Alejandro Aravena: cómo exigirle a la arquitectura

Por: | 21 de enero de 2016

Alejandro-Aravena-ELEMENTAL

Socios de Elemental en su estudio de Santiago de Chile 

Alejandro Aravena (Santiago de Chile, 1967) es el cuarto arquitecto latinoamericano en obtener el Premio Pritzker. Todos los anteriores tuvieron trayectorias que, a través de la reivindicación de la tradición (Barragán) a través de la ideología comunista (Niemeyer) o favoreciendo la austeridad frente al despilfarro (Mendes da Rocha) trataron, sin éxito, de desvincular la relación entre arquitectura y poder. 

¿Va a conseguir desligarla usted? El poder bien usado va a seguir siendo una herramienta clave para que la arquitectura pueda avanzar. Bien utilizado, el poder no es un problema. En la mayoría de los proyectos que nos ocupan hoy -la reconstrucción de Constitución tras el tsunami o el urbanismo de Calama, donde está el corazón de la producción de cobre en Chile- ha aparecido la necesidad de contar con una licencia social para operar. Eso no sucede solo en Chile. Todas las grandes compañías ya no tienen bastante con pagar impuestos, tener permisos de obra y aprobación medioambiental, la aprobación social es clave. La gente en las calles no deja operar a menos que exista un acuerdo sobre cómo se van a repartir los beneficios. Eso es una conquista, un nuevo tipo de poder –en este caso ciudadano- que, naturalmente, exige el esfuerzo de salir a la calle. En mi país hemos vivido ese cambio, de la resignación a la exigencia de diálogo.

Hay un nuevo poder colectivo y anónimo para el que hay que tener nuevos lenguajes, otros códigos y que a nosotros es lo que más nos entusiasma. Los proyectos donde más hemos sufrido han sido los que nos han aportado más satisfacciones cuando hemos entrado a dialogar o a tratar de canalizar estas nuevas formas de poder.

Seguir leyendo »

Una Bauhaus made in Spain

Por: | 18 de enero de 2016

BMD_Ratsgasse

 

“Del Less is More al the Age of Less”, así definen los arquitectos del estudio barcelonés Addenda su flamante proyecto ganador para levantar el nuevo museo de la Bauhaus en Dessau. Se trata de un edificio de fachada y estructura metálica de corte clásico ideado por un equipo de cinco arquitectos treintañeros.

BMD_Stadtpark_Nacht

Con una estructura en forma de puente, que sujetará un cuerpo opaco –con la colección- que flotará sobre un espacio público dedicado a exposiciones temporales-, el museo mostrará muebles de Marcel Breuer, fotografías de Lászlo Moholy-Nagy y objetos diseñados por Marianne Brandt, los 40.000 originales del archivo de la Bauhaus de Dessau, que incluyen el legado de 168 maestros y estudiantes de la escuela en ese periodo, y que constituyen la segunda mayor colección de patrimonio material de la Bauhaus. La primera está en el Archivo de la Bauhaus de Berlín.

Para exponer ese patrimonio –hasta ahora mostrado parcialmente en el edificio original de la escuela proyectado en la ciudad por Walter Gropius- los arquitectos han creído necesario fomentar la relación del nuevo inmueble con la ciudad. Así, han recurrido a términos antagónicos como pesadez y ligereza, opacidad y transparencia u orden y espontaneidad para difuminar los límites entre la calle y el museo, entre el parque colindante y el espacio urbano.

 

BMD_Stadtpark

Entre la ciudad y la naturaleza, el futuro edificio actuará a la vez como límite urbano y como puerta al parque. Entre un edificio y un bloque urbano, el inmueble de dos plantas responde a la ciudad de manera distinta desde cada una de sus fachadas: alineándose con los edificios colindantes en el este, reflejando la naturaleza en el oeste, dando la cara con la fachada norte donde se ubican las oficinas y mirando al sur, en la zona de talleres abierta al público.

La colección permanente ocupará el volumen hermético, monolítico y diáfano de la primera planta, que constituye el cuerpo del puente. Las obras expuestas se mostrarán entre monumentales cortinas coloreadas de suelo a techo. La idea es zonificar –asignar a cada área de exposición una atmósfera independiente- manteniendo la flexibilidad espacial, uno de los legados de la Bauhaus.

Junto al museo, y bajo la colección, el "Stadtraum" -un espacio atemperado con una membrana de vidrio que protege al tiempo que genera continuidad entre el interior y el exterior- acogerá las muestras temporales

Para realizar esta propuesta, los arquitectos Roberto González, Anne Hinz y José Zabala -que se conocieron estudiando- formaron un estudio al que sumaron las aportaciones de Cecilia Rodríguez y Arnau Sastre. En septiembre se anunció que los cinco habían ganado el concurso ex-aequo con el estudio neoyorquino Young & Ayata.

BMD_Wechselausstellung_Activity

El fallo final es un curioso ejercicio, puesto que ambos inmuebles –el de los españoles cartesiano y bauhasiano y el de los norteamericanos icónico y orgánico- no pueden ser más contrapuestos. Tal vez por eso, lo que decidió el fallo no fue tanto el qué como el cómo: “En la última presentación previa al veredicto a nuestro favor, la negociación se basó en justificar la viabilidad del equipo técnico que nos acompañará en todo el proceso, justificar la viabilidad económica y constructiva de la propuesta y justificar también su comportamiento energético”, explica cuenta Roberto González.

Para explicar esa viabilidad ellos esgrimieron el asesoramiento de Transsolar en temas energéticos, el criterio de la ingeniería berlinesa BAL -con experiencia en grandes proyectos de David Chipperfield- y la colaboración de la paisajista Roser Vives de Delàs.

En 2019 se celebrará el centenario del la fundación de la primera Bauhaus, por eso también en Weimar y en Berlín se han realizado concursos para el diseño de un nuevo museo para la mítica escuela convertida hoy en sinónimo de diseño racionalista.

BMD_Wechselausstellung_Kunst

El comercio domesticado

Por: | 14 de enero de 2016

Bullit_03-1

FOTO: Mariela Apollonio 

La idea de “domesticar” los comercios es un recurso cada vez más habitual entre los empresarios dueños de hoteles, bares y restaurantes españoles. Con esa estrategia, se establece una cercanía con el cliente no desde el servicio o el producto que va a consumir sino desde el espacio en que este se ofrece o expone. Internacionalmente, el rey de la “domesticación” es la cadena de cafeterías norteamericana Starbucks. Estos locales están amueblados con unos pocos sillones orejeros -¿cuándo ha podido sentarse en uno?- para invitar a charlar cómodamente, leer o mirar el correo electrónico y despreocuparse por el precio de su café multiplicado por cuatro. En Estados Unidos donde era difícil encontrar buen café, esa cadena tenía un sentido pero en España, donde en el bar de la esquina además te dan conversación e información, qué sentido puede tener un lugar donde le ponen tu nombre a tu café? El único sentido es el de ofrecer un lugar cómodo, cercano, amigable y cool en el que parecer relajado. Algo así como tener, por un rato, una casa bonita, cómoda, moderna y ordenada.

Seguir leyendo »

Un aparcamiento que quiere darle la vuelta a la ciudad

Por: | 11 de enero de 2016

_MG_9418+19web-1 

FOTO: Adrià Goula

¿Puede difuminarse un gran edificio? ¿Cómo arraigarlo en lugar de imponerlo a pesar de su marcada presencia? Un estudio de Barcelona ha levantado un aparcamiento en el centro de Montpellier. Se trata de un edificio de uso sencillo –un parking en altura para 850 vehículos- que, sin embargo, tiene una lectura compleja. A pesar de su gran tamaño –más de 170 metros de fachada y ocho alturas- el inmueble busca amalgamar zonas urbanas naturalmente deslavazadas por la presencia de las vías ferroviarias que llegan hasta la estación de Saint-Roch. Y quiere disolverse visualmente gracias a una fachada experimental que difumina su presencia al tiempo que se convierte en un filtro de luz en constante transformación para su espacio interior.

Seguir leyendo »

La nueva timidez de los museos

Por: | 07 de enero de 2016

The Factory Manchester - Copyright OMA

FOTO: The Factory (Manchester)

La arquitectura museística está descubriendo que lo más sofisticado puede ser pasar inadvertido. Entre los nuevos centros son muchos los que buscan parecer espacios inacabados, locales informales. Huyen de la solemnidad de los orígenes de la tipología tanto como de la imagen de icono urbano que la caracterizó en los últimos lustros. Y tratan de acercarse más a la idea de un espacio indefinido y algo rudo: un laboratorio, una fábrica, un garaje incluso. Una fábrica, Factory, es el nombre del futuro Centro de las Artes Contemporáneas de Manchester, una factoría fruto de un concurso que hace apenas un mes ganó Rem Koolhaas y que será también el tercer edificio que el holandés, y su estudio OMA, levanten en el Reino Unido.

Seguir leyendo »

¿Por qué los astronautas siempre quieren volver a casa?

Por: | 04 de enero de 2016

PortadaLacasa

A Eduardo Souto de Moura le gusta contestar con esa pregunta cuando se cuestiona sobre la escasa evolución del espacio doméstico. Los experimentos, en Marte, la comodidad y la bajada de guardia, en casa, viene a decir el arquitecto portugués. Sobre la normalidad de una casa habla la nueva historieta de Paco Roca (Valencia, 1969), el autor de Arrugas –que recibió el Premio Nacional de Cómic en 2008- y de tantas obras premiadas, defiende con su nuevo libro que una casa es el lugar en el que todo habla. El sitio en el que hasta lo más insignificante cuenta una historia y, por supuesto, el escenario en el que, en pasado o en presente, el mundo gira alrededor de uno mismo.

En ese nuevo cómic, titulado precisamente, La Casa (Astiberri), Roca reúne a tres hermanos que evocan, a partir de los restos de una casa, la figura de su padre. También dibuja la relación entre ellos y su vínculo con esa segunda vivienda, el “chaletito” de su infancia, con sus grietas, sus árboles, sus distintas ampliaciones, sus alegrías y su sacrificios. Con todo, más allá del escenario, Roca dibuja en él las ilusiones, los desacuerdos, la unión, el desconocimiento y el conocimiento mutuos que se vivieron allí. En realidad, tal y como en Arrugas dibujaba los surcos de la piel para indagar en el pasado de las personas, en La Casa son los desconchados y los inventos lo que habla del carácter, las prioridades y el empeño de sus ocupantes. El cómic es el dibujo de una vivienda construida a mano. Pero es también la historia de una familia contada en dos generaciones. La primera a partir del trabajo, los roles y los sueños. La segunda a partir del cuestionamiento, el desencanto y los diálogos destinados a desmontar lo distinto.

Seguir leyendo »

Dos monjas hablan de Le Corbusier

Por: | 31 de diciembre de 2015

Dos monjas hablan de arquitectura

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Además de diseñar para la gloria, los mejores arquitectos siempre diseñan para las personas. En eso radica su grandeza, en que en sus edificios la arquitectura entra por los cinco sentidos. Ni se desvanece como un espejismo ni adquiere la terrenalidad que todo lo rebaja. Visitar la mejor arquitectura eleva el espíritu.

Algo así les sucedió a dos monjas, sor Telchilde Hinckley y sor Lucia Kuppens, cuando, acompañadas por los escritores John Berger y John Christie peregrinaron hasta la Capilla que Le Corbusier levantó en Ronchamp (en la región francesa de Franco Condado). Un librito, “Cuatro horizontes” (Gustavo Gili. Traducción de Pilar Vázquez), recoge los diálogos que tuvieron lugar durante esa visita. En pocos lugares del mundo el peregrinaje arquitectónico va tan de la mano del peregrinaje espiritual. Por eso, en el último día del año que celebra medio siglo de su ausencia, o medio siglo de su legado, este blog quiere hablar del gran maestro de arquitectos del siglo XX por boca de esas dos mujeres no arquitectas.

Seguir leyendo »

Acabar sin acabar

Por: | 28 de diciembre de 2015

  _MG_7399+00-3

FOTO: Adrià Goula

El encargo para realizar esta reforma era complejo, consistía en acondicionar una vivienda entre medianeras en un entorno protegido, junto al Monasterio de Sant Cugat, cerca de Barcelona. A esa primera dificultad, de trabajar rozando el patrimonio, sumaba el escaso margen de actuación: los menos de cinco metros de anchura del solar. Finalmente, un desnivel topográfico situaba las dos fachadas de la vivienda en cotas distintas. Ante estos tres condicionantes, el arquitecto Josep Ferrando optó por una intervención radical: construir una casa dentro de otra casa. Levantar un edificio con bloque de hormigón dentro de una vivienda estrecha. Veamos si la audacia fue solo un gesto arquitectónico o sirvió también a quienes debían habitar el espacio (y gastarse el dinero construyéndolo).

Seguir leyendo »

Meter una ciudad en un libro

Por: | 24 de diciembre de 2015

Escena callejera

FOTO: Charles "Teenie" Harris Carnegie Museum of Art

Aunque la mayoría de los mortales no se pare a pensarlo, la arquitectura de una ciudad afecta la vida de las personas. Los escritores sí lo saben. Sus escenarios predisponen, delatan, presentan y resumen. Así, París, en un bar. El Londres de los letrados como una isla en el corazón de la ciudad. Y Berlín antes y después de la caída del muro son ejemplos de esa observación. Tres de las mejores novelas publicadas este otoño necesitan describir espacios, calles y edificios para que sus protagonistas adquieran cuerpo y vida. ¿Cómo lo consiguen? Les propongo tres lecturas, y otro punto de vista, para meterse, de lleno, en la arquitectura de la ciudad que afecta la vida de gente.

El camino de los difuntos

El bar como Corte de justicia. (El camino de los difuntos, de François Sureau. Periférica).

Algo así deja entrever la novela autobiográfica del juez François Sureau, El camino de los difuntos (Periférica) que con treinta años tiene que demostrar qué entiende por justicia y verdad. Lo dirime sobre todo en el Café de l’Institut.

“En la esquina del bulevar con el quai había un café llamado Café de l’Institut, no por las academias, sino por la proximidad de la morgue. Era un viejo establecimiento con cafeteras de filtro de la preguerra en el que los clientes y los camareros se parecían. Al pasar por allí hace unos meses vi que había desaparecido y que en su lugar se hallaba un bar de fideos chinos”.

“Dos hombres sentados, con la fisonomía inocente y altiva de los jueces de instrucción, y una pareja mayor destrozada por la pena que debía de haber acudido a identificar un cuerpo”.

“En el bar, un anciano con bata blanca, flaco y sarcástico, peroraba en el centro de un círculo de estudiantes de medicina. Según pude comprender, los aprendices de cirujano acudían al depósito a practicar con cadáveres de desconocidos que nadie reclamaría”.

 

Ley del menor

El barrio como isla. (La ley del menor de Ian McEwan. Anagrama)

La jueza Fiona Maye es admirada por la precisión de su prosa. Sus colegas del Lincoln’s Inn -el reducto de los jueces londinenses que comenzó como alojamiento de letrados en el siglo XV, se convirtió en lugar para su formación y hoy acoge a los magistrados de la Corte Superior de Justicia- consideran que es la que mejor toca el piano en las cenas de su círculo tan selecto como reducido. En ese barrio en el corazón del Londres, la jueza ve tambalearse su vida y su carrera.

 “Llevaban mucho tiempo viviendo en la plaza y él conocía a los letrados del Gray’s Inn casi tan bien como ella. Empezó a hablarle de la gente con la que se había encontrado aquella noche. La plaza estaba muy unida, sus habitantes les fascinaban. La autopsia al final de una velada era uno de los rasgos de su vida conyugal”.

“¿Cuánto tardarían sus doctos amigos en empezar a murmurar, sobrecogidos durante el almuerzo aquí, o en el Lincoln, o en Middle Temple: Y entonces ella le echó de casa, del encantador apartamento de Gray’s Inn, que ella ocuparía sola hasta que al final el alquiler, o los años, creciendo como las sombrías mareas del Támesis, también la echaran a ella?

“El bienestar era un concepto mudable”. “Lo que bastaba para una generación anterior ahora podía ser insuficiente”. “Pensó en Malanie, la amante que Jack se proponía tener o que ya tenía, una joven silenciosa con pesados abalorios de ámbar y una afición a los tacones de aguja que podían destrozar un viejo suelo de roble”.

 

El-hedonista-es-pureza-de-jonathan-franzen-01
 

La ciudad del futuro como lugar intangible. (Pureza, de Jonathan Franzen. Salamandra)

Como no podía ser de otra manera, en Pureza, la última novela de Jonathan Franzen, no aparece sólo una ciudad, ni sólo un paisaje exótico de los que este escritor ornitólogo tanto disfruta. Las calles de Denver se mezclan con las de Nueva York para terminar desembocando en Berlín. El Berlín de antes de la caída del Muro –desde dentro y desde fuera- y el Berlín del día de la caída. Allí nacen varios de los protagonistas de la novela y allí se juntan todos los hilos que la urden. Con todo, y a pesar de desarrollarse en varias ciudades de varios continentes, el escenario más poderoso de esta novela es inquietante porque está desubicado. O es ubicuo. “Internet, gobernado por el miedo. Miedo a la falta de popularidad, miedo a no ser suficientemente guay, miedo de quedarse relegado, miedo de ser olvidado”. Franzen escribe que confiamos más en la tecnología que en las personas porque resolver los problemas tecnológicos es fácil comparado con tratar de resolver los personales. Así, más que un escenario del miedo, el Berlín no democrático es un lugar en el que los espacios religiosos han quedado despojados de la espiritualidad y en el que lugares asépticos –como archivos y oficinas- terminan convertidos en tribunales de acusación. Por encima de las calles vacías y el silencio, o de las calles llenas de protesta y celebración, la ciudad que dibuja Franzen es un mundo irreal. Sin ubicación, donde la vida depende, se decide y se desarrolla en el mundo no palpable de Internet. Lo más inquitante es que la comunicación de las personas es lo que da vida a las pantallas y desubica su existencia en un lugar impalpable.

Arquitectura que aspira a no molestar

Por: | 21 de diciembre de 2015

 Fronton-Pasajes-017

FOTO: Aitor Ortiz

Lo facetado se puso de moda hace un lustro. Y nos alteró el horizonte fragmentándolo. Se trata de una geometría compleja que puede servir para usos antagónicos: resulta tan útil para hacerse ver como para disolverse en el contexto. España se ha llenado de espacios interiores y exteriores que ilustran la primera opción. Para la segunda, la que busca disimular y asentar un edificio en un paisaje, sirve de ejemplo este frontón en un nuevo parque en la bahía de Pasajes (Guipuzkoa) realizado por el estudio donostiarra VAUMM. Se trata de una intervención que, como casi todas las suyas –zurcidos urbanos o reinterpretaciones de las arquitecturas tradicionales-, aspira a reparar, a no ser vista y, finalmente, a acompañar sin molestar.

Seguir leyendo »

Del tirador a la ciudad

Sobre el blog

Del tirador a la ciudad. Ése era para Mies van der Rohe el ámbito de su oficio. La arquitectura, como la sanidad o la educación, nos afecta a todos. Puede también fascinarnos. Como todo informador, me valdré de lo que creo saber. Trataré de no enmascarar lo que ignoro.

Sobre el autor

Anatxu Zabalbeascoa

La periodista e historiadora escribe sobre todas las escalas de la arquitectura y el diseño en El País y en libros como The New Spanish Architecture, Las casas del siglo, Minimalismos o Vidas construidas, biografías de arquitectos.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal