¿Un suelo y un techo hacen un edificio?

Por: | 24 de junio de 2013

PG382_21
FOTO: Pedro Pegenaute

 

Aunque los primeros edificios no fueron más que cubiertas, ¿puede un inmueble del siglo XXI seguir funcionando sin fachadas? ¿Qué gana y qué pierde con la decisión de no marcar un límite entre interior y exterior? ¿Qué sacrifica al no separarse de la calle y quedarse sin rostro visible?

Este edifico dotacional levantado en el bulevar de Cordovilla, en el municipio de Candea de Galar, a las afueras de Pamplona por el estudio I.M. Arquitectos plantea esa cuestión. Un gran marco de hormigón armado con vértices redondeados está solo parcialmente ocupado. O lo que es lo mismo, parcialmente vacío. Sin embargo, es ese hueco sin definición estática lo que más claramente se entrega a la calle, a los usuarios y al lugar una población periférica donde se ubica.

El hormigón armado arropa y sustenta el inmueble. Define su suelo y su cubierta, su estructura y sus particiones. El muro que separa la parte abierta de la mitad cerrada (que sirve de frontón) es de hormigón, también lo es la losa que separa las dos plantas del edificio social a un lado del bucle.

Medio abierto o medio cerrado, es, curiosamente, la parte aparentemente incompleta, el bucle, la que ofrece mayor variedad de usos. La plaza cubierta funciona como un frontón, pero puede servir para los juegos de los niños durante los días de lluvia. Ese hueco indefinido, con vistas al bulevar del pueblo, funciona también como escenario gracias a su suelo ligeramente elevado. Así, sin fachadas protectoras ni delimitadoras, el nuevo inmueble es, además de un edificio, un espacio público. Versátil y permanentemente abierto, es una extensión del bulevar al servicio de los ciudadanos, sin necesidad de tener fachada, ni rostro, para contribuir a construir la identidad del barrio.

 

PG382_15

PG382_24

PG382_25

Hay 7 Comentarios

Me encanta que integre al público y que el espacio pueda ser disfrutado

Para los yonkis metadona en centros sanitarios y para los mendigos centros de acogida. Centros sanitarios y de acogida poyectados por los mejores arquitectos! Faltaria mas!!!! Nadie tiene que estar condenado a vivir en la calle.

"pero puede servir para los juegos de los niños durante los días de lluvia" o para los yonkis y mendigos todos los dias.

El problema no es que este edificio sea "malo" en si ( de hecho, en si mismo, no lo es...). El problema es que MVRDV son malos cuando se trata de "contextualizar". Es decir malos cuando uno se debe adaptar al contexto y malos cuando se tiene que "inventar" un contexto, es decir garantizar una escala humana. No solo "dimensional", pero también cultural y histórica y ya que estamos : antropológica.
MVRDV son "modernos" pero ni cuenta se dan...

Si vamos, toda una novedad, como se enteren los de MVRDV les va a dar algo! Pero este edificio es malo, malo,malo no?Me ha recordado también a la estacion de autobuses de Cáceres...

...un gran paso...configura un nuevo espacio en este lugar...que bien!!! :-)

Interesante propuesta la de I.M. Arquitectos, genial el espacio que crean entre el techo y el suelo.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal