Luzi Bombón: cómo imprimir sabor, sin empalagar, a un espacio

Por: | 16 de diciembre de 2011

Luzi Bombón_27 foto©Olga Planas
Fotos: Olga Planas

 

Con nombre de personaje más que de mujer y connotaciones de película, el  segundo restaurante madrileño del Grupo Tragaluz apuesta por dar de comer sin sorpresas. ¿Cómo traduce ese mensaje el interiorismo?

 

Para empezar, desubicando. La madera por las paredes y el hormigón por el suelo. No se ve a primera vista, pero se siente. La idea es abrigar sin acalorar, arropar sin cargar, y este espacio de la interiorista Sandra Tarruella lo consigue. No es fácil hacer que la calidez y la pulcritud vayan de la mano en espacios jóvenes que buscan mantener cierta frescura, pero la idea de desubicar materiales, así como la generosidad al espaciar las mesas lo logran aquí. Tarruella debió de pensar que la mejor manera de comunicar calidad en un restaurante de hoy era haciendo sentir bien a sus comensales. Ni pompa ni desenfado, ni distancia ni exceso de confianza. Las telas, claves en la acústica, definen las tapicerías, el colorido y los acabados del restaurante en el Paseo de la Castellana. La  otra clave es la holgura espacial. 400 metros dan para no tropezar con el codo ni la mirada del vecino. El local está pensado para comer. Pero también para sentarse a hablar.

 

Una gran barra, de varios materiales, organiza los ambientes y niveles del local. Niveles, sí. Sin ocupar dos plantas, el restaurante está organizado en dos alturas para forzar distintos ambientes y también para no perder nunca las vistas hacia el jardín robado a la Castellana. Más allá de una diferencia de un metro, entre la zona interior y la perimetral cambia el pavimento de hormigón pulido por, de nuevo, las telas, moqueta. Los pavimentos son importantes porque el cemento asciende del suelo –según receta Souto de Moura- para formar los sofás que las telas abrigan con tapicerías de lino y algodón. El color de los cojines y -otra clave en el estilo de esta empresa ya empleada en el Bar Tomate de López y Tarruella- la variedad de asientos frente a la silla única imprimen dinamismo al local. Se trata sólo de dinamismo, no de alboroto. Este no es, como el Tomate, un restaurante informal. Por eso la sólida silla Morph (producida por Zeitraum) –un diseño de 2009 con aires de los cincuenta-, en todas sus versiones con o sin brazos, tapizada o desnuda, es siempre la misma y siempre diferente. Esto, que puede parecer anecdótico, transmite frescura al espacio sin desordenar el local.  Por último, y cerrando el comedor, la propia cocina funciona como una caja de luz.

 

Con todo, más allá de acabados que desubican los materiales o de cuidar colorido y acústica con la sola baza de las telas, la clave técnica del proyecto es la doble altura que protege las vistas y genera intimidad. ¿Cómo ha conseguido la interiorista sacar dos alturas de una? La clave está en un material tensado reflectante que consigue potenciar la sensación de altura. Donde el techo baja (o donde el suelo sube), este material sustituye al fieltro que abriga el techo del resto del local velando, a la vez, por el confort acústico. Los materiales adecuados y la sobriedad sin corsés se leen en este interiorismo como sinónimos de actualidad (que no moda), de calidad y también de ideas.

 Luzi Bombón_32 foto©Olga Planas

 Luzi Bombón_25 foto©Olga Planas
Luzi Bombón_09 foto©Olga Planas

Luzi Bombón_08 foto©Olga Planas

Luzi Bombón_04 foto©Olga Planas


Hay 4 Comentarios

Buenos días!
Ayer visite el nuevo restaurante madrileño Luzi Bombón. Mi impresión: QUE MARAVILLA DE SITIO!!! Me ha encantado! Ya me empezo gustar solo al acercarme al restaurante. Está en la propia Castellana, ventanales enormes, ya daba una impresion buena! El interior está dividido en varios espacios. Ambiente muy cálido porque utilizan madera en decoración. Sofás y asientos muy cómodos y chimenea. El servicio es muy rápido, muy amable, camareros bien cuidados con sus chaquetas blancas. En realidad, al principio me pareció un poco raro vestir a los camareros en chaquetas blancas, parecía un uniforme medico o algo así. Pero luego mirando mejor pensé que tiene su gracia.
Y ahora sobre la comida: qué maravilla de lomo bajo a la brasa preparan allá, acompañado de diferentes salsas naturales. Y el agridulce de berenjenas! nunca probé berenjenas hechas de esta mantera y me ha gustado mucho. Los precios bastante adecuados. La comida no llena en exceso y he salido con el estómago bastante ligero y muy contenta!!
Y como no, algún famoso tiene que haber. Cerca de donde yo estaba comió el actor Javier Cámara. Creo a él también le gustó el sitio, pues tenia cara de estar muy satisfecho.
Comer rápido, en el centro de la ciudad, comer bien y con glamour, relajación, ambiente tranquilo y cuidado, así defino Luzi Bombón.
Y mi parte preferida es algún comentario sobre el aseo. Parece poco un aseo para cada sexo para un sitio tan grande. Pero dentro está todo muy limpio y cuidado, suficiente espacio, espejo grande, todo lo necesario.....

joder.. pedazo de txabolo.. qué guapo sería tener uno de estos para todas las cangrejitas que me ligo.
Todos los secretos para seducir mujeres clickando sobre mi nombre.

Espacio sencillo, decoración clásica ... apetece sentarse a comer.

...i tambien la lectura que se hace de el.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal