Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

Una feria con ideas

Por: | 30 de septiembre de 2010

Glueline_OscarDiaz04 
Capazo Glue Line de Óscar Díaz expuesto en Zoco

    La última edición de la Feria del mueble de Valencia (Hábitat), abierta hasta el próximo sábado, ha puesto de manifiesto que todo está empezando a cambiar para que algo pueda seguir igual. Así, la ciudad ha sabido acoger parte de la discusión y exposición de las ideas de los jóvenes y no tan jóvenes diseñadores que, por razones más económicas que ideológicas, no encuentran su espacio en las instalaciones de la feria. Comercios urbanos (peluquerías, tiendas de ropa, un taller de trajes de novia y escaparates de tiendas de muebles) se han convertido en refugio de quienes han alcanzado estatus de diseñador (con productos en catálogos de reconocidas empresas)  pero no logran salir de la vida de estudiante. Se trata de profesionales obligados a extender su juventud que, paradójicamente, desde el extrarradio en que los sitúa la coyuntura económica, logran apurar una visión realista y refrescante con sus propuestas.

Seguir leyendo »

Reciclaje neumático: con Antonio Vaíllo en Noáin

Por: | 27 de septiembre de 2010

 

 Audenasa 1

De lejos, el edificio se percibe como un zócalo de restos neumáticos. Su volumen, aparentemente semienterrado, parece rematar la carretera. El arquitecto Antonio Vaíllo me cuenta que esa fachada norte, que actúa como un colchón térmico, está “rellena” de los restos de los neumáticos que se recogen en las autopistas. Estamos en la sede de Audenasa, las oficinas de Autopistas de Navarra, en Noáin, una localidad a las afueras de Pamplona con una densidad importante de arquitectura reseñable por metro cuadrado.
Inspirándose en las Bodegas Domino, levantadas en el valle del Napa californiano por Herzog & de Meuron, que encerraban piedra basáltica para filtrar la luz, Vaíllo explica que las diversas concentraciones de restos neumáticos en sillares actúan también aquí como un tamiz, más o menos denso, para filtrar sol y luz.
Ya en el edificio. Éste deshace la primera impresión. No está semienterrado sino elevado. Su ubicación en una ladera suave del área de mantenimiento de la carretera le confiere ese aire dual y ambiguo. Pero en la fachada sur, por donde se accede, la percepción cambia. La planta, que se curva haciéndose eco de la topografía, está elevada sobre pilotis para dejar espacio para el aparcamiento de los oficinistas. Y el inmueble se percibe como un sándwich curvilíneo entre dos losas de hormigón. La fachada sur, revestida con costillas cóncavas de acero cortén, parece flotar.  Desde este lado, el inmueble se retrae curvándose, como si buscara el abrigo de la ladera ya sembrada para ser verde.
 El edificio es así un gesto rotundo y, como las propias autopistas, un espacio longitudinal. Vaíllo y su socio, Juan L. Irigaray, decidieron elevarlo para adaptarse geométricamente a la pendiente. Ese gesto limpio, contrasta sin embargo con un catálogo de acabados ecléctico. La sucesión de costillas -tanto en espacios interiores para cuidar la acústica del Restaurante Merca’o como para arropar la exquisita Joyería D, ambos en Pamplona-, es ya marca de la casa en el estudio de estos arquitectos. Pero puede que la mezcla de sillares de restos neumáticos y de costillas de acero cóncavas se lea aquí más como una duda que como una decisión. Desde fuera, esa variedad resta pureza, y por lo tanto, tal vez fuerza visual al inmueble. Sin embargo, una vez dentro, circulando por la fachada norte y accediendo a los despachos orientados al sur, en el interior diáfano se aprecian los matices derivados de la naturaleza cambiante de las diversas pieles de las fachadas. A veces la complejidad es necesaria.
La idea de asociar movimiento a un edificio es peliaguda. Lejos de tratar de hacerlo con una forma escurridiza, Vaíllo e Irigaray lo han intentado hacer con los cambios de luz –que hacen posible las diversas fachadas- y con los recursos materiales empleados para obtener esos cambios. El resultado es un edificio impuro, un inmueble que, para asentarse en el lugar duro y de paso que es una carretera, tiene que asimilarse e las curvas, el asfalto y los neumáticos.

Audenasa 3 

Audenasa 4 

Naufragios en la ciudad y 3

Por: | 22 de septiembre de 2010

Matthias-ricks 

Playa de la Bola. Intervención en Lavapiés (Madrid) de Raumlabor, Basurama, Malashierbas y participantes del taller Urbanacción de La casa encendida. Foto: Mathias Ricks

-La colisión de la pobreza urbana con el tráfico produce una auténtica matanza de peatones y ciclistas. La OMS señala que la gente que más riesgo afronta es la que nunca tendrá un coche en su vida. Y calcula que, para 2020, los accidentes de tráfico serán la tercera causa de muerte en las ciudades. Entre tanto las ciudades dedican entre 1/5 y 1/3 de su superficie a su red viaria. Su urbanismo da prioridad a conseguir continuidad entre las vías de transporte. Busca integrarlas con aeropuertos y con puertos. Importa poco que el tráfico por carretera se haya incrementado por encima de los límites ecológicamente sostenibles. La ciudad que se construye es la de los promotores. Los modelos de transporte determinan la estructura de la ciudad.

-No se cansan los ministerios y los ayuntamientos de cantar las ventajas de ir a pie. Se requiere una cultura que sustituya el prestigio de quienes se desplazan en coche y haga rey al peatón.

Seguir leyendo »

Naufragios en la ciudad 2

Por: | 21 de septiembre de 2010

ECBX1-mobileGarden2004 

ECObox de atelier d'architecture autogérée

-El pobre es el equivalente del objeto después del consumo: un resto que fastidia. Nadie sabe qué hacer con esos desechos sensibles que los países desarrollados se envían unos a otros. De este modo, el problema social pronto coincidirá tal vez con el del tratamiento de las basuras domésticas: problema de ecología, gestión de sobrantes humanos y materiales. ¿Y si ponemos a los pobres en órbita? El problema es el coste.

- La ordenanza de Medidas para Fomentar y Garantizar la Convivencia Ciudadana en el Espacio Público de Barcelona (2005) busca “preservar el espacio público como un lugar de convivencia y civismo”. Y sanciona conductas “que adoptan formas de mendicidad, generan rechazo o incomodidad y perturban la tranquilidad del viandante” ¿Se refiere a los turistas?, preguntan los autores de Urbanismo para náufragos (Fundación César Manrique) Saravia y Gigosos. No. Se refiere a quienes duermen en la calle o usan los bancos para usos “diferentes a los que están destinados”.

Seguir leyendo »

Naufragios en la ciudad 1

Por: | 20 de septiembre de 2010

Solares - Balancin 
INTERVENCIÓN DE RECETAS URBANAS EN LA CALLE SOL, 80. FOTO CEDIDA POR URBANACCIÓN/LA CASA ENCENDIDA.

    “No existe ciudad alguna que pueda ser vivida por todos como derecho”. ¿Cómo sería un urbanismo de los derechos humanos? Manuel Saravia Madrigal y Pablo Gigosos Pérez proponen en el libro Urbanismo para náufragos (Fundación César Manrique) un planteamiento urbano radicalmente diferente –incluso frente a ciertos urbanismos de la sostenibilidad- no con el ánimo de abrir un frente de batalla sino con la voluntad de resultar eficaces. El ensayo, de 555 páginas, permite ponerse unas gafas que nos dejan ver algo que no veíamos y, por lo tanto, conduce a pensar cosas en las que seguramente no habíamos reparado. En tantas, que desde este blog vamos a dedicarle tres entradas seguidas. Lo que sigue es una selección de la ideas y datos con los que Saravia y Gigosos nos empujan a pensar sobre un urbanismo de serie b, alejado del glamour pero pegado a la conciencia, para la defensa de los derechos humanos.

Seguir leyendo »

Con Manuel Bailo entre zapatillas 2

Por: | 16 de septiembre de 2010

MUNICH INFLATABLE 

El segundo espacio para la marca de zapatillas Munich que firman Manuel Bailo y Rosa Rull está en la calle Tuset de Barcelona, en el piso principal de un edificio de oficinas. Allí espero a Bailo que, cuando llega, pregunta:
-¿Acceso chulo o vía directa?
Subimos hacia el chulo por las escaleras hasta una puerta que conduce al patio de luces. Allí, una arquitectura de feria nos recibe. Entramos en un tubo hinchable que conduce hasta una puerta metálica pintada de amarillo.

Seguir leyendo »

Con Manuel Bailo entre zapatillas 1

Por: | 15 de septiembre de 2010

Munich_la_roca_by_albert_marin_12 baixa 
FOTO: ALBERT MARÍN

Interiorismo de papel de plata, cintas transportadoras, plásticos hinchables e imanes. Una zapatería como un sushi bar y unas oficinas con un inesperado acceso son algunas de las ideas que hay detrás de los interiores para la marca de calzado deportivo Munich que firman los arquitectos Rosa Rull y Manuel Bailo.

Seguir leyendo »

En el Teatro Nuevo de Zafra de Enrique Krahe

Por: | 13 de septiembre de 2010

Zafra's Theater Lighting/Enrique Krahe from Enrique Krahe on Vimeo.

 Exterior

FOTOS: MIGUEL DE GUZMÁN

Enrique Krahe ha renovado en Zafra la arquitectura del espectáculo. En el nuevo teatro de la localidad pacense, el espectáculo es ahora sutil. El arquitecto logra que su edificio de aire nórdico y actitud cosmopolita no desentone en el pueblo porque, sin el granito ni la cal de las construcciones locales, el nuevo auditorio habla más un idioma de esencias que de tendencias.

Seguir leyendo »

REFLEXIÓN POSTVERANIEGA: arena y sillas de ruedas

Por: | 09 de septiembre de 2010

Sillaruedas 

Durante años, los paralíticos además de vivir sin sentir las piernas, tenían que conformarse con pasar los veranos sin sentir el agua salada del mar. La arena y los peldaños no les dejaban llegar a la orilla, sentarse en la toalla o zambullirse en la playa. Si lo conseguían, era a costa del esfuerzo y los riñones de familiares y amigos. Y uno no disfruta cuando tiene que molestar. En la mayoría de las playas españolas parecía más urgente instalar duchas para enjuagar la arena de los pies que instalar accesos para quienes no podían usar los pies. Afortunadamente las cosas están cambiando. Además de puestos de vigilancia, banderas y chiringuitos de diseño, un tercio de las playas españolas cuenta hoy con rampas de acceso para las sillas de ruedas. Hoy los paralíticos pueden ventilarse, pueden remojarse, pueden tostarse y pueden, como todos, hartarse de sus vecinos de sombrilla en la playa. Sin embargo, ahora que los infortunios han dejado de leerse como castigos divinos y las enfermedades ya no se esconden como pecados, tal vez los paralíticos deberían tener en las playas un espacio reservado, como ocurre en los aparcamientos. ¿O es más importante aparcar que refrescarse? Ese reservado podría ser una manera amable de recuperar el tiempo perdido.
El arquitecto holandés Rem Koolhaas ideó en Burdeos la casa para un periodista que, tras un accidente de tráfico, pasó a moverse en silla de ruedas. Un amplio ascensor agujereaba los forjados de la vivienda en un punto central de tal manera que cuando la plataforma que elevaba y descendía al periodista no se encontraba en esa planta, los otros miembros de su familia tenían que convivir con el peligro de un agujero sin barreras. Ante ese vacío se veían mermados. No sé si todos deberíamos tener quince minutos de gloria, pero sé que todos merecemos un lugar, un pequeño reino, en el que sentirnos fuertes. El arenoso de la playa, que tan difícil hace caminar,  podría ser el reino de quien ya no puede hacerlo.


¿Cómo llegaron los arquitectos españoles a la Bienal de Sejima?

Por: | 02 de septiembre de 2010

Fray foam home in Palazzo Venecia05 
Fray Foam Home de Andrés Jaque

 Andrés Jaque, José Selgas y Lucía Cano, Cristina Díaz Moreno y Efrén García Grinda y Antón García Abril, los arquitectos españoles presentes en la sección oficial de la XII Bienal de Venecia, contestan a dos preguntas:

1-¿Cómo fuisteis invitados a la sección oficial? ¿Cuándo, por qué y por quién?
2-¿Cuál era vuestra intención al acudir allí?  ¿Y cual vuestra opinión de esta Bienal?

Seguir leyendo »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal