Presentación de la novela "Arena entre los pies", de Helio Ayala

Por: | 27 de julio de 2015

Esta entrada ha sido escrita por el escritor y periodista Ali Salem Iselmu.

Presentación_novela_arena_entre_los_piesPresentación de la novela "Arena entre los pies" de Helio Ayala en la Casa del Libro de Vitoria

“Arena entre los pies”, empieza con una llamada de teléfono que anuncia una trágica noticia, la muerte de Aicha, la protagonista principal de esta novela junto con Antonio Santana, el padre de sus hijos.


Una historia de amor que arranca desde el presente, retorna al pasado y vuelve al futuro, para explicarnos la intensidad de una relación que surge en un campo de refugiados saharauis, donde las condiciones precarias que viven los saharauis, no impiden que el amor prevalezca en unas condiciones excepcionales. Las necesidades y la difícil situación que viven los refugiados, aparecen bien explicados en las páginas de este libro.

Seguir leyendo »

Bienvenidos a Tuiza, la gran jaima de Federico Guzmán

Por: | 14 de julio de 2015

Esta entrada ha sido escrita por la periodista y escritora Conchi Moya.

Tuiza_01
Detalle de las telas de la gran jaima ubicada en el interior del Palacio de Cristal, en el Parque de El Retiro

¡Marhaban1, sean todos ustedes bienvenidos a nuestra jaima lekbira2!


Al Palacio de Cristal del Parque del Retiro en Madrid se accede a través de caminos protegidos por la acogedora sombra de centenarios árboles y rodeados de fresco césped. Desde el 16 de abril la silueta del delicado palacio ha experimentado un cambio. En su interior se ha levantado una majestuosa jaima saharaui, integrada con amor en este edificio emblemático. Se trata de la exposición “Tuiza. Las culturas de la jaima”, del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.  Su artífice, el artista sevillano Federico Guzmán, se inspiró en las primeras jaimas levantadas con melhfas por las mujeres saharauis durante la huida del territorio tras la invasión marroquí en 1975. “En el desierto, para proteger a su familia, las mujeres colgaban las melhfas atadas a las ramas de los árboles. Se pueden considerar las primeras jaimas levantadas en tierra ajena, por esas mujeres que luego levantaron los campamentos en Argelia. Me pareció una imagen tan poderosa, tan humana, tan llena de protección y que significaba esta idea de las mujeres como refugio, como fundamento de la familia y de toda la familia humana. De todo ello salió la idea de una jaima que se convirtiera en una obra de arte”, explica Federico.

 

Seguir leyendo »

Memoria de vida [01]

Por: | 01 de julio de 2015

Memoria_de_vida_01

                                                                                        Ilustración de Roberto Maján

VIDA - Sukina Aali-Taleb


He dejado de buscar tu nombre,
se había instalado en mí, no recuerdo desde cuándo,
quizá desde que la nieve cubría los bancos
y los paseos entre hileras de flores era nuestra rutina de fin de semana.

Dejé de rendirte cuentas,
de comer los domingos, de esperar tu llamada.
Me dijeron que la vida pasa, y que no importan las palabras,
y así una mañana me arrancaron tu nombre
y desde entonces no he vuelto a pronunciarlo.

He dejado de buscar tu nombre,
porque grito y nadie me contesta,
porque pregunto y no hay respuesta,
porque el silencio lo llena todo,
y se ríe de mí sin decir nada.

Es solo una palabra, pienso,
y entonces busco entre mis recuerdos,
y se me escapa el llanto, y no debo,
es solo una palabra, pienso.
Y te veo bailar en la cocina,
una suerte de albóndigas y gazpacho,
de vino dulce, de risas,
y no sé qué hacer con tu nombre.
Quiero decirlo, y no puedo.

De niña me enseñaron a unir sus sílabas,
pero nadie me dijo que un día tendría que aprender
 a dejar de pronunciarlo.
A eso nadie te enseña.
Eso lo aprendes solo.
Mejor rápido que lento.
Es solo una palabra, pienso.

Aprendí tu nombre cuando el mundo era un lugar seguro,
y las amapolas dibujaban un mar rojo
en los descampados,
y nos divertía hacer ramos de novia,
con pétalos que se deshacían en nuestras manos.
Y jugar al balón,
entre hierbas silvestres, abuelillos, espigas,
y olor a campo.
La ciudad lo tenía todo.
Tampoco conocías otro escenario.

Y de pronto  tu nombre,  arraigado en mi cuerpo,
se me hizo extraño.
Nadie me avisó. Lo borraron de mí
un mañana, fría como todas,
como si estuviera escrito con mala caligrafía,
como si ya no valiera.
Como si se hubiera agotado.
Las palabras no pasan, pienso.
Pero la vida pasa, me dijeron,
y que el tiempo no espera.
Cómo utilizar esta palabra que tanto quiero,
que me enseñaron con tanto esmero.
No sé qué debo pensar.
Este vocablo, que me dio la vida,
hoy se  me hace ajeno.

La vida borra con autoridad de un bandazo
vocablos de mi diccionario.
Me dicen que es una simple palabra, que es sencillo.
Mamá, decía ayer,
mamá, no volveré a decirlo.

Memoria de agua [08]

Por: | 26 de junio de 2015


Memoria_de_agua_08
                                                                                        Ilustración de Roberto Maján

DESEO DE UN PEZ - Limam Boicha

Antes de ver un pez
aletear sus encendidos colores.

Antes de presenciarlo
en la horca del anzuelo
con helados ojos de sobresalto.

Antes de ver el mar
por primera vez.

En la escuela del exilio,
el maestro contaba
que hay un pez varado
en medio del Sáhara
y su deseo es volver al océano.

El maestro extendía sus brazos
y debajo de ellos surgía el océano.

Desde la otra orilla
el pez deshidratado
serpenteaba y caía…

Y el pez sólo podía volver
-decía el maestro-
con la acústica de nuestros aplausos.

Del libro Um Draiga. Poesía Saharaui Contemporánea.

Memoria de agua [07]

Por: | 18 de junio de 2015

Memoria_de_agua_07                                                                                    Ilustración de Roberto Maján

EL ESPEJISMO DE LA FUENTE DE AGUA - Ali Salem Iselmu


Al acercarme al oasis de palmeras del campamento de Dajla, observé una preciosa fuente sin agua, una fuente que hacer honor a las palmeras que la rodean, ella contempla el desierto, vacía y seca. A su alrededor hay vida, vegetación y agua subterránea.


Los niños corren y se dirigen a la fuente, pero solo hay arena, no podrán jugar con el agua, ni podrán bañarse. En el interior de su garganta se observa el paisaje estéril y seco que caracteriza el desierto, el color azul desteñido de sus paredes y las piedras que la rodean, cubiertas por debajo de pequeños trozos de madera, describen este monumento hecho en honor al agua, en unos de los lugares donde el agua es un verdadero milagro.

 

Seguir leyendo »

Y… ¿dónde queda el Sáhara?

Sobre el blog

Intentar mostrar la riqueza de la cultura saharaui. Ese es el objetivo de este espacio. Una cultura nacida de la narración oral, de los bellos paisajes del desierto, de las vidas nómadas y el apego a la tierra, de su origen árabe, bereber y musulmán, de sus costumbres únicas y de la relación con España que se remonta a más de un siglo. Una cultura vitalista, condicionada por una historia en pelea por la supervivencia desde 1975. Coordina Sukeina Aali Taleb

Sobre los autores

Sukina Aali-Taleb Hija del exilio, Sukina Aali-Taleb nació en Madrid por casualidad, de padre saharaui y madre gallega. Es miembro del grupo de escritores La Generación de la Amistad Saharaui y coautora del libro "La primavera saharaui, los escritores saharauis con Gdeim Izik", tras los acontecimientos de El Aaiún, en 2010. Periodista y profesora de Lengua Castellana y Literatura en institutos públicos de Madrid. Como no puede ser de otra manera, apoya al Frente POLISARIO en proyectos de ayuda a su pueblo, refugiado y abandonado a su suerte en Tinduf (Argelia), desde hace cuatro décadas.

Roberto MajánRoberto Maján, ilustrador. Le gusta decir que fue el último humano nacido en su pueblo; piensa que eso lo hace especial. Y que su abuela se empeñó en llamarle Roberto en memoria de Robert Kennedy asesinado cuatro días antes. En la época en que nació y se bautizó, el Sahara era español, en el mal sentido de la palabra. El lo sabía por las cartas que recibía de su tío Ramón, destinado allí en su servicio militar. Los sellos que las franqueaban prefiguraron el universo imaginario que tratará de recrear en las imágenes de este blog.

Bahia Mahmud Awah Bahia Mahmud Awah. Escritor, poeta y profesor honorario de Antropología Social en la Universidad Autónoma de Madrid, natural de la República del Sahara Occidental. Nacido en los sesenta en la región sur del Sahara, Tiris, la patria del verso y los eruditos. Cursó estudios superiores entre La Habana y Madrid, donde reside. Pertenece al grupo de Escritores Saharauis en lengua castellana.

Willy Veleta Willy Veleta. Willy Veleta consiguió su licenciatura de periodismo de una universidad estadounidense (ahí queda eso) y ha trabajado en todos los canales privados de TV en España… de los que huyó cuando se dio cuenta de que querían becarios guapos. Ahora es profesor de periodismo en inglés y prepara su tercer libro, una novela sobre los medios.

Liman Boicha Liman Boicha. Se licenció en Periodismo en la Universidad de Oriente en Cuba. Después de una larga ausencia regresó a los campamentos de refugiados saharauis y durante cuatro años trabajó en la Radio Nacional Saharaui. Actualmente reside en Madrid. Ha publicado Los versos de la madera y ha participado en varias antologías de poesía saharaui: Añoranza, Um Draiga, Aaiún, gritando lo que se siente, entre otras. Forma parte del grupo poético Generación de la Amistad Saharaui y es miembro de la Asociación de Escritores por el Sahara-Bubisher.

Larosi Haidar Larosi Haidar. Tras el alto el fuego, se instaló en Granada, donde se licenció y doctoró en Traducción e Interpretación. Actualmente es profesor de esta misma disciplina en la Universidad de Granada y ha publicado varios trabajos relacionados con la cultura saharaui. También ha participado en varias antologías de poesía saharaui.

1000 voces para un poema

Lapices

En el Sahara, desde hace mucho tiempo, hay grandes poetas que lanzan al mundo un par de versos con la intención de que otro gran poeta los continúe. Hasta que no aparece alguien a la altura de la calidad de los primeros versos, el poema queda incompleto. Y así, poco a poco, se va construyendo un poema con muchas voces. De manera paradójica, comenzamos con una Despedida, el título del poema que inaugura la sección de la mano del poeta Larosi Haidar. Dice así…

Cuán dulce es amar
y sentirse a la vez amado
pero amargo es el dejar
a quien tanto se ha esperado.

¡Poetas! os animamos a participar y así completar, esperamos, un gran poema coral.

Ver todos los fragmentos »

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal