Triunfo y fracaso de las ciudades 1: ciudad-mausoleo

Por: | 28 de noviembre de 2011

 

 9788430608096triunfo ciudades

¿Qué decide en el siglo XXI la calidad de vida de las ciudades? Las urbes del XIX se han saneado, pero también se han momificado. En sus calles acumulan siglos de inversión en museos, edificios y parques. Y así las grandes ciudades industriales viven convertidas en destinos turísticos. El economista Edward Glaeser, autor del libro El triunfo de las ciudades (Taurus) con traducción de Federico Corriente Basús, asegura que en Nueva York hay más gente trabajando en restaurantes que en supermercados (la proporción es de 4,7 camareros y cocineros por cada empleado de supermercado). Esa realidad describe un tipo de ciudad convertida en atracción turística. Glaeser, que se crio en Manhattan en un piso de 100 metros cuadrados, recuerda que, si bien las posadas y las tabernas son antiquísimos, los restaurantes surgieron en París a finales del siglo XVIII. “Las ciudades sacan a la gente de los espacios privados y las concentran en los espacios públicos”. Pero anota en su libro que en el París actual, los vendedores de ropa y accesorios se multiplicaron por dos en la última década. ¿Qué retrato pinta esa situación que también se repite en Londres?  La ciudad-boutique o la ciudad-mausoleo es el principio de la muerte de una ciudad. Pero las grandes metrópolis son lo contrario: un lugar vivo donde acude la gente con ganas de vivir. O sobrevivir. Iniciamos con este post cinco entradas sobre temas abordados en el libro de Glaeser que serán publicadas todos los días de esta semana.

¿Qué lleva a las urbes a triunfar o a fracasar? “En la década de 1480 Venecia se convirtió en el centro mundial de la impresión. La población rica y culta de la ciudad tenía una gran demanda local de libros, pero Venecia también prosperó porque disponía de un suministro continuo de material que valía la pena publicar”.

“El Nueva York que aparece en los clásicos de Scorsese de los 70 era una ciudad donde se producían delitos espantosos. El del siglo XXI es un lugar de esparcimiento para gente adinerada. La típica ciudad del siglo XXI suele ser un lugar donde los trabajadores gozan de ventajas como consumidores”.

 

Uno de los motivos por los que Nueva York o París son ciudades tan agradables es que contienen siglos de inversiones, asegura Glaeser. Sin embargo, el economista también arremete contra la inversión artística indiscriminada que llevó a muchas ciudades a probar suerte con el “modelo Bilbao” y recuerda al grupo de “escépticos de Bilbao”: “Es muy posible que los arrendatarios que vivían cerca del Museo Guggenheim de Bilbao se vieran perjudicados porque los alquileres subieron considerablemente”.

 

¿Cómo cuidar una ciudad sin perjudicarla? “El cometido del gobierno es permitir que la gente elija la forma de vida que más le guste, siempre y cuando esa gente pague por los costes que ésta suponga”. Es decir, Glaeser invita al pago privado de lo que excede el uso o disfrute colectivo. Y en ese cajón mete igual las autovías y los costes de hospital de quien enferma por respirar aire contaminado: “Uno de los principios fundamentales de la economía es que hay pocas cosas gratuitas y que los mercados exigen compensaciones”.

Hay 8 Comentarios

Todos los secretos para seducir mujeres clickando sobre mi nombre.

¿Urbanalización? Vale. Pero, ¿qué hay de la arquiexplotación?

http://actuable.es/peticiones/basta-ya-explotacion-y-devaluacion-la-arquitectura-y-los

Por "sanear" la ciudad (industrial) del siglo 19 se tiene que entender deslocalizar la industria a China? Que mas nos queda que transformar el supuesto centro historico en "centro comercial y museo para turistas de clase media alta (china)?

Habla este libro de como la municipalidad de Rio de Janeiro en vista del Mundial y de los juegos olimpicos ( y de los jugosos pelotazos urbanisticos) esta limpiando ( destruyendo) la favelas sin tener otro un plan urbanistico para realojar a los habitantes que ubicarlos a mas de cuatro horas de trayecto del centro y sin transportes colectivos suficientes?

Polux : Tiene razon, el exodo rural no es ya de actualidad: la gente "cateta" ya no es de pueblo, es URBANA.
Ya como el "agricultor" es una cazador recolector que se "sedentariza", la "ciudad" nace de uno o varios pueblos ( sin mas Roma y sus siete "colinas" ) Somos todos unos hijos de...CATETOS ?
Aunque sea su preocupacion( creo entender porque), a mi parecer el "provincialismo" no es el tema de este articulo....Y ya que estamos definame usted lo que entiende por "modernidad" y capitalismo salvaje (cateto?)

Urbanalizacion? No sera por la banalidad ( por no decir "estupidez" ) de algunas publicaciones? La ciudad "triunfa" desde mas o menos 50 siglos...Prefiero leer Henri Pirenne, Edmond Demolins, Patrick Geddes, Elisée Reclus, Fernand Braudel, Lewis Mumford, Henri Lefebvre, Manuel Delgado...etc...etc....etc....

¡Uf! Es un tema que me viene preocupando desde hace tiempo. El mayor problema que veo en las ciudades actuales es que rezuman provincianismo. No sé cómo se podría parar algo así. Supongo que trabajando en el lado contrario, promocionando el campo. Aunque a fin de cuentas el provincianismo cada vez guarda menos relación con el lugar de procedencia, es una actitud ante la vida. La gente es cateta por naturaleza, nazca donde nazca. Me repugna llegar a una ciudad que se considera moderna y ver que está plagada de paletos.

Interesante reflexión. Si queréis leer algo más sobre la "urbanalización" de nuestras ciudades, visitad
http://urban360.me/2010/11/15/urbanismo-de-capuccino%e2%80%a6/

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal