Sobre la gripe española de 1918

Por: | 02 de agosto de 2014

El 29 de julio en la edición digital y al día siguiente en la impresa se publicó un reportaje sobre  la gripe española de 1918 basado en un nuevo estudio sobre aquella pandemia. Se titulaba “La gripe de 1918 pudo ser española”, una posibilidad que, como explicaba el texto principal, no se basaba en el citado estudio. Es una hipótesis que admite, pero advierte que no está probada, uno de sus autores. En un párrafo se comentaba que “nada de esto demuestra que el virus surgiera en España, y los propios autores del trabajo discrepan sobre ese punto. Pero uno de ellos, el director del Museo Vasco de Historia de la Medicina, Antón Erkoreka, considera perfectamente posible esa hipótesis —“desde luego, ya no es descabellada”, dice por teléfono—, aunque ni mucho menos la considere probada”. Sin embargo, en un despiece de Emilio de Benito se dice “La huella de la gripe de 1918 —que ahora se confirma como española—“, afirmación errónea ya que el origen español de la misma no está probado. Ello ha motivado la queja razonable de Beatriz Echeverri, una de las autoras del informe y responsable de varios estudios sobre la citada pandemia. En la carta explica que es “la autora sénior del artículo “Spatial-temporal excess mortality patterns of the 1918-19 influenza pandemic in Spain”. Junto al primer autor, Doctor Gerardo Chowell-Puente, fui la responsable de la investigación”. "Basándose en suposiciones y en declaraciones manipulables de uno de los autores del artículo, sugiere que el origen del virus de 1918 fue español. Es más, el segundo autor de la página, Emilio de Benito, afirma rotundamente que se confirma el origen español de la pandemia”. Echeverri replica lo que considera un lamentable error subrayando que en el estudio ”señalamos que el nombre de Gripe Española, con el que se conoce la pandemia de 1918, se debió a que la prensa de los países beligerantes censuraron la noticia, mientras que en España fue noticia desde el primer momento. Toda la investigación seria sobre esta pandemia está de acuerdo en que la aparición de la gripe en España en mayo de 1918 fue precedida por su difusión en Estados Unidos en marzo y en Francia en abril. Es increíble que en un periódico de la seriedad de EL PAÍS, se juegue a los titulares sensacionalistas y a la desinformación de sus lectores, la mayoría de los cuales no van a leerse un artículo científico en inglés. Con periodismo de este tipo, no me extraña que la ciencia española haga el ridículo en los círculos científicos internacionales”.

Javier Sampedro, autor del texto principal, a quien trasladé la carta, me ha remitido la siguiente respuesta: “La idea de que la gripe de 1918 pudo ser española después de todo, que en todo momento presenté como una hipótesis, no se deriva del trabajo técnico, sino de mis conversaciones con uno de sus autores, el director del Museo Vasco de Historia de la Medicina, Anton Erkoreka. Pese a que esto me pareció suficiente en el momento de redactar la pieza, reconozco ahora que fue un error no haber recabado la opinión de la lectora, máxime sabiendo que la cuestión era objeto de discrepancia entre unos y otros autores del artículo técnico. Pido disculpas por ello”. Emilio de Benito admite que la afirmación de que ahora se confirma el origen español es errónea. Aunque se baraje como hipótesis, no está demostrada.

Una carta mal editada

Por: | 25 de julio de 2014

Las cartas al director se ajustan desde la redacción en su extensión muchas veces por razones de espacio. Sin embargo, este ajuste no debe suponer desfigurar el sentido de la misma. Ello ocurrió con un texto enviado por María Eugenia Corraliza. La lectora remitió su queja en la que exponía que el pasado 5 de julio este diario publicó una carta suya que "fue retocada de tal manera que perdió la idea principal del mensaje. El título suele hacer referencia a la idea principal y en la carta publicada ha quedado sin sentido”. Tras explicar los motivos que le condujeron a escribir la carta, Corraliza expone que cuando "vi mi texto publicado en este periódico y comprobé que no correspondía” con el original “envié un mensaje a través del formulario solicitando la retirada de mi nombre del texto sin recibir respuesta. No entiendo los motivos que han llevado para tomar esta decisión pero sí siento una falta de respeto hacia mi trabajo y creo que cuando un texto se retoca tanto que pierde la esencia principal, lo que procede es confirmar con el autor su aprobación antes de ser publicado”.

En el texto exponía sus sentimientos como madre de un niño discapacitado, pero se suprimieron en la publicación los párrafos inicial y final que situaba su relato en el contexto del actual debate sobre el aborto. La carta se titulaba “La ignorancia es la madre del atrevimiento” y la razón de este título se explicaba en el primer párrafo suprimido y que decía: “Esta frase la usaba mi madre y la utilizo para resumir la negativa del señor Ruiz Gallardón a incluir la malformación del feto dentro de los supuestos para abortar y utiliza su puesto para imponer su moral al resto de españoles”. La carta terminaba con otra frase igualmente suprimida: “Invito al señor Gallardón a vivir con nosotros antes de tomar una decisión que afectará a personas con y sin discapacidad”.
El responsable de Opinión  lamenta lo sucedido y suscribe el criterio de que las cartas pueden abreviarse por razones de espacio, pero ello no puede suponer jamás que se desnaturalice su sentido, como en este caso.

Más sobre gráficos y porcentajes

Por: | 16 de julio de 2014

Reseño tres errores, uno en el titular, en otras tantas informaciones que han sido señalados por los lectores.

Sacerdotes y pedofilia. En un artículo donde se reseñaba con exactitud una entrevista del papa Francisco con el diario La Repubblica se citaba una frase de la misma en la que el Papa afirmaba que “el 2% de los pedófilos son sacerdotes e incluso obispos y cardenales. Y otros, todavía más numerosos, saben pero callan. Me parece que esta situación es insostenible y mi intención es afrontarla con la severidad que requiere”. Sin embargo, la noticia se titulaba: “El papa Francisco admite que el 2% de los sacerdotes son pedófilos”, lo que es algo totalmente distinto y no se ajusta a lo dicho en la entrevista. Gaspar Rul-lán Buades envió este martes una carta donde señalaba el error y afirmaba haber sentido vergüenza “de un  periódico que leo diariamente desde hace más de treinta años, al ver lo injusto, fanático y folletinesco que puede llegar a ser al tratar cierto temas, siendo capaz de caer en las más claras falsedades con tal de presentar su punto de vista ya preconcebido”. Y concluía que “en un país hundido hasta el cuello en la corrupción y la mentira, las mentiras de un periódico como el suyo, ciertamente, no ayudan a la regeneración de esta sociedad”. Obviamente se trata de un serio error en la titulación, del que dejo constancia, pero que no fue debido a una voluntad de alterar las palabras del Pontífice.

Grado de conocimiento. En una encuesta previa a las elecciones a la secretaría general del PSOE, el análisis ofrecido por Metroscopia en su blog, ya corregido, y en la crónica periodística que lo reproducía, hay un baile de cifras con respecto a los gráficos (correctos) que se presentan sobre el grado de conocimiento de cada candidato. Lo señaló Pepe Sarabia quien describe en su mensaje el error como “gazapillo”. En el texto informativo se dice que “el grado de conocimiento ha producido variación a favor de Pedro Sánchez. Desde que empezó la campaña el pasado 9 de junio para la recogida de avales, el grado de conocimiento del madrileño ha ido en aumento y con ello la mejora de su imagen. Este partió con un grado de conocimiento del 49% y ahora está en el 56%; de un saldo positivo de 14 puntos ha pasado a 23”. Sin embargo, señala el lector, “en una de las gráficas que ilustran el artículo, los resultados – del grado de conocimiento - de Pedro Sánchez no se corresponden con lo que dice el texto, ya que los que se le atribuyen a él serían los que se asignan a José Antonio Pérez ¿No le parece?”. Por otra parte, “el final de la frase que le destaco entrecomillada “…; de un saldo positivo de 14 puntos ha pasado a 23” no es correcto, a mi juicio, ya que está relacionada con ese “grado de conocimiento” que se comenta antes, cuando en realidad corresponde – como se constata en otra de las gráficas – con la opinión (de los votantes) sobre la idoneidad de los tres aspirantes para ser secretario general. Ese saldo positivo de 14 puntos que se escribe (que habría tenido Pedro Sánchez el 18 de junio) ha pasado a 23 (el 1 de julio) sí, ha aumentado 9 puntos, pero no se corresponde con el grado de conocimiento que tienen los votantes socialistas, sino con su criterio sobre si le consideran candidato idóneo o apropiado para ser secretario general”.

Datos de la OCDE. Javier Delgado Carbajo, por su parte, comentaba en un mensaje, y con razón, que el gráfico de un informe sobre la desigualdad de la OCDE contenía una errata. “En el segundo gráfico, que es semejante al mostrado en el informe, el círculo debería representar la población con el 10% de la renta más baja, y no el 10% con la renta más alta. El gráfico, tal y aparece ahora en la web, contradice el titular. Puede consultar aquí el informe original donde aparece el gráfico, concretamente en la página 3”.

Carta sobre una discriminación de género

Por: | 01 de julio de 2014

La menor visibilidad informativa de la mujer es un tema ya tratado en otras ocasiones (la última en este artículo). Hoy reproduzco una carta de distintos colectivos, que agrupan a unas 1.500 profesionales del sector cultural, según sus cifras, que inciden en el mismo punto.

Dice así: “El pasado mes de mayo su revista dominical, El País Semanal, publicaba en portada la foto de Juan Diego Botto y Sergio Peris-Mencheta con el titular: "Un nuevo teatro español", bajo el cual podían leerse, entre otras, estas frases: "Compromiso social (...) Obras que hacen visibles a los invisibles. (...) Así es la generación que conquista el patio de butacas". En páginas interiores, el reportaje tenía por protagonistas a Botto y Mencheta, junto con otros actores o directores, en total seis personas vinculadas al teatro español, con una característica en común: todos eran varones.

En junio, su revista de moda, S Moda, publicaba un reportaje titulado "Directoras en clave teatral", con fotos y entrevistas de cinco directoras.

Nos gustaría mucho que alguien nos explicara por qué el reportaje protagonizado por varones se publica en una revista generalista, consta de varias páginas y se anuncia en portada, mientras que el protagonizado por mujeres se publica en una revista de moda, no se anuncia en portada y consta de una sola página.

Con ello, el mensaje que El País está lanzando, tanto más eficaz cuanto que no es explícito, es que:

1/ los hombres encarnan el todo ("nuevo teatro español", "una generación") y las mujeres solo una parte (son lo que son literalmente: "directoras teatrales"; no representan a nadie ni nada más); 

2/ ellos son más importantes (se les dedica la portada y más espacio), 

3/ cuando ellos hacen teatro, lo que hacen es teatro y concierne al público en general (al que se dirige EPS), mientras que cuando ellas hacen teatro, solo interesan a las mujeres (a las que se dirige la revista S Moda) y lo que hacen tienen que ver, no se sabe cómo, con la moda (o quizá se nos quiere decir que el protagonismo de las mujeres como directoras no es más que una moda pasajera).

No sé si los directores que protagonizan la portada de EPS tienen más premios o reconocimiento que las directoras arrinconadas en una página interior de S Moda, pero si así fuera, no lo utilicen, por favor, como argumento, ya que estaríamos ante un círculo vicioso:  los medios de comunicación reconocen más a los varones, lo cual les ayuda a ser más reconocidos también por otras instancias, lo cual a su vez, etc. ¿O acaso una Helena Pimenta, por ejemplo, no tiene por lo menos tanto currículo como los directores entrevistados en EPS?

Por último, dos de las frases que figuran en la portada del EPS en cuestión nos hacen sonreír (por no llorar): "Compromiso social"  (¿con qué causa?, con la igualdad no, desde luego) y "...hacen visibles a los invisibles": a los, quizá, pero a las, parece que no”.

La firman: Laura Freixas (presidenta de Clásicas y Modernas); Virginia Yagüe (presidenta de CIMA); Cristina García Rosales (presidenta de La Mujer Construye); Marian López Cao (presidenta de Mujeres de Artes Visuales); Capitolina Díaz (presidenta de Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas) y Alicia Gil (directora de Con la A).

Nota: Esta semana, EPS publicó un reportaje sobre cinco actrices emergentes en el cine. La carta se recibió con anterioridad y el citado reportaje se elaboró antes de recibirse la misma. Las decisiones de portada en los dos suplementos citados se toman de forma independiente.

La integridad de una entrevista a Pablo Iglesias

Por: | 18 de junio de 2014

Ayer, este diario publicaba en la edición impresa una entrevista con el  líder de Podemos, Pablo Iglesias. La entrevista se reprodujo en la edición digital, pero en esta versión se publicaban tres preguntas, y sus respuestas, que no aparecían en la edición impresa. Las tres hacían referencia a los encargos retribuidos de gobiernos sudamericanos, particularmente el venezolano, a la fundación CEPS, próxima a Podemos. A mediodía, las tres preguntas, y sus respuestas, fueron borradas. Algunos lectores, que advirtieron el cambio, remitieron cartas a este defensor. Su deducción lógica es que se había producido una censura tardía de las declaraciones donde figuraba una alusión a que la empresa editora de este diario tenía negocios en Latinoamérica. Mariano Baselga, por ejemplo, preguntaba a qué se debía la supresión de parte de la entrevista y señalaba que, tras la misma, se había mantenido un destacado ("José Bono y Pedro Morenés se han encargado de firmar jugosos contratos con el ejército venezolano, que compraba armas en nuestro país. ¿Se imaginan a un tertuliano diciendo que a Bono y Morenés los financia el chavismo?" ) que pertenecía al texto suprimido por lo que los lectores no podían comprender su procedencia. Otro lector, José Manuel Domínguez, explicaba que había publicado un comentario advirtiendo de este hecho. “Dicho comentario, en el que ni siquiera se mencionaba explícitamente a PRISA y que narraba los hechos de forma escueta sin añadir ninguna expresión ofensiva, ha sido inmediatamente borrado”.  Se trataba de un comentario  absolutamente correcto que no debió ser borrado.

   Por la tarde, al ser advertida la dirección del caso, se restituyó el texto borrado y se publicó una fe de errores que decía: “Por un error de edición de este diario a las 15:00 del día 17/06/14 se eliminaron las preguntas 15, 16 y 17 de esta entrevista, que fueron recuperadas posteriormente”.

   He solicitado al director adjunto, David Alandete, una explicación a los lectores de lo ocurrido. “Nuestra idea original era que las tres preguntas sobre la financiación de la fundación sirvieran para aportar la versión del señor Iglesias sobre una información que preparaba el diario sobre este tema y que se ha publicado hoy. Por ello, decidimos que no aparecieran en la versión de la entrevista que publicó el digital para emplearlas íntegramente después en el diario. Por un error de coordinación, en la edición digital se publicó el texto íntegro. Cuando un periodista de la casa observó las diferencias entre la versión digital e impresa optó por suprimir por propia iniciativa las tres preguntas que no aparecían en la entrevista publicada en la segunda. Fue una mala decisión. Al advertir lo sucedido, recuperamos el texto íntegro en la edición digital”.

El autor de la entrevista, ajeno a esta cadena de decisiones, editó la versión impresa sin las preguntas citadas y dejó una versión íntegra para el digital.

El texto suprimido y recuperado en la entrevista digital es el siguiente:

“P. Se les relaciona con gobiernos y dinero procedente de Sudamérica. ¿La fundación CEPS (Centro Estudios Políticos y Sociales) financia Podemos?

R. No tiene nada que ver con Podemos ni con la financiación de Podemos.

P. Pero los líderes de Podemos han trabajado en esa fundación.

R. Claro, pero es como decir que alguien, por haber trabajado en una ONG, en sus actividades posteriores, esa ONG tenga que financiar lo que está haciendo. En ningún caso. La fundación CEPS ha tenido convenios de colaboración con diferentes gobiernos de Latinoamérica. Es muy llamativo que digan que nos financia Venezuela. Tanto el señor José Bono como Pedro Morenés se han encargado de firmar jugosos contratos con el ejército venezolano, que comprba armas en nuestro país. ¿Se imaginan a un tertuliano diciendo que a Bono y Morenés los financia el chavismo? Muchas empresas españolas y ONG hacen negocios con Venezuela. CEPS es una fundación que ha actuado a través de convenios y ha desplazado técnicos cualificados para asesorar en políticas públicas.

P. Ha recibido una buena cantidad de dinero.

R. Hay muchos consultores españoles que trabajan en Venezuela para partidos de la oposición y pueden cobrar 6.000, 7.000, 8.000 euros al mes el algún caso. Ningún consultor de CEPS ha cobrado cantidades parecidas. Yo estuve trabajando durante un mes y cobré las dietas, ni siquiera un salario. Nada que ver con lo que reciben las fundaciones del PP, del PSOE, o los negocios de empresas como para la que usted trabaja en América Latina”.

Defensor del Lector

Sobre el blog

La figura del Defensor del Lector fue creada por la Dirección de EL PAIS para garantizar los derechos de los lectores, atender a sus dudas, quejas y sugerencias sobre los contenidos del periódico, así como para vigilar que el tratamiento de las informaciones es acorde con las reglas éticas y profesionales del periodismo. Puede intervenir a instancia de cualquier lector o por iniciativa propia.
Principios éticos del diario EL PAÍS

Defensor del lector

Tomàs Delclós

(Barcelona, 1952) es licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona y en Periodismo, por la Autónoma de Barcelona, de cuya facultad fue profesor. Se incorporó a EL PAÍS en 1982. Fue miembro del equipo fundador de Babelia y antes de su nombramiento como Defensor del Lector fue el subdirector responsable de Ciberp@ís. Perteneció a la Junta del Colegio de Periodistas de Cataluña.

Contacto

Los lectores pueden contactar con el Defensor del Lector:

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal