Casavella, Barcelona y el celofán

Por: | 26 de enero de 2011

 Raval de barcelona

 Más lectura para repensar Barcelona de la mano de uno de sus mejores cronistas y narradores: Francisco Casavella [Extraído de “La Ciudad de Celofán I” (2001), recogido en el libro Elevación, elegancia y entusiasmo. Galaxia Gutenberg/ Círculo de Lectores].

“Desde luego, Barcelona no es la gran ciudad que publicita el irredento espíritu comercial de sus habitantes más destacados, pero es mi ciudad. Si me dejan hacer el cursi diré que, a lo largo del tiempo, la he visto sucesivamente como madre, novia, esposa y temible ex esposa con la que las circunstancias económicas nos obligan a seguir compartiendo piso, vergüenza y un saludo de circunstancias en la puerta del lavabo. El amor está agotado, la posibilidad de reconciliación es muy remota, pero uno, si no es demasiado cafre, aún puede valorar alguna de sus cualidades más evidentes, aunque, eso sí, con la mayor frialdad y el peligro de que las razones objetivas se vean teñídas de repente con fieros impulsos subjetivos llenos de rencor. Las relaciones de un hombre con su ciudad son la edad que tiene, los tiempos que le ha tocado vivir y cómo le ha ido en la feria. No puedo hablar sobre Barcelona sin mencionar esas circunstancias.

Mi memoria alcanza desde la Barcelona barraquista, industrial, sucia, fea y con un doble complejo de superioridad-inferioridad de finales de los 60, hasta la especie de parque temático sin demasiadas convicciones, digamos, espirituales del 2001. En esos años, no sé muy bien qué habrá perdido y ganado la ciudad, pero yo he perdido mi juventud y ganado bien poca cosa. Pero como me pagan para que precise ese “no sé muy bien qué” y me deje de lamentos biográficos voy a intentar averiguarlo a fuerza de especulación.

Desde el punto de vista urbanístico dicen que esto es el no va más. Hasta hace poco, la distribución urbana y el componente sociológico eran de una simplicidad apabullante. Como saben, Barcelona está encajonada entre dos ríos, una cadena montañosa (si por dos cuadros de juventud de Picasso se monta un museo, cuatro colinas son, evidentemente, “una cadena montañosa”) y el mar. Los ricos viven lejos del mar y, en impecable progresión descendente, uno puede irse empobreciendo hasta habitar los insalubres barrios marítimos y vender cerillas por las esquinas donde suena el lamento del acordeón. Los habitantes de Barcelona viven, o han vivido hasta hace poco, con el peligro de la caída: mudarse cinco calles más arriba era un progreso evidente; hacer lo contrario, suponía un desprestigio: la gente gateaba pendiente arriba con las uñas clavadas en el asfalto como si fueran diez piolets para hacerse un hueco en las faldas del monte Tibidabo, algo así como la tierra prometida. Pero ya he dicho que todo eso ha cambiado. Las obras que se llevaron a cabo con el pretexto olímpico complicaron esa sencillez, y donde durante mucho tiempo se levantó un campamento de gitanos, hoy se erige la Villa Olímpica, un fino y moderno trazo en lo que era inexistente skyline. Los terrenos donde se levanta esa recreación del mundo feliz me parece que no eran de los gitanos: así que no han sido ellos quienes se han enriquecido con esa operación. Como tampoco sé por qué los hijos y sobrinas de los prohombres y los profesionales liberales han elegido pasar sus días en el antiguo barrio del Borne, un pudridero junto al antiguo mercado de abastos que se ha llenado de gente chachi piruli cual nuevo Soho. El antiguo Barrio Chino ha sido la gran operación fallida de ese ímpetu reconstructivo. La corrección política impide mencionar que se tiraron manzanas de casas (horribles), se abrieron avenidas (en ratoneras, hay que decirlo todo) y se aventó a la población canalla (que se reubicó no demasiado lejos para cometer sus fechorías y puteríos sin demasiada nostalgia), todo eso se hizo, digo, con la intención de que fuera poblado también por esos clones vestidos de pseudopastor anglicano que forman la burguesía local. La llegada masiva de inmigrantes magrebíes y asiáticos, que ocuparon esas calles y han hecho de ellas su reino, perjudicó el sueño. Esa nueva inmigración, como todas las que han sido y serán, se divide en dos tipos: la laboriosa, que pretende una vida mejor, y la no menos laboriosa, pero en otros afanes, que campa a sus anchas por las zonas turísticas en pos del bolso y la cartera. Un bofetón en medio de las Ramblas propinado por un magrebí a uno de los arquitectos clave en la transformación urbanística barcelonesa (el septuagenario prócer se fingía caballero sin espada en socorro de una dama), alertó a las autoridades sobre la nueva delincuencia. Antes, por lo visto, no se habían enterado. Como siempre, en muchos casos están pagando justos por pecadores.

Cuando yo era mozo endrino, las paredes estaban llenas de siglas. Era una verborrea alfabética de formaciones políticas que se unían, se desgajaban y pedían, mayoritariamente, libertad, amnistía y estatuto de autonomía. Lograda por el ciudadano esa triple ambición, sigue habiendo siglas por las paredes. Pero donde antes había un muro como ruina única de una antigua fábrica ahora hay un museo y la sigla permanece. MNAC, MACBA, MAM y qué sé yo cuántas cosas más. La capacidad de los catalanes para potenciar el producto, como sabrá todo aquel que haya tenido trato con los antiguos viajantes, tiene en esos museos su razón de ser. La más escueta producción artística de la ciudad y de la región a lo largo de la historia, muy lógica por otra parte en gente dedicada a hacer dinero y (según las huestes de Pujol) poco menos que a alimentar al resto del país, encuentra su fundamento en esos museos de gran empaque y más bien poco contenido. Pero no se piense en insinceridad o pirateo, sino en simple fariseísmo. Al barcelonés le puede llegar a gustar una cagarruta siempre que se la envuelvan en celofán. La histórica competencia con Madrid (que hoy es ignorancia mutua) se basa en el celofán, el “buen gusto” de antes de la guerra (civil) del que vive seiscientos kilómetros más cerca de París. Lo malo es que el nuevo y múltiple funcionariado ha elevado ese “buen gusto” de solterona en galería con visillos a una suerte de cultura oficial.

Y ya que hablamos de cultura oficial. ¿Existe algo así como una cultura real? Pues no lo sé. En los nuevos barrios marítimos antes señalados, existe un falso underground de lujo potenciado por la vistosidad plástica de jóvenes europeos que vienen a pasar temporadas imantados por la agitada vida nocturna y la permisividad del horario hostelero. Esa amalgama da lugar a aisladas propuestas de cierto interés y a mucha, mucha, mucha tontería. Ya sea vestido con el tradicional hábito de pastor protestante, ya sea con la vistosa trenza rastafari, el artista hace cola igual ante la ventanilla donde dan las subvenciones. Las vocaciones juveniles se trastocan en la solidez del operario cultural en cuanto el antiguo artista descubre sus dos talentos genuinos: el papeleo y el peloteo. Nada nuevo bajo el sol, que aquí siempre sale por el mar. Barcelona ha perdido muchas carreras por un patético trajín de despachos y la capacidad organizativa se basa en la industria del celofán. Cualquier día llaman a Christo para que nos envuelva a todos en tan bella y crujiente materia. Ésta ha sido, desde luego, una visión parcial. No diré interesada, porque para mí la ciudad ha perdido mucho de su interés. ¿Cuál era ese interés? En que hubo una época en que los dos parecíamos muy jóvenes”.

 

 

 

Hay 18 Comentarios

Me encanta el blog. Y lo sigo.
Me encanta Barcelona. Y la sigo.
A ver si algún día hay un post halagador de la ciudad. Los dos expuestos son muy interesantes pero... ¿tendenciosos? ¿o demasiado certeros como para poder asimilarlo cuando amas la ciudad?
Un abrazo

Buenísimo. Me encanta el estilo de Casavella, tu gusto al seleccionar este artículo y la verdad profunda de estas afirmaciones incorrectas políticamente. Curioso que no mencione que su obra entera (y hablo de oídas, porque no lo he leído por entero) no puede entenderse sin el escenario de Barcelona.

Este blog cada vez esta menos interesante...:(

Y todo lo que decia Casavella lo comparto (tal vez porque compartiamos generacion y barra en la calle Valencia) pero a pesar de sus costurones, sus incoherencias, sus perrerias y aires de gran dama posmoderna (quién se acuerda?) sigue siendo una de las mejores ciudades europeas para pasear y charlar.

Que grande Casavella!!

Y como dice Rob 18:40., creo que Barcelona ha cambiado como lo haría cualquier otra ciudad en sus circunstancias.
En pequeñas dosis es muy disfrutable.

Pues yo llevo un tiempo pateando la Ciudad por estos confines tan bien exhalados por Casavellas y no desdigo nada de lo escrito. Es culturalmente encantador y muy alejado del tenebrismo.Si uno se deja llevar y abre los ojos y la mente puede en sólo dos horas de una mañana observar unas impactantes fotografías del desnudo americano de los 40,desayunar una ración de buena empanada del noroeste,flirtear con una rubia dorada de Estokolmo y gozar de una espléndida terraza de la Renaicenca y me olvido a propósito del arrranque desgarrado de una soleares con cazalla humedecidas.

Anatxu, Anatxu. Dos blogs sobre mas o menos lo mismo, el supuesto descontento que crea el Barcelona de hoy en día y para que utilizas textos de otros. Tú tampoco te complicas la vida, no? No deberías haber hecho paralelamente un poco de análisis de cómo es que todo eso pasa a Barcelona? no es tan difícil, mira: a finales de los años 80 un piso de 150 m2 en el eixample costaba unas 50.000 ptas. al mes. Gracias al gran éxito de la operación olímpica, la demanda por un espacio en BCN subía hasta extremos nunca imaginados, el mismo piso anteriormente mencionado costaba 10 años más tarde, en el final del siglo, ya 200.000 ptas. al mes. Esta inevitable especulación es en gran parte la causa de porque la población ‘original’ y los pequeños negocios se fueron a los afueras o cerraron sus puertas. Su sitio ha ocupado gente y empresas (sobre todo franquicias que encuentras en cualquier lugar) que si pueden costear estos elevados gastos con el obvio resultado que la ciudad se empobrece culturalmente. Ahora solo encontramos allá la franja media alta, que suele ser un poco aburrido. No es una evolución específica de Barcelona: en todas las grandes ciudades con éxito pasa exactamente lo mismo.

José, con ese nombre sólo podías ser el típico españolillo amargaete, y, cómo no, catalanófobo. Aquí al menos hay playa (unos quilometrillos), modernismo, esquí a una hora y media... Qué tenéis en Madrí? Sólo esquí.... sobre caspa. Caspa cañí, eso sí.

La antología de textos de Casavella, por cierto, es una delicia.

Bueno, "el mayor prostibulo de Europa" lo ha sido siempre desde hace, al menos, dos siglos. Ya en los 50s las prostitutas de Marsella se venían a Barcelona los fines de semana porque aquí había más clientela.

He vivivo un tiempo, ahora me parece interminable en esa
ciudad hoy el mayor prostibulo de Europa.
No sabría muy bien si es mejor a peor que Madrid tal vez por eso en el fondo se compenetran tanto.
Italiana sin la suficiente clase para serlo y francesa sin la educación mínima para celebrarlo, no es ni ha sido mas que lo es querer i no poder.
Tienes todos los defectos que adjudicas al resto de los españoles y eres cien veces peor que ellos.
No es raro que tu pastor sea un enano vergonzoso que no conoce lo que la palabra significa.
Cuandos os vais de una p......vez y dejais de dar el coñazo
No he encontrado en ningún lugar gente con menor clase
el problema es que ni se dan cuenta pobres
hoy

En esta vida todo es cuestión de medida. Como los venenos, a ciertas dosis curan y a otras matan. En Barcelona creo que se les ha ido la mano en el diseño de la ciudad, demasiado celofán. Lo que dije en el anterior post: morir de éxito o matar por amor. Popularmente hay un dicho para ese excesivo celo, para ese excesivo amor (no entro en calificar si es o no es un amor interesado): "Eres más necio que Follete, que mató a un chino a besos". Pues eso.

Excelente Francisco Casavella. Gracias por traerlo al blog.

7 categori'as en el blog, y una no tiene ni una sola entrada... ¿Para que' se pone? Muy poco serio...

Con un mínimo de inteligencia, la relación con tu ciudad natal no puede ser otra que una de amor-odio. Yo soy madrileño y Barcelona me fascina.

Después de vivir tres años en la
ciudad Condal, no podía haberla definido mejor.
Mucho empaque y poco contenido.

Desde el exilio , saludos Casavella , ya no bebo porque me sienta fatal, cagüen la puta!

Visc a Barcelona!
Visca Barcelona!
Os recomiendo www.tuppermenu.com para buscar recetas y menus de tupper semanales para la oficina y el trabajo.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal