¿Qué es el espacio público?

Por: | 22 de octubre de 2010

 


126 
ESPACIO PÚBLICO DEL CACÉM (SINTRA, PORTUGAL) de Manuel Salgado, Nuno Lourenço, Madalena Duarte y Pedro Pinto

La pasada semana se celebró en Medellín la VII Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo. El propio lema que regía la selección de proyectos de 15 países, Arquitectura para la integración ciudadana, ya fue motivo de debate entre los distintos participantes. Nadie interpretó de igual manera qué tipo de arquitectura podía resultar en tamaño logro.

 Si bien es cierto que muchos de los proyectos seleccionados se decantaron hacia trabajos que ideaban nuevos espacios públicos, ganados a las márgenes de los ríos o al saneamiento del recorrido de un tranvía, al final de cuatro jornadas de debate y recorridos por Medellín uno podía seguir preguntándose no ya sólo qué integra a los ciudadanos en las ciudades sino también qué es el espacio público en las urbes. Y fuera de ellas. Debió de ser entonces un buen congreso: mucha gente salió de allá con más preguntas que respuestas.
Muchos de los que estábamos en la ciudad colombiana seguramente salimos así. Pudimos ver el cambio radical del centro de Medellín cuando llegaba la noche. ¿De qué sirve una plaza si debe vallarse por la noche? Las bulliciosas calles del centro convertidas a última hora en desierto hacían esa pregunta. Lo que sucede en otras calles de barrios como Moravia, ganado a un vertedero donde los niños se habían acostumbrados a convivir pisando escombros, es que esos niños han realizado maquetas de cómo eran sus casas (tiendas de campaña hechas con bolsas de plástico estiradas, chabolas de hojalata que recogían el agua de lluvia en bidones) para no olvidar de dónde vienen. En ese vecindario, el centro cultural del barrio, el último edificio de Rogelio Salmona, exponía estos días esas maquetas. Las maquetas y también las quejas de los vecinos. ¿La pregunta entonces es qué es más espacio público: la plaza ganada al vertedero o ese centro cultural donde pueden quejarse? Mucho de lo que veíamos -niños uniformados jugando a baloncesto, chavales en la calle explicando la historia de su barrio, tres críos montados en una sola bicicleta descendiendo junto a un precipicio no vallado- nos remitía a los niños que viven en las grandes ciudades españolas. ¿Se caerían nuestros hijos por un precipicio no vallado o aprenderían, como ellos, a evitarlo? ¿Por qué los niños de tantas ciudades españolas ya no juegan en las calles y sí lo hacen muchos inmigrantes? ¿De qué tenemos miedo y quién teme a quién o a qué?
¿Cómo puede la arquitectura integrar a los ciudadanos? ¿Y cuál es la naturaleza del espacio público? ¿Puede éste serlo solamente unas horas al día? ¿Es más espacio público una plaza que un centro de salud o una biblioteca de barrio? ¿Cuándo deja el espacio público de serlo? ¿Cómo enseñar a alguien a no romper lo que es de todos, a cuidarlo como si fuera propio si lo siente realmente ajeno? Les invito a utilizar la zona de comentarios de este blog como un espacio público en el que exponer sus ideas. Aunque la educación sea con frecuencia una asignatura tan pendiente como la de los espacios públicos en las ciudades, cualquier blog, por naturaleza, lo es. Aquí pueden venir a dialogar, a observar, a curiosear o, bien lo saben, a ensuciar. Dejar o no sus excrementos es simple cuestión de gusto y educación. Está claro que no nos gustan, pero tal es la naturaleza del espacio público y, al final, podría resultar que cada uno tenga el que ayuda a construir.

 

 

Hay 13 Comentarios

Deberíamos exigir el derecho a un espacio público amplio en las ciudades, un espacio no dedicado necesariamente al consumo, no limitado a usos prefijados, de libre acceso y abierto a la espontaneidad y la improvisación ciudadana.

Interesante debate sobre el espacio público. Es un tema cada vez más controvertido pues los intereses políticos y económicos van reduciendo las cotas de lo público en pos de espacios controlados, limitados, vallados, tasados y de los que se pueda sacar un rendimiento económico. Fundamental el tema del "miedo" que introduce Alfredo León, también el tema de la implicación ciudadana de José Manuel, pero también el tema de la responsabilidad: ¿quién es responsable de lo que ocurre en cada lugar de la ciudad? Un interesante artículo que ilustra el cambio producido en el espacio público: http://www.elpais.com/articulo/madrid/plazas/estan/sentarse/elpepiespmad/20100418elpmad_1/Tes

Buen artículo, gracias.
Tuve la oportunidad de viajar a Medellín para la Bienal y me sorprendió muy gratamente. Es un ejemplo urbano y social para el mundo en cuanto a rehabilitación social por medio de aquitectura y urbanismo participativos. La inclusion social en todos los procesos es importantisima para que los proyectos sean exitosos.
saludos

"¿Es más espacio público una plaza que un centro de salud o una biblioteca de barrio?" el caracter publico debe estar dado por la desicion del arquitecto de que tan público quieres que sea, pensar desde un principio como resolver el limite entre lo publico y lo privado, la enseñanza de salmona por lo menos la que me dejó a mi es olvidar nuestros egos y reconocer los entornos donde se ubica el proyecto, esto hace la diferencia en el sentido de pertenencia del habitante, y crea plazas y edificios realmente públicos.

Navegando Moravia.
A las puertas del Centro Cultural de Moravia hay una caravana de naves de todo tipo: veleros, motoras, piraguas,…que descienden por las paredes del sucio canal que bordea la plaza de acceso. Son pinturas infantiles que transmiten el deseo y la esperanza con que los vecinos construyen su imaginario.
Probablemente el mayor valor del proceso de transformación de Medellín (del que son culpables a partes similares políticos, educadores, arquitectos, líderes grupales,….) haya sido inyectar ilusiones en los paisas, hacerlos creer en un proyecto colectivo y recuperar la confianza y la pasión por la ciudad. Cuando en las ciudades acomodadas la gentrificación y los asaltos de muchedumbres a los centros comerciales se van convirtiendo en la tónica general, estas actitudes nos permiten volver a creer en la posibilidad de un río.

El próximo Noviembre estaré en Medellín en el XI Iberoamericano, hablando precisamente de ciudades digitales, una sociedad inclusiva....por eso dría que un espacio público no es sólo arquitectura y diseño, si no sobre todo, "humanidad" y esto nos conducirá al conocimiento a las ideas, y por ende, al desarrollo de un territorio que integre la humanidad con el entorno arquitectónico de su hábitat.

Necesitamos una sociedad lo más humanizada posible donde las Nuevas Tecnologías estén integradas, no solo en el espacio físico, sino el la cultura de las personas, ya que nos deben ayudar a ser una sociedad no solo más desarrollada, sino más personalizada e inclusiva.

juandon

el texto es muy largo y las respuestas tanmbien por lo demas me gusta el blog

gracias

AMIGOS: Parecviera que solo los arquitectos, ingenieros y profesionales de obras civiles tuvieran que ven en esto, que sólo ellos pudieran intervenir en el espacio urbano y son ellos mismos lo que lo hacen que asi sea. Entonces son éstos los que impiden que el espacio público sea propuesto, creado, inventado, diseñado, cambiado, ambientado, etc. etc por la ciudadanía, por muy insignificante que su aporte pudiera ser. Por ejemplo, solo soy un diseñador naval y propuse una CASA FIJA FLOTANTE CONTRA TERREMOTOS Y TSUNAMIS y solo he recibido felicitaciones de todas partes del mundo, colaboraciones, ideas, y buenos comentarios de varias universidades de Europa y USA, pues ni una sola autoridad se ha interesado por estos proyectos, claro, mi mala idea fue que era gratis y que ellos no iban en la "movida" y creo finalmente que ese es el problema básico del urbanismo, la corrupcion y las coimas. También propuse para la ciudad de Arica, en Chile el descabezamiento del morro de Arica, un promontorio de más der 50 hectareas que entorpece el desarrollo de la ciudad, en la meseta que resulte de la cota 60 mtrs, se instalara una ciudad nueva que estará a salvo de terremotos y tsunamis y que será totalmente a base de energías renovables...y así varios proyectos exclusivos de los que tengo la propiedad intelectual, siempre sin fines de lucro y....las coimas nuevamente, incluso he creado algunas webs con ese fin " intervención urbana, arquitectura y diseño" de www bligoo.com y las Olimpìada Universitarias de Arquitectura. Quien quiera seguirme soy hombre dispuesto desde Santiago de Chile

Totalmente de acuerdo con el comentario de alfredo porque justamente eso sucede en centroamérica. Sucede que además de ir cerrando espacios y colonias, ahora también te encuentras con el vigilante de la colonia que no te deja pasar a menos que le digas exactamente el número de casa al que vas a visitar y dejes en la portería un carnet de identidad. Mientras tanto, los centros comerciales se han apropiado del espacio público que por derecho le pertenece a las plazas y parques; van creando simulaciones de avenidas y espacios controlados, vigilados por cámaras de seguridad, en donde las familias y los niños pueden estar ahí hasta altas horas de la noche. Tampoco es que sea un delito el crear esos espacios, pero hace falta mucha revalorización de las plazas y parques, aprender a desaprender la herencia que años de violencia nos han dejado y están dejando.

"Pudimos ver el cambio radical del centro de Medellín cuando llegaba la noche. ¿De qué sirve una plaza si debe vallarse por la noche? Las bulliciosas calles del centro convertidas a última hora en desierto hacían esa pregunta". No hay que olvidar que hace solo seis años, Medellín era la ciudad más violenta de Latinoamérica. Pese a su transformación total en cuanto a mentalidad, urbanismo y seguridad (ha vuelto a ser nombrada la tercera más violenta, pero su violencia está localizada casi toda en los barrios marginales, a diferencia de Caracas o Juárez), no debemos olvidar que esta ciudad sigue teniendo el recuerdo de aquella época, repito, de hace menos de una década. En Bogotá ocurre lo mismo: cuando a las 8 oscurece, las calles se vacían. En la memoria colectiva aún hay el recuerdo de aquella época en que noche significaba demasiados riesgos para pasear.
Eso significa que hablamos de un aspecto cultural, fruto de la historia del país, totalmente diferente a nuestra mentalidad europea. Que haya espacios públicos en zonas marginales, donde la gente pueda pasear durante el día ya es un logro, y eso se hace pasito a pasito. Un abrazo y enhorabuena por el artículo

De acuerdo con el primer comentario, me parece interesentasimo este debate. Mi humilde opinión como recien titulado es que no existe arquitecto capaz de crear un espacio realmente público si la gente cercana al mismo no lo considera como tal. Me explico, ahora mismo una plaza, un parque o x, simplemente se considera un lugar de paso para ir al trabajo o a las compras, se ha perdido por desgracia ese legado de la cultura árabe de compartir y salir a la calle a charlar o pasar la tarde. Ahora mismo hay una tendencia mas europeista que consiste en quedarse en casa o reunirse en el bar.

Me parece muy interesante la reflexión que se abre aquí sobre lo que es o no es un espacio público y como usar ese espacio por los ciudadanos. Si me permites quisiera referirme a esto último, el mantenimiento de los espacio públicos. En mi modesta opinión en los últimos tiempos en nuestro pais hemos estado viviendo como nuevos ricos tirando lo que no tenemos y no pagando el coste real de las cosas para concienciarnos de lo importante que es mantenerlas entre todos, se da así una situación de impunidad a la hora de destrozar mobiliario urbano, jardines, juegos infantiles, etc etc que hace que los Ayuntamientos tengan que gastar ingentes cantidades de dinero para reparar los desperfectos ocasionados no por el uso normal de las cosas sino por actos vandalicos. Vivimos en una sociedad cada vez más insolidaria, exigente con los demás y donde al parecer cada vez tenemos menos obligaciones con respecto a lo que es de "todos", como no eduquemos en valores y recuperemos la educación civica en los ciudadanos lo vamos a pasar muy, muy mal nosotros y nuestros espacios públicos.

Nuestra sociedad "desarrollada" está caracterizada por el miedo. Vivimos atemorizados, con desconfianza hacia nuestros propios vecinos, con miedo al entorno, a las epidemias, a la droga ,a los delincuentes a los coches... Queremos proteger a nuestros hijos y para ello vamos privatizando el espacio. Urbanizaciones, vallas, club privados, recintos; el espacio público queda relegado para el distinto, para el diferente, para los otros... para los que no queremos que disfruten de nuestro status. Indudablemente lamentable, cuando en el fondo sabemos que las infancias mas felices han sido las que se han desarrollado en entornos abiertos, en territorios comunes e inóspitos; en esos espacios compartidos con los amigos del barrio.
Si el espacio público no es considerado como propio por los vecinos no podrá ser recuperado.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal