La inolvidable historia de Madame Grès

Por: | 08 de abril de 2011

Boris LIPNITZI Modèle Alix 35 
Modelo de Alix, noviembre de 1935 (Boris Lipnitzki).

Pregúntale a cualquier diseñador por los grandes de la moda del siglo XX y encontrarás en su lista a Madame Grès. Una exposición en París reivindica el trabajo una creadora injustamente olvidada en las últimas décadas. Hasta el 24 de julio, el Museo Bourdelle exhibe 80 vestidos, 50 fotografías y cientos de bocetos que permiten devolver a Grès a su lugar en la historia de la moda.

Madame Grès: la couture à l’œuvre es la primera retrospectiva sobre Grès organizada en Francia, aunque el Museo Metropolitan de Nueva York le dedicó una muestra en 1994. Organizada por el Museo Galliera (cuyas instalaciones están cerradas por obras, de ahí que se vea en el antiguo estudio del escultor Antoine Bourdelle), parte de las 300 piezas de Madame Grès que posee esta institución francesa. Madame Grès nació en 1903 como Germaine Emilie Krebs y empezó a diseñar en los años 30 con el nombre de Alix. Firmó como Madame Grès a partir de 1942. El nombre corresponde al anagrama que utilizaba su marido, el artista ruso Serge Czerefkow.

Jour verte 
Vestido en jersey de lana verde de primavera 1946 de Madame Grès (Stéphane Piera/Galliera/Roger-Viollet)

Eugène RUBIN 1946 
Madame Grès junto a uno de sus diseños en 1946 (Eugène Rubin/ FNAC/ Centre national des arts plastiques – ministère de la Culture et de la Communication, Paris)

Inspirada por la Grecia clásica, pero absolutamente original en sus diseños, Grès murió en 1993 (aunque el mundo no lo supo hasta un año después) y dejó un legado del que han bebido a chorro generaciones de diseñadores. De Yves Saint Laurent a Yamamoto, pasando por Azzedine Alaïa. Sus vestidos plisados son un prodigio de técnica, sensibilidad y vitalidad. Tan modernos y relevantes en los años 40 como en 2011. Sus trajes de día son algunos de los más disciplinados de la era dorada de la alta costura. Purista y rigurosa, gozó de premios, reconocimiento y atenciones hasta los años 70, pero tuvo unos últimos años dramáticos. Se negó a entrar en el sistema del prêt-à-porter hasta 1980, luego perdió el control de sus perfumes, sufrió cambios de propietario y penurias económicas. En 1990 se retiró al Sur de Francia y murió "en secreto".

Laurent Cotta, comisario de la muestra junto a Olivier Saillard, explica en la siguiente entrevista este necesario tributo a Madame Grès y a su insobornable visión de lo que debería ser la alta costura.

Croquis soir rouge 42 

Boceto de un traje de noche del invierno de 1942 de Madame Grès (Archivos Grès/Collection Galliera/Photo D.R).

¿Por qué Madame Grès no goza del mismo reconocimiento fuera de la industria que dentro de ella?

Es una de las diseñadoras más importantes del siglo XX. Injustamente olvidada por el gran público. Se la consideraba una “diseñadora de diseñadores” y compartía con Balenciaga el privilegio de ser un talento indiscutido por sus colegas. Tal vez, no es tan conocida porque se limitó a hacer alta costura. No por elitismo sino porque pensaba que solo podía poner en práctica su arte a través del encuentro y diálogo con sus clientas, algo que habría perdido en el prêt-à-porter. Ignoraba completamente el marketing y odiaba la publicidad sobre sí misma. Era extremadamente discreta y no le gustaban las entrevistas. Afirmaba: “No tengo nada que decir, pero todo que mostrar”.

W MAYWALD 
Inspiración griega en la prueba de un modelo de Alix en 1939 (Willy Maywald 1954/Association Willy Maywald / ADAGP, Paris 2011)

Studio DORVYNE 

Modelo de Alix de invierno 1934 (Studio Dorvyne / FNAC / Centre national des arts plastiques – ministère de la Culture et de la Communication, Paris)

Soir dos nu 47 
Vestido de noche con escote triangular en la espalda diseñador por Madame Grès en1947 (Stéphane Piera/ Galliera/ Roger-Viollet)

¿Qué criterio han seguido para seleccionar las piezas?

La producción de Madame Grès es siempre extraordinaria por su creatividad y ejecución. Queríamos mostrar las más emblemáticas, tanto las más conocidas (los vestidos de noche plisados) como las menos (vestidos de día de inspiración minimalista). Además, queríamos presentar prendas de colecciones particulares, como las de Azzedine Alaïa o Hamish Bowles, que son grandes admiradores.

¿En qué diseñadores siente más profundamente la huella de Madame Grès?

Influyó muchísimo en otros. En los mejores: Yves Saint Laurent, Azzedine Alaïa, Alber Elbaz, Halston. Les enseñó cómo hacer alta costura. Con motivo de la donación de 3.000 dibujos de los archivos de Grès a nuestro museo, Pierre Bergé nos contó que fue su ejemplo el que le empujó a crear la casa Yves Saint Laurent. Madame Grès demuestra que la alta costura no es cuestión de ornamentos y bordados sino de precisión y simplicidad. Una osmosis perfecta entre cuerpo y tejido.

B LIPNITZKI Essayage 33 
Alix Grès prueba un diseño (entonces firmado como Alix) en 1933 (Boris Lipnitzki/ Roger-Viollet)

Croquis jour bleu 43 
Boceto de un traje de primavera/verano de 1943 de Madame Grès (Archives Grès/ Collection Galliera/ Photo D.R.)

Quiso ser escultora, pero topó con la oposición familiar. ¿Qué dejó esa vocación en sus diseños?

Siempre se consideró escultora. Solo que su material era el tejido. Y tenía vocación de autor. Creaba y proponía su punto de vista independientemente de las tendencias. Nunca entró en la lógica de la moda, a diferencia de Dior. Está mucho más cerca de Balenciaga y su visión del estilo.

La influencia de la antigua Grecia se nota también en otros, como Fortuny o Vionnet. ¿En qué se diferencia la visión de Madame Grès?

Respetaba inmensamente el cuerpo femenino y sus vestidos transforman a la mujer en diosas inalcanzables. Pero son siempre cómodos y fáciles de llevar. Era autodidacta y nunca elegía soluciones convencionales. Su interés por lo que llamamos “vestidos primitivos” -que encontraba en la Grecia antigua, pero también en tradiciones de la India, Norte de África o Japón- guiaron su gusto hacia piezas continuas que solo cortaba o cosía cuando era absolutamente necesario.

El periódico 'Le Monde' reveló en 1994 que había muerto un año antes, arruinada, a pocos días de cumplir 90 años. ¿Por qué no se conoció su defunción en su momento?

Llevó un año saber que había muerto porque su hija no quería que la gente que no la había apoyado al final de su vida (cuando tuvo dificultades económicas) pudiera sacar ningún partido de su muerte con falsos tributos. Su hija explica ese silencio como un “secreto de amor”.

 A NEPO

Diseño de Alix de 1938 (Arik Nepo / FNAC / Centre national des arts plastiques – ministère de la Culture et de la Communication, Paris)

Hay 17 Comentarios

Suis diseños de lo más distinguidos...me encantan! Su perfume exquisito,delicioso para mi...único!!

Que escandalo de Expo! Ojalá se pase por allí algún diseñador actual a ver si aprende un par de cosas...

Menuda maravilla! Esperemos que los diseñadores españoles se inspiren de esta exposición....

Una excusa maravillosa para empezar a buscar vuelos baratos

Hola Gregori, el asunto Grès-Vionnet es muy interesante. Es innegable que hay relación entre la obra de una y otra. Compartían la obsesión por el movimiento y trabajaban directamente sobre el maniquí, sin patrones (cosa que también hacía Nina Ricci, gran rival de Grès). Madeleine Vionnet cerró su taller en 1939 y hay quien considera a Grès su heredera ética y estética. Pero también están los que rechazan que se señale ese vínculo, ya que parece quitarle originalidad a Grès.
Gracias por las aportaciones sobre los perfumes. Cabochard se creó en 1959, tras un viaje de Madame Grès a la India para investigar cómo adaptar sus técnicas al mercado occidental. La página www.parfumsgres.com ofrece mucha información y toda clase de detalles sobre las fragancias.

Alguien tiene que poner coto a la censura galopante que se está posesionando de los foros de este diario, pues se sigue ejerciendo, si cabe con más saña, contra los que, como yo, se han enfrentado a los administradores que la ejercen, denunciando sus maniobras. Esta queja se está convirtiendo en un clamor en los últimos tiempos. Mi motivo para exponerla en este espacio, y en otros de similar hechura, es porque son los únicos en los que puedo plasmar una protesta que, de otra manera, resulta imposible: cualquier queja ante los censores es tan inútil como las súplicas ante El Guardían de la Ley. Y esto es lamentable. La administración –censura férrea muchas veces- de los foros, se lleva a cabo de una manera arbitraria. No tengo nada contra este sitio. Mi comunicado no va dirigido contra él ni su autor. Es una llamada de atención allí donde el mensaje puede ser escuchado, y esta, entre otras, es una buena plataforma. No pretendo interferir en su discurso. Mírenlo como una octavilla dejada caer en su estancias, o como una pintada en sus paredes.

Lo siento, nos expresamos donde podemos. En los tiempos de la dictadura utilizábamos cualquier medio, fundamentalmente las paredes, único espacio en blanco accesible y democrático. Hoy parece que volvemos a las mismas, por lo que tenemos que desenterrar el spray para pintar en estos espacios virtuales. Disculpen las molestias. El mensaje es el que sigue: Censores, ¿tenéis miedo a la verdad? Entonces, ¿qué clase de libertad es esta? Hay una nueva suerte de terrorismo que se funda en la censura. Los medios caminan, a pasos agigantados, hacia el pensamiento único. A primera vista, y a un lector adocenado, pudiera parecerle que practican la pluralidad, pero es un espejismo. La auténtica oposición la silencian; la oposición, digo, aquella voz que disiente y se aparta del rebaño. A esa es a la que censuran. Tal la mía y las de otros que aquí se manifiestan. Sobre este subterfugio hay sobrados ejemplos. Que le pregunten, si no, a Noam Chomsky, sobre la libertad de expresión en EE.UU. Una pantomima. Una burda coartada para sostener la mentira del Poder, su intolerancia, el estrangulamiento de la democracia real. En este país (País también, lamentablemente), fieles discípulos, les están emulando con nota. Al fin los foros no son sino un entretenimiento para que la auténtica rebelión no salga a la calle. Pero nos queda la denuncia, y esa no la podéis detener. Comenzaremos el peregrinaje por foros y páginas, denunciando, una vez más, vuestros desmanes, administradores taimados. ¡No nos callaremos! Al menos, ya que coméis de El País, debíais de haber aprendido este principio. No somos simples payasos. Con esta protesta enseñamos que no hay que retroceder por muy fuerte que parezca el enemigo, fomentamos la indignación contra el silencio. En esto basamos nuestra dignidad.

su hija le demostró un amor inconmensurable, me ha encantado el artículo. Gracias por añadir el nombre del perfume estoy deseando olerlo...

Gracias Mirta por recordar Cabochard. Es un perfume muy fino que no se encuentra con frecuencia.
Tu tambien eres una dama de estilo.
Un cordial saludo
Aveline

En realidad el perfume se llama Cabochard y es exquisito...no es por corregir, solo por si alguien quiere encontrarlo.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Delitos y faldas

Sobre el blog

Sobre los autores

Entresijos y entretelas. La moda vista desde el forro de sus prendas. Otra mirada de los desfiles, los diseñadores, las tendencias, los héroes y los villanos que pueblan el ecosistema fashion y todos sus aledaños. Una bitácora sobre estilos de vida y maneras de vivir coordinada por y .

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal