Mis encuentros con el “celestino literario”, Uld Abdelmayid

Por: | 04 de marzo de 2015

CELESTINO II

Mohamed Salem Uld Abdelmayid, el “celestino literario”, pseudónimo con el que le he definido en mi libro, “Tiris, rutas literarias”, tras conocerle en 2011 en un viaje a Tiris que hicimos un grupo de profesores e investigadores en antropología social, de la Universidad Autónoma de Madrid. Si me preguntasen en qué términos podría presentar a este excepcional personaje, a quien considero un “libro humano” descatalogado, uno de esos curiosos sabios del género literario hasaní. Ahondando en su definición podría decir de él que es una especie de “alcahuete literario”. Descendiente de una estirpe de grandes oradores y prolíficos hombres de letras hasanianas, las familias Ahel Abdelahe y Ahel Esid, nuestro personaje ronda los setenta años. Abdelmayid es un caballero con rasgos característicos de los hombres del desierto: alto, delgado, de tez morena y enjuto rostro, con aspecto de un beduino soñador. Excelente narrador y lúcido argumentador literario hasaní. Un desapercibido راوى rawi1, a quien tuve la suerte de conocer a fondo viajando juntos en varias circunstancias, en el Sahara Occidental, los campos de refugiados saharauis y a través de viajes relámpago que suele hacer a España. Fue un militar e intérprete de hasania-español durante el periodo colonial en el Sahara Occidental, entre los años 60 y 70. Militante del primer movimiento nacionalista anticolonial saharaui conocido como Organización Liberación Sahara, OLS, aparecido en el territorio entre 1968 y 1970.

Seguir leyendo »

Memoria de agua [02]

Por: | 20 de febrero de 2015

Memoria de agua_02                                                                                        Ilustración de Roberto Maján

EL MAR - Mohamed Abdelfatah, Ebnu

Cuando voy caminando por el desierto, siempre tengo la sensación de que el mar está cerca, a punto de surgir del horizonte. Supongo que debe ser un recuerdo genético, heredado de los pobladores del Sáhara que no llegaron a conocer estas doradas arenas; que no llegaron a ver esta inmensidad que parió la evaporación milenaria de las aguas que cubrían el territorio. Quizá es el deseo inconsciente de llegar a ver qué hay detrás de la monotonía. Qué hay detrás de los espejismos.
¡El mar y la arena, qué hermosa combinación!
Cuando las olas y las dunas se besan y se acarician se puede sentir su abrazo, se puede oír su risa, mientras juegan ajenos a la tristeza y al dolor de sus hijos, los que brotamos de esa mezcla de aguas saladas y arenas doradas.
¡El mar y la arena, testigos indiferentes de cuántas alegrías, cómplices involuntarios de cuántas tragedias!

“¿Ha visto usted el mar?” pregunta el niño a la maestra.

 

Seguir leyendo »

Memoria de agua [01]

Por: | 06 de febrero de 2015

Memoria_de_agua_01                                                                                            Ilustración de Roberto Maján

EL MAR - Liman Boicha

...el niño pidió a su padre:
¡Ayúdame a mirar!
Eduardo Galeano. El libro de los abrazos.


- Papá -preguntó Budda- ¿Por qué el agua sólo llega hasta aquí?
- El agua la retiene Dios, para que el mundo no se inunde- respondió el padre.
- Y ¿por qué hace tanto ruido? —volvió a preguntar el niño.
- Porque está bravo —fue la escueta respuesta del padre.

 

Seguir leyendo »

La generosidad de la lluvia

Por: | 27 de enero de 2015

Paisaje de Tiris                                                                                            Paisaje de la región de Tiris

Esta entrada ha sido escrita por el poeta Ali Salem Iselmu.

La lluvia es rahma1, es baraka2, es el retorno de la vida al desierto después de una larga sequía. Los nómadas preguntan por ella, la desean, la buscan en el cielo, en el horizonte; y salen los bueah3 exploradores de la lluvia, a capturar las noticias para trasladarlas a los beduinos.

Seguir leyendo »

Memoria de arena [10]

Por: | 16 de enero de 2015

 

Sahara15                                                                                                            Ilustración de Roberto Maján

QUÉ VACÍA MI VIDA - Salka Embarek

Qué vacía mi vida que no estuvo con los presos,
de qué poco ha servido mi tiempo,
si no toqué la mano de los libertadores.
Cuánto hablo y nada he vivido,
qué vacía mi vida
que nunca estuve detrás de las rejas,
ni dormí sobre el frío y la cochambre
de la materia muerta.

Llevé mis ojos a la paz de la lucha  
y bebí en la fuente de la Causa Justa,
pero qué pobre mi llegada sólo abrazando,
dejando la huella momentánea
en un largo camino que abrieron otros.
Qué pobres mis palabras
languidecidas en versos,
diciendo tanto sin que digan nada,
que suave todo, como nubes de lana.

Si he llorado sin descanso tanta guerra
ha sido por respiro de mi pecho,
porque las mujeres y hombres pesan
tanto y siempre en la conciencia,
mucho en el cuerpo,
que no pueden un momento
escapar de la presión
de esta lucha libertaria.

Qué vacía mi vida que estaba perdida,
y yo no lo sabía hasta que llegué al origen,
ése del dolor del nacimiento,
ése que habitó en la casa robada,
ése de la infancia deshecha,
de la tierra herida,
de la libertad lejana.

Y… ¿dónde queda el Sáhara?

Sobre el blog

Intentar mostrar la riqueza de la cultura saharaui. Ese es el objetivo de este espacio. Una cultura nacida de la narración oral, de los bellos paisajes del desierto, de las vidas nómadas y el apego a la tierra, de su origen árabe, bereber y musulmán, de sus costumbres únicas y de la relación con España que se remonta a más de un siglo. Una cultura vitalista, condicionada por una historia en pelea por la supervivencia desde 1975. Coordina Sukeina Aali Taleb

Sobre los autores

Sukina Aali-Taleb Hija del exilio, Sukina Aali-Taleb nació en Madrid por casualidad, de padre saharaui y madre gallega. Es miembro del grupo de escritores La Generación de la Amistad Saharaui y coautora del libro "La primavera saharaui, los escritores saharauis con Gdeim Izik", tras los acontecimientos de El Aaiún, en 2010. Periodista y profesora de Lengua Castellana y Literatura en institutos públicos de Madrid. Como no puede ser de otra manera, apoya al Frente POLISARIO en proyectos de ayuda a su pueblo, refugiado y abandonado a su suerte en Tinduf (Argelia), desde hace cuatro décadas.

Roberto MajánRoberto Maján, ilustrador. Le gusta decir que fue el último humano nacido en su pueblo; piensa que eso lo hace especial. Y que su abuela se empeñó en llamarle Roberto en memoria de Robert Kennedy asesinado cuatro días antes. En la época en que nació y se bautizó, el Sahara era español, en el mal sentido de la palabra. El lo sabía por las cartas que recibía de su tío Ramón, destinado allí en su servicio militar. Los sellos que las franqueaban prefiguraron el universo imaginario que tratará de recrear en las imágenes de este blog.

Bahia Mahmud Awah Bahia Mahmud Awah. Escritor, poeta y profesor honorario de Antropología Social en la Universidad Autónoma de Madrid, natural de la República del Sahara Occidental. Nacido en los sesenta en la región sur del Sahara, Tiris, la patria del verso y los eruditos. Cursó estudios superiores entre La Habana y Madrid, donde reside. Pertenece al grupo de Escritores Saharauis en lengua castellana.

Willy Veleta Willy Veleta. Willy Veleta consiguió su licenciatura de periodismo de una universidad estadounidense (ahí queda eso) y ha trabajado en todos los canales privados de TV en España… de los que huyó cuando se dio cuenta de que querían becarios guapos. Ahora es profesor de periodismo en inglés y prepara su tercer libro, una novela sobre los medios.

Liman Boicha Liman Boicha. Se licenció en Periodismo en la Universidad de Oriente en Cuba. Después de una larga ausencia regresó a los campamentos de refugiados saharauis y durante cuatro años trabajó en la Radio Nacional Saharaui. Actualmente reside en Madrid. Ha publicado Los versos de la madera y ha participado en varias antologías de poesía saharaui: Añoranza, Um Draiga, Aaiún, gritando lo que se siente, entre otras. Forma parte del grupo poético Generación de la Amistad Saharaui y es miembro de la Asociación de Escritores por el Sahara-Bubisher.

Larosi Haidar Larosi Haidar. Tras el alto el fuego, se instaló en Granada, donde se licenció y doctoró en Traducción e Interpretación. Actualmente es profesor de esta misma disciplina en la Universidad de Granada y ha publicado varios trabajos relacionados con la cultura saharaui. También ha participado en varias antologías de poesía saharaui.

1000 voces para un poema

Lapices

En el Sahara, desde hace mucho tiempo, hay grandes poetas que lanzan al mundo un par de versos con la intención de que otro gran poeta los continúe. Hasta que no aparece alguien a la altura de la calidad de los primeros versos, el poema queda incompleto. Y así, poco a poco, se va construyendo un poema con muchas voces. De manera paradójica, comenzamos con una Despedida, el título del poema que inaugura la sección de la mano del poeta Larosi Haidar. Dice así…

Cuán dulce es amar
y sentirse a la vez amado
pero amargo es el dejar
a quien tanto se ha esperado.

¡Poetas! os animamos a participar y así completar, esperamos, un gran poema coral.

Ver todos los fragmentos »

Archivo

marzo 2015

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal