Reciclaje radical de un edificio industrial

Por: | 28 de enero de 2013

Si tienen 7 minutos para ver este espléndido vídeo del arquitecto Miguel de Guzmán sobre el trabajo de Carlos Arroyo en el ayuntamiento y centro cívico de Oostkamp, en Bélgica, poco más tendré que añadir.

 

Pocas palabras se pueden añadir a este vídeo para explicar este proyecto. En todo caso, se puede contar de dónde nace. 

1206 ca oostcampus a 001

El Ayuntamiento de Oostkamp, en Bélgica, convocó un concurso para transformar una antigua fábrica y almacén de Coca-Cola, levantada en 1991, en su nueva sede. Los 40.000 metros de terreno y los 10.000 construidos daban para reunir buena parte de los servicios públicos de la ciudad. Y el arquitecto Carlos Arroyo propuso recurrir a la reutilización como estrategia. Se trataba no solo de mantener las partes y muchos de los materiales, como el acero, la cubierta, la fachada, las verjas o los cimientos. Arroyo hablaba de reciclar radicalmente para transformar profundamente. Por eso, además de los elementos visibles quiso salvar lo invisible: los conductos del agua, el drenaje, las instalaciones o la impermeabilización.

Ana1

Su proyecto ganó el concurso y, con la arquitecta Vanessa Cerezo, ideó una estructura de cáscaras (capas de GRC ) leves –que apenas pesan 7 kg por metro cuadrado- para hacer habitable el descomunal espacio de la antigua gran nave industrial. La nueva cubierta funciona, casi, como un falso techo. Protegida por la cubierta original, sirve para controlar la luminosidad y la acústica, pero también las condiciones climáticas. De hecho, la sostenibilidad de la propuesta de Arroyo no radica solo en el reciclaje. Al establecer varios niveles de control climático (menos caldeado por los pasillos, más en los espacios de trabajo) el arquitecto rebajó el consumo energético atendiendo a la lógica de los desplazamientos: entramos en el hall con abrigo, nos lo quitamos al llegar a un despacho.

Ana2

La cubierta fue construida con encofrados inflables que también minimizaron el consumo energético y los desechos. Tal vez por eso, los arquitectos explican que esa cubierta funciona como una nube. Y está llena de sorpresas. Tiene, por ejemplo, un “sol artificial” que aprovecha el fuerte viento exterior para alimentar los leds que lo iluminan.

Aunque Arroyo cuenta que por fuera el inmueble es un “no edificio” que simplemente cubre de vegetación los paneles rojos de la fábrica de Coca-Cola y poco más que un telón de fondo –eso sí, pintado de turquesa-, el edificio es algo más: se inscribe en el paisaje como un intercambiador de usos, caminos y espacios. A él puede llegarse en bicicleta y, en el interior, la rugosidad de una línea dibujada en el suelo permite que los ciegos se orienten. El edificio se deja atravesar para acortar la distancia con el centro urbano. Y por todo eso, se inscribe en el contexto de la ciudad como, efectivamente, un paisaje productivo, un tema que Arroyo lleva años investigando. Y que en la rehabilitación de esta antigua fábrica y en su recuperación como espacio ciudadano alcanza a explicarse, casi sin palabras.

1206 ca oostcampus a 026 1206 ca oostcampus a 028 1206 ca oostcampus a 031 1206 ca oostcampus a 067 1206 ca oostcampus a 078 1206 ca oostcampus a 082 1206 ca oostcampus a 088

Hay 4 Comentarios

Muy buena intervención. Aunque con las imágenes del artículo parezca que lo más destacable sea el techo de "burbujas", no hay que olvidar el tratamiento del entorno, y de las relaciones creadas con esa parte de la ciudad.

...Y como reciclas los obreros?

Me ha parecido genial todo el proyecto, principalmente todo lo referente a sostenibilidad. Además su interior es acogedor. Enhorabuena

por fin un artículo interesante!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal