Adidas, la risa y la moda

Por: | 04 de junio de 2012

456973_10151061203448888_54832200_o

Déjenme que les ponga en situación: Primavera Sound, el festival de festivales. Entre los asistentes, poperos con el aspecto preppy de Beach House, jovenzuelos con las pintas nu-nu-nurave de Grimes, gafas Rayban de todos los colores, más tatuajes que en una prisión de Okayama, mártires de mañana con tacones de 15 centímetros hoy y metaleros dispuestos a darlo todo con el headbanging en el concierto de Mayhem: todos en alegre comunión, tragando ingentes cantidades de cerveza y decibelios. En medio de ese chorreo de personajes, escenarios y bandas, una caja gigante de color azul con el logo de Adidas y unos cordones del tamaño de una boa constrictor adulta asomando por la parte de arriba.
Una de dos, o la Mujer de Cincuenta Pies se ha traído un recambio por si le duelen los ídem antes del concierto de The Cure o Adidas está montando uno de sus tinglados festivaleros. Cuando nos acercamos, unas simpáticas mozas vestidas de Adidas Originals nos cuentan de qué va la cosa: la instalación se llama Make Dance Moves y dentro de la caja hay un montón de ropa de Adidas, una tela gigante –un croma,vamos– y musicón.

 

Desde una pantalla se puede ver lo que está pasando: un grupo de cuatro personas con outfits más o menos locos baila de manera más o menos descacharrante, mientras desde fuera las azafatas seleccionan un clip de algunos segundos del bailoteo y –atención al dato– lo cuelgan directamente en el muro de Facebook que los aspirantes a Travolta les facilitan alegremente a la salida. Los bailes más ‘Originals’ se llevarán un outfit completo de la marca. Dentro de la caja se oyen risas, y hay grupos de gente entrando, bailando, saliendo y compartiendo el resultado en sus redes sociales sin parar. No es habitual que una firma de moda –y Adidas, por muy street que sea, no deja de ser una firma de moda– apele al sentido del humor de sus usuarios y además la cosa se acabe convirtiendo en un éxito de crítica y público. La relación entre lo fashion y la risa es, generalmente, complicada: díganme la última vez que vieron una pasarela en las que las modelos sonrieran y les invito a un café y a unos churros.

Catwalk-models-1280x800
Modelos haciendo cosas de modelos. 

La premisa suele ser: seriedad, barbilla hacia arriba, si me apuran hasta un poco de carusa de asco y aburrimiento supino. Y esto puede extrapolarse a toda la industria, ya que nadie recuerda haber visto a sonreir a Anna Wintour desde la antepenúltima vez que se llevaron las hombreras. Emmanuelle Alt, sucesora de Carine Roitfield al frente de la redacción de Vogue Paris, protagonizó el pasado mes de febrero un viral en el que “reinterpretaba” el clásico de 1984 ‘Wake me up before you go go’ de George Michael y Wham con una banda formada por modelos como Karmen Pedaru y Anja Rubik. La intención debía ser buena, pero el resultado está por lo menos a un par de gintonics –consumidos por las protagonistas o el espectador, a elegir– de ser lo que se entiende por divertido, y a los comments del Youtube en cuestión me remito.

 

Marc Jacobs también le puso cachondeo a la industria rizando el rizo con sus joint venture consigo mismo (Marc Jacobs by Marc Jacobs for Marc Jacobs, y así hasta cinco Marc Jacobs en el mensaje de un solo monedero), con Franco Moschino y el irreverente Gaultier como claros precedentes en esto de transmitir ironía a través de la moda. Pero si un grupo al que me puedo imaginar dándolo todo dentro de la caja de Adidas –y llevándose el premio gordo– es a Alber Elbaz y sus compañeros de perreo a ritmo de Pitbull del anuncio de la temporada otoño/invierno 2011 de Lanvin. Mi voto lo tendrían seguro. ¿Para cuándo una caja como la de Adidas en las pasarelas internacionales? Igual nos llevaríamos una sorpresa…

 

Hay 5 Comentarios

Mónica eres lo mahhhh!!! <3

Love Mònica Escudero forever :)

Los diseñadores ya no saben qué hacer para llamar la atención, hasta contratan a hombres para que hagan de mujeres en los desfiles. Son patéticos.

Love Mònica Escudero forever :)

Pues a mí la moda en muchas ocasiones me parece tronchante!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Delitos y faldas

Sobre el blog

Sobre los autores

Entresijos y entretelas. La moda vista desde el forro de sus prendas. Otra mirada de los desfiles, los diseñadores, las tendencias, los héroes y los villanos que pueblan el ecosistema fashion y todos sus aledaños. Una bitácora sobre estilos de vida y maneras de vivir coordinada por y .

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal