Yoani Sánchez

De la Banana Feria a la No Feria

Por: | 15 de febrero de 2014

Feria_del_libro

Cuando los días están nublados la bahía de La Habana toma un tono gris, extraño. Si se mira desde la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña, la ciudad parece una postal desvaída. Ayer en la mañana la apertura al público de la Feria Internacional de Libro, ha coincidido justo con una jornada invernal. Así que los coloridos carteles, donde se anunciaban los títulos y los autores homenajeados, batían al viento fresco de febrero. Un brisa de lectura que muchos agradecían.

Entre los principales atractivos de esta Feria se encuentra su propia sede principal. La explanada de una fortaleza militar colonial y sus redondeadas galeras, dan un toque añejo al suceso literario. Los padres aprovechan para llevar a sus hijos para corretear entre los viejos cañones y los muros de piedra. Las ofertas gastronómicas, la venta de artesanía y otras opciones colaterales, llegan a tener incluso más protagonismo que los libros.

Esta vigésimo tercera edición de la Feria confirma su tendencia al deterioro editorial que padece Cuba. Aunque los medios oficiales anuncian dos millones de ejemplares y unos 400 invitados extranjeros, es evidente la decadencia de nuestro principal evento cultural. Los motivos para esta pérdida de brillo transitan desde aspectos netamente comerciales hasta otros de corte ideológico. Así que la FIL se acerca a su cuarto de siglo envejecida y necesitada de un replanteamiento urgente.

Una fiesta del libro y la lectura, donde hay demasiados ausentes. La larga lista de los censurados por considerandos políticos, entre los que se encuentran numerosos exiliados cubanos. Faltan nombres de la talla de Guillermo Cabrera Infante, Reinaldo Arenas, Jesús Díaz, Daína Chaviano o Abilio Estévez. El silencio alcanza también a escritores de otras nacionalidades, como el premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa. La ideología se erige aún como principal criterio a la hora de cursar las invitaciones.

La poca capacidad económica para adquirir derechos de autor de figuras internacionales vivas y en plena producción, empobrece la muestra editorial. Existe una marcada tendencia a publicar una y otra vez a los clásicos, que sin dudas son lectura obligada, pero que no pueden constituirse en única opción. Muchos anaqueles de esta Feria del Libro más parecen ubicarse a finales del siglo XIX y principios del XX, que en la actualidad.

La escasez de títulos contemporáneos, se vuelve dramática en las opciones infantiles. Cada año los lectores más pequeños sólo pueden optar por autores del patio o por firmas como las de Emilio Salgari, Julio Verne o Los Hermanos Grimm. En las últimas décadas los más sonados éxitos de literatura fantástica dedicada a niños y adolescentes, no se han hecho presentes en el circuito nacional. Harry Potter aún no ha llegado de la mano de un sello editorial cubano.

Una feria de libros debe constituirse como sitio para hacer contactos, cerrar acuerdos, conocer nuevos autores que serán posteriormente publicados. Esa función de actuar como punto de encuentro, no existe en la FIL de La Habana. Ha perdido, o nunca tuvo, el carácter de vitrina no sólo para un público que quiere comprar o mirar, sino para los empresarios, directores o promotores culturales del mundo editorial.

¿Cuántos acuerdos se cierran durante las dos semanas que dura el evento? ¿A cuánto asciende el monto de los contratos que se logran concretar? El día que sepamos las respuestas a esas preguntas, será como comprobar que en el monitor que marca los latidos del corazón de la Feria, hace tiempo sólo hay una línea recta y un pitido que confirma el final.

La ideología también influye en la selección del país invitado, cuyas muestras se han convertido en los últimos años más en un escaparate del partido gobernante que en una exposición literaria. En esta ocasión se había anunciado como plato fuerte de la Feria la presentación del libro “De la Banana Republic a la No Republic” escrito por Rafael Correa. La cancelación del viaje del dignatario suramericano “por motivos de trabajo”, no fue debidamente anunciada. La Feria caía en picada ya desde la inauguración, donde con improvisados discursos se intentó tapar la ausencia del presidente ecuatoriano.

Aún así, el recinto ferial se ha llenado y se llenará en los próximos días. La gente comprará miles de libros y hará largas colas para alcanzar los títulos más atractivos. Porque la afluencia de público no evidencia la calidad de la feria, sino el páramo editorial que nos rodea durante el resto del año. Los padres verán jugar a sus pequeños entre los muros de lo que fue también prisión y escenario de fusilamientos sumarios. La Habana se nos presentará desde La Cabaña con ese gris invernal que la hace ver extraña y bella.

La No Feria ha comenzado.

Hay 9 Comentarios

Si nos declaramos ser respetuosos con los demás, con las ideas razonables de otros, debemos serlo con Yoani aunque se nos presente en cada escrito con ese espíritu negativo, crítico enfermizo que no le permite ver la necesidad de sumarnos todos los cubanos, los de adentro y los de afuera, por el bienestar de nuestra Cuba. Es una pena que la misma sociedad que le ha dado cultura y educación sea el único objetivo de su crítica, solo por no ser perfecta, a sus ojos e intereses, como ocurre con muchos otro hijos de Cuba que le hacen el juego a los enemigos históricos enmascarados hoy detrás de caretas "amistosas". Respetemos sus criterios, respetemos su derecho a opinar, y en correspondencia, que ella respete el deseo de la mayoría del pueblo cubano, que vive hoy día en Cuba, a desandar los días del año viviendo el día a día, tratando de solucionar nuestros problemas con las dificultades que nos impone la vida y las malas intenciones de aquellos que viven a costa de aparentar tener buenos sentimientos con Cuba y han hecho de ello su medio de vida sin importarle historia, principios, moral ni amor por los suyos.

Los agentes y simpatizantes castristas y los tontos útiles de siempre, no pierden tiempo para atacar.

Escribes como si estuveras pauteada, entregada a una vision arbitraria de las cosas, cegada a lo humano y a lo bello, profundamente dolida y anquilozada en ideas que flotan en tu mente pero que no tienen fundamanto alguno, simplemente haz detenido el tiempo y tus ojos no quieren ver. Cuba tiene mas democracia y respeto que lo que tu ves en otros lados. Tus hijos veran como florece una cuba fuerte que como David ha derootado a Goliat.

Saludos y cuidate del Alzaimer que seguro te corroera las neuronas en un tiempo mas. Es parte de vivir entre tanta mentira y servidumbre.

Es una feria desferiada y quizás hasta sin libros.

El bajon en las exposiciones y venta de libros, esta en el bajon cultural por lo escrito, producto de la influencia de la television, cine y videos, que literalmente han reemplazado con o sin razon lo impreso, hay gente que ha visto la serie "juego de tronos", y no haya leido una linea, igual con "H. Potter", encima que muchas veces los libros son bodrios y decepcionan(el Hobbit, es horrible, igual los libros de D. Brown), encima, la oferta de libros en version digital facilita la compra-venta de ejemplares(una tableta suple el tomo); respecto a la FIL de Cuba, solo es el reflejo de otras en LA, aun asi se encuentran libros que no se hallan en otras partes; respecto al "libro" de Correa, es un bodrio completo, casi como los "escritos" del "poeta" Valladares en su silla de ruedas imaginaria, y otros seudo disidentes, tienen suerte que se haya excusado.

Yoanis ,porque estas cosas ya no interesan,eso si para organizar carnavales o fiestas populares con un doble fondo ,son los mejores. Si, para inculcar lo chavacan y de mal gusto,son los primeros. No creen?

Ahí están los críticos de Yoanis, Lo interesante de todo es que, si fueran unos verdaderos individuos en la critica, podriamos aceptarla como algo normal, pero resulta que estos senores no son para nada autenticos en el pensamiento propio, y aunque defiendan que son propios y, que no están condicionados por su labor diaria de perseguir a Yoanis a donde quiera que vaya su pensamiento, ya sea fisico o a traves de las letras, yo diria que sus personalidades son tan desagradables como aquellos que defienden y que la historia los recordara por sus negras paginas, Estos satélites que gravitan por desgracia en cualquier foro le da lo mismo trabajar para el diablo o los diablos de los Castros, que para cualquier títere comunista.

Yoanis, tienes mucha razón sobre la feria del libro, que esperas de una sociedad degradada, que esperas de una sociedad cubana enganchada en una reversa cultural y lingüística, por culpa de un gobierno que sigue anclado en su propia guerra fantasma contra todo lo que huele a capitalismo, que esperas de una juventud que poco le importa la lectura y que apenas conocen a un Cabrera Infante, Lezama Lima o Reilando Arena, o Vargas Llosa. A la mayoría de los cubanos no les interesa la lectura, no tienen tiempo para la lectura, o quizás si pero no les interesa, prefieren emplear el tiempo en sonar con largarse o resorber la vida del día a día, la juventud cubana vive desenganchada del mundo exterior por la
censura del gobierno, y escolar-mente mal preparada,
ademas. La feria del Libro en la Habana es como mucho aburrida y siempre ha estado politizada, y los anaqueles llenos de los mismos libros de siempre, los heroicos, biografías revolucionarias, Que joven quiere tragarse la lectura del presidente de Ecuador. Apuesto 1000 contra 1 que ninguno. y que decir de los menos ya tu lo has escrito,algunos clásicos, los de siempre. Estoy 100% de acuerdo contigo. Aunque por supuesto, hay que reconocer también, que la tecnología en cuba despierta furor por el atraso tecnológico que existe, entonces se entiende que la gente prefiere mantenerse entretenido con el teléfono o dispararse una terrible película que irse a comprar un libro que posiblemente jamas se leerá. Es lamentable pero es así. Solo un reducido grupo de ciudadanos le interesa la lectura, la gran mayoría no esta para eso. lamentablemente en Cuba toda la herencia cultural esta desapareciendo de la sociedad como todo lo demás que se ha perdido. Como dicen los abuelos, aquellas épocas de gloria ya no volverán. Fue lo mejor de Cuba en el nuevo mundo.


Esfuérzate un poco más, una columna no es cualquier cosa y tienes un espacio privilegiado. Trabájala más, escribe mejor, analiza, salte del mismo discurso de que todo en Cuba es malo. Busca matices, compara, date el lujo de la duda.

La caída comercial de las ediciones de libros no tiene nada de político. La causa es la nueva tecnología de internet y la creación de móviles de wasa que parecen interesar mas que los libros. Tal es la visión de la juventud de nuestro tiempo. Y en relación con Vargas Llosa te diré que se molestó bastante cuando le dieron el nobel al gran escritor García Marques. ¿Por qué? Yoani, te dejo la respuesta.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

. Una vez me gradué como filóloga, pero el periodismo y la tecnología me han subyugado más que la fonética y la gramática. Vivo en La Habana y fantaseo con que habito una Cuba a punto de cambiar.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal