El diseño del miedo

Por: | 16 de abril de 2012

Candy Table group 5- Sylvain Willenz

Hace ya un lustro que el mundo del diseño tiene miedo. Y los productos lo muestran. No es que traten de ser coherentes, es más bien que resulta difícil ocultar lo que escapa a nuestro control. Si en la calle la gente busca trabajo o acepta perder sueldo y tiempo para no quedarse sin él, en los escaparates de los comercios de vanguardia los objetos también tratan de mantener el puesto. Aguantan la respiración. Quieren hacerse necesarios cuando nunca lo han sido. Y ese podría ser su error. Fabricantes y distribuidores buscan al profesional capaz de convencerles de que tiene sentido hoy vender productos que justifiquen su trabajo.

Si en la era de la supuesta abundancia triunfaban los excesos, y los detalles, hoy los primeros asustan hasta a los productores más osados. Y ya casi no quedan fabricantes atrevidos. Llevan, lo decíamos, un lustro intentando dar con la fórmula: las butacas de exterior para uso también interno, la nueva comodidad del plástico, la silla multiuso o la silla comodín. Varios de los diseños que han abordado ese tema son notables y alguno quedará para la historia de las sillas, en general más pegadas a los sueños de las personas que a sus necesidades. Pero, llegado este punto, son muchos los empresarios conscientes de que no deben detener su producción. Aunque sus productos delaten la tentación de hacerlo.

La mesa Candy Table, de la belga Sylvain Willenz (1978), es una de las novedades de esta semana del diseño en Milán. Y resulta sintomática. Su autora, que dirige un estudio que ha cosechado los premios If y Red Dot al mejor diseño industrial, saca provecho de las barras de acero habitualmente empleadas para reforzar las estructuras de hormigón. “El acero oxidado cambia de identidad gracias a un proceso industrial que le da brillo, textura, color y reflejos”, explica Giulio Cappellini, su productor. La idea detrás de las mesas es la de… -¿lo adivinan?- rendir tributo a ordinario, a lo disponible, a los muebles hechos de la nada, a la cenicienta del mobiliario. “Quise jugar con la idea de algo que normalmente es visto como poco apropiado o poco atractivo convirtiéndolo en material para hacer muebles chic”, dice Willenz. ¿Cambiar de contexto puede transformar las cosas? Puede, pero a veces, en espera de que cambie la circunstancia, se hace más necesario que sea el propio diseño el que sea capaz de mirar desde otro ángulo.

Hay 5 Comentarios

Basta ya de autoflagelacion.... Y resiste a las sirenas ladrilleras del PP en Baleares...
PD : los platanos de Canarias son una delicia...

Me adhiero a las palabras de Jordi Martín. Lo mismo debería haber pasado con la arquitectura. No aprenderemos nunca.- Volviendo a las mesas del artículo, me imagino que son carísimas aún utilizando una estructura casi de reciclaje. Lo de siempre.- Los escandinavos nos llevan un siglo en todo. Somos la república bananera de Europa.

bajo un nick que en si no corresponde a mi verdadera personalidad, genero o opinion politica me permito corregirme : No es "exceptamos" ( pedazo de burro) es "exceptuamos" ( bobo antropologico )....

Rendir tributo a lo ordinario? Han pensado en el cepillo de ducha Montoro, en el orinal Guindos o el bidé Rajoy ? Bueno seamos serios (ustedes, yo para nada...) La belleza (el diseño) es la antitesis de lo ordinario...
Aunque lo ordinario pueda ser bello si exceptamos ciertas politicas economicas francamente "vulgares".

Un miedo consecuencia de los excesos pasados. SI la sensatez, que no necesariamente genera mal diseño, hubiera imperado en las épocas de abundancia ahora estaríamos en otra situación. Que le pregunten a los escandinavos y su constancia en el buen hacer, claro está, sin fuegos de artificio.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal