Javier Valenzuela

India, espantada por el caso de "las bestias de Guwahati"

Por: | 19 de julio de 2012

Victima_Auxiliad_Por_Miembros_National Commission for Women “Las bestias de Guwahati”, así es como India denomina a la sórdida historia que la tiene conmocionada este mes de julio de 2012. Los “bestias” son, en primer lugar, la veintena de hombres que, durante más de media hora, asaltaron, desnudaron, toquetearon, golpearon y quemaron con cigarrillos a una muchacha de 17 años enfrente de un bar. Pero también, los periodistas del equipo de televisión de NewsLive Channel que, sin hacer el menor esfuerzo por detener la agresión o, al menos, llamar a la Policía, la filmaron enteramente y corrieron luego a sus estudios a difundirla de inmediato y con gran jolgorio. En cuanto a Guwahati, se trata de una ciudad del noreste de India.

    El incidente ocurrió el lunes de la pasada semana, 9 de julio, pero la indignación y el debate continúan. “Toda la nación ha contemplado con horror el video de una adolescente siendo desnudada y agredida en público por 20 jóvenes en Guwahati”, informa el Pune Mirror.  “Pese a que decenas de carteles con las caras de los asaltantes han inundado la ciudad, la policía sólo ha logrado capturar hasta el momento a cuatro de ellos”.

    Entretanto, Gaurav Jyoti Neog, el reportero de televisión que filmó la agresión, ya ha dimitido de su puesto, informa el Bangalore Mirror.  También lo ha hecho, según informa Asian Tribune, Atanu Bhuyan, el editor jefe del canal de televisión para el que trabajaba el reportero y que difundió el video del horror. No obstante, Atanu Bhuyan sigue creyendo que tanto su subordinado como él cumplieron  con su “deber”.

 

    Con el título Cólera en India por la filmación mediática de una chica siendo asaltada sexualmente, The Guardian señala: “Nadie intervino durante los 45 minutos que duró el ataque, que fue filmado por un periodista fuera de servicio que llamó a un cámara para que se le sumara. La filmación fue difundida en un canal de noticias, dando lugar a un debate sobre la seguridad de las mujeres en India y sobre si los periodistas no tienen el deber de intentar ayudar en situaciones semejantes”.

    Manifestaciones_ProtestaLa Policía de Guwahati también está recibiendo fuertes críticas. En primer lugar, por su tardanza en acudir al escenario de la barbarie, pese a la cercanía de una comisaría. En segundo, por su atención posterior a la víctima, a la que ni tan siquiera curaron de sus numerosas heridas. Frustrados por la inactividad policial, grupos de vecinos de la ciudad han colocado carteles con los retratos de los asaltantes sacados de la filmación.

   El pasado fin de semana, una delegación de la Comisión Nacional para las Mujeres (NCW) llegó a Guwahati para arropar a la víctima, cuya identidad no ha sido facilitada.  La delegación investiga, entre otras cosas, si es cierto el rumor de que el equipo de televisión llegó incluso a instigar a la muchedumbre, y por qué la Policía no dio tratamiento médico a la víctima, informa Seven Sisters Post.

    “¿Por qué no avisó el reportero a la Policía antes de telefonear a su cámara”, se pregunta  Palash Krishan Mehrotra en India Today. La pregunta es retórica porque él, como casi todo el mundo, conoce la respuesta: porque, en la era de la información convertida en espectáculo, de la instantaneidad antes que la veracidad, de la sed de audiencia en detrimento de la calidad, del éxito y el dinero rápidos convertidos en valores muy superiores a la laboriosidad y la profesionalidad, buena parte de las nuevas generaciones de periodistas han sido educadas en la idea de que lo suyo, la búsqueda frenética de la exclusiva sensacional, es lo único sagrado en este mundo.

  Las_Bestias_De_GuwahatiEs una de las muchas locuras del siglo. En realidad, en toda sociedad civilizada el deber de auxilio a la víctima de un accidente, una catástrofe o un delito está por encima de cualquier otra consideración, y en no pocas de ellas incluso se penaliza la negativa a ayudar a alguien en apuros graves. Antes que un profesional de la información, y por encima de ello, el periodista es un ser humano. O debiera serlo. La justificación de la gentuza de NewsLive Channel, compartida por no pocos de sus colegas en el resto del planeta, sitúa al periodista en un nivel de la evolución anterior a la aparición de la humanidad, en el nivel de la bestia carroñera.

      Palash Krishan Mehrotra también alude “a la actitud primitiva respecto a las mujeres” de su país, India. Un reciente estudio internacional difundido por Reuters sitúa a India como el peor país para las mujeres entre los miembros del G-20. Supera en este triste palmarés a Arabia Saudí.

     Estos días, numerosas manifestaciones en  Guwahati y otras ciudades indias están denunciando la penosa condición femenina en un país que pretende ser la democracia más poblada del planeta.

 

 

 

Hay 40 Comentarios

No entiendo porqué tanto escanándalo cuando en India ocurren estas cosas con gran frecuencia. Otro cuento es que estos hechos salgan en los medios y que los periodistas no hayan intervenido para rescatar a la joven, un hecho verdaderamente repugnante y vergonzoso. Pero en la India ocurren cosas mucho más horrendas en contrale de los derechos humanos.

Diga lo q diga el autor en los comentarios, una violación es una violación, EL PAÍS tergiversó el titular así la noticia. Otro ejemplo más de cómo los periodistas buscan el sensacionalismo para atraer a lectores ávidos de carnaza. Esto es habitual, como hay guerras q se escenifican para q los medios las difundan por TV... pregunten a Pérez-Reverte si sabe algo de esto...

¿Mi respuesta su soez comentario, tratándome de vieja y de troll me lo censuró Valenzuela? Pues en mi mundo, al que no quiere café se le sirven dos tazas:
http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=dEw-9M9C5Wc

Y además,lucha usted,señor Valenzuela contra todos esos males de la humanidad, con un estilazo periodístico, un respeto enorme y una ética impecable.¿Por qué lo sé ?, porque le sigo hace muchos años.

Farah y los Clones, no vivo del morbo (eso búsquelo usted en la telebasura), y sí, hay un montón de cosas que me espantan: las dictaduras, los fundamentalismos, la tortura, el machismo, el fanatismo, las injusticias, el terrorismo, la demagogia, la agresividad, la esclavitud, el racismo, la mentira, la injuria, la calumnia... Y muchas más... Y contra ellas llevo luchando varias décadas con el humilde instrumento de la escritura... No tengo otras armas que la información veraz, la opinión razonada y la apertura al diálogo. Que tenga usted un buen fin de semana.

¿ Y usted que vive del morbo no se espanta de nada, verdad?

Para Joseman: aunque yo no empleo en mi post la palabra "violación", no me extraña en absoluto que los editores de elpais.com la hayan usado al citarlo en la portada. No hubo, en efecto, penetración, pero la muchacha fue desnudada y manoseada sexualmente a la fuerza por un grupo de bárbaros durante más de media hora, lo que, para mucha gente y en no pocas legislaciones, no es sino una violación.

El mundo necesita la pena de muerte. Todos los que han participado en salvaje agresión merecen morir enterrados vivos.

Para Joseman: Que te agredan sexualmente con violencia y luego otro día si quieres que te violen, a ver si encentras la diferencia. Porque te molestas en ponerle la puntilla al artículo? Que pasa que todavía ves en su derecho a los pobres degenerados que han participado en ese deplorable acto? En estos casos la humanidad da asco y en ocasiones me averguenzo de ser hombre y pertenecer a esta especie.

>. Así introduce EL PAÍS en su edición digital el enlace a este post. No creo que sea una introducción adecuada en absoluto. Se trata de una agresión y de una agresión sexual. Pero no de una violación. ¿Por qué habla EL PAÍS de "violación"?

Esto no tiene nada que ver con el fotógrafo Kevin Carter, que explicó hasta la saciedad que ningún buitre iba a comerse a la niña, porque lo que consigió fue una foto que juntaba en el mismo plano al buitre que rebuscaba en la basura y a la niña, pero sin que ellos tuvieran una relacción real, el buitre pasaba olímpicamente de la niña porque en África los aldeanos africanos no dejan a los buitres comerse sus hijos y eso es algo que un buitre no va a olvidar. Nuestra mente occidental y muchos medios de comunicación se han encargado de crear toda esa historia mucho más morbosa que la cruda realidad, aparte del mero momento fotografiado, la fotografía se ha hecho icono pero eso es algo que sorprendió al propio fotografo. Y Carter se suicidó por otros motivos, llevaba mala vida.
Nada que ver con la aberración de esa televisión India.

¡¡¡Tremenda historia!!! En España aún no hemos llegado a ello pero llegaremos. Por el momento, aquí las teles privadas se contentan con pagar a los delincuentes o a sus familiares para que den carnaza. Lo de la Noria por ejemplo

Parece que estamos en la era de las cavernas. madre mia, guillotina para esa panda

Para mí obviamente esos periodistas deberían de ir a juicio, por complicidad. Unos abusan de la chica y ellos también abusaron de ella filmando el abuso. Deberían de ser juzgados, eso es lógico y no hay debate que valga sobre si se es profesional o no. La prensa, los medios, están perdiendo el norte a pasos agigantados.

Sí, Otro Más, aquel fotógrafo era sudafricano y se llamaba Kevin Carter. Tomó la foto del niño acechado por el buitre en Sudán, en 1993, y se largó. En 1994 ganó con ella el premio Pulitzer. Fue muy criticado por no haber ejercido antes que nada el deber de ayudar. Meses después, en julio de 1994, se suicidó, “atormentado”, según sus propias palabras, “por los recuerdos vividos de los asesinatos y los cadáveres, por la ira y el dolor”.

Me recuerda demasiado al fotógrafo que en una de las hambrunas africanas de los 80 ó 90 tomó aquellas fotos sobrecogedoras con el buitre acechando al niño pequeño moribundo. Según reconoció luego, no sólo no ayudó al pequeño espantando al buitre, sino que se largó del lugar una vez concluido su trabajo, dejando que "la naturaleza siguiera su curso".

Muchos indios creen que las turistas extranjeras son putas por ir solas o con amigas. Viven la realidad que pueden, o que les dejan. Luego los turistas occidentales viajan al subcontinente en busca de iluminación, a un país con 5000 años de fundamentalismo religioso, adicto a la superstición. No se puede generalizar, pero si un país tiene problemas, ese es la India, un sitio todavía "maravilloso", a ojos de muchos turistas aburguesados. Con razón los sikh quisieron fundar un estado independiente.

Nunca he creído que el periodista esté por encima de los demás mortales, nunca. Adoro este oficio, pero creo que el periodista es tan sólo el depositario de derechos básicos del conjunto de la ciudadanía: las libertades de información y opinión. Solo el depositario. Debe ejercerlas con arreglo a normas profesionales y deontológicas propias -no todo vale- y, por supuestísimo, con arreglo a los principios elementales de la convivencia civilizada, entre los que se encuentra el deber de auxiliar. Como digo en este texto, antes que periodistas somos -o debieramos ser- personas. Es lo que aprendí de mi padre y de mi padrino, que eran periodistas en tiempos muy difíciles, los del franquismo. Es lo que seguí aprendiendo cuando de joven me incorporé a las redacciones de Diario de Valencia, primero, y El País, luego. Y me espeluzna el espectáculo actual de esos reporteros que se creen con derecho a todo: a acosar a la gente y violar su privacidad por asuntos que no son de verdadera relevancia social, a importunar de malas maneras a las víctimas de una desgracia o, como ha ocurrido en este caso en India, a no ayudar a una chica que estaba siendo agredida seualmente por una muchedumbre en aras de conseguir imágenes impactantes para aumentar la audiencia. Si ese es el periodismo del futuro que le llamen de otro modo, por favor. Por ejemplo, circo romano global o carroñerismo mediático. Saludos a todos los participantes en este debate y gracias por vuestras opiniones.

Dentro de la desgracia esa chica ha tenido la "suerte" de que había un equipo reportero cerca que ha capturado la escena... de lo contrario el crimen casi con toda seguridad habría quedado impune. En cualquier caso esto no justifica la omisión de auxilio de los reporteros...

Pocos paises me dan tanto asco como la india. Con sus castas y sus bobadas y luego van de divos y de mayor democracia de la tierra.

P.D.: Pido disculpas por el mensaje duplicado. Me falla el ratón (debo cambiarlo) que hace doble click o se traba con frecuencia y, este sistema de Type Key, lo toma como orden reiterada.

De paso aclaro un detalle: Sí, el fotógrafo del "niño africano desnutrido con los buitres", terminó suicidándose, precisamente por no soportar más cuán insensible DEBÍA CONTINUAR SIENDO si quería continuar ejerciendo su vocación.

Dominguero: Con intención de responder a tu planteo, me parece darme cuenta que EL HÁBITO PROFESIONAL de "limitarse a ser testigo" (lo más veraz e impactante posible); DE A POCO va insensibilizando respecto al dolor y miserias ajenas, DE TANTO VERLO sin poder actuar.
Al menos, es la conclusión a la que llegué sobre el caso del reportero gráfico que tomó la foto que mencionas, del niño desnutrido que se arrastraba con buitres expectantes bien cerca (que ganó uno de los mayores premios de fotografía periodística, creo que el Pulitzer o similar, por esa toma).
Pongámonos por un momento en la piel del reportero gráfico: Cotidianamente ve miseria, abusos y absurdos por doquier, con gobiernos e instituciones INOPERANTES. Son MILES de personas que padecen ¿Qué puede hacer él (o ella) por todas o algunas de esas personas, que NI EL GOBIERNO, NI INSTITUCIONES INTERNACIONALES alcanzan a hacer más que migajas? Tiene dos opciones: Se desespera y gasta hasta lo que no tiene (endeuda) para APENAS PALIAR MÍNIMO (no resolver nada) la situación de alguno o varios por un día o dos y ¿después qué?
O, la otra opción, es hacer de tripas corazón para concentrarse en "tengo que hacer mi trabajo" y, si es religioso, confiar en que Dios sabe lo que hace y que será comprensivo para con su IMPOTENCIA de poder solucionar algo AUNQUE, quizá, la publicación de sus imágenes, si hizo bien su labor, puedan IMPACTAR (conmover) a un amplio sector social que, escandalizado, ACTÚE para evitar tales situaciones, que es lo que en cierto modo logró dicho periodista con la mencionada foto. (Pero así y todo, a pesar de la indignación, mundial, hubo avances y mejoras para esa gente, pero IRRISORIAS).
Es muy difícil estar en zonas de miserias (materiales y morales) y no enloquecer sin "inmunizarse" bastante ante el sufrimiento ajeno. Si quieren seguir trabajando (para que nosotros podamos tener imágenes de LA REALIDAD en zonas extremas) casi nunca les queda otra opción.
Pero también así es como muchas veces exponen sus vidas Y LAS PIERDEN como le pasó al camarógrafo José Couso en Irak ¿Lo recuerdas? y cientos de otros en conflictos como los que abundan en Latinoamérica que ¿cuántos nombres son recordados de los reporteros o periodistas fallecidos mientras intentaban cumplir con su trabajo? Y muchos de ellos no tienen relación de dependencia, sino que los medios les "compran" el paquete de imágenes, o reporte y allí acabó el compromiso económico del medio para con ellos (Son muy pocos, raros, los que son enviados con gastos pagos y con relación de dependencia estable que incluya seguros de toda clase). Casi siempre se "aprovecha" a periodistas locales desempleados dispuestos a trabajar como "free lancers" (por tarea), si no es que hacen algún convenio con medios locales de intercambio de informaciones o favores, como pasa con la mayoría de los que informan desde otros países.
.
Pero... Así como los primeros en "insensiblizarse" ante lo que ven todo el tiempo a su alrededor, impotentes de poder solucionarlo, TAMBIÉN NOSOTROS (los lectores o espectadores de noticiarios) nos hemos inmunizado (un alto porcentaje de población) de tanta saturación cotidiana de barbaries en alguna parte del planeta, incluso en nuestros propios países o vecindarios. Sobre todo, las personas que habitan en zonas marginales de grandes ciudades o pasan por ellas cotidianamente.
¿O no parecen "invisibles" los sin techo que mendigan en las grandes urbes? Si hasta los niños de la calle con frecuencia son "ahuyentados" cual si fueran perros callejeros y ¡son seres humanos en formación y desarrollo! (Rescatables para que puedan terminar siendo ciudadanos socialmente útiles, en lugar de costosos parásitos carcelarios).

Dominguero: Con intención de responder a tu planteo, me parece darme cuenta que EL HÁBITO PROFESIONAL de "limitarse a ser testigo" (lo más veraz e impactante posible); DE A POCO va insensibilizando respecto al dolor y miserias ajenas, DE TANTO VERLO sin poder actuar.
Al menos, es la conclusión a la que llegué sobre el caso del reportero gráfico que tomó la foto que mencionas, del niño desnutrido que se arrastraba con buitres expectantes bien cerca (que ganó uno de los mayores premios de fotografía periodística, creo que el Pulitzer o similar, por esa toma).
Pongámonos por un momento en la piel del reportero gráfico: Cotidianamente ve miseria, abusos y absurdos por doquier, con gobiernos e instituciones INOPERANTES. Son MILES de personas que padecen ¿Qué puede hacer él (o ella) por todas o algunas de esas personas, que NI EL GOBIERNO, NI INSTITUCIONES INTERNACIONALES alcanzan a hacer más que migajas? Tiene dos opciones: Se desespera y gasta hasta lo que no tiene (endeuda) para APENAS PALIAR MÍNIMO (no resolver nada) la situación de alguno o varios por un día o dos y ¿después qué?
O, la otra opción, es hacer de tripas corazón para concentrarse en "tengo que hacer mi trabajo" y, si es religioso, confiar en que Dios sabe lo que hace y que será comprensivo para con su IMPOTENCIA de poder solucionar algo AUNQUE, quizá, la publicación de sus imágenes, si hizo bien su labor, puedan IMPACTAR (conmover) a un amplio sector social que, escandalizado, ACTÚE para evitar tales situaciones, que es lo que en cierto modo logró dicho periodista con la mencionada foto. (Pero así y todo, a pesar de la indignación, mundial, hubo avances y mejoras para esa gente, pero IRRISORIAS).
Es muy difícil estar en zonas de miserias (materiales y morales) y no enloquecer sin "inmunizarse" bastante ante el sufrimiento ajeno. Si quieren seguir trabajando (para que nosotros podamos tener imágenes de LA REALIDAD en zonas extremas) casi nunca les queda otra opción.
Pero también así es como muchas veces exponen sus vidas Y LAS PIERDEN como le pasó al camarógrafo José Couso en Irak ¿Lo recuerdas? y cientos de otros en conflictos como los que abundan en Latinoamérica que ¿cuántos nombres son recordados de los reporteros o periodistas fallecidos mientras intentaban cumplir con su trabajo? Y muchos de ellos no tienen relación de dependencia, sino que los medios les "compran" el paquete de imágenes, o reporte y allí acabó el compromiso económico del medio para con ellos (Son muy pocos, raros, los que son enviados con gastos pagos y con relación de dependencia estable que incluya seguros de toda clase). Casi siempre se "aprovecha" a periodistas locales desempleados dispuestos a trabajar como "free lancers" (por tarea), si no es que hacen algún convenio con medios locales de intercambio de informaciones o favores, como pasa con la mayoría de los que informan desde otros países.
.
Pero... Así como los primeros en "insensiblizarse" ante lo que ven todo el tiempo a su alrededor, impotentes de poder solucionarlo, TAMBIÉN NOSOTROS (los lectores o espectadores de noticiarios) nos hemos inmunizado (un alto porcentaje de población) de tanta saturación cotidiana de barbaries en alguna parte del planeta, incluso en nuestros propios países o vecindarios. Sobre todo, las personas que habitan en zonas marginales de grandes ciudades o pasan por ellas cotidianamente.
¿O no parecen "invisibles" los sin techo que mendigan en las grandes urbes? Si hasta los niños de la calle con frecuencia son "ahuyentados" cual si fueran perros callejeros y ¡son seres humanos en formación y desarrollo! (Rescatables para que puedan terminar siendo ciudadanos socialmente útiles, en lugar de costosos parásitos carcelarios).

Omisión del deber de socorrer, comunicación a la policía, uso de los medios de grabación para identificar(por encima del plano general informativo) mediante el zoom a los causantes del dellito. Por último, pixelar las caras de quien recibe la agresión. En España, el periodista, el cámara y sus superiores irían a juicio como testigos e imputados.

Circo romano en la pantalla chica. Oferta porque hay demanda. Somos la misma mugre incivilizada. Esta noticia pesa en mi alma

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Con más de treinta años de periodismo a sus espaldas, ha sido, entre otras cosas, corresponsal de El País en Beirut, Rabat, París y Washington y director adjunto de este periódico; también director general de Información Internacional en La Moncloa. Tiene siete libros publicados, trabaja como analista y reportero en El País y colabora como tertuliano en programas de radio y televisión. Es un lector voraz de literatura policíaca y de espionaje.

Entrevista Digital

Se cumple el primer aniversario de la Primavera Árabe, y Javier Valenzuela la analiza en su nuevo libro, Crónica del nuevo Oriente Próximo (Catarata), del que charló con los internautas el miércoles, 01 de Febrero de 2012 de 13:00 a 14:00

Eskup

Nuevo libro

Crónica del nuevo Oriente Próximo

Crónica del nuevo Oriente Próximo (Catarata, 2012) es el último de los siete libros publicados por Javier Valenzuela. En su primera parte, el autor propone las claves de la Primavera Árabe, desde la revolución del jazmín tunecina a las victorias de los islamistas en las primeras elecciones libres en Túnez, Marruecos y Egipto, pasando por la sangrienta represión en Siria. En la segunda, una recopilación de sus reportajes de los últimos 25 años en Turquía, Siria, Palestina, la Península Arábiga e Irán, se ofrecen pistas para comprender las nuevas realidades geopolíticas de la zona.

Con anterioridad, Javier Valenzuela ha publicado Usted puede ser tertuliano (Península, 2011), De Tánger al Nilo (Catarata, 2011), Viajando con ZP(Debate, 2007), España en el punto de mira (Temas de Hoy, 2002), La última frontera (Temas de Hoy, 1996) y El Partido de Dios (El País-Aguilar, 1989).

Archivo

noviembre 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal