Curro Claret trabaja en equipo

Por: | 02 de noviembre de 2012

Foto4

 FOTOS: Sánchez y Montoro

Curro Claret no tiene glamour. Pero empieza a tener aura. Es muy difícil que alguien discuta la capacidad de esta rara avis del diseño español para, con sus proyectos y con sus productos, encender una luz sobre alguno de los múltiples problemas de nuestra sociedad. Con sus propuestas de recuperar la tradición que aprovechaba  los bancos de las iglesias para acoger peregrinos para alojar ahora a turistas con poco dinero o de aprovechar las migas del pan para alimentar a los pájaros, Claret podría haber sido artista contemporáneo y haber entrado en los museos, pero su cuerpo flaco y su sonrisa humilde esconden demasiada ambición como para meterse en una galería: él no quiere hablar del cambio, Claret apira realmente a cambiar el mundo. Tal vez piense que él solo puede hacerlo con las migas. Esa es su materia de trabajo, sin embargo, esta vez se la ha jugado.

Hace años que Claret trabaja con la Fundació Arrels, una organización que ayuda a las personas que han vivido en la calle con riesgo de exclusión social. Con ellos ha montado talleres de recuperación de muebles y ha realizado taburetes de producción propia reciclando maderas encontradas en contenedores.  Pero esta vez ha dado un paso más. No es fácil meterse en una tienda que vende zapatos que la mayoría de la gente no se puede permitir y utilizar ese escenario para hablar de otros valores. Él lo ha hecho. Eso sí, trabajando en equipo.

“La reutilización de materiales es solo un medio, no el fin. Es el recurso que hemos empleado para hacer esta tienda. Pero el fin es que vivamos con otros valores. Detrás de esta tienda hay una historia singular: un grupo de personas que han podido experimentar y vivir un proceso único de diseño”, cuenta Claret. Y es cierto que José, Aurelio, Nicolai y Valerio, que han formado equipo con Claret y con el dibujante Miguel Fuster -que ha vivido en la calle durante 15 años- no solo han trabajado produciendo taburetes, también se han implicado en el diseño, han tomado decisiones, han discutido, han probado, han acertado y también se han equivocado. Hoy el espacio funciona. Una reconoce en la tienda las raíces de la empresa Camper, las del gusto por caminar, reconoce también el “sello” de la Fundació Arrels, para quien Claret diseñó la pieza circular metálica con agujeros capaz de sujetar las patas a los sobres de los bancos y taburetes y que hoy ofrece libre de derechos; reconoce al propio Claret, esforzándose para dar a conocer la cara B del diseño.

Amueblar un comercio cosmopolita con maderas encontradas en la calle o reutilizar cordones descatalogados de la propia fábrica Camper para tejer cortinas y lámparas del local es un gesto. El mensaje que envía Camper con una iniciativa así es el de la perdurabilidad, el del trabajo, el de la importancia del reciclaje y también el de las oportunidades.  “Ojalá esto no quede aquí ni sea une experiencia aislada. Ojalá haya otros como Camper que entiendan que no se trata de hacer caridad sino de explorar maneras de ofrecer a las personas desfavorecidas nuevas oportunidades de sentirse válidas y creativamente vivas”, explica Curro Claret. Camper podría hacer escuelas de sus tiendas. Y los diseñadores del mundo podrían compartir conocimiento y talento en escenarios tan globales como esas zapaterías. Ojalá.

  

Foto5

Foto7

Foto8

Foto10

Foto12

Foto15

Foto16

Hay 5 Comentarios

Grande Curro ... un trabajo magnifico!

En la revista temática Monográfica entrevistamos a Curro sobre diseño y humor. Podéis ver la entrevista aquí: http://www.monografica.org/03/Entrevista/5479

Este documental recoge el trabajo de Curro Claret y la Fundació Arrels en la transformación de la tienda: https://vimeo.com/50443965

felicidades por el trabajo

..▲▲▲▲▲
Baja 30KG en 2 meses. DIETA* aprobada por MEDICOS en USA: http://su.pr/1xuU15

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal