Cuestión de Fe

Cuestión de Fe

Una reflexión coral sobre el significado de la religión y lo religioso ahora, con la elección de un nuevo Papa en la Iglesia Católica, y siempre, cuando sean otros los acontecimientos. Una mirada sobre lo celestial y lo terrenal, los asuntos generales y particulares de los creyentes de toda fe, en la jerarquía y a pie de calle. Sobre lo que tienen, les sobra y les falta a las iglesias hoy, y sus retos en un mundo globalizado. Cada texto es opinión respetable de cada autor.

“Ayudar al prójimo fue la religión de Vicente Ferrer”

Por: | 07 de abril de 2014

Nagappa_FVF

“Vicente Ferrer nos enseñó que la erradicación de la pobreza es posible, que no es un sueño”, dijo su viuda Anna Ferrer el pasado 19 de marzo al ser condecorada con la Orden del Mérito Civil en la Embajada de España Nueva Delhi. Este reconocimiento representa mucho para ella, dijo, porque le fue entregado a su esposo en 2009, el año en que murió.

 En la emotiva ceremonia el embajador español en India, Gustavo de Aristegui, aseguró que tras una visita a la Fundación, en Anantapur, Andhra Pradesh, en el sur del país asiático “recuperó su confianza en la humanidad”. Pudo ver el principio de entrega, la bondad, la solidaridad y la generosidad con la que se vive, aseguró. El trabajo de la Fundación, ahora con Anna Ferrer al frente, ha seguido creciendo desde la muerte del cooperante. En estos cinco años los pueblos con presencia de la Fundación han aumentado de 2.000 a 3.000.

 Vicente Ferrer, que llegó al subcontinente en 1952 y fue expulsado por un corto periodo en 1968, trabajó incansablemente por cambiar la vida de los más pobres de India. En ese entonces Anantapur, uno de los lugares más secos, era un páramo, un lugar sin mucha esperanza.  “Pero él hizo que millones de personas dejaran de creer que nada iba a cambiar, que la pobreza en la que vivían iba a ser igual para sus hijos”, explicó Anna Ferrer. Dice que la forma de operar de la ONG no es de dar caridad, sino solidaridad, así la gente sale adelante por sí misma. Reconoció que la mejora en la calidad de vida en la zona se debe también a cada una de las personas y empresas que contribuyen con la fundación desde España, más de 130,000.

 “Ayudar al prójimo fue la religión de Vicente Ferrer”, dijo su viuda. Tenía una enorme fe en Dios, pero más que dedicarse a la iglesia y a los libros, decidió dedicarse a los hombres y las mujeres, aseguró. “Quería ver más justicia en el mundo”.

© Ramón Serrano_1

 Vicente Ferrer creó uno de los proyectos de cooperación más importantes del mundo. Mejoró en Anantapur las condiciones de vida de más de 2,5 millones de personas. Su viuda, su hijo Moncho, todo el equipo de la Fundación y los habitantes de Anantapur continúan con la labor. Él decía “si no te olvidas de los pobres, nunca te equivocarás”.

 La entidad administra hospitales, cientos de escuelas y ha distribuido miles de viviendas, y ha aplicado sistemas de riego y de protección del medio ambiente. También hay distintos programas para fomentar la igualdad de la mujer, algo crucial en estos tiempos en India.

  

 Al morir Vicente Ferrer dejó un gran hueco moral en la organización. Pero administrativamente marchaba ya por sí sola, aseguró a este El País durante su funeral Jordi Folgado, director general de la Fundación en España. "Vicente ha sabido transmitir los valores esenciales de la humanidad: el mal vivir sólo se puede acabar cuando se quieran los unos a los otros, es una frase muy sencilla, pero si se lleva a cabo da resultados increíbles", aseguró.

 Hace cinco años en Anantapur la gente se despedía del que consideraban un padre. Estaban tristes, pero también se sentían capaces.  "Vicente ya no está, pero nos dio confianza en nosotros mismos y ahora podemos seguir", aseguraba Nagamani, una jornalera que está en un proyecto de microcréditos. Kullayappa, sin zapatos y vestido con un humilde dhoti (un trozo de tela a modo de falda para hombres), dice que gracias al trabajo del catalán la vida de su hijo será más prometedora que la suya: está estudiando farmacia. “Algo que no hubiera podido imaginar sin el trabajo del padre y su fundación".

Imagen_16545
Con frecuencia, y con mayor fuerza no hace mucho, con motivo de la Ley de la Memoria Histórica, el aún cardenal arzobispo de Madrid, Rouco Varela, solía decir que el tema de la Guerra Civil había que ir superándolo, y dejando ya de hablar de ella. Y se quejaba de películas, novelas y temas que abordaban el conflicto español de 1936-1939. Sin embargo, en él, ha sido un tema recurrente últimamente. Nació justo cuando el levantamiento de los militares africanistas cumplía un mes. Ya es viejo el tema, pues… Sin embargo, hoy, en el funeral de Estado por el ex presidente Adolfo Suárez, el cardenal madrileño, ante el Rey, el Gobierno, el cuerpo diplomático, los ex presidentes de la democracia y la “toda España” oficial, desde su sede episcopal, aprovechando la ocasión, abuso del micro,  pidió reconciliación. Y no echó mano a los textos del Papa Francisco, como suele hacer últimamente, ni a los documentos de la Conferencia Episcopal Española sobre la reconciliación y la paz. Echó mano de nuevo, a la guerra civil con una de esas desafortunadas frases suyas. “Los hechos y las actitudes que desencadenaron la guerra civil pueden repetirse”. Lo ha dicho ante tan suculento plato de asistentes. No es de recibo que la Iglesia, en ese momento, analice causas de la guerra y se ponga del lado de quienes repiten esas barbaridades y piden las mismas soluciones ante aquellos problemas. No, por Dios. El año pasado, con más virulencia pero ante un escaso numero de personas lo dijo en Paris, en el Instituto Católico, pero hubo quien, al final, le dijo algo al oído, reprendiéndolo.

No es el momento la homilía para refrescar con las páginas de la Historia, una página dolorosa en la que todos sufrieron. El cardenal madrileño habla de causas de la Guerra pero no de todas. No hacia falta que lo hiciera. “Una palabra de Paz, piedad y perdón” decía Azaña, refiriéndose a lo que pedía el entonces presidente del gobierno de  la Iglesia. Pero cerca de 80 años después, en el país europeo con más tiempo sin conflicto bélico generalizado, no puede, desde ese cargo de responsabilidad, decirse tal barbaridad. Insisto una vez más, porque ya ha habido otros prelados que repiten impunemente atroces juicios sin que nadie los llame al orden. No puede ser el púlpito la patente de corso para la opinión personal. Lo de la guerra civil, pero fundamentalmente, lo de sus causas, tendrá su réplica y ya encargarán los historiadores, que es a quienes corresponde, de refrescar la memoria de las causas al cardenal. Dolores de cabeza innecesarios que deja quien ya está de salida, larga, pero de salida. Y en esto…habrá muchos eclesiásticos que se ruboricen cuando se abra el capítulo de esa parte de Iglesia que alentó y estuvo en las causas de la Guerra. Porque, Sr, Cardenal, como dicen en su tierra, causas, “haberlas, haylas”. Y todos hemos de ponernos colorados.

Los creyentes: retrato de la fe

Por: | 21 de marzo de 2014

Believers-Expo-©Jordi Pizarro2

Una familia de ortodoxos tiene preparada la cruz para subir a ponerla en la montaña Grabarka, en Polonia. Según la creencia durante una epidemia de cólera en el siglo XVIII un hombre subió a la montaña y clavó allí un crucifijo por una orden divina. Le siguieron otros del pueblo y sólo los que hicieron esta ofrenda sobrevivieron a la enfermedad. El ritual se repite cada año.

Una multitud de ortodoxos con velas encendidas del fuego sagrado del santo sepulcro en Jerusalén. Ascetas indios celebran durante el multitudinario Kumbh Mela el baño en el Ganges que creen que les limpiará todos sus pecados. Un seguidor de la santería en Cuba se arrastra por el suelo. Con una cuerda atada a un tobillo arrastra una piedra de 40 kilos, con otra cuerda arrastra una figura de San Lázaro.

Estas impactantes imágenes, todas en blanco y negro, todas situadas en la atemporalidad pertenecen al proyecto “Los creyentes” del fotógrafo catalán Jordi Pizarro. Ahora se expone en el Instituto Cervantes de Nueva Delhi, India y a partir del 16 de Mayo estará en Valencia en el festival de fotoperiodismo PHOTON.

Seguir leyendo »

Unknown-5

Texto: Juan RUBIO.

Fotografía. Javier RODRIGUEZ CHECA

Concluida la CIII Asamblea Plenaria del Episcopado, con todos los cargos ya elegidos en la cúpula directiva, es hora de balance más general. Y lo primero a tener en cuenta es que los obispos, esta vez, han votado con dos claves nuevas. Por un lado, el escenario que supone el nuevo pontificado. El Papa Francisco, unos días antes, en Roma, los animaba al nuevo estilo de Iglesia que él propone para un tiempo nuevo. Por otro lado; y esto es importante, el cardenal Rouco no ha movido tantos hilos en estas elecciones, ni ya puede hacer tantos favores para el futuro. ¡Humanos, demasiado humanos somos todos ¡  Y por eso…sesenta votos son muchos. Ni el cardenal Tarancón logró tantos apoyos. Más que deseos de cambio, hay deseo de hacer las cosas de otra manera. En la Iglesia no hay volantazos, sino suaves giros. Cuando dentro de cinco años se haya renovado el Episcopado con los nombramientos nuevos que realice Francisco, ante la edad avanzada de muchos obispos actualmente, quizás entonces se podrá hablar de cambio.

Ahora, repasando la lista de cómo ha quedado la Comisión Permanente, vemos cómo son los mismos, a excepción de dos nuevos miembros, el obispo auxiliar de Madrid, Ricardo Franco, a quien habrá que esperar ver cómo trabaja sin la sombra del cardenal, e imagino que muy bien; y el obispo de Guadix-Baza, Ginés García, hombre joven y emergente, con un buen hacer en los medios de comunicación andaluces y que ahora se encargará a nivel nacional de ese mundo menos hostil de lo que los prelados piensan. Son las únicas novedades. Lo otro es mucho Gatopardo : “Que todo cambie para que todo sea igual”, Y habrá que esperar.

Pero, ojo ¡ No quiero decir con esto que no vayan a cambiar las cosas. Cambiarán los estilos y las formas. Y eso es mucho e importante. El arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, era vicepresidente y ahora , presidente. Sabemos de sus buenas formas de gobernar. Gustan, son amables, positivas, sonrientes y no chirrían. No es un hombre del varapalo, sino de la mano tendida. Y sobre todo, están lejos  del tufo “presidencialista” que ha venido manteniendo el cardenal madrileño, . Habrá más comunión “creativa” que  comunión “uniforme”.

            Mucho se ha venido oyendo estos días sobre el ala derecha o izquierda, moderada o involucionista; abierta o cerrada; carca o progre. No son esos los términos mas apropiado para encajar a los obispos. Dice un viejo refrán que “no hay nada más parecido a un obispo que otro obispo” . Pero eso no quita que las formas, el talante, el estilo y la forma de estar en la sociedad española, no sean importantes. Ahí habrá cambios; y buenos. Tanto por parte del presidente como el del vicepresidente, Carlos Osoro, arzobispo de Valencia, uno de los nombres que suenan para Madrid o Barcelona y probablemente el presidente dentro de tres años. Ambos, con certeza, serán cardenales, tienen un buen conocimiento de la Conferencia Episcopal y darán juego a las distintas comisiones. Como ya hizo en su momento, no saldrá adelante documento alguno, si no va consensuado. En los últimos años han salido documentos por simple mayoría que han dado a la Iglesia innecesarios dolores de cabeza.

 

La Iglesia española quiere cerrar filas. Siempre lo quiso , pero diferían en las formas. La escenificación de la división ha sido muy patente, la división nunca fue tal. La amplia mayoría es deseo de comunión, de trabajo conjunto, de dejar de pelear por cosas absurdas en ese terrible mundo de las ideologías y empezar a trabajar con un lenguaje nuevo, con un estilo que tenga mas de propuesta que de varapalo. Hasta ahora se ha mirado más ese deseo de amarrar las ideas en un mundo relativista. Ahora se quiere buscar mas la propuesta de sentido en un mundo en el que se ha de estar para abrazar, para alentar, para proponer. El papa dijo un día: “Un mundo que sabe de carne, de llanto, de risas, de vida; un mundo que desea ser amado ¡. Ricardo Blázquez encarna ese estilo: Y los obispos se lo han pedido así con los numerosos votos.

 

Pero si ha sobrado algo en estos días, han sido otra cosa. Horas antes e comenzar la Asamblea Plenaria, en la catedral de La Almudena, en el funeral por las víctimas del 11-M en su decimo aniversario, Rouco no se pudo aguantar. Le sobraron algunas frases, que él sabia darían titulares a los medios. No hay quien lo cambie. Da titulares sin medir sus consecuencias. “Mataron inocentes por oscuros objetivos de poder”. A las pocas horas, en el discurso de apertura de la Plenaria, pocos oían y todos comentaban esa frase. Había que despedirse a lo grande. Y él bien que lo hizo.

Pero… a mirar al frente, con paso lento, pero seguro. La Iglesia en España tiene sus propios retos. Ahora Roma los acompaña.

 

 

Soñar y luchar por el pan y las rosas

Por: | 06 de marzo de 2014

Celebramos este sábado el Día de la Mujer Trabajadora. Ha pasado mucho tiempo desde aquel marzo de 1911 en el que más de un millón de mujeres salieron a la calle para reclamar el derecho al trabajo, al voto y a ocupar cargos públicos,  y para demandar el fin de la discriminación en el trabajo. Aunque han sido considerables los avances, todavía queda mucho por hacer. Porque nuestra sociedad sigue estando construida sobre patrones culturales, sociales y económicos que discriminan a la mujer por el simple hecho de serlo. Concebida todavía como ser inferior, supeditada al hombre a partir de unos estereotipos sobre lo que es ser hombre y ser mujer que han supuesto marginación, humillación y un desprecio secular hacia las mujeres. Esta realidad, unida hoy a un modelo de producción y consumo que busca el máximo beneficio e instrumentaliza el trabajo, sigue suponiendo una mayor discriminación y empobrecimiento de las mujeres. Aparece muy bien reflejado en el reciente informe de UGT El empleo no impide el empobrecimiento de las mujeres. Este estudio muestra las nefastas consecuencias de las medidas tomadas con la excusa de la crisis económica, en particular la reforma laboral, así como la brecha salarial creciente en función del sexo y una precariedad laboral que afecta más a las mujeres. Todo ello repercute directamente en los niveles de protección, expresión de la feminización de la pobreza en nuestro país como consecuencia del modelo económico y social. Es intolerable que la tasa de paro femenina se sitúe en el 75,6 % en la franja de 16 a 19 años, y del 50,5 % entre 20 y 24 años. Las mujeres con poca cualificación, con empleos mal remunerados y sin derechos y con importantes responsabilidades familiares son el eslabón más débil de la cadena productiva. Una cadena que no sólo cosifica a los trabajadores y trabajadoras, sino que nos individualiza y no considera nuestra condición familiar y relacional. Porque no somos individuos aislados, sino que vivimos en familias, ámbito de los afectos, de educación y socialización, de relaciones y cuidados. Nuestra sociedad sigue teniendo como asignatura pendiente superar la contradicción entre el sistema productivo y la estructura familiar.

Seguir leyendo »

Sobre el autor

Juan Rubio Juan Rubio. Es periodista. Nacido en Jaén, en la actualidad vive y trabaja en Madrid. Director Global del semanario de información religiosa ‘Vida Nueva’ (www.vidanueva.es). Es colaborador en varios medios de información y autor de varios libros de temática social y religiosa.

Mª Ángeles López Romero Mª Ángeles López Romero (Sevilla, 1970) es redactora jefe de "21, la revista cristiana de hoy" (www.21rs.es). Es conferenciante y autora de libros de temática educativa, social y religiosa. Pertenece al Consejo Asesor de la Cátedra de Teología Chaminade. Fue elegida Autora del año 2011 por la editorial San Pablo. Firma el blog "Papás blandiblup".

Juan Masiá Clavel Juan Masiá Clavel. Jesuita, Profesor de Ética en la Universidad Sophia (Tokyo) desde 1970, ex-Director de la Cátedra de Bioética de la Universidad Pontificia Comillas, Investigador del Centro de Estudios sobre la Paz de la Sección japonesa de la Conferencia Mundial de Religiones por la Paz (WCRP), en Tokyo. Es autor del blog En la Frontera.

Mariano Blázquez Burgo Mariano Blázquez Burgo. Licenciado en Derecho, pastor auxiliar de la Iglesia Evangélica Cristo Vive y Secretario Ejecutivo de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España FEREDE. Se encarga de la representación del conjunto de las Iglesias evangélicas y protestantes ante el Estado. Es miembro de la Comisión Asesora de Libertad Religiosa del Ministerio de Justicia.

Chema Caballero Chema Caballero. Fue misionero javeriano en África durante dos décadas y llevó a cabo programas de educación y recuperación de niñ@s soldado en Sierra Leona. Por discrepancias con sus superiores abandonó la congregación y dejó de ejercer el sacerdocio. Sigue confesándose católico, apostólico y, de vez en cuando, también romano. Es autor del blog África no es un país.

Veronica Nehama Verónica Nehama es licenciada en Ciencias Químicas, por la Universidad Complutense de Madrid, y diplomada en Propédeutique por la Universidad de Nancy. Ha sido durante 26 años directora y profesora de francés y Ciencias del colegio judío de Madrid "Ibn Gabirol-Estrella Toledano". Actualmente dirige tertulias literarias, imparte charlas, y es escritora. Ha publicado un libro de cuentos y la novela ‘Las turquesas mágicas’.

Natalia Andujar Natalia Andujares licenciada en Lingüística General, por la Universidad de Barcelona. Formada en la Universidad de la Sorbona y el IUFM de París, ha ejercido como docente en Francia durante diez años. Actualmente dirige el Centro de Formación Educaislam (www.educaislam.com). En el terreno asociativo, es vicepresidenta de Junta Islámica y directora de Red Musulmanas. Activista comprometida con los derechos de las musulmanas, ha colaborado en varios libros, es autora de un blog e imparte conferencias y cursos sobre islam y género.

Archivo

abril 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal