40 Aniversario

Marc ha sido valiente

Por: | 16 de enero de 2014

Esta mañana no he salido con muy buenas sensaciones a la etapa. No me sentía cómodo en las dunas. Pero he mantenido la calma. Sabía que estaba perdiendo tiempo, pero también que me quedaban por delante 500 kilómetros de especial. Había salido con el depósito lleno, a tope, porque con la arena la moto consume mucho, y a medida que ha ido bajando el volumen de combustible me he ido sintiendo mejor: he ganado confianza y he empezado a navegar mejor. Así que también he empezado a atrapar a los pilotos que iban por delante. Me ha costado bastante, por todo el polvo que iban echando las motos que me encontraba por el camino: la de Viladoms, la de Helder, la de Svitko... He tenido que adelantarles con todo el polvo, casi sin ver nada. Y al final, ¡ya tengo cuatro etapas!

Con la especial de hoy le he recortado once minutos y pico a Marc, pero soy consciente de que aún sin la penalización de 15 que me pusieron tampoco hubiera cambiado tanto el tema. Además, mañana él volverá a salir detrás y estaremos en la de siempre: él será el que recorte distancias. Salvo que pase algún imprevisto. Que no pasará...

La etapa de este jueves, con una especial de 600 kilómetros y a falta de tres días para que la carrera termine, no es el momento de tirar estando delante, a muerte, como hice los últimos días. Podría tirar hasta cubrir los primeros 350 kilómetros, pero luego vienen unos 250 de dunas en los que te pueden atrapar fácilmente. El tercer clasificado está a más de una hora y 20 minutos, así que podría asumir algunos riesgos en navegación, pero me temo que no es el día, no ganaría lo suficiente. No merece la pena. Además, hay que empezar a pensar en la moto. Llevamos muchos kilómetros acumulados y hay que cuidarla para evitar que una avería se lleve al traste todo el trabajo hecho.

Por otro lado, a Marc hay que reconocerle la carrera que está haciendo: el tío ha corrido y ha defendido muy bien su posición. Más allá de que no haya tenido ningún problema mecánico, Marc ha tomado una actitud valiente, no ha ido a conservar en ningún momento. Por poca fortuna para nosotros, además, ha hecho un Dakar sin ningún problema. Es de los pocos casos que ha habido en los últimos años y nos está tocando competir también contra eso.

 

Sabía que podía equivocarme

Por: | 15 de enero de 2014

Barreda

Hace ya algunos días, cuando perdí más de 40 minutos por un problema con el sistema del combustible y Marc se puso líder, decidimos que tocaba ir al ataque. Entonces ya supe que podía fallar. Cuando uno deja de lado los planteamientos más conservadores pasan estas cosas. Llevo prácticamente tres días abriendo pista, sabía que podía pasarme, que podía equivocarme. Cuando uno fuerza el ritmo es más fácil cometer errores. Y hoy lo he hecho.

El Iritrack es un sistema de localización que, entre otras cosas, te avisa de cuándo te estás acercando a un radar, así que si a unos 90 metros vas por encima del límite de velocidad, pita. Este martes mi Iritrack no funcionaba. Así que he cometido no una, sino dos infracciones. Habitualmente, y lo hacemos todos, voy a una velocidad determinada y freno cuando se acerca el radar. Esta vez, sin Iritrack y concentrado como estaba en subir el ritmo de la carrera, me he pasado de largo. Claro que sabía que la zona estaba limitada a 90, ya sé que viene marcado en el libro de ruta, y si vas con calma aunque no te avise ninguna alarma no te pasarás. Pero con el ritmo que llevaba, obligado a subir el ritmo de la prueba, he cometio un error.

Y me cuesta 15 minutos, pero mi carrera no cambia tanto de estar a 38 minutos de Coma a estar a casi una hora. No iba a recortarle aquellos 38 minutos a Coma poco a poco, sin arriesgar. Yo solo puedo forzar el ritmo y buscar el error del rival, que la mecánica de los que me persiguen falle. La estrategia, perdido el liderato, era esa y va a seguir siendo la misma. Con el nivel que está manteniendo Marc no tengo otra opción. Recortarle media hora con un planteamiento conservador es imposible. Para ganar el Dakar hay que hacer una carrera perfecta, y eso significa no cometer ni un fallo y nosotros sí lo hemos hecho.

Ahora la lástima es que mañana, por la penalización, saldré más atrás y no podré seguir tirando como quería, como he intentado estos días en los que abría pista. Será una etapa que en la primera parte se parecerá mucho a los últimos kilómetros que hemos hecho hoy, con muchos kilómetros de desierto abierto. La segunda parte es más de pistas y con mucho fesh fesh. Así que será la primera parte en la que tendré que estar concentrado al máximo para recortarle minutos a Marc. Es donde están las dunas y donde se pueden marcar las diferencias.

Los riesgos y el trabajo sucio

Por: | 13 de enero de 2014

Después del trabajo que hicimos la otra noche, en la segunda etapa maratón, con un roadbook que nos costó mucho trabajo, pues llevaba modificación sobre modificación, y el trabajo mecánico con la moto, hemos vuelto a la pista. Tuve que cambiar la rueda de la moto, dañada por una caída, el freno delantero y también el escape, era más seguro para cuidar el rendimiento del motor. Helder (Rodrigues) y Pizzolito me ayudaron a hacerlo todo. Dedicamos una horita y media. Hicimos un buen trabajo y la moto ha respondido de maravilla.

Este lunes salía abriendo pista y he terminado segundo. Así que, aunque ese no era mi plan, estoy contento por el rendimiento. La navegación era fácil en la mayor parte del recorrido, pero en cuanto dejabas la pista se complicaba. Había que estar muy atento para no fallar. He ido a un ritmo constante y también alto, aunque no tanto como el domingo, cuando intenté abrir más distancias con Coma. Marc también lo ha dado todo. De no ser así no podría mantener la ventaja que tiene. Lo sabe. No vale ser conservador. Pero yo también tengo que darlo todo cada día. Y como voy detrás, soy el que toma más riesgos. Además, soy el que está haciendo el trabajo sucio: he abierto pista en cinco etapas. Pero si queremos la victoria hay que ir a por todas.

Barreda

Mañana creo que Cyril, Marc y yo nos encontraremos en las dunas. Es una pena que por solo seis segundos haya terminado segundo en lugar de tercero. Iba controlando todo el rato los tiempo y sabía que Marc había pasado a Cyril. Ha sido una lástima, porque podría haber ganado unos cuatro minutos en la etapa de este martes. Aún así, no le voy a dar más vueltas, porque ir recortando de dos en dos minutos, o de cuatro en cuatro, no me bastará para ganarle a Marc. Hay que atacar para sacar una renta mayor y forzar su error y sobre todo que la mecánica falle por buscar los límites.

En coches, a pesar de los minutos que Peterhansel le ha recortado a Nani estoy convencido de que esta victoria no se le va a escapar. Estoy seguro de que pasado mañana, en la etapa entre Iquique y Antofagasta, Nani hará una buena etapa y ampliará su ventaja. Conozco bien a Michel (Périn), su copiloto, y sé lo que pueden hacer. Además, Nani puede hacer tranquilo las etapas que quedan, controlando su ventaja. Lo tiene todo muy bien preparado.    

No hay que perder nunca la concentración

Por: | 11 de enero de 2014

Aunque no ha sido fácil, la etapa de este viernes ha sido algo más tranquila. Y a pesar de eso ha terminado abandonando uno de los favoritos, Chaleco López, lo que demuestra que hay que estar siempre atento. Veníamos de una zona muy rápida y había un cambio de rasante, poco después había que tomar una curva a la derecha e inmediatamente había un barranco. Era prácticamente un acantilado. Chaleco ha fallado ahí. Y se ha acabado su Dakar. No hay que perder nunca la concentración.

Era una etapa de terreno duro, con mucho polvo e incluso zonas de fesh fesh. Y a mí me ha costado mucho porque después del tiempo perdido ayer salía muy retrasado. Me ha resultado bastante difícil adelantar a los pilotos que llevaba delante; incluso he tenido que pararme en algún momento. Luego nos hemos encontrado con una zona muy endurera, con senderos; aquello parecía la selva, de hecho han tenido que cortar hierba de los lados para que pudieran pasar los quads. Era algo totalmente diferente a lo que hemos hecho hasta ahora. La segunda parte de la especial tenía más pistas principales y era más rápida que la primera. Al final la etapa no ha marcado grandes diferencias. No como el día anterior...

Barreda

Ayer había dos zonas con arena muy blanda y unas temperaturas muy extremas. Eso hace que las motos encallen fácilmente. No coges velocidad, la temperatura de la moto sube mucho, los pies te queman... Eso se juntó con que hicieron un libro de ruta que, aunque no estaba equivocado, era bastante difícil de interpretar. Faltaba información. Al pasar la zona de dunas había muchos cambios de dirección en los ríos. Hubo muchas bajas y accidentes, incluida la muerte de un piloto, y no me sorprende porque yo estaba allí y también me estaba costando mucho tiempo y esfuerzo. Entonces piensas: ¿cómo lo harán los otros que no tienen la misma mecánica, el mismo físico o la misma experiencia?

Ahora, por fin, hemos llegado a la etapa de descanso y, a pesar de la distancia que me separa de Coma, la valoracion de la primera semana es buena. He pasado momentos de mucha tensión y nervios, sobre todo ayer, cuando veía que estaba perdiendo tanto tiempo. Pero por lo que respecta a la navegación solo la lié aquel día que el libro de ruta estaba mal, porque ayer los problemas los tuve con el sistema de combustible, no hice di ni un paso atrás. Estoy contento por el trabajo, por poder navegar a mucha velocidad, por ser capaz de tirar cuando he tenido que hacerlo. Completaremos lo que queda de Dakar con buenas sensaciones. Y hay que intentar subir el ritmo de la carrera para forzar que otros cometan algún error.

Lo haré con la ayuda de Paulo, que aunque ha abandonado me ha preguntado si le quería a mi lado en esta segunda semana. He trabajado con él durante todo el año. Y en la carrera ha estado en algunos controles de paso marcándome las diferencias. Ahora me podrá ayudar con la preparación del libro de ruta. Tener a alguien como él al lado es impagable.

¡Al ataque!

Por: | 10 de enero de 2014

Dedicarse a estudiar a conciencia el libro de ruta, destinar a ello unas cinco horas al día, por ejemplo, tiene sus beneficios. Aunque hoy lo que gané con la navegación lo perdiera por un par de averías. Mejor, la misma avería, un fallo del sistema de combustible, que apareció en el kilómetro 30 de la especial y volvió a surgir cuando ya iba en búsqueda del último punto de paso. Eso fue lo que me hizo perder la etapa. Pero de no haber sabido cómo localizar aquel punto imposible, todavía podría haber perdido más, como esos pilotos que terminaron por saltárselo y recibirán una penalización de una hora.

Barreda

Tanto Marc como yo sabíamos dónde estaba el final de la especial. Yo lo había mirado en Google Earth la noche anterior. Y él debió hacer lo mismo, porque no lo podía saber de otra manera. Así que, visto que aquel último punto de paso no aparecía por ningún lado cuando ya habíamos superado aquellas dunas llenas de vegetación, los dos optamos por hacer lo mismo: tenías que seguir un río, pero llegaba un punto en que había muchos cambios de dirección, y diferentes ríos que cruzaban, así que como sabíamos dónde terminaba la especial fuimos hacia allí por intuición: debíamos seguir pegados a la montaña. Y una vez en el final volvimos en dirección contraria para localizar el punto que nos faltaba, que estaba solo a tres kilómetros. Así fue más fácil. De la otra forma veníamos unos 50 kilómetros sin referencias, era muy difícil encontrarlo.

Fue una etapa durísima. Fuimos por una zona de dunas, pero con hierba muy alta y aquello hacía que la moto fuera todo el rato dando saltos, durante kilómetros y más kilómetros. Menos mal que han cancelado la segunda parte de la especial, porque la primera se ha hecho muy larga. Hemos completado el enlace y llegado a donde debería haber empezado aquel segundo tramo a las doce del mediodía. Y todavía quedaba un enlace de 231 kilómetros.

A partir de ahora, con el tiempo perdido hoy (más de 40 minutos) lo que hay que hacer es evitar los problemas. Pero no hay que renunciar a nada. Sigo teniendo la misma mentalidad: ir a por el rally. Así que después de los días que vienen, que serán más de transición, tengo que intentar atacar. Hay que hacer todo lo posible. Hay que presionar a Marc. Sobre todo en Chile. Aunque sé que no será fácil. Que Marc falle, con la experiencia que tiene, será muy difícil.

Desde el vivac

Sobre el blog

Dentro de la competición más dura del mundo del motor pasan muchas cosas. La mezcla entre deporte y aventura dejan pequeñas historias que contaré desde este rincón, el vivac del Rally Dakar, en tierras sudamericanas.

Sobre el autor

Joan Barreda

Joan Barreda (Torreblanca, Castellón; 1983) correrá su cuarto Dakar enrolado en las filas del todopoderoso equipo Honda. Piloto revelación en 2012, confirmó en el Rally Dakar de hace un año que puede y quiere representar un relevo generacional: cuatro victorias de etapa, segundo en una ocasión y tercero en dos. Barreda, con una Husqvarna demasiado joven, perdió toda opción de título por una avería. Aspira a resarcirse en este Dakar 2014 como punta de lanza de un proyecto tan ambicioso como él.

TWITTER

Joan Barreda

Facebook

Archivo

enero 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal