Bodega a capas

Por: | 21 de octubre de 2011

 

 Foto Principal

FOTOS: Sala Ferusic, arquitectos

Hace menos de tres años que Carles Sala (Barcelona, 1980) y Relja Ferusic (Sarajevo, 1980) terminaron sus estudios de arquitectura en Barcelona y montaron estudio. No digo estudio de arquitectura porque los nuevos arquitectos ya no montan estudio de arquitectura, ponen en marcha una oficina desde la que trabajan haciendo montajes, interiores, reformas, edificios, comunicación, colaboraciones, diseño y muchas cosas más. Carles Sala, por ejemplo, forma parte del colectivo The Wild Salmón, que realiza acciones para democratizar el diseño. También ha filmado documentales. De hecho, Sala y Ferusic se presentan así en su web, con una identidad amplia. Y lo cierto es que, en su sección de proyectos, muestran tanto obras concluidas como el audiovisual sobre Chicago On Time, del que son autores.

Como arquitectos a la antigua usanza, más allá de dar clase en la ETSAM y en la ETH de Zurich, respectivamente, en estos tres años Sala y Ferusic han participado en multitud de concursos y han rozado el primer premio (Plaza del Repartidor de Hospitalet), pero, de momento, solo tienen tres obras construidas. La primera fue un interiorismo blanco gélido para la sede de la productora Articfilms en Barcelona. Las segundas tienen que ver con el vino, con los presupuestos bajos y con trabajar a capas lidiando con la historia, la tecnología, el lugar y el futuro.

Así, si en la bodega Lagravera trabajaron a partir de unas naves de los años cincuenta exprimiendo el diseño lowcost (300€/m2) en un proyecto que pasó de definitivo a provisional (por falta de presupuesto) y de temporal a definitivo (tras el entusiasmo del cliente y sin variar el presupuesto) , en la bodega Mas Rodó (700€/m2) el trabajo se arraigó en una nave agrícola levantada en el Penedés en los años setenta y que había sido una Masía en el siglo XVII. Aquí, Salas y Ferusic apenas tocaron la estructura, colocaron sobre el zócalo original de mampostería, una nueva fachada de madera de ipé y acero cortén. Esa doble piel aísla el edificio de las condiciones climatológicas externas. Para racionalizar y economizar la intervención aseguran que fue importante darse cuenta de que al antiguo muro ya cumplía esa función de conservación y ahorro energético que protege la maduración del vino sin necesidad de realizar actuaciones con la etiqueta de la sostenibilidad. Es decir: lo más sostenible era aprovechar lo existente. Por eso, más allá de restaurar y remodelar (para cambiar el uso) el edificio original, los arquitectos buscaron la manera de llevar luz al interior de un inmueble cuyo programa obliga a estar forzosamente cerrado al exterior.

¿Cómo conectar las barricas con las vides del exterior? El método parar trabajar con un lenguaje actual en un lugar fuera del tiempo consistió en recurrir a los trabajos en seco para colocar dos cuerpos –un porche y una sala de catas que se apoya sobre un voladizo de hormigón- sobre el antiguo inmueble abriéndolo al exterior para llevar luz hasta el interior. Así, estos dos elementos revestidos de acero cortén y pintados de color pantone 375c  tienden un puente entre la vid y el vino. Con estructura metálica, pavimentados con poliuretano y forrados interiormente de paneles de OSB, contribuyen a construir una bodega a capas de paisaje, usos, referencias, edificios y colores.

“Pudimos ser atrevidos en ambos proyectos porque nos ganamos la confianza de nuestros clientes, pero también porque trabajábamos desde cero buscando una imagen contemporánea y con carácter para dos bodegas que empezaban”, cuentan los arquitectos. Fue precisamente arrancando desde cero como tomó protagonismo el color: “Un material bastante económico que ayuda a que un espacio funcione: iluminándolo, dándole carácter, frescura o fuerza”. En la remodelación de la bodega Mas Rodó, la hoja de la viña retroiluminada es el verde luminoso que conecta vid y vino.

Exterior 6

Interior 4

Vista 2


 

 

Hay 4 Comentarios

Pues a mí el verde que te crispa me parece genial!, un contraste entre la tradición (estructura y colores exteriores) directamente yuxtapuesta a la modernidad y la tecnologia de los laboratorios enologicos. Todo ello unido mediante la salida cristalina a la tierra que los alimenta. (una humilde opinión).

En este tipo de edificaciones es fácil terminar siendo "ecológico" sin quererlo. No hay nada más "limpio" que una casa a la antigua usanza: apoyadita en el terreno, en mampostería del propio bancal, con dos vigas de madera del bosque más cercano y habiendo seleccionado los pinos. La concepción de este proyecto me parece buena, pero me mata ese verde "eléctrico asesino" algo fuera de lugar. Habría mantenido tonos terrosos.

"lo más sostenible era aprovechar lo existente." Por fin un poco de humildad! Por lo del Wild Salmon, nada nuevo desde el Deutscher Werkbund, aunque no creo que "democratizar el diseño", es decir seguir con el consumismo, sea cosa muy sostenible.

Creo que vale la pena echarle un vistazo a su trabajo y a su web, ofrecen una imagen fresca y joven.
Saludos y buenos días¡

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal