz y contento, disfrutando de su rancho y de sus millones. Los judíos de ISRAEL aprendieron la lección de la lucha contra el TERRORISMO y la GUERRA PREVENTIVA. Ahí los tienen: escudados en sus mentiras, en sus sofismas baratos, dispuestos a acabar con la simiente palestina que florece en tierra palestina. No se han acabado los horrores del HOLOCAUSTO. Los que fueron sus víctimas están listos para repetir las fechorías de sus victimarios.
Y el crimen de ISRAEL contra el pueblo palestina sigue.

"Es necesario un coraje mucho mayor para crear la paz y construirla, que para hacer la guerra y destruir" Daniel Baremboim - Pianista, Director de la Sinfónica Western Eastern Divan

Don Salvador:
En algo puede afirmarse que ambas situciones no tienen nada que ver entre sí: mientras los nazis lanzaban sus misiles desde lugares apartados, los terroristas de Hamás lanzan los suyos desde ubicaciones premeditadamente escogidas en aquellos lugares en que la población civil puede ser usada como parapeto. Para evitar las pérdidas y el efecto que la propaganda proislamista tiene sobre las personas más fácilmente manipulables de Occidente, Israel avisa previamente de su respuesta a los ataques de Hamás. Lo que a estas alturas resulta deplorable es cómo este doble genocidio planteado por los islamistas como estrategia de combate (contra el pueblo judío y contra el propio pueblo palestino) es acogido con total incapacidad de discernimiento por la visceralidad de gran parte de la opinión pública occidental, al parecer simpatizante con el terror islamista por el simple hecho de conllevar cierto carácter antinorteamericano asociado a su mismo componente fundamental antisemita.

la verdad no tiene ninguna comparación una situación con la otra , el articulo me párese es un intento desesperado`por justificar lo injustificable.

LOS ISRAELIES ESTAN LLEVANDO A CABO UN EXTERMINIO , MATANDO MUJERES Y NIÑOS , Y MUY POCOS TERRORISTAS , A NO MENTIR , A NO ENGAÑARSE

Profe, se queda uno fuera de orden con esta realidad....no se justifica nada, no hay una razón de peso que pueda justificar esta absurda guerra entre esos pueblos....gracias por mostrarnos esto

Cuando los aliados atacaron Normandía, hace ahora setenta años, una campaña de bombardeo precedió y acompañó a los desembarcos. Vías de comunicación, pueblos y ciudades sufrieron de lleno el efecto de la incontestable superioridad aérea de los enemigos de Hitler. Entre veinte y treinta mil civiles franceses perecieron bajo las bombas lanzadas para conseguir unos objetivos militares deseables pero que, inevitablemente, causaban la muerte de inocentes, atrapados en la vorágine de la guerra. Los aliados –como ahora los israelíes- trataron de minimizar bajas tan lamentables avisando previamente de la inminencia de las incursiones a los residentes en las zonas bombardeadas.
¿Habría sido preferible prescindir de los ataques aun a riesgo de que los nazis no fueran suficientemente debilitados en su capacidad bélica? Conociendo como hoy conocemos el carácter abominable del régimen nazi, pocos podrían plantear objeciones al uso de cuanta potencia militar fuera necesaria para acabar lo antes posible con la capacidad de resistencia del ejército alemán. Algunos dirá: ¿cabe comparar a los nazis con Hamas? La visión de las imágenes, profusamente repetidas en los medios, de niños ensangrentados y de padres angustiados puede llevar a velar cuán ajustada resulta tal comparación. Podría incluso decirse con toda propiedad que los islamistas de Hamás representan una forma de dominio político y de acción de gobierno, en su obcecación antisemita y en su medieval teocracia represora, todavía peor que la practicada por los nacionalsocialistas; si Gaza es un campo de concentración, sus guardias y verdugos, aquellos que liquidan sin piedad a enemigos políticos y transgresores de las normas coránicas, están en un nivel de vesania comparable al de algunos cachorros del Tercer Reich.
Seguramente habrá quienes crean que se trata de una exageración propagandística pero los hechos son tozudos por sí mismos: los nazis liquidaron toda oposición política, Hamás ha suprimido físicamente todo vestigio de Al-Fatah en Gaza; los nazis atacaban y liquidaban a los judíos en sus propias casas, Hamás no ha cesado de atacar y matar indiscriminadamente a los ciudadanos de Israel; los nazis encerraban a los homosexuales en campos de concentración, Hamás los condena a muerte; los nazis crearon un estado policíaco que reprimía cualquier atisbo de disidencia, Hamás ha impuesto el terror contra todo el que no acate la ley islámica; los nazis querían expandir su dominio por toda Europa, los islamistas de Hamás quieren hacer lo mismo por todo el territorio al que llegaran en su día las hordas del Profeta… Hay un aspecto, sin embargo, en que los nazis quedaban por detrás de los islamistas de Hamás: el trato a la mujer; las alemanas eran hembras reproductivas para la obtención de arios nacionalsocialistas pero tenían libertad de elección y de mejora personal; las mujeres palestinas bajo Hamás no tienen más derechos que la subordinación a los fedayines, ni más perspectiva que la domesticidad esclavizante.
Lo que está sucediendo en Gaza no es un mero enfrentamiento entre nacionalismos sino una contienda entre aquellos que representan la civilización, los ciudadanos de Israel, y aquellos que pretenden un retorno a la intolerante barbarie teocrática , los terroristas de Hamás. Es evidente por quienes ha tomado partido la parte más obcecada de la izquierda occidental.

Un testimonio espeluznante. Gracias Pablo Gentili por tu compromiso.

Es extraño que se condene la guerra pero se avale la muerte, pero es aún más extraño que se hable de guerra en Palestina.
Una guerra es la confrontación ente dos ejercitos, eso no ocurre en Gaza, allí un ejercito asesina a sangre fría a civiles, en muchas ocasiones escogiendo especialmente niños y mujeres.
Un ejercito formado por soldados que escriben públicamente cosas como "una bala, dos menos" al asesinar una mujer embarazad o "hoy mate trece niños" con total orgullo.
Un ejercito que asesina civiles y bombardea viviendas, escuelas, hospitales, templos mientras decenas de sus compatriotas se sientan en las colinas a disfrutar de la muerte; un ejercito que va a asesinar acompañado con dibujos infantile que los invitan a matar mas arabes.
Eso se llama terrorismo de estado, eso se llama genocidio, eso se llama limpieza étnica, eso nunca podrá llamarse guerra.
Quienes están a favor de este nuevo holocausto mencionan entonces a palabra Hamas como justificación de todos estos crímenes atroces. A ellos les recuerdo que todo pueblo oprimido tiene derecho a la resistencia.

Todas las guerras son terribles , igual sin desmerecer el relato y leyendo los antecedentes del autor "nacio en Bs As y ejerce hace 20 años la docencia en Rio" , cuales son las fuentes de la informacion relatada ?
Y comparto las ultimas palabras de Romina : la guerra no tiene sentido, no tiene pies ni cabeza,
no tiene argumentos, no tiene perdón

Gracias Pablo por este mensaje de amor a una educación comprometida con la vida, que no es otra cosa que de amor a la humanidad.

Las guerras se hacen siempre a costa de las vidas ajenas, y de las calamidades de los demás.
Para conseguir solo beneficios puntuales, que al cabo del tiempo parecen minucias.
Perdida la memoria de quienes dejaron de existir.
Solo nos queda la conciencia de ser seres humanos antes que mercancía.
En nuestro presente.

morir de sueño
morir de viejos
morir de risa
morir de amor
la guerra no tiene sentido, no tiene pies ni cabeza,
no tiene argumentos, no tiene perdón

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Pablo Gentili

Pablo Gentili. Nació en Buenos Aires y desde hace más de 20 años ejerce la docencia y la investigación social en Río de Janeiro. Ha escrito diversos libros sobre reformas educativas en América Latina y ha sido uno de los fundadores del Foro Mundial de Educación, iniciativa del Foro Social Mundial. Es Secretario Ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) y profesor de la Universidad del Estado de Río de Janeiro (UERJ). Coordina el Núcleo de Política Educativa de la Universidad Metropolitana de la Educación y el Trabajo (UMET) y el Observatorio Latinoamericano de Políticas Educativas (UMET/FLACSO/UERJ).

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal