40 Aniversario

y 5- Estamos a tiempo: las propuestas de Jacobs

Por: | 03 de junio de 2011

PortadaJacobs_2 

 

1-Calles ocupadas=calles seguras: “La única manera de mantener la seguridad en las calles es lograr la presencia literal y continua de un número indefinido y diversificado de gente con motivos distintos”.

 2- Reconstruir en lugar de demoler: Cuando se arrasa un barrio bajo no solo se echan abajo las casas viejas, se desarraiga a sus habitantes, se corroe la espesa capa de amistades comunales.

3-Mejor costuras que barreras: un borde puede ser una línea de intercambio que cosa dos zonas.

4-Dejar sitio para la tienda de ultramarinos de la esquina. “La novedad, y su superficial barniz de bienestar, es un artículo muy perecedero. Es chapucero y vergonzoso ver cómo se ilegaliza la diversidad. Cuando un área es totalmente nueva no ofrece posibilidades económicas de diversidad humana. La vecindad queda marcada con el castigo de la monotonía. Con el paso de los años, los barrios construidos de una vez cambian poco y para peor. Demuestran una asombrosa incapacidad para ponerse al día y revitalizarse. Están muertos. Lo estaban desde que nacieron, pero nadie se dio cuenta hasta que el cadáver empezó a oler”.

5- Calles frecuentes y cortas: “Un alto índice de ocupación del suelo, necesario para la variedad en la alta densidad, puede ser intolerable si el suelo no está entrelazado por frecuentes calles. Las manzanas grandes con altos índices de ocupación son opresivas”.

6-Aprender de la ciudad informal: “El enfoque del urbanismo convencional hacia los barrios bajos y sus habitantes es paternalista. El problema de los paternalistas es que quieren hacer cambios profundísimos con unos medios muy superficiales”.  “Si no existieran habitantes barriobajeros o inmigrantes pobres para heredar los fracasos urbanos, el problema de las vecindades  abandonadas se agravaría aún más”. Solamente la rehabilitación puede arreglar estos barrios. Nunca la piqueta.

7- Cuestionar el progreso del urbanismo moderno: “El desarrollo urbanístico moderno se ha basado emocionalmente en una pegajosa resistencia a aceptar la concentración de gente en las ciudades. Esa emoción negativa ha asesinado intelectualmente el urbanismo”.

8- Orden que mata: “Superficialmente, la monotonía podría considerarse una especie de orden, pero es también el desorden de no tener dirección. En un lugar marcado por la monotonía y la repetición de la similitud uno se mueve pero no parece llegar a ninguna parte. Para orientarnos necesitamos diferencias”.

9-Cabeza frente a dinero: “La inversión privada forma las ciudades, pero las ideas (y las leyes) sociales forman la inversión privada. Primero viene la imagen de lo que queremos y luego se adopta la maquinaria para producir esa imagen. Si la maquinaria financiera ha producido anti-ciudad ha sido porque nosotros, como sociedad, creímos que era bueno”.

10- Variedad y vitalidad: En arquitectura, como en el teatro y la literatura, lo que da vitalidad y color al escenario humano es la riqueza en la variedad de lo humano.

11-Diversidad y orden: El reto estético de las ciudades es cómo acomodar la diversidad en términos visuales y como respetar su libertad mostrándola bajo una forma de orden.

12- El descubrimiento de lo diferente: Lo que el profesor de Teología de Harvard, Paul J. Tillich dijo con estas palabras: “Por su propia naturaleza, la metrópoli provee algo que, de otro modo, sólo podría observarse mediante los viajes; a saber, lo extraño”. Kate Simon, autora de la guía New York Places and Pleasures, lo dijo con estas otras. “Lleve a sus niños al restaurante Gran, donde se toparán con gente a la que probablemente nunca más volverán a ver y, quizás, nunca olvidarán”.

Hay 10 Comentarios

Hablaba Alberto Campo Baeza de los “…miles y miles de metros cuadrados levantados con una arquitectura repugnante, abominable, y además vieja, antigua. Todo viviendas y nada más que viviendas.” Hoy podemos ver ejemplos construidos de altísima calidad, pensados por mentes jóvenes, lúcidas y sobre todo SIN PREJUICIOS (y en este mismo blog ya se les ha dedicado su espacio) donde áreas nuevas gozan de “variedad y vitalidad”. Creo que estaremos de acuerdo en que, si bien empezamos una etapa donde el peso de la rehabilitación aumentará, la evolución sostenible de la ciudad será hacia la densificación de sus áreas periurbanas.

Si, si, el valor de lo público está claro y hay que preservar los espacios de relación de nuestra cultura mediterránea: la plaza, las terrazas, el mercado o el pequeño comercio... No hay nada más vacío de expresión y de vida que el modelo urbano-residencial anglosajón, y que en nuestra cultura hemos "mal copiado" en urbanizaciones con casas semifortificadas en torno a una calle anodina.
Pero no sólo la "ciudad informal" es el modelo válido. Qué me dices de la fantástica trama de ensanche de Cerdá, o la más modesta valenciana de Calvo y Arnau. En estos casos el orden y la monotonía no impiden la existencia de una ciudad llena de vida, y no me parece que "las manzanas grandes con altos grados de ocupación" sean "opresivas".

Pero tras una cortina un tanto panfletaria, comenta un fondo en el que estaremos de acuerdo: la evolución de la ciudad debe ser continuista, con un gran peso en la rehabilitación y en la densificación, y sobre todo recuperando esencias de la vida en la ciudad que se han llegado a perder en el desarrollismo de los últimos 40 años.
Digamos que la ciudad evoluciona y seguirá creciendo, pero no debemos volver a cometer los errores de la expansión incontrolada en urbanizaciones de bajísima densidad. Digamos que rechazamos el urbanismo anglosajón, y preferimos un urbanismo mediterráneo, denso y con gran valor en lo que significa la calle y los espacios públicos.

No me acaba de convencer el discurso de la canadiense. Es fácil adherirse a algunos de sus axiomas, expuestos de forma muy didáctica -como lo del tendero del barrio-, pero en el fondo de su doctrina se percibe esá pátina inmovilista y reaccionaria de la activista que siempre ha sido. Me pregunto porqué los que se consideran progresistas difícilmente toleran las posturas progresistas en el urbanismo ...?. (Renovarse o morir)

Qué interesante esos parámetros!!
Los focos de atención que se están creando úlimamente en nuestras ciudades, abandonando la atención de la calle y del barrio de cada uno, y dejándolo sin vida me parece una señal más de la papanatería en la que estamos cayendo.

Anatxu, tu blog es una gozada!!

la empresa para la que trabajo alquiló unas oficinas en un barrio con mucha inmigración, sobre todo árabe y asiática. es un barrio con muchos pequeños comercios que cierran tarde y en cuyas calles siempre hay gente y, sí, realmente me siento muy segura allí y he aprendido a superar los recelos iniciales que todos sentimos hacia los que no son como nosotros. muy buen artículo.

lo que fue: http://elpaseodejane.wordpress.com/2011/05/11/327/
http://blogs.latabacalera.net/autoconstruccion/2011/05/02/el-paseo-de-jane-programa-de-mano/

lo que viene (este martes 7!):
http://blogs.latabacalera.net/autoconstruccion/

os recomiendo, con toda la pasión, que paséis a la acción:
"Y en otra cierta medida también depende de los gestos cotidianos de cada uno de nosotros, los ciudadanos" releer eliminando "en otra cierta medida" y cambiando "también" por "SOBRE TODO".

salud

Relectura. Recupero un espléndido texto de Louis H. Sullivan. Se trata de un párrafo de su Autobiografía, donde describe su llegada a la ciudad de Chicago después del incendio de 1871. Es el día anterior al de Acción de Gracias de 1873 cuando desde la estación observa una ciudad en ruinas; tiene una sensación de soledad y de desarraigo pero sin embargo exclama “ he aquí un lugar para mi”. En la obra de J. Jacobs están presentes esos sentimientos encontrados de proximidad e identidad dichos por Sullivan. En J. Jacobs hay una cartografía como ideario en donde se marcan fronteras entre lo no-racionalmente construido y lo emocionalmente vivido. Tambien lo dice Sullivan “no es mi propósito discutir los condicionamientos sociales; los acepto, y afirmo que el diseño de un edificio alto debe ser reconocido desde un principio como un problema que debe ser resuelto, un problema vital que exige una auténtica solución” .
En tiempos modernos la voracidad con sesgo de codicia ha dejado marginada la inteligibilidad de las vidas de los ciudadanos. Yo me quedo con Baudelaire, que decía que, puesto que el realismo existe, busquémonos en el poema dedicado a Víctor Hugo, al menos un refugio.

“ Así en este bosque donde mi alma se esconde.
Un antiguo recuerdo como una trompa suena.
Y pienso en marineros en olvidadas islas.
Vencidos, perdedores. ¡Y tantos, tantos otros!”.

Anatxu, ha que darte las gracias por esta iniciativa, por estos cinco episodios de la obra de J.Jacobs, nos estimulan y ayudan a repensar nuestras actitudes y éticas en un momento de desconcierto.
¡Larga vida a este blog!

A parte de lo que dice José Antonio Garcés, que estoy totalmente con él, hay que pensar que ciertas personas no quieren ese tipo de ciudad.

Ideario cuya realización depende en gran medida de los Ayuntamientos, ordinariamente ocupados en el interés mercantil. Deberemos empezar por refundar nuestras instituciones. Y en otra cierta medida también depende de los gestos cotidianos de cada uno de nosotros, los ciudadanos; lo reflejan muy bien las citas de Jacobs en "el urbanismo del sr. Rogan".

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal