40 Aniversario

¿Por qué Lu Wenyu no ha ganado el Premio Pritzker?

Por: | 07 de marzo de 2012

 

 Lu wenyu

Ha vuelto a pasar. En la reseña del último Premio Pritzker para las páginas de cultura de El País la descripción del esforzado y reivindicativo trabajo del estudio Amateur Architecture constataba la acción política del nuevo galardón, explicaba la oportunidad de cambiar de rumbo de la propia arquitectura y preguntaba por qué, una vez más, la socia fundadora de un estudio familiar se ha quedado sin premio.

En 1991 Denise Scott Brown no acudió a la ceremonia de entrega del galardón a su marido, Robert Venturi, que le dio las gracias por su ayuda y dedicó el triunfo a su madre. Desde entonces, sin embargo, Denise ha exigido que se mencione siempre a ambos, a su marido y socio y a ella misma, en la titularidad de los trabajos que realizan conjuntamente. Que el reconocimiento empieza por el recuerdo, y el respeto del propio nombre, es algo que no se le escapó a Beatriz Colomina cuando constató en sus investigaciones la cantidad de veces que Le Corbusier escribió mal el nombre de su admirada Eileen Gray, cuya vivienda en Roquebrune E.1027 le obsesionó tanto como para levantar su propia cabaña (cabanon) a sus pies.

 

Sin embargo, que los arquitectos quedan huérfanos sin el reconocimiento que merecen (los que lo merecen, naturalmente) no pasó inadvertido hace dos años a los prestigiosos miembros el jurado del Pritzker cuando decidieron premiar de manera conjunta a Kazujo Sejima y a Ryue Nishizawa (Sanaa) la socia fundadora y el nuevo socio del estudio japonés.  Preguntada la secretaria ejecutiva del Pritzker, Martha Thorne, durante un almuerzo publicado en este diario, por un posible tinte sexista en la concesión de los premios, Thorne aseguró que cuando se asociaron Venturi y Scott Brown, él tenía ya una extensa carrera y, aunque es cierto pasaron a firmar de manera conjunta, él ya había publicado Complejidad y contradicción en la Arquitectura Moderna. Pesaron más esos trabajos en solitario que otros, como el famosísimo Aprendiendo de la Vegas o On Houses and Housing, que el matrimonio firmó al alimón y, por lo tanto, de los que Scott Brown es coautora.

 

Casi dos décadas después, en el año 2010 algo hizo pensar que las cosas podían haber cambiado. Los diez años de ejercicio profesional de Sejima en solitario, y la reputación de la arquitecta antes de iniciar su colaboración con Nishizawa no fue óbice para que el que antes había sido su colaborador  –y entonces ya socio y  pareja- fuera también reconocido con el Pritzker.  El galardón a Sejima ofrecía la posibilidad de pensar que el jurado del Pritzker había rectificado y trataba de enmendar un error que, en el caso de los hombres (se han premiado otras parejas como Herzog & de Meuron), nunca había sucedido pero que sí lo había sufrido una mujer. El último premio demuestra que esa supuesta rectificación no era más que una ilusión. La arquitecta Lu  Wenyu, que fundó Amateur Architecture con Wang Shu en 1998 y que, además de fotografiarlos, realiza con su marido todos los proyectos del estudio, se ha quedado sin premio.

Hay 16 Comentarios

Tiempo después se ha sabido (y publicado por este mismo diario) que fue ella quien voluntariamente rechazó el premio. Por lo tanto articulo que debería tener aclaración posterior y 15 comentarios innecesarios sobre machismo -en es te caso- no acaecido.

Pues la verdad, leido asi , no se acaba de entender que solo se lo den a él....Ejemplos en arquitectura tenemos muchos, como el estudio Miralles- Pinos...Miralles era un genio, no hay duda, pero fue en su primera etapa ,con Carme Pinós ,donde redactó sus mejores proyectos a mi parecer...En el cementerio de Igualada, para mi su mejor obra,queda en evidencia la genialidad de esta pareja.

Tanta culpa tiene el jurado de los premios como el propio arquitecto en recogerlo solo. ¿Por qué no se ha negado a ir si no es junto con su socia?

A Sejima se lo dieron precisamente porque iba implícito dárselo junto a su compañero. Quizás sólo así se justificase la actitud del jurado. Una pena, ojalá estuviese en mis manos, porque no pasaría a recoger el premio. Y de hacerlo, subiría a la tarima junto a ella.

Suele pasar muy a menudo. Pero ocurre en ambas direcciones.
Conozco también casos en que ellos quedan eclipsados ante la pujanza de ellas. Aunque reconozco que la mayor parte de las veces las afectadas son las mujeres.
Este caso, lo desconocía. Al igual que desconocía la interesante obra que habrían hecho conjuntamente.

Os invito a mi blog de diseño, gracias.

Respuesta: porque hay muchas y muchos soñando en su nube que la tendencia hacia la igualdad nos llevará a su ritmo hacia donde nos tenga que llevar y que a ellas se las reconocerá a su tiempo, que todo llegará. Bonito.

Anatxu, Kazuyo Sejima, no Kanujo.

Podríamos hablar también de Carme Pinós y Enric Miralles en su primera época. En México la arquitecta María Eugenia Hurtado tiene una buena investigación de Arquitectas Mujeres en México

Chicas si quereis que reconozcan vuestros meritos : hacer desaparecer a vuestros chicos fisica o metafisicamente...

Recuerdo haber leído el poco reconocimiento de la labor de Carme Pinós en su trabajo con Enric Miralles; ahora, Benedetta Tagiabue ha conseguido el reconocimiento pero sólo cuando ha desaparecido su compañero. No hablemos de política de premios sino de sociedad machista; lo mismo sucede en las demás profesiones.

Wang Shu y Lu Wenyu esos desconocidos ...

Me sumo, en voz alta, a ese POR QUÉ. Resulta algo escandaloso, por significativo de la realidad de la profesión; ya lo comenté al recoger la noticia del Pritzker en FB el 28 de febrero.

Hay un error por parte de la organización del Pritzker y otro por parte de Wang Shu, si no lo ha enmendado.

Herzog y De Meuron son "pareja"? Ya me parecia a mi! Estos chicos tanto tiempo juntos...

Desgraciadamente las politicas de genero son necesarias en este mundo machista.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal