Hortensias, una caja de sorpresas

Por: | 12 de julio de 2013


Hortensias

¿A quién no le ha pasado plantar una hortensia azul y comprobar decepcionado que a los pocos días las flores de han vuelto rosas? La gente solía decir que para evitarlo había que enterrar junto a la planta un clavo oxidado. Aunque suene a conjuro, posiblemente el truco funciona ya que el color de algunas variedades cambia en determinadas condiciones ambientales: temperatura, luz, humedad; pero, sobre todo, por la composición del suelo. Por eso, mientras los tonos azules se dan en los de pH ácido, ricos en hierro y frecuentes en el norte y oeste de la Península, la gama de los rosa es típica de los neutros y alcalinos. Así, una variedad rosa se puede volver azul al plantarla en un suelo muy ácido o con la ayuda de un azulador a base de aluminio que se mezcla con la tierra o se diluye en el agua de riego.

000010

Rutilantes protagonistas del jardín de verano, las hortensias (Hydrangea spp.) forman una familia compuesta por unas cien especies silvestres de las que una veintena son huéspedes habituales de nuestros jardines. La mayoría proceden de Extremo Oriente y una mínima parte del continente americano. Es el caso de Hydrangea serratifolia, oriunda de Chile y Argentina; H. arborescens H. quercifolia del este de los Estados Unidos. Hay además cientos de híbridos disponibles en las floristerías en cualquier época del año.

000012

Aunque chinos y japoneses llevaban siglos cultivándolas, las hortensias no llegaron a Europa hasta finales del siglo XVIII. Fue a través de dos eminentes naturalistas, Thunberg y Von Siebold, que contratados por la Compañía holandesa de las Indias Orientales, tuvieron la oportunidad única de recorrer el Imperio del Sol Naciente cuando todavía estaba vedado a los visitantes extranjeros.

H. macrophylla
H. macrophylla

Lacecaps
Lacecaps

La especie más conocida, H. macrophyla, incluye un grupo de variedades que los ingleses llaman lacecaps porque sus flores, que ya no son esféricas sino aplanadas, parecen una cofia de encaje. Las hay también con flores piramidales, H. paniculata e H. quercifolia; y hortensias trepadoras: H. anomala, H. petiolaris e H. serratifolia, que toleran la contaminación atmosférica y se suelen plantar junto a muros orientados al norte donde otras plantas no prosperarían.

Desde el punto de vista botánico son plantas arbustivas. Las hojas, perennes o caducas, generalmente ovaladas y dentadas, aparecen en verticilos de tres en tres. Las auténticas flores son tan diminutas que pasarían inadvetidas si no tuvieran un vistoso envoltorio de panículas o corimbos, estériles sí, pero tan llamativo como un vestido de fiesta. Su misión es atraer a los polinizadores y de paso, llenar de color los jardines a lo largo del verano.

Todas las hortensias requieren suelos fértiles y profundos, húmedos pero bien drenados, y tirando a ácidos. Una tierra pobre puede mejorarse añadiéndoles abono orgánico descompuesto: compost o tierra vegetal. Si tiene un alto porcentaje de cal, es mejor colocar las hortensias en macetas. Se desarrollan mejor a media sombra, a resguardo de las heladas primaverales que a menudo echan a perder los primeros brotes. En verano es importante que no les falte agua, sobre todo cuando la atmósfera es muy seca. Hay que abonarlas en primavera mediante un acolchado a base de compost y un fertilizante equilibrado.

La clorosis que hace amarillear las hojas y suele darse cuando el suelo es alcalino, se corrige fácilmente con sulfato de hierro. La poda debe ser mínima para conseguir una floración abundante, y se realiza entrada la primavera, cuando ha pasado el riesgo de heladas. En las variedades H. macrophylla, que brotan desde la base, lo esencial es rejuvenecer la planta y permitir que el aire y la luz lleguen hastl todas las ramas. En las demás especies se puede hacer cada dos o tres años. Durante el verano se pueden multiplicar mediante esquejes semileñosos de tallo.

Con nombre propio

 Algo tienen las hortensias que no deja indiferente a casi nadie, intentaré averiaguar qué es. Hay quien no las puede ver ni en pintura, pero también hay coleccionista entusiastas. A estos particularmente les gustará visitar la Tienda de Plantas del Jardín Botánico de Gijón donde Marián Parra se preocupa por estar al día con las últimas novedades, que tiene perfectamente clasificadas e identificadas por especies, variedades y color.

H. macrophylla_Mme_emile_mouillere
H. macrophylla 'Mme. Emile Mouillère'.

Como ocurre con las grandes familias, hay un tipo de hortensia adecuado a cada espacio y todas, además, se dan muy bien en climas costeros.

H. macrophylla 'Ayesha'
H. macrophylla 'Ayesha'.

Entre las innumerables variedades de H. macrophylla destacan las 'Europa' 'Maréchal Foch' y 'Cameroun' de flores globulares y rosas. En la llamativa gama de los azules 'Blue Wave', 'Génerale Vicomtesse de Vibraye', 'Nikko Blue', 'Sea Foam' y 'Lilacina'. Entre los lacecaps 'Mariesii', 'Tricolor' y 'Blaumeise'. Para maceta ninguna mejor que 'Mme. Émile Mouillère', blanca con reflejos rosados, excepcionalmente resistente y exuberante; otra posibilidad es 'Ayesha' de pétalos curvados como las lilas. Otra especie parecida pero de mayor tamaño es H. arborescens, concretamente la variedad 'Annabelle'.

  000025

H. arborescens 'Annabelle'.

  Hydrangea mac Blaumese

Las más resistentes al frío, H. serrata en cualquiera de sus variedades 'Preziosa' (rosa), 'Grayswood' (blanca), o 'Bluebird' (azul); H. paniculata 'Grandiflora', 'Tardiva' o 'Unique' todas blancas; e H. quercifolia 'Snow Queen' también blanca, con hojas que recuerdan a las del roble y se tiñen de rojo en otoño.

Una vez secas, las flores de la hortensia pierden la intensidad del color natural pero adquieren una atractiva pátina cobriza. Y es tan fácil como colocarlas en un jarrón con un dedo de agua y dejar que se vaya evaporando.

  H. petiolaris

H. petiolaris 

Hay 8 Comentarios

Me encanta este artículo
Las hortensias que más me gustan son las de color azules y rosas. Pensaba que las azules las micropigmentabana como las rosas pero este artículo me ha animado a plantar en la terraza interior de mi madre.

Yo amo las hortensias y me gustaria plantar de color azul y blancas

Precioso artículo sobre preciosas plantas, las hortensias, un grupo vegetal que en Asturias hemos cultivado desde hace décadas. Gracias, Pilar, por mostrárnoslas tan bellas y cercanas. Y gracias a mi amiga Marián Parra por el inagotable esfuerzo y dedicación que hace en la Tienda de Plantas del Jardín Botánico de Gijón para ofrecernos a todos verdaderas maravillas vegetales perfectamente identificadas.

Gracias, Ramón y Jose, espero que os enganchéis los dos.

¿Medicinales? Uf, buscaré a alguien que entienda, yo no tengo ni idea.

NECESITAMOS MÁS MEDICINA

¿PARA CUÁNDO LAS PLANTAS Y FLORES MEDICINALES?

Las he tenido, pero no me gusta tener hortensias. Sin embargo, me encanta verlas en su ambiente, que es más húmedo y menos soleado que donde vivo. Haciendo una ruta por Tenerife hace años quedé fascinado porque había un camino donde en un trecho enorme todo eran hortensias. Son preciosas en el ambiente de las fotos que nos enseñas. Acabo de ver este blog. A ver si me engancho.

Un saludo a Pilar Gómez-Centurión por su ilustrado artículo acerca del color de las flores. ¡La Naturaleza es una verdadera maravilla¡ Es una exposición que navega muy bien entre la Ciencia y el Arte.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

De flor en flor

Sobre el blog

“Sé de un lindero donde crece el tomillo silvestre, donde se mecen las violetas y las prímulas, tapizado por olorosas madreselvas, por fragantes rosas de almizcle y bellos escaramujos. Allí duerme Titania una parte de la noche, reclinada al arrullo de esas flores…”. W. Shakespeare: Sueño de una noche de verano.

Sobre la autora

Pilar Gómez-Centurión

. Cuando estudiaba periodismo nunca imaginé que terminaría metiéndome en un jardín. Pero como decía Robert Walser, era pobre y necesitaba una ocupación hermosa. Creo que todos los jardines, incluso los privados, forman parte del bien común. Y que una simple maceta en el alféizar de la ventana es tan admirable como el más espléndido vergel.

Archivo

mayo 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal