El forjado como tabique

Por: | 04 de febrero de 2013

 

7760_23
FOTO: Fernando Alda

 

A los clientes les dijeron que fuera de las convenciones queda espacio. Que si su casa no quedaba compartimentada como la de todos los vecinos, lograrían una vivienda amplia y ventilada: un gran espacio para vivir. Les ofrecieron transparencia frente a compartimentación. Conexión frente a desconexión. Esta casa parece una más en el pueblo de Santiponce, pero es una oda al espacio continuo.

 

Casi un barrio de Sevilla, a 7 kilómetros de la capital de andaluza, Satiponce es el municipio junto al Guadalquivir donde se levantó el Estadio Olímpico de la Cartuja. Allí, en una de sus calles, el Studio Wet de José Gómez y Daniel Montes no quería que la casa que debían reformar se ahogara entre las dos medianeras que limitan su solar. Disponían de una vivienda vieja y, matemáticamente, de 5 metros de fachada y de 18 de profundidad. El volumen ocupaba dos plantas. Y podían explotar unos metros más, bajo la cubierta.

 

La decisión fue una elección: cambiar para intentar mejorar. Desaparecerían pasillos –el espacio era uno- y aparecerían los usos solapados. La casa está ya lista y ahora son dos patios, uno central y otro trasero, los que llevan luz y aire a la nueva vivienda. Como la planta baja, que recorre desde la puerta hasta el patio trasero, la planta superior también es continua e iluminada y está aireada. Así, las paredes han sido sustituidas por los forjados para decidir la gradación de intimidad en esta vivienda . Es el forjado lo que separa la privacidad de los dormitorios, en el piso superior, de la vida en común en los espacios de la planta baja. Bajo la cubierta inclinada se encuentra el único espacio no transparente, encerrado. Y  también más privado.

 

Los medios son pocos y la tradición obcecada, pero los arquitectos, arriesgando nuevas maneras de organizar ese poco y sacrificando silencio por aire e intimidad por luz, han demostrado que uno puede intentar vivir de otra manera. Donde sea.

 

7760_16

7760_12

7760_04

7760_06

Hay 4 Comentarios

Me parece una obra muy interesante, donde se conjuga modernidad con tradición arquitectónica. No obstante, creo que el cuidado extremo por la estética produce un proyecto disfuncional.

Como ejemplo podemos ver el lucernario que hace las veces de cumbrera, elemento impensable en una localización como Santiponce, debido a la gran radiación solar. De hecho soy de Sevilla, participé por casualidad en un proyecto que tenía una cumbrera similar y os aseguro que en verano se pueden freir huevos sobre una mesa de metal.

Un buen trabajo, tanto a nivel de arquitectura como de trabajo con los clientes.

Feicidades por el blog!
Esta entrada me recuerda la reforma que hizo Lejarraga a Ángel Mateo Charris en Cartagena y por la que creo, gao un premio.
http://www.lejarraga.com/?portfolio=vivienda-para-un-pintor-y-dos-gatos

España continua sus esfuerzos en la campaña canadiense, país que ya ha perdido la mitad de sus territorios a manos españolas.
En clave interna, la derecha liberal por fin consigue un proyecto aglutinador, frente a una izquierda dominante aunque decadente.
Tu país necesita tu ayuda en un nuevo juego de estrategia militar, economía y política online. Registrate gratis en [ http://cut07.tk/b36 ] desde tu navegador.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal